Connect with us

Opinión

Ella

Publicado

on

hallacometro
Compartir
  • 1
    Share

Ella: Por Carlos Vicente Torrealba.– La música es quizás una de las artes que más rápido llega al alma, es el antídoto de la tristeza, es el manantial de la melancolía y a la vez la fuerza de la propia vida.

Ser músico ya sea instrumentista, cantante que no es más que aquellos que usan su voz como un instrumento, es difícil ya que se abren dos luchas las de ser y la de poseer espacio donde poder desarrollar lo que en el fondo uno es y desea perfeccionar, la vida de los hombres y mujeres que han elegido esa profesión como modo de vida es sumamente difícil, sobre todo en países como el nuestro que aún se debaten entre la cultura y la barbarie en medio de una crisis profunda de valores e identidad.

Ser venezolano bajo estas premisas es duro, ya que el cambio de paradigma ha llegado que el venezolano es el lobo del propio venezolano, y no se reconozca entre sus iguales, la identidad nacional no está entre puntos ni rayas, menos en carnet o cedulas la identidad, la  nacionalidad está alojada entre el pecho y el alma, y en Venezuela algunos la han extraviado mientas otros la cultivan y la llevan más allá de su cuerpo entregándola y obsequiándola a su público con su voz y su espíritu indomable como buenos venezolanos que fueron paridos en las polvorientas columnas del campo nacional.

En más de mí medio siglo de vida he escuchado y deleitado con muchos tipos de música y de espectáculos he conocido desde tenores  hasta cantores de mi tierra.  Hay un género que como buen llanero me gusta mucho sobre todo en los espectáculos típicos y son los golpes interpretados por conjuntos  y  cantores.  En nuestra nación hay mucho talento que se ha desbordado a otras naciones, aunque el llano es uno solo dividido por dos países, el nuestro es una matriz de talento, algunos con muchas experiencias, otros jóvenes que la están construyendo. He visto a una nueva generación surgiendo y merecen disfrutarlos como he disfrutado a Noris Valencia una joven cantante con fuerzas, aplomo seguridad en la escenario querida por un público que disfruta su espectáculo y respetada por sus ganas de triunfar, cuantos venezolanos hay que aman a su nación y luchan desde su propia tierra como Noris Valencia como yo o como tú, una cosa es decirse venezolano y la otra es serlo.

carlosvicentetorrealba@gmail.com – @cartorrealba

No deje de leer:Estos son los 11 países que permitirán entrar a venezolanos con sus documentos vencidos (video)

Comentarios de Facebook

Opinión

Trazas de la corrupción judicial en Apure

Publicado

on

corrupción judicial en Apure - acn
Compartir
  • 1
    Share

Trazas de la corrupción judicial en Apure: Por  Félix Francisco Bertomolde.- Volver a San Fernando de Apure significó reencontrarme con todo lo que aprendí de los Padres Dominicos en la región llanera. Tenía previsto llegar al Hotel Tibana, pero la hospitalidad de un compañero de estudios en mis años mozos me llevó a la Urbanización Llano Alto, de las pocas donde viven jueces, fiscales y otros funcionarios del alto gobierno apureño, quiere decir que me hospedé en una zona privilegiada, donde pululan los enchufados.

Coincidió mi estadía en la capital apureña con la destitución de Cinthia Meza del cargo de Presidenta del Circuito Judicial Penal de la entidad aragüeña, posición que ocupó también en Apure, por lo cual esa noticia causó mucho revuelo por los lados de la Calle Comercio, donde queda el Circuito Penal, y el Paseo Libertador, asiento de los tribunales civiles, saliendo a relucir comentarios que daban cuenta de la existencia de una mafia dirigida por esta señora y su esposo, un ex juez de Caracas.

En el Club de los Huevos Caídos, un cafetín que está ubicado diagonal a la Fiscalía Superior de Apure, fue donde el colega Wilmer Fernández, un tipo bien folklórico, me dio detalles de las múltiples denuncias que hizo contra otros dos presuntos mafiosos, el Magistrado del TSJ, Francisco Velásquez, y su esposa, Hilda Luna de Velásquez. Según Wilmer, ellos le tenían pánico a él y me advirtió:

– Compadre, prepárese, tan pronto publiques tu artículo, Hildita (Hilda Luna) te va a llamar o escribir reclamándote el que hayas mancillado su honor, algo que nunca ha tenido.

También escuché las más variadas versiones sobre la supuesta mafia en las panaderías Da Rino y San Bernardo, en ésta última coincidí con un juez y ex Fiscal Superior de apellido Alonso, me dio la impresión que tiene incontinencia verbal. En la Tasca El Río los cuentos fueron de antología y en el Café Guarapo la jueza Sara Betancourt captó totalmente mi atención y la de mi hospitalario amigo, luego me dijeron que es la única que no vive en urbanización lujosa sino cerca del Internado Judicial, en las adyacencias de la Calle Boyacá.

Contertulios de ocasión

A continuación transcribo comentarios de algunos contertulios de ocasión que tuve en tan pintorescos lugares, frecuentados según las malas lenguas por todos los chismosos del ámbito judicial apureño.

– Hace poco hubo un sonado caso judicial en Apure -asomó una joven y agraciada funcionaria-, donde la mafia de Francisco Velásquez, Cinthia Meza, Pedro Solórzano, Edwin Blanco y todo el combo, mantuvo preso injustamente a un empresario del pescado, de nombre José Ortega, que tiene su empresa de refrigeración de pescado en el Sector Rabanal del Municipio Biruaca. A los días de estar detenido tuvo que ser trasladado a una clínica por razones de salud, allí se le presentó Hilda Luna de Velásquez, chapeando, que era esposa del Magistrado, y ofreciendo la libertad a cambio de una alta suma en dólares. El detenido no aceptó la oferta por considerarla desproporcionada.

– El empresario más fuerte de Apure, Joel Montes, y su esposa, tienen múltiples querellas judiciales en los tribunales. Francisco Velásquez se ha encargado con su mafia de solventarlas todas. A cambio, entre otras cosas, Hilda Luna recibió un Toyota Corolla nuevo de paquete. Montes es propietario de ToyoKelly en la región. Todas las querellas son porque las empresas automotrices de Montes piden por adelantado el precio total del vehículo y no cumplen. Son decenas de demandas -refirió un señor canoso-.

– Francisco Velásquez maneja a plenitud los Tribunales Civiles de Primera Instancia en Apure, incluso los municipales. No se toma una decisión sin su aprobación. Los abogados favorecidos son los de su mafia. Hilda opera a la sombra -mencionó quien se presentó como funcionario judicial jubilado-.

– Otro miembro de la mafia de Velásquez -agregó el jubilado- es el Magistrado Suplente de la Sala Civil del TSJ, José Ángel Armas, también de Apure. Paso de ser Juez Rector de Apure a Magistrado Suplente.

– Hace poco, Velásquez y su esposa le celebraron las 15 primaveras a su hija mayor en un lujoso Salón de Fiestas en Maracay, dentro de las instalaciones del Círculo Militar de esa ciudad. Entre los invitados estaban figuras conocidas del alto gobierno, TSJ, PSUV, los ricachones de Apure y la mafia de Cinthia Meza en pleno -relató un joven de aspecto pudiente-.

Ese mismo joven, señaló:

– Velásquez le compró una finca a un ingeniero empresario en el eje Biruaca-Achaguas. Supuestamente el pago fue en dólares. Esta finca se une a la que ya poseía el Magistrado en el sector Arichuna del Municipio San Fernando.

El jubilado volvió por sus fueros:

– El Magistrado de la Sala Civil del TSJ, Guillermo Blanco, es súper culebra de Francisco Velásquez. Eran grandes amigos y Velásquez trató de serrucharle el cargo cuando Blanco presidía dicha Sala. Velásquez con su carita de pánfilo jode a todo el mundo. En Apure no lo soportan por eso.

Para terminar, una perlita que soltó la guapa funcionaria:

– Se me olvidaba, Hildita se ha sometido a varias operaciones para mejorar su físico. Está explotadísima.

Félix Francisco Bertomolde – @memientanchico

No deje de leer:  Enfermera y jefe de seguridad de Chávez detenidos en Madrid

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído