Connect with us

Opinión

El General Oswaldo Hernández Sánchez y la voluntad de vivir

Publicado

on

TSJ en el exilio - acn
Compartir
  • 1
    Share

El General Oswaldo Hernández Sánchez y la voluntad de vivir: Por José Luis Centeno S.-  Aquel 5 de Julio de 1985, al egresar de la Escuela de Aviación Militar con el grado de Sub Teniente, Oswaldo Hernández Sánchez, juró servirle al país con dignidad y apego a las leyes, ese deber le valió la libertad en la cúspide de su carrera militar, vejado, que no delatado, junto a ocho oficiales, en su caso, un grave padecimiento de salud, consecuencia de su encierro y la falta de atención médica oportuna, acentuó el infortunio, viéndose al borde de la muerte.

“Si estás condenado a muerte, te tratan como a un muerto”, aunque suene exagerada, esa frase refleja lo sucedido con el General de División (Av) Oswaldo Hernández Sánchez, luego de ser sentenciado el 05/05/2015 a 8 años y 7 meses de prisión, presuntamente por tramar la no comprobada operación insurreccional Jericó o Golpe Azul y recluido en el Centro de Procesados Militares en Santa Ana, Estado Táchira, donde desatendieron su grave condición de salud así como las solicitudes de sus familiares y abogados para que fuese trasladado a un centro asistencial.

Tras 11 meses sin atención médica, por fuerza de circunstancias apremiantes en razón de síntomas evidentes e innegables de su enfermedad, este General de la República fue trasladado al Hospital Militar Carlos Arvelo en septiembre de 2017, ahí le diagnosticaron un cáncer metastásico severo grado tres, con afección de la médula y el cerebro. Favorablemente superó el primer ciclo de quimioterapias y radios, además de cirugía en las partes afectadas, “fueron 60 puntos de palmo a palmo de la garganta, de oreja a oreja, no puede tragar y está muy hinchado”.

Este año, 2018, cuando pasaba a retiro, con el rango que corresponde a una carrera ejemplar, enfrenta una dura prueba, sin parangón alguno en su existencia, vencer al cáncer que lo aqueja para seguir viviendo, por eso, con su entusiasmo característico y fe inquebrantable resiste el malestar de las quimioterapias más severas, en un segundo y último ciclo del todo alentador para él y sus familiares, que manifestaron estar siempre “rogando al grandísimo Dios con la intervención de la Virgen por la recuperación de su salud”.

La angustia de estar esperando atención médica, enfermo de gravedad, vincula la negación del Derecho a la Salud con la tortura, confirmando la existencia de trasgresiones que la aproximan a la pena de muerte, un castigo igual de irreversible que los daños causados a este meritorio oficial durante su cautiverio, algo inaceptable, tratándose, según el Frente Patriótico, de “un Héroe de la patria formado con principios y valores, con una trayectoria impecable dentro de las Fuerzas Armadas de Venezuela”.

Si a lo anterior le sumamos que “son 1.602 días privado de libertad, víctima de un falso juicio, violatorio de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en lo referente a su condición de General, con juez accidental y testigos falsos”, se “constata la podredumbre en la que está sumida la administración de justicia del país”, contextos bien conocidos, pero que no debemos de casarnos en repetir ante la sorpresa de algunos que parecieran inclinados a presentarlos como hechos de reciente data.

Hernández Sánchez, el 2014, cuando abusivamente lo privan de libertad, era el piloto con más horas de vuelo en las FAN, hoy, acompañado de la hija, su esposa, familiares y amigos, está en guerra con la muerte, sabiendo, tan bien como sus compañeros de armas, que “La guerra es un lugar de vida y muerte”, un escenario sobrevenido no sólo para él, sino para todos los venezolanos, demostrado por el que emigra o fue desterrado con la esperanza de auxiliar a quienes dejó atrás ansiando libertad, justicia y paz.

jolcesal@hotmail.com – @jolcesal – (@jolcesal)

No deje de leer: Declarados en emergencia seis estados del país por lluvias

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

Patrañas.21

Publicado

on

Patrañas, dominó, entre tahures
Compartir
  • 1
    Share

Patrañas.21: Por Josué D. Fernández A.- En sano juicio “de lado y lado”, como les gusta puntualizar a los que dicen no ser ni de aquí ni de allá, es bastante improbable el encontrarse en medio de un derrumbe completo, tal cual se extiende en Venezuela,  y creer que algún provecho se aproxima; o que saben de algo oculto quienes causan la mayor destrucción jamás imaginada de un país, más allá de la ruina propia, la de sus familiares, amigos, arrastrando con ellos a cualquier otro obligado a permanecer en ese territorio. Patraña pura es el coro nacional e internacional de tramposos s.21 de que existiría un socialismo bueno, lejos del comunismo, en el que todos deberíamos sufrir primero, para luego alcanzar la gloria y la dicha de la riqueza pareja.

Poblaciones empobrecidas y enfermas con células malignas es el gigantesco saldo visible de la ignorancia e incapacidad para atender exigencias del bien común, de parte de grupos siempre empeñados en quedarse indefinidamente en lo alto del poder, bien a la fuerza, o mediante simulaciones de consultas populares. Pero, en lo que respecta a América Latina, allí sí gozan de frecuencia los hallazgos externos de expedientes de dirigentes con fortunas por debajo de cuerda en Cuba, Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, Nicaragua, y en administraciones viejas de Argentina, Perú, Uruguay  y Chile.

De lado y lado, como se anotó al comienzo, en alcaldías, gobernaciones, entes autónomos, empresas públicas, cajas de ahorros, fondos de pensiones,  nunca hay dineros para atender servicios que deben a sus comunidades, aunque sobra presupuesto para vehículos, viáticos, restaurantes caros, lujo en aviones y demás embarcaciones para descendientes y allegados también, trajes y relojes de marca, guardaespaldas, y vacaciones imperdibles en paraísos extranjeros. En resumen el sueño realizado a través del atajo de la corrupción, ajeno por principios morales para el pueblo honrado,  por lo que este se conforma con la trova de “Si yo fuera rico” según se oyó en “El Violinista en el Tejado”, a continuación en pieza de un montaje de la obra en México, en 2005…

De acuerdo con el trovador de “Si yo fuera rico”, el asunto se limita a  hablar en el raro e incomprensible idioma del  “bidi-bidi-bum”, así como en “no matarse en trabajar”. Dos conclusiones que apuntan directamente al blanco del quehacer rutinario del grueso del pelaje político activo en la Venezuela s.21. El resto se agota en patrañas de amor desinteresado por la patria, equivalente al del ratón por el queso, el sacrificio por los pobres, y cuanta promesa encaje con fantasías de la nación de héroes invencibles, y de tesoros inagotables que prodigarán techo, comida y educación para todos, con ningún esfuerzo.

Las patrañas resultarán incontables mientras quede público para tragarlas, en brebajes mágicos dizque para salir de abajo. La experiencia enseña a cualquier edad que la vida se sufre o disfruta unos pocos minutos a la vez, porque solo estamos seguros del “aquí y ahora”. Sin embargo, de lado y lado, la dedicación de hoy es en la insistencia en pedir apoyo para ganar elecciones municipales y blindar su particular beneficio como de costumbre. Luego tocaría esperar el 10 de enero por el segundo periodo ilegal del actual mandato −otorgado en consulta fraudulenta en mayo-,  con planes agregados para sobrepasar dos décadas de desgracias. El cuento remanente, es que el continuismo tendría bloqueo externo por organismos que no reconocerán esa prórroga “chimba”.

Partida de dominó entre tahúres…

La suerte de Venezuela se juega hoy, entre tahúres, básicamente, en partida de dominó trancada, después de colocar sin remedio las últimas piedras de igual número, en cada punta, obligando a salir de los perdedores y a cambiar de jugadores, para continuar el juego, de ser esa la idea. En caso contrario, la alternativa ya fue cantada en “El juego de la vida”, que perturba a mucha gente, y por lo que prefieren taparse los oídos. No obstante, quizás como tormento para infortunados, y advertencia para ganadores, ese recuerdo regresa reeditado en fragmento de Daniel Santos y la “Sonora Matancera” . Hasta el sábado, Dios mediante, chao.

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, con temas musicales editados, más cortos, al pinchar en:

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Extienden e intensifican plan de vacunación en Carabobo

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído