Connect with us

Opinión

El rio turbio del Sebin (I)

Publicado

on

la banda de los enanos - acn
Compartir
  • 3
    Shares

El rio turbio del Sebin (I) Por Luis Velázquez Alvaray.- Los periodistas (verbigracia Sebastiana Barraez et al) se han encargado de explicarnos el oscuro recorrido de grupos mafiosos en la policía política de Venezuela. No solo hay asesinos, abunda un variopinto bandidaje que resume al régimen.

Un organismo bestial, capaz de lanzar desde un décimo piso una persona ya muerta por las torturas. Ante la ausencia del crimen perfecto, los voceros se equivocaron de ventanas. Dos versiones de una sola infamia. Se equivocaron de ventana. Han escogido la del infierno y allí se resumirán sus vidas implacablemente. Las de los asesinos directos y las de los indirectos. Y asesino es asesino.

Se equivocaron de blanco. Escogieron un hombre de corazón limpio, incapaz de una tropelía. Un creyente del ejército de Dios, que es distinto al ejército de sátrapas que nos gobierna: torturan, asesinan y mienten. El Concejal Fernando Albán se dedicó al bien, a la búsqueda de la justicia. Para él primero siempre fue la justicia.

Allí en ese desaguadero turbio que es el Sebin, se sabe todo lo que pasó, motivado a la guerra interna que libran la dirección de inteligencia y la dirección de investigaciones penales y estratégicas. Militares   contra Comisarios de carrera.  Después de 9 horas de fallecido informaron al sátrapa mayor en Miraflores y este envió al tenebroso Jorge Rodríguez, quien organizó la coartada desde las 7 de la mañana. Al concejal lo mataron dos veces. Los esbirros en la noche y el psiquiatra rojo de día.  Muerte de noche y muerte de día.

Nombres para Tamara Suju y su memoria histórica ante los organismos internacionales.

Manos manchadas de rojo en este nuevo crimen:

-General José Gregorio Gómez Lárez, director de contrainteligencia. Dirigió las operaciones en la noche. Siempre actúa en la oscuridad. Allí recuerdan el episodio de dos patrullas de contrainteligencia con 588 kg de cocaína el 2 de diciembre de 2017, fueron capturados dos oficiales del poderoso despacho en la frontera del estado Zulia.

-Richard Centeno alias “Pachuco”. Comisario Truhan y repetitivo en estas lides, junto a Carlos Calderón y el Almirante  Lastracco Lucena, todos bajo la dirección Del General González López, conocido como el “Pinochet rojo” o “el sabueso”.

En el putrefacto organismo se han repartido el botín:

-los jefes de la droga, comandados por el ya nombrado Gómez Lárez.

-Los extorsionistas que comanda con MaKled  el comisario Calderón.

-La del secuestro exprés capitaneada por Richard Centeno, “Pachuco”, Integrada además por Roni González, Carlos González y el comisario Raga. Increíble: el jefe de todos es Walid Makled, preso de oro del chavismo.

En el oriente del país, la acción depredadora la dirige el Comisario Miguel Muñoz. Reverol recibe de casi todos, fundamentalmente de” los soles”. Hay muchos en el organismo que están en desacuerdo con este hampoducto . Un comisario jefe tiene todos los detalles. Algún día se encargará de contarlos a los tribunales competentes.

Los que actuaron en el día pertenecen a la jerga civil, cuya tribu dirige Jorge Rodríguez, planificador de la coartada del “suicidio”.

Todo esto será clarificado, de allí las palabras del escritor francés Pierre Lamaitrew en su novela “tres días y una vida: “un asesino no logra sortear el peso de su conciencia” y “cuando no hay juez el asesino se convierte en su propio verdugo”.

“Tarde o temprano los criminales serán juzgados. Que nadie lo dude: serán juzgados y enrejados” (Nelson Rivera en el ciclope totalitario). Maravillosa obra que enseña justicia.

No deje de leer: Aniquilan a homicida de vocera comunal y capturan asesino de Comisario

Comentarios de Facebook

Opinión

Campos de entrenamiento en Colombia

Publicado

on

campos de entrenamiento - acn
Compartir
  • 1
    Share

Campos de entrenamiento en Colombia: Por Leopoldo Puchi.- De acuerdo con informaciones provenientes de agencias especializadas, por lo general confiables, en Colombia se habrían instalado campos en los que venezolanos reciben entrenamiento militar. El contingente sería de varias centenas de efectivos y contaría con instructores tanto venezolanos como colombianos. Un asunto muy delicado. De modo que sería conveniente que la situación fuese verificada, sin alarmismos, por las instancias correspondientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuya misión esencial es preservar la paz.

Esta información viene al caso, y reviste importancia su evaluación para quienes analizan o se interesan por la situación venezolana, en razón de los peligros potenciales de una deriva bélica de los acontecimientos, algo que no luce inminente pero que es difícil descartar de los escenarios prospectivos. Es más conveniente detenerse a tiempo a considerar los datos de la realidad, que ignorarlos por estimar muy poco probable que en el mundo actual las disputas geopolíticas se diriman en los terrenos acostumbrados del pasado siglo XX.

El presidente de Colombia, Iván Duque ha señalado en varias oportunidades que no tiene planteado adoptar “una actitud bélica ni belicista con Venezuela”. Del mismo modo, su ministro de relaciones exteriores, Carlos Holmes Trujillo, ha dicho que descarta cualquier tipo de “intervención militar” porque “Colombia no es amiga de las soluciones militares en esta materia”.

Sin embargo la tensión entre las dos naciones cada día se acrecienta e incluso el mismo ministro Trujillo ha recibido instrucciones de suspender cualquier tipo de contacto con las autoridades venezolanas, a pesar de que, siendo naciones fronterizas, son innumerables los asuntos grandes y pequeños que día a día deban tratarse entre las cancillerías.

En declaraciones recientes el presidente Iván Duque ha señalado que es necesario “acorralar diplomáticamente” al gobierno venezolano y ha expresado que Colombia no va a “hacer la pantomima de seguir manteniendo relaciones diplomáticas con Venezuela”. Pero también ha expresado que continuarían las relaciones comerciales. Habría que ver si se mantendría una misión diplomática para ese fin, o si se piensa solo en relaciones consulares.

De producirse a partir del 10 de enero de 2019 una verdadera ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países, cobraría mayor importancia prestarle atención a la información que se ha dado a conocer sobre el entrenamiento militar de venezolanos en el territorio del país vecino. La experiencia latinoamericana en esta materia es amplia, ya que han sido numerosos los casos en los que ese tipo de contingentes, de mayor o menor envergadura, han formado parte de las fichas que se mueven en el tablero de las zonas calientes. De manera que, en cualquier circunstancia, habría que buscar vías de comunicación entre los dos países, haya o no ruptura de relaciones, porque estaríamos sentados sobre un polvorín.

No deje de leer: “Aterrador” silencio de Venezuela frente a Colombianos detenidos

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído