Connect with us

Sucesos

Dos atracadores se salvaron por un pelito de ser linchados

Publicado

on

Atracadores, salvaron-acn
Compartir
  • 4
    Shares

Dos presuntamente atracadores se salvaron de milagro de ser linchados por una  turba enardecida después que éstos cometieron un atraco. Los rescató una comisión de la PNB.

La situación se originó en la avenida Bermúdez de Maracay, municipio Girardot del estado Aragua, se conoció a través de El Periodiquito.

Los atracadores se salvaron de milagro

Fuentes policiales manifestaron que, todo se desencadenó luego que los atracadores le quitaron las pertenencias a una persona. Se salvaron de milagro.

No lograron consumar el hecho gracias a la rápida intervención de varios funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Los identificaron como Néstor Luis Guerrero, de 37 años de edad y Gilbert Sanabria Acosta, de 38 años.

Sufrieron múltiples golpes de puño, patadas y de objetos contundentes, cuando las enfurecidas personas les propinaron la paliza tras sorprenderlos cometiendo un robo a un transeúnte de la avenida Bermúdez.

Los oficiales de la PNB procedieron a la detención de los dos presuntos ladrones, y los trasladaron hasta el hospital de Los Samanes, donde recibieron las primeras atenciones para posteriormente quedar detenidos a la orden de la Fiscalía Tercera en Aragua.

No dejes de leer: La policía agarró a un yerbatero involucrado en microtráfico de “Crispy”

ACN/Prensa

Comentarios de Facebook

Sucesos

Raspachines: El trabajo de moda de los venezolanos en Colombia

Publicado

on

Raspachines acn
Compartir
  • 9
    Shares

La migración de desesperados venezolanos que llegan a Colombia permite a los narcotraficantes contratarlos para laborar como raspachines en los sembradíos de coca.

En los cultivos ilícitos del Catatumbo, Norte de Santander, emplean a los venezolanos. Profesores, oficinistas, amas de casa e incluso menores de edad desplazaron a los raspa coca o raspachines (recolectores de hoja de coca).

Según las autoridades colombianas documentaron que en los últimos tres años el fenómeno se incrementó. Los venezolanos se ofrecen a trabajar en lo que sea y por lo que sea. Una vez que llegan a Cúcuta se desplazan a los sembradíos situados en los municipios Tibú, Sardinata y Hacarí.

Los clásicos raspa coca colombianos muestran su rechazo, pues se sienten desplazados por los hambrientos venezolanos. Aseguran que trabajan por la mitad del salario. En los últimos días agencias internacionales de noticias entrevistaron a los migrantes que muestran sus manos llenas de ampollas.

La crisis humanitaria de Venezuela convirtió a insospechados migrantes en raspa coca.  Los entrevistados admiten que jamás se imaginaron trabajar como “raspachines” en los campos del narcotráfico. Laborar para los narcotraficantes les permite llevar el sustento a sus hogares.

Raspachines como arroz

La mayor parte del dinero que ganan lo transfieren a sus familiares que sobreviven a duras penas en Venezuela. En Tibú, el alcalde Jesús Alberto Escalante admitió que la mano de obra colombiana es desplazada por estos venezolanos. En los sembradíos de coca obtienen, techo, comida y un salario menor al que perciben los colombianos.

En la actualidad cada día llega un promedio de mil migrantes a tierras del Norte de Santander. Según la Administración para el Control de Drogas (DEA), el 92% de la cocaína incautada en Estados Unidos proviene de Colombia. A muchos venezolanos les avergüenza desempeñarse en esos campos. Por ello prefieren mantener el anonimato. Lamentan que un régimen haya destruido la economía de su país y las esperanzas de los jóvenes.

Para el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de las Naciones Unidas, en el Norte de Santander se cultivan 24.831 hectáreas de coca. Allí los venezolanos encontraron su chamba de moda.

También te puede interesar:

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído