Connect with us

Opinión

Estado de necesidad

Publicado

on

camino
Compartir

¡Hasta cuándo!/Estado de necesidad: Por Pablo Aure.- Ha llegado el momento de hablar sobre el estado de necesidad que estamos presenciando y que se acentuará en los próximos meses como una dimensión más oscura del ya sombrío panorama.

Regresamos a la ley de la selva donde el más fuerte sobrevive. En eso han convertido a nuestra amada Venezuela.

La doctrina nos dice que el estado de necesidad se da cuando los intereses legítimos de un sujeto se encuentran en un estado de peligro, y solo pueden ser salvados mediante la lesión de los intereses legítimos de otra persona.

¿Qué significa esto para los venezolanos en la actualidad? En primer lugar, debido a que el interés y al mismo tiempo derecho natural y legítimo de toda la población de alimentarse, se está viendo seriamente amenazado, llegará un terrible momento donde muchos (más de lo que ya hemos visto) tratarán de conseguir alimentos como sea, sin importar que lesionen los derechos de otras personas.

Y no hay ninguna institución que ponga orden, pues los poderes públicos desaparecieron y se transformaron en cuevas o escondites concebidos para planificar cualquier tipo de aberración inimaginable en un mundo civilizado.

Convocar o planificar protestas contra este régimen salvaje no tiene ninguna acogida en este momento. La gente manifiesta su descontento de manera espontánea, por desgracia hemos llegado a esta situación. Cada quien actúa de acuerdo a sus necesidades. Claro que creo en las protestas, pero también sé que lo que veremos en las próximas semanas no serán de la misma naturaleza a las que hemos participado en el pasado.

Veremos saqueos más intensos, algo que es incompatible con la conducta de los demócratas, pero ese debate de lo que está bien y lo que está mal, pasa a un segundo o tercer plano cuando el ciudadano de a pie ve en peligro su vida por hambre. Por eso es imposible que podamos evitarlos. No debe llamarse revolución, sino canibalismo del siglo XXI aupado por la plaga roja.

Si medianamente alguien tiene resueltas sus necesidades básicas estará tranquilo y evita salir a la calle para no correr un peligro adicional al que corre sin protestar. En estos tiempos ser protagonista en una actividad en contra del régimen representa casi un suicidio. Es exponerse a muchas cosas: juicio, cárcel y hasta a la muerte. Lo veo de esa manera. Venezuela está dominada por una especie de “pranato” dividido en espacios o regiones, en los cuales los “gobernantes” se reparten -y respetan- el dominio, si alguien distinto a ellos se le ocurre invadírselos o quitárselos vienen los enfrentamientos.

Vendrán momentos más difíciles.-

Decir esto no es sencillo, especialmente después del año 2017, donde vimos cosas inimaginables. Hemos llegado a lo peor y si tenemos intenciones de ser solidarios con el necesitado, pues entonces, seamos inteligentes, pensemos en ellos y en nosotros. Es momento de hacer lo que está en nuestras manos, planificar para hoy y para el mañana.

Unámonos a las iglesias, a las casas de ayuda y de beneficencia. Vendrán momentos más difíciles que los que padecemos, todo seguirá complicándose y descomponiéndose.

Basta de continuar con la jugarreta electoral. Quien no quiera ver la realidad que no la vea, pero la decisión o el poder de imponer el orden no está en los civiles porque estamos apuntados por criminales. No es fácil aceptar lo que escribo, pero es como lo siento. Sin reacción militar -porque son ellos quienes tienen el monopolio de las armas- es imposible sospechar en restituir el orden constitucional.

Es más, también se requeriría la ayuda de fuerzas extranjeras que entiendan la situación. Que conste: jamás apostaría por un ejército de ocupación, aunque sí con la humanitaria e indispensable colaboración.

El capítulo final.-

Este es el último capítulo de esta trágica y tenebrosa película cuyo guión está basado en la doctrina del “Socialismo del Siglo XXI” y ese final puede ser triste o muy alegre, todo dependerá de nuestra comprensión e inteligencia.

Lo primero que tenemos que tener claro es que no podemos hacer algo para lo cual no estamos preparados. En esos asuntos de emplear la fuerza bruta, no tenemos nada que buscar. Absurdo y demencial seguir repitiendo lo mismo que hemos realizado durante casi dos décadas para tratar de salir de esta tiranía. La estrategia debe ser otra. Organización, inteligencia y coherencia.

Los que hasta ahora nos hemos quedado en el país, sobrevivimos y nos resistimos a darnos por vencidos. Por eso el trabajador sigue yendo a su trabajo a sabiendas que el sueldo no le alcanza para nada, el comerciante sigue abriendo su negocio entendiendo el peligro al que se somete. Los estudiantes con dificultades y con muchas deserciones van a las universidades a pesar del oscuro panorama que se vislumbra en los campus. Vivimos en una preocupación permanente, nos preguntamos ¿hasta cuándo aguantaremos?

Estas líneas no deben ser entendidas como un lamento sino como una fotografía de la situación nacional.

Tampoco es un llamado a la resignación, mi intención es transmitir una preocupación, pero a la vez, también es un grito sobre la advertencia de que aquí debe pasar algo. Eso sí, nada pasará si no se provoca. Pongan a correr su imaginación para que ese algo se materialice y recuerden, cada quien a lo suyo, infórmenle a los militares cuál es el rol que deben cumplir cuando el hilo constitucional se rompe y la delincuencia se desborda.

Pablo Aure/ pabloaure@gmail.com – @pabloaure

No deje de leer: Abogado venezolano fija posición ante declaraciones de Rex Tillerson

Comentarios de Facebook

Opinión

Boda Real y movida electoral presidencial

Publicado

on

Boda - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Boda Real y movida electoral presidencial: Por M.aría Auxiliadora Dubuc P.– Al parecer este fin de semana será temático sin temor a equivocarnos. Seremos testigos en primer término de la gran Boda Real entre el Príncipe Harry y Meghan Markle, una boda que ha traído mucho de qué hablar, modernismo en la corona al poner en la palestra el tema del racismo y la discriminación por lo que las posiciones con relación a este enlace real, son encontradas, hay quien aprecian el evento y otros francamente lo detestan.

Y es que resulta que más allá del tema de fondo y lo impoluta que debe mantenerse la casa real y el tema de la sangre azul Londres se convierte en un verdadero caos en virtud del tema seguridad Mucha gente en la calle y a pesar que la ciudadanía está acostumbrada al devenir de la realeza sin embargo especialmente esta Boda ha resultado en extremo molestosa incomodando a todos en sus quehaceres mundanos.

En segundo término tenemos nuestro evento criollo aquí en Venezuela, donde no hay realeza, pues hay elecciones, por lo que es así como este fin y a pesar de los múltiples llamados del bloque de las fuerzas políticas y sociales de oposición a la abstención para no “convalidar el fraude”, llueve, truene o relampaguee, habrá un proceso de votación a través del cual Nicolas intentará relegitimarse para así permanecer en el cargo. Es difícil de entender esta posición dado que según apuntan los entendidos, el índice de abstención tiende a ser mayor al que obtendrá el candidato vencedor todo ello en virtud de la desconfianza en el sistema electoral.

En Inglaterra, actualmente la realidad es ruda, hay protestas por el alto índice de desempleo, la reducción del salario y el alto costo de las matrículas de estudio, mientras contradictoriamente los medios de comunicación muestran abiertamente el dispendio de dinero y lujos de la familia real, quienes al parecer viven en un mundo paralelo. En este orden mientras los ingleses hablan pestes de la familia real, que son unos mantenidos a punta de los impuestos que paga el pueblo, los medios de manera cómplice tapan de algún modo la crisis económica por la que atraviesa el país europeo aún cuando la clase trabajadora muestra su malestar ante los gastos millonarios de la celebración, como ejemplo de ello tenemos que nada más en seguridad el mismo asciende a la cuantiosa suma de 90 millones de dólares. Pero analizando la situación no todo es malo la verdad es que este tipo de boda cuento de hadas atrae a millones de personas que acuden a Inglaterra en calidad de turistas y de esta manera ayudan a impulsar y palear los pronlemas económicos que les aquejan.

Aqui en suelo criollo, resulta redundante ya hablar de la crisis por la que atravesamos, asfixiados como estamos, a la deriva y sin rumbo, el dispendio económico que involucra un proceso electoral de este tipo no tiene perdón de Dios, mientras los ciudadanos mueren de mengua en los hospitales por falta de insumos o en las calles al no tener como alimentarse. El sufrimiento del pueblo venezolano no puede compararse con ningún otro, resulta ya de dimensiones impresionantes e inimaginables para cualquiera que no viva aquí. La realidad es que aquí todos hablan mal del gobierno tal cual en Inglaterra, pero aquí no hay boda real que de algún modo alegra los corazones de algunos y que a pesar de los pesares trae consigo alguna cosa positiva para la ciudad, aquí en Venezuela lo que tenemos es un grupo de gente que pretende perpetuarse en el poder a costa de los que sea, sin escrúpulos avanzan.

Este fin de semana celebran en Londres, los venezolanos veremos la boda de ensueño por TV, bien tempranito, para luego despertar a nuestra cruda realidad: tendremos un montaje electoral que tendrá lugar en una atmósfera de desconfianza, desesperanza, desolación y profunda tristeza.

María Auxiliadora Dubuc P. – @mauxi1

No deje de leer: Cuatro mil trabajadores desplegará el CNE en Carabobo

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído