Connect with us

Hombre & Mujer

Presentado “Manual de Prevención Visual”

Publicado

on

Manual
Compartir
  • 4
    Shares

Presentada obra “Manual de Prevención Visual”,  del optometrista-escritor Omar Barrientos Vargas: En Caracas, en la antigua Biblioteca Nacional,  librería Colombeia, el escritor y optometrista Omar Barrientos Vargas, presentó su libro: Manual de Prevención Visual”.  Texto  corto, con un lenguaje  llano (dentro de lo científico) para la comprensión de cualquier persona. Incluye, además de la anatomía y funcionamiento de los ojos, sus defectos,  enfermedades y posibles lesiones, un conjunto de premisas acerca de la  higiene, prevención  y cuidado visual.

La obra contiene:   a)En lenguaje sencillo, enseña a  prevenir los problemas oculares y visuales. b) Misiones Milagro, optometristas y ópticas en Barrio Adentro, inspiraron el libro  y c) el diferendo oftalmólogos- optometristas es cosa del pasado.

Barrientos es optometrista y periodista, fue profesor de “Historia, Ética y Legislación de la Optometría” del Colegio Universitario de Optometría  de Caracas; Presidente del Colegio de Optometristas de Venezuela (1.979- 83) y autor de  los libros: “Ética de la Optometría”, “Por el mundo de la visión “, ¿Para que una Ley de la Optometría?, “Historia de la Optometría en Venezuela”,  “Visión de la Optometría”, “Los Rebeldes de Catia” y “Catia, el Cacique Rebelde”.

 

Gráfica: “Manual de Prevención Visual” y su autor,  el  optometrista escritor Omar Barrientos Vargas

En el evento participaron el doctor en Optometría,  Eduardo Briceño Garbi, prologuista de la obra; su editor,  licenciado Amílcar Figueroa; el autor delibro, Omar Barrientos Vargas  y la doctora en Oftalmología, Marina Rodríguez, quien actuó como moderadora.

El doctor Eduardo Briceño Garbi, dijo: “El aporte que hacen optometrista y oftalmólogos se manifiesta en su actividad clínica, en la docencia, en la investigación, en las labores gremiales y de educación continua o y en los programas de divulgación y promoción  del cuidado de los ojos y la vista”. Continuó Briceño, para agregar: “Es en este último aspecto es donde encuentra cabida esta publicación del colega Barrientos, escrito en un lenguaje sencillo y fácil de entender, debidamente ilustrado. Este manual está dirigido a padres, madres, educadores, trabajadores de la salud  e integrantes de organizaciones de servicios para que puedan entender los procesos visuales y su funcionamiento normal con la finalidad última de ayudar y orientar a hijos, familiares, vecinos y compañeros de trabajo que padezcan de algún problema en sus ojos o en su desempeño visual”.

Por su parte, el autor Omar Barrientos plateó que “los problemas visuales, tanto los defectos miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia, como las enfermedades y lesiones oculares, tales como la conjuntivitis, el glaucoma, las heridas y otras afectaciones oculares de enfermedades generales, tales como la diabetes o la hipertensión, son verdaderos problemas de salud a los cuales nos enfrentamos los seres humanos. Precisamente sobre estos temas, como prevenirlos  y que hacer frente a su presencia es a lo que  hace referencia  este Manual de Prevención Visual”.

Luego agregó Barrientos que: “Gracias a las misiones Milagro que ha permitido tratar y operar a millones de venezolanos suramericanos y caribeños y la instalación de centros de Optometría y Ópticas, la  problemática está en  franca superación. Sin embargo, a pesar de esa meritoria labor o como consecuencia de ella es necesario que madres y padres, educadores, integrantes de comunidades urbanas, rurales e indígenas, sepan cómo ayudar a prevenir, a detectar  la problemática ocular, a fin de contribuir positivamente en su mejora.

La validez de este manual, también, puede ser de suma utilidad para  trabajadores de la salud  y estudiantes de Optometría, pues a pesar de ser escrito en un lenguaje  sencillo, sus consideraciones científicas tienen plena vigencia.

Diferendo optometristas- oftalmólogos, cosa del pasado

Finalmente, el autor planteó: “Hay dos profesiones que durante toda su existencia han buscado soluciones a  la problemática visual-ocular: la Oftalmología y la Optometría. Lamentablemente, en Venezuela,  durante el siglo pasado estuvieron en contradicción. A la Optometría le correspondió enfrentar la descalificación y el ataque desmesurado  de la Medicina organizada, que le trató de  impedir el ejercicio en salud pública, los estudios universitarios y una reglamentación ejecutiva o una ley de ejercicio de la Optometría y que produjeron momentos de gran  gravedad.  En   1.972, al ser fundada la Escuela Superior de Optometría, la Federación Médica y la Sociedad de Oftalmología, trataron de evitar su creación, al punto tal que luego de  46 años,  no ha sido oficializada.

En 1.974, el Colegio de Médicos del Estado Aragua, denunció en la Policía Técnica Judicial a los optometristas por ejercicio ilegal de la Medicina. Luego de allanamientos de consultorios de Optometría y ópticas, una lucha  a través de los medios de comunicación y en los organismo jurisdicciones, tres tribunales del país determinaron que la Optometría no constituía ejercicio ilegal de la Medicina, dándole  la razón a los optometristas.

En 1.982, los optometristas debieron enfrentar,  en el extinto Congreso de la República, una arremetida de la Medicina organizada, integrada por la Federación Médica, la Academia de la Medicina, los colegio de médicos estadales  y la Sociedad  de Oftalmología,  quienes intentaron  a través de un Proyecto de Ley de la Medicina eliminar esta profesión y condenar a los optometristas a penas de prisión.

Aquí  el encontronazo fue, además  de los medios de comunicación – prensa, radio y televisión-, en la Cámara de Diputados y sus distintas instancias: Comisión de Mesa, fracciones de los partidos políticos, Comisión de Asuntos Sociales, Subcomisión de Salud y diputados en general.

Con el apoyo de todos los optometristas venezolanos,  la solidaridad internacional  y contra todo pronóstico, ganó la Optometría y la Ley fue reformada,  para permitir el ejercicio de esta profesión de la salud visual.

Finalmente, todo hace pensar que ahora en esta  República Bolivariana de Venezuela, la situación ha cambiado radicalmente. Un informe de Barrio Adentro, manifiesta, que para 2.008, ejercían 1.517 optometristas en este organismo de salud,  que tenía para ese momento con 459 ópticas populares, contándose por millones los anteojos adaptados y entregados gratuitamente.

Por otra parte, la Universidad de las Fuerzas Armadas – UNEFA-, donde la mayoría de carreras son civiles,  ha exhibido en su página Web, la posibilidad de estudiar Optometría, aun cuando no ha abierto el programa de formación, y el presidente Nicolás Maduro en noviembre del 2.016, planteó la idea de abrir la carrera de Optometría en la Universidad de las Ciencias de la Salud, creada a principios del año siguiente 2.017, con lo cual consideramos que la Optometría se encuentra en un gran camino de avance; pero consideramos que él logró mayor del diferendo oftalmólogos optometristas parece cancelado definitivamente y  para muestra, está el hecho que nuestra moderadora la doctora  Marina Rodríguez es oftalmóloga.

OBV 13 03 18.-

No deje de leer: 800 empleados en la CHET han abandonado sus puestos de trabajo

 

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

El pesebre y su leyenda

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

El Pesebre y su leyenda: Por Francisco Mayorga.- El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza;  en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra;  quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio;  y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho;  a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén;  y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”;  y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa;  para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas;  para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad;  y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La sorpresa de Navidad

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer:Papa Francisco a Obispos venezolanos: Gracias por resistir

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído