Connect with us

Opinión

Parranda de militares y civiles para el reparto de ministerios

Publicado

on

hambre - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Parranda de militares y civiles para el reparto de ministerios: Por Coromoto Álvarez.-  La parranda de militares y civiles para asistir al reparto de ministerios con el estreno de una prolongación del mismo gobierno, disfrazados de negritas como en los carnavales de antaño cuando las bellas mujeres de rostro cubierto increpaban a los caballeros con la pregunta socarrona: ‘’ ¡ A que no me conoces’’!, pareciera coger palco en la guachafita de la campaña de mayo, mes de los correveidiles que defecan en el retrete sometidos al estricto racionamiento del agua y a la escasez del papel higiénico.

Al recordar el viejo lema militarista del cabito Cipriano Castro de ‘’ Nuevos hombres, nuevos ideales, nuevos procedimientos’’ y el del tarugo de Michelena sobre ‘’ El nuevo ideal nacional ‘’, no nos sorprende que ‘’por ahora’’ con la resurrección del ‘’ hombre nuevo’’ de la más reaccionaria nomenclatura, nuestro ingenuo animal político, convocado para que participe en el sainete, tropiece otra vez  con la misma piedra pisando trampas de alzapié.

Mientras unos corren sin limpiarse el fondillo hacia uno de los rincones de Naciones Unidas en procura de la toalla sanitaria difícil de adquirir en su país, otros anuncian con bombos y platillos en el Nuevo  Circo la ratificación del ministro de la Defensa y la designación de un ex candidato presidencial en la Cancillería para darle sabor a las caraotas rojas, al frijol chino y a una porción muy reducida del potaje verde, aún con el riesgo de que muchas manos en un plato pongan el caldo morado.

Sin consulta previa con un cocinero de la talla de Claudio Nazoa, a quien le apesta y le cuesta digerir la dosis de mapanare condimentada con pringamosa y chirel que también Luis Herrera Campins en su sano juicio hubiese rechazado cuando la mesa estaba servida, nos montan un teatro para que el ratón Pérez caiga en la olla hirviente con las gatas que en el tejado festejan el sacrificio de los tontos de capirote, a merced del verticalismo enfermizo de las eternas roscas marxistas que desde el vértice de la pirámide imponen sus directrices sin vaselina a las bases obedientes, bajo el manto mal oliente del repudiable ‘’ centralismo democrático’’, so pretexto de atrapar incautos.

Faltaron las habichuelas del partido blanco que había nacido ‘’ para hacer historia’’ y las arepas de harina de maíz amarillo, las primeras porque sus huestes fueron inhabilitadas por el plátano maduro que les negó espacio en su firmamento, y, las segundas, cuyos pioneros en extinción son víctimas de  fiebre palúdica.

En las próximas semanas de la borrasca nadie se irá del restaurante sin pagar la cuenta. En primera fila del cotejo, Félix Ramón Fernández y el Negro Gudiño pudiesen repetir con el retintín de Bacará: ‘’Con los que están desde el principio, con los que vengan hasta el final y si acaso vienen otros, somos nosotros’’. En la acera de frente, en honor a Segundo Meléndez, los más y los menos, serán platos de segunda mesa.

No deje de leer: Exigen destitución del Ministro de Alimentación

Comentarios de Facebook

Opinión

Campos de entrenamiento en Colombia

Publicado

on

campos de entrenamiento - acn
Compartir
  • 1
    Share

Campos de entrenamiento en Colombia: Por Leopoldo Puchi.- De acuerdo con informaciones provenientes de agencias especializadas, por lo general confiables, en Colombia se habrían instalado campos en los que venezolanos reciben entrenamiento militar. El contingente sería de varias centenas de efectivos y contaría con instructores tanto venezolanos como colombianos. Un asunto muy delicado. De modo que sería conveniente que la situación fuese verificada, sin alarmismos, por las instancias correspondientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuya misión esencial es preservar la paz.

Esta información viene al caso, y reviste importancia su evaluación para quienes analizan o se interesan por la situación venezolana, en razón de los peligros potenciales de una deriva bélica de los acontecimientos, algo que no luce inminente pero que es difícil descartar de los escenarios prospectivos. Es más conveniente detenerse a tiempo a considerar los datos de la realidad, que ignorarlos por estimar muy poco probable que en el mundo actual las disputas geopolíticas se diriman en los terrenos acostumbrados del pasado siglo XX.

El presidente de Colombia, Iván Duque ha señalado en varias oportunidades que no tiene planteado adoptar “una actitud bélica ni belicista con Venezuela”. Del mismo modo, su ministro de relaciones exteriores, Carlos Holmes Trujillo, ha dicho que descarta cualquier tipo de “intervención militar” porque “Colombia no es amiga de las soluciones militares en esta materia”.

Sin embargo la tensión entre las dos naciones cada día se acrecienta e incluso el mismo ministro Trujillo ha recibido instrucciones de suspender cualquier tipo de contacto con las autoridades venezolanas, a pesar de que, siendo naciones fronterizas, son innumerables los asuntos grandes y pequeños que día a día deban tratarse entre las cancillerías.

En declaraciones recientes el presidente Iván Duque ha señalado que es necesario “acorralar diplomáticamente” al gobierno venezolano y ha expresado que Colombia no va a “hacer la pantomima de seguir manteniendo relaciones diplomáticas con Venezuela”. Pero también ha expresado que continuarían las relaciones comerciales. Habría que ver si se mantendría una misión diplomática para ese fin, o si se piensa solo en relaciones consulares.

De producirse a partir del 10 de enero de 2019 una verdadera ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países, cobraría mayor importancia prestarle atención a la información que se ha dado a conocer sobre el entrenamiento militar de venezolanos en el territorio del país vecino. La experiencia latinoamericana en esta materia es amplia, ya que han sido numerosos los casos en los que ese tipo de contingentes, de mayor o menor envergadura, han formado parte de las fichas que se mueven en el tablero de las zonas calientes. De manera que, en cualquier circunstancia, habría que buscar vías de comunicación entre los dos países, haya o no ruptura de relaciones, porque estaríamos sentados sobre un polvorín.

No deje de leer: “Aterrador” silencio de Venezuela frente a Colombianos detenidos

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído