Connect with us

Opinión

Un “susto guapo” o el juicio soberano

Publicado

on

Compartir

Un “susto guapo” o el juicio soberano: Por Francisco Mayorga.- Cuando mi papá se levantaba malhumorado en la mañana, cuarenta años atrás, de madrugada, todos amaneciamos con un susto “guapo”,  mi hermano mayor se asomaba a un viejo cuarto de cachivaches y veía si la silla estaba en su burro,  la soga del viejo enrollada y colgada detrás de la puerta, las botas en su sitio y las espuelas en el gancho de arriba. Mi mamá no lo llamaba para el cafecito, sino que,  muda, se lo ponía en la mesa. Mi hermana abría todas las ventanas y recogía las cortinas. Todo en orden…

Después de cuarenta años, al pueblo le dijeron confía y confió. Hay que generar confianza…, y esperó. Durante ese tiempo observó como la Asambea Nacional Constituyente remedaba al Congreso, “pero eso es para bien de todos nosotros”, el presidente emprendía largos viajes, “pero eso es buscando los reales” y el desempleo tocaba todas las puertas, “pero todo eso va a cambiar muy pronto”.

El juicio popular está a punto de inclinar la balanza y por eso hay un “susto guapo” en la calle

Haciendo un poco de historia, las manifestaciones de los primeros meses pasaron en vano, eran quizá de aquellos que no se rinden. Y siguieron otras protestas y otras y otras…tantas que de pronto se hicieron rutinarias en los alrededores del Capitolio, de la universidad, de los liceos  o de la Plaza Bolívar de cualquier pueblo.

La Iglesia advirtió de un posible estallido social, líderes obsoletos también, pero el bla, bla, bla  de los que se ganaron ese derecho, le ganó a los malos augurios y ojalá que así sea siempre. Pero sin echármelas de profeta, anuncié sin ir más lejos de una próxima semana, los días de ballenas, trancas insoportables y protestas de todos los géneros.

Todos los gremios, cada uno por su cuenta,  amenazaron cada  semana con radicalizar su conflicto particular, tanto que mi diccionario no encontraba la palabra y me sugirió “ridiculizar”. Universitarios, siempre a la vanguardia de cualquier  movimiento justo, se pusieron en alerta, pero la UCV no salió. Los empleados de la salud finalmente entendieron que para ellos es muy difícil, los empleados públicos, jubilados y pensionados  se calmaron  y  a los estudiantes se les olvidó la canción.

Pero de pronto nuestra principal industria tomó la batuta de las manifestaciones e inesperadamente todos los demás gremios se le sumaron, patrones y sindicalistas y la propia sociedad civil tuvo voz propia para reclamar, no sólo la sumatoria de las reivindicaciones laborales, gremiales y de otro orden, sino la salida del Presidente de la República.

Lo que estaba viendo no había ocurrido jamás en Venezuela, era evidente un consenso o por lo menos una opinión mayoritaria de los venezolanos, por la salida del primer mandatario nacional. Colapsados por días consecutivos de manifestaciones se produce un fenómeno de indecisiones que mi abuela Gabriela hubiera llamado de “peloteo”: Una mayoría militar se pronuncia sobre la continuidad en el poder del Jefe de Estado y el propio General en Jefe anuncia que “el Presidente aceptó la renuncia”, pero el peloteo se hace palpable en próximas horas y el Comandante en Jefe regresa al poder. En el ínterin ocurrió una masacre y un presidente provisional juró, pero no ejerció, lo demás es cuento de caminos, ya que todo sigue igual y al pueblo no le pueden decir que marchen porque ya están en la calle y mientras tanto la gente dice, también el gobierno y la oposición, que se está cocinando algo para sacarlo. Nunca nadie fue tan querido y tan repudiado en tan corto tiempo.

Y ahora otro tipo de peloteo está en escena,  sin que la renuncia solicitada por el soberano se haya producido, quien es el culpable de la masacre, quienes tienen méritos para ser juzgados o exiliados. El juicio popular está a punto de inclinar la balanza y por eso hay un “susto guapo” en la calle, como dice mi hermano José, que es cuando uno tiene miedo, pero va pa’lante.

Y otra vez lo mismo…Yo creo que es tiempo de ver si la soga esta guindada detrás de la puerta, si la silla está en su burro y si el cafecito está sobre la mesa.

Mayorga.f@gmail.com – @mayo16

No deje de leer: Comunidad internacional no reconocerá presidenciales sin acuerdo

Comentarios de Facebook

Opinión

Boda Real y movida electoral presidencial

Publicado

on

Boda - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Boda Real y movida electoral presidencial: Por M.aría Auxiliadora Dubuc P.– Al parecer este fin de semana será temático sin temor a equivocarnos. Seremos testigos en primer término de la gran Boda Real entre el Príncipe Harry y Meghan Markle, una boda que ha traído mucho de qué hablar, modernismo en la corona al poner en la palestra el tema del racismo y la discriminación por lo que las posiciones con relación a este enlace real, son encontradas, hay quien aprecian el evento y otros francamente lo detestan.

Y es que resulta que más allá del tema de fondo y lo impoluta que debe mantenerse la casa real y el tema de la sangre azul Londres se convierte en un verdadero caos en virtud del tema seguridad Mucha gente en la calle y a pesar que la ciudadanía está acostumbrada al devenir de la realeza sin embargo especialmente esta Boda ha resultado en extremo molestosa incomodando a todos en sus quehaceres mundanos.

En segundo término tenemos nuestro evento criollo aquí en Venezuela, donde no hay realeza, pues hay elecciones, por lo que es así como este fin y a pesar de los múltiples llamados del bloque de las fuerzas políticas y sociales de oposición a la abstención para no “convalidar el fraude”, llueve, truene o relampaguee, habrá un proceso de votación a través del cual Nicolas intentará relegitimarse para así permanecer en el cargo. Es difícil de entender esta posición dado que según apuntan los entendidos, el índice de abstención tiende a ser mayor al que obtendrá el candidato vencedor todo ello en virtud de la desconfianza en el sistema electoral.

En Inglaterra, actualmente la realidad es ruda, hay protestas por el alto índice de desempleo, la reducción del salario y el alto costo de las matrículas de estudio, mientras contradictoriamente los medios de comunicación muestran abiertamente el dispendio de dinero y lujos de la familia real, quienes al parecer viven en un mundo paralelo. En este orden mientras los ingleses hablan pestes de la familia real, que son unos mantenidos a punta de los impuestos que paga el pueblo, los medios de manera cómplice tapan de algún modo la crisis económica por la que atraviesa el país europeo aún cuando la clase trabajadora muestra su malestar ante los gastos millonarios de la celebración, como ejemplo de ello tenemos que nada más en seguridad el mismo asciende a la cuantiosa suma de 90 millones de dólares. Pero analizando la situación no todo es malo la verdad es que este tipo de boda cuento de hadas atrae a millones de personas que acuden a Inglaterra en calidad de turistas y de esta manera ayudan a impulsar y palear los pronlemas económicos que les aquejan.

Aqui en suelo criollo, resulta redundante ya hablar de la crisis por la que atravesamos, asfixiados como estamos, a la deriva y sin rumbo, el dispendio económico que involucra un proceso electoral de este tipo no tiene perdón de Dios, mientras los ciudadanos mueren de mengua en los hospitales por falta de insumos o en las calles al no tener como alimentarse. El sufrimiento del pueblo venezolano no puede compararse con ningún otro, resulta ya de dimensiones impresionantes e inimaginables para cualquiera que no viva aquí. La realidad es que aquí todos hablan mal del gobierno tal cual en Inglaterra, pero aquí no hay boda real que de algún modo alegra los corazones de algunos y que a pesar de los pesares trae consigo alguna cosa positiva para la ciudad, aquí en Venezuela lo que tenemos es un grupo de gente que pretende perpetuarse en el poder a costa de los que sea, sin escrúpulos avanzan.

Este fin de semana celebran en Londres, los venezolanos veremos la boda de ensueño por TV, bien tempranito, para luego despertar a nuestra cruda realidad: tendremos un montaje electoral que tendrá lugar en una atmósfera de desconfianza, desesperanza, desolación y profunda tristeza.

María Auxiliadora Dubuc P. – @mauxi1

No deje de leer: Cuatro mil trabajadores desplegará el CNE en Carabobo

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído