Síguenos

Opinión

América

publicado

el

América
Compartir
  • 4
    Shares

América: Por Asdrúbal Márquez.-  América, las Américas: Con profunda sorpresa escuchamos que varios profesionales, políticos, medios de comunicación y muchos militantes de izquierda, cuando hablan de América se refieren a los Estados Unidos. Para estos estudiosos y medios América es el imperio norteamericano. Otros, más sabiondos, señalan las grandezas del imperio y el atraso de nuestros países bajo la argumentación “…allí se respetan las leyes y nosotros hemos tenido gobernantes ladrones y estafadores.” En “América” han sido laboriosos, estudiosos y han tenido gobiernos democráticos.

Aparentemente, esto no debería significar un grave problema. Sin embargo, estemos claros que nos han robado hasta el nombre y muchos lo convalidan. Comprendemos ahora lo que Simón Bolívar señaló: “Para nosotros la patria es América”

Con esta idea partamos a entender que América es un Continente con 35 países. Para una mejor comprensión lo dividimos en cuatro áreas. Dos países en el norte: Estados Unidos y Canadá. En Centro América ocho: México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. El Caribe tiene trece países: Cuba, Haití, República Dominicana, Barbados, Jamaica, Bahamas, Dominica, Santa Lucia, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Bermuda, Granada y Trinidad-Tobago.

Luego en Sur América encontramos doce países: por un lado: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Por el otro: Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Chile. Más dos que hablan diferente Guyana y Suriname.

Estos países han desarrollado una serie de luchas, en aras de una mejor vida y con ánimos de romper con el imperio. De vital importancia: la Revolución inconclusa, la llamada Revolución Campesina de Emiliano Zapata y Pancho Villa, que originó la Constitución de Querétaro, primera Constitución que plantea los derechos sociales como obligación del Estado. Se crea la República Socialista de Chile, en 1932. Este intento duró 13 días.

En 1933 Sandino organizó la guerrilla sandinista y logra la retirada de Estados Unidos transitoriamente. En 1953 los hermanos Castro dirigen el asalto al Cuartel Moncada y más tarde, en 1959, Fidel Castro entra triunfante a la Habana. En 1968 asume el poder Omar Torrijos y en Perú Velazco Alvarado inicia la tercera vía, cuando se enfrenta a USA. En 1970 triunfa Salvador Allende en Chile. En 1979 el Ejército Popular Sandinista asume el poder en Nicaragua. En 1998 Chávez es electo Presidente de Venezuela. Ignacio Lula da Silva, líder de los trabajadores de Brasil, es elegido Presidente en 2002. Tabaré Vázquez triunfa, en 2004, en Uruguay. Evo Morales es elegido Presidente en Bolivia en 2005. Chávez repite en 2006. En 2007 Rafael Correa, triunfa en Ecuador.

Hemos tratado de salir adelante, pero Estados Unidos cree y está convencida que “somos su patio trasero”. Un rápido análisis permite ver que: en 1900 con la Ley Foraker, el gobierno de la isla de Puerto Rico queda en manos de un poder ejecutivo gringo, hasta 1914. La enmienda Plat, en la Constitución de Cuba, reconoce a USA el derecho de intervenir militarmente la isla. Los Estados Unidos maniobran para que Panamá se independice de Colombia, en 1903. Desde 1904 USA asume el control de los recursos naturales de Perú. Corren los años de 1909 cuando los Estados Unidos se apoderan de Nicaragua. En 1915 USA invade Haití, esto dura hasta 1934. Para 1916 invaden a República Dominicana y perduran allí hasta 1924.

En 1917 el Congreso gringo declara a Puerto Rico Territorio de Estados Unidos organizado, pero no incorporado. En 1926 Panamá pasa a estar bajo la tutela de los yanquis. En 1954 es derrotado Jacobo Arbenz en Guatemala, los gringos artífices del crimen apoyan al coronel Castillo Armas. En 1955 cae Perón, los gringos con el apoyo de Gran Bretaña y el clero son los artífices del golpe. Para 1965 USA invade República Dominicana. En las montañas de Bolivia, en 1967, es asesinado por la CIA, Ernesto Che Guevara. En 1973 Chile sufre el asesinato de su Presidente Salvador Allende, el criminal Pinochet asume el poder contando con la asesoría gringa. En 1983 los Estados Unidos invaden Granada y es asesinado Mauricio Bishop. En 1989 es invadido Panamá. Y no olvidemos que los gringos estuvieron detrás del golpe para derrocar a Chávez, en el 2002.

Lo grave de esta situación es que ahora, Estados Unidos controla nuestra América, con 36 bases militares oficialmente reconocidas ya que deben agregarse otras que nunca se mencionan. Cuentan con la base de Comalapa en el Salvador, la de Soto-Cano en Honduras, desde donde se planeó el golpe contra el presidente Zelaya, en Costa Rica está la base de Liberia. En el Caribe, existen bases en Cuba, la de Guantánamo, usada como prisión y centro de tortura; en Aruba, la base militar Reina Beatriz y en Curazao la de Hatos. En América del Sur operan en Perú tres bases; en Paraguay está la base militar localizada en el Chaco, con capacidad para alojar a 20 mil soldados y se encuentra situada cerca de la triple frontera y al acuífero Guaraní. Agregamos las 7 bases reconocidas en Colombia, cifra que es mayor, y las que se instalaran en Panamá y posiblemente en Argentina. Estas bases militares son una amenaza para la paz, la democracia, la soberanía e independencia de nuestras patrias.

Con esta visión de los Estados Unidos sería denigrante, que sigamos confundiendo América con Estados Unidos. Es triste que la patria de Bolívar, Francisco Morazán, Martí, Sandino, Artigas, Farabundo Martí, De Antón de Kom, Jorge Eliecer Gaitán, Allende, Chávez, Fidel y de tantos otros libertadores sea confundida con gobiernos criminales que han decidido la política en nuestra América.

En estos años hemos visto algunos cambios en la política de avanzada que se venía generando en la América. La derecha pretendió abrogarse algunos triunfos a través de algunas victorias. Más ahora, vemos con satisfacción como los llamados “perros falderos” comienzan a caer. En el Perú el llamado PPK ha demostrado lo que es: UN ESTAFADOR. En Colombia, el Santos dejará el poder en mayo y es posible que las fuerzas críticas con Petro y, de no ser posible, dará pie a una recomposición de los sectores de izquierda y de avanzada en este país, veremos que puede pasar. Estamos convencimos que el estafador, mediocre y criminal Temer dejará el poder en Brasil y, de presentarse como candidato sufrirá tremenda derrota y las fuerzas de la izquierda asumirán el control. En Argentina, el pueblo unido vencerá la absurda política trazada por el ruin de Macri. En Paraguay es posible que regrese Fernando Lugo. En México, el vil Peña Nieto se irá derrotado; sin duda, Manuel López Obrador ganará las próximas elecciones, aun con todas las trampas que hacen allí.

Ahora bien, con alegría debemos celebrar que el gran mono blanco del norte, el misógino de Trump, no terminará su mandato y que el pueblo norteamericano con su paciencia y su propio saber sabrá como derrocar a un maniático, perverso, avaro y miserable. Están dadas las condiciones, solo esperemos que lo más hermoso, lo más bello y grande del pueblo de Malcon X despierte.

Mis mejores deseos que América, sea la patria de Simón Bolívar, es decir el CELAC, los 33 países que pregonan amistad y solidaridad. Nosotros luchamos por esta alianza y por ella daremos la vida. La misma que pregonó Bolívar, teorizó Martí y cristalizó Chávez.

“Para nosotros la patria es América” Nuestra vida es la libertad y por ella morimos. ¡Solo el socialismo salvara la humanidad!

ACN/Asdrúbal Márquez- fernandocaro69@hotmail.com

No deje de leer: Alianza de Zapatero con dictadores en América Latina rechazan españoles

 

Comentarios de Facebook

Opinión

Carta abierta a Henri Falcón

Publicado

el

Carta - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Carta abierta a Henri Falcón: Por Luis Fuenmayor Toro.- Estimado candidato,  He decidido hacer públicas estas reflexiones y peticiones, pues pienso que las mismas ayudarán a muchos a decidir, en relación con las elecciones próximas, y en su caso a revisar y hacer óptimo su programa de gobierno.

(1) La decisión tomada por los partidos que lo acompañan, de participar como candidato en los comicios presidenciales de mayo, pese a enfrentar grandes ventajismos y actitudes fraudulentas del gobierno, nos parece una medida política adecuada y además valiente, dada la magnitud de la campaña de la jauría nacional e internacional en función de la abstención. La forma más loable de defender los derechos ciudadanos es su ejercicio indeclinable, en las condiciones que sea. Dejarlos de ejercer significa, aunque no guste, aceptar la derrota y huir o, mucho peor, abogar por una agenda distinta a la paz y la soberanía. Y aquí no vale escudarse en las violaciones de éstas cometidas por el régimen, en relación con la entrega de las riquezas del Orinoco a empresas extranjeras, ni con la de ceder la gestión de servicios vitales para la seguridad del Estado al gobierno cubano. Quienes intentan construir otra Venezuela no pueden basar sus conductas en las actitudes anti nacionales del presente.

(2) La necesidad de participar se hace entonces más imperativa, para yugular lo antes posible cualquier intento que nos quiera colocar en la senda de la agresión militar extranjera, que se presenta arteramente como la apertura del canal humanitario, el cual hemos visto cómo acaba de funcionar en el caso de Siria. Muy lejos hemos estado y estaremos de este tipo de “soluciones”, cuya violencia sólo añadirá más sufrimientos a nuestra gente, más destrucción que enfrentar y dejará a la nación en condiciones más disminuidas que las actuales y con riesgo de desaparecer. Ya con estas dos consideraciones, que hay que reafirmar en el imaginario colectivo, nadie debería tener dudas de la obligación patriótica de participar en las elecciones venideras.

(3) Adicionalmente, su candidatura y  las candidaturas de otros partidos y grupos opositores, están llevando a su fin la hegemonía de la Mesa de la Unidad Democrática, que fue construida en todos estos 19 años de gestión pseudorrevolucionaria en consenso con el gobierno, y que ha impedido que grupos distintos de los polarizados pudieran participar en forma equitativa en las luchas políticas y electorales venezolanas. Sin duda, ha sido una demostración más que evidente del sectarismo excluyente de la MUD y del PSUV. Pluralizar el escenario político es una meta deseable para cualquier sistema verdaderamente democrático. Hemos luchado por el rescate de la representación proporcional electoral, establecida en el artículo 63 y varios otros de la Constitución de la República, y que fue abolida por la Ley Orgánica de Procesos Electorales, para convertirla en el instrumento legal de la polarización. Esperamos que usted haga de este propósito parte importante de su programa de gobierno y de su campaña electoral, lo cual debería ser complementado con el impulso de la no reelección y el financiamiento oficial de las campañas electorales.

(4) Considero a su candidatura como la mejor posicionada de todas las presentadas por la nueva oposición, sin detenerme a analizar ni mucho menos descalificar a ninguna de las inscritas. Ninguna ha caído en el absurdo chantaje de que participar es legitimar al régimen gobernante. Según esta peregrina idea, que los medios nacionales e internacionales han tratado de establecer como matriz de opinión, cuando se defiende a un preso político en tribunales venezolanos, se estaría legitimando a un Poder Judicial ilegal, ignorante, corrompido y al servicio del Ejecutivo, cuyas sentencias ya deberíamos conocer de ante mano, como se dice ya se saben las del CNE en las elecciones venideras. De acuerdo con esta lógica perversa, lo pertinente sería no defender a nadie en los tribunales y permitir que los jueces decidan, contra los injustamente acusados, sin ninguna limitación, y a estos dejarlos pudrir en las mazmorras del SEBIN o morir en cualquier cárcel venezolana.

(5) Siguiendo esta lógica del absurdo y de la manipulación, no deberíamos efectuar denuncias ante la Fiscalía General, ni exigir que la Defensoría del Pueblo cumpla con sus funciones, ni tampoco requerir del indolente y negligente Ministerio de Salud que asuma sus responsabilidades, pues el sólo hecho de dirigirnos a ellos ya nos hace reconocerlos y por lo tanto legitimarlos. Pareciera que las protestas y las quejas no tendremos dónde llevarlas, pues hacerlo ante ministros ilegítimos de un gobierno ilegítimo significaría casi un delito de lesa patria. Tendríamos que abandonar el país, irnos fuera, viajar a la Luna o a Marte, para que nuestra permanencia en aquí no sea tomada como una legitimación del gobierno de Maduro y de la Asamblea Nacional Constituyente. Es abrumador darse cuenta como las ideas y razonamientos más extraños, productos de laboratorios de la manipulación, se hacen presentes y se extienden en las poblaciones, afectando incluso a gente preparada y con cierto nivel intelectual.

(6) Por último, le he leído algunas referencias al rentismo petrolero, razón por la que pienso que su campaña y programa de gobierno deberían incorporar medidas claras, que nos lleven a realmente a superarlo y a no quedarnos en la denuncia, como le ha ocurrido a todos los gobiernos desde 1959. Venezuela debe usar su petróleo para desarrollar su industria petrolera aguas abajo y aguas arriba y de allí al desarrollo industrial total. Iniciar el desarrollo petroquímico y de producción de químicos orgánicos desde el inicio, destinando a esta tarea una proporción creciente del crudo producido, hasta alcanzar índices internacionales, es lo conducente para sustituir el rentismo y no caer en demagogia como hasta ahora ha sido.

No me queda sino agradecer su atención, despedirme cordialmente con esta carta abierta y desearle el mayor éxito posible. Atentamente, Luis Fuenmayor Toro.

No deje de leer: Escasez de medicinas sigue venciendo al Gobierno venezolano

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído