Connect with us

Opinión

Control de gastos

Publicado

on

historia - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Control de gastos: Por Cora Paez de Topel.-   Así como el gobierno estableció un control de precios y de cambio a su libre albedrío;  a través de sistemas creados expresamente para esas  funciones controladoras, como la SUNDDE (Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos);  y el DICOM (Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario) fundando CADIVI en Febrero del 2003; encareciendo los productos de una manera alarmante en lugar de abaratarlos; y creando un mercado paralelo de la moneda extranjera;  los venezolanos nos vemos obligados a controlar los gastos; ya que lo que devengamos, sea salario mínimo, pensión, renta o sueldo, no nos alcanza; porque el bolívar, que de fuerte pasó a ser débil, perdió su poder adquisitivo, estimándose que la devaluación es del 90%.

Un tema de preocupación

El alto costo de la vida es por lo tanto tema de preocupación; de las personas que salen a comprar los artículos de primera necesidad;  preguntándose con ciertos niveles de angustia si habrán subido los precios; puesto que desde cierto tiempo atrás hasta hoy  van en ascenso.

Los economistas estiman que  los índices de inflación en el 2018  están  por el orden de los l0 mil ó 16 mil por ciento.  A todas éstas,  el Banco Central se ha prestado a jugar con el bolívar como le da la gana al alto gobierno encabezado por Nicolás Maduro.

En el año 2008 hubo un cambio del cono monetario al que los venezolanos nos adaptamos con normalidad. Después en Enero del 2017 comenzó a circular uno nuevo, saliendo a la calle los billetes de 500, 1.000,  5.000, l0.000 y 20.000; en medio de una gran confusión por la forma desordenada en que se hizo.

Ahora nos acaban de anunciar el inicio de la reconversión monetaria con el Nuevo Bolívar Soberano para el próximo 04 de Junio; implicando la supresión de tres ceros de la moneda actual, con lo que mil bolívares pasarán a ser un  Bolívar Soberano.

Una copia del modelo cubano

El comunismo lacerante que impulsa la política dirigida por Nicolás Maduro; copiada  del modelo cubano fidelista por su antecesor y mentor  Hugo Chávez desde 1998; comenzó por atacar a la empresa privada, expropiando fábricas productivas; confiscando bienes de capital, cerrando negocios rentables y favoreciendo la importación en desmedro de la producción nacional.  Fedecámaras y Consecomercio  aseguran  que de 800 mil empresas y negocios que había en el país;  en  1998,  hoy  no llegan a los  200 mil.  La corrupción también se vio favorecida en las aduanas; con el cobro arbitrario de las tasas arancelarias y la estampida de los dólares preferenciales.

Nada frena la inflación

Ni  los aumentos de salario a los trabajadores que año tras año decreta el gobierno; para según él,  compensar el costo de la vida;  ni la entrega de las bolsas CLAP, ni mucho menos el Carnet de la Patria;  han servido para detener la hiperinflación que devora los sueldos;  sino que por el contrario ha bajado la producción  nacional,  aumentado el descontento de la población;  se han alargado  las colas para comprar,  así como se han elevado los índices de pobreza.  A todas éstas  nos queda la potestad,  mientras se pueda; de controlar los gastos para que la economía del bolívar fuerte no nos devore las débiles;  monedas con  las  que cada uno de nosotros contamos.

Valencia, 09 de Mayo de 2018.

No deje de Leer: Amengual: Es importante llamar a la verdadera unidad en oposición

Comentarios de Facebook

Opinión

¿Latinos flemáticos?

Publicado

on

latinos flematicos - acn
Compartir
  • 4
    Shares

¿Latinos flemáticos?: Por Josué D. Fernández.- Muy atrás quedó la hora de hombres, y de muchas mujeres, latinoamericanos por excelencia, que sirvieron de patrón para identificar la vorágine a principios del siglo XX, entendida como la “pasión desenfrenada” según la cartilla regidora de la lengua española. Claramente, todo lo opuesto al ser flemático e imperturbable.

La actriz mexicana María Félix encarnaría a una de esas indomables mujeres, hace 75 años, en la película Doña Bárbara.  Testimonios clave de la vorágine también perdurarían en las obras del colombiano José Eustasio Rivera (1889-1928), “La Vorágine” de 1924; Doña Bárbara (1929), del venezolano Rómulo Gallegos (1884-1969), y Don Segundo Sombra (1929), del argentino Ricardo Güiraldes (1886-1927).  De la que sería temeraria y típica estirpe, de los últimos sobrevivientes de ficción se nombrarían a Justo Brito y Juan Tabares, “dos hombres de pelo en pecho como no pare otra madre”, quienes merecerían el repudio de Hugo Chávez acusados de “drogados,  borrachos, de machismo…”. Quizás una, de las últimas frases chavistas, para decir lo opuesto a lo que rondaba su cabeza, y a seis meses de su muerte, tal vez en busca de redención fuera de tiempo.

El tema del “hombre nuevo”, gastado cliché de las revoluciones comunistas,  término del que se desprendieron días atrás en la Constitución Cubana, pero destinada de manera invariable al control social, vendría al caso con la censura a Justo Brito y Juan Tabares, porque revelaría la promoción oficial abierta y descarada de la requerida sumisión del pueblo, forzada condición flemática conveniente al régimen, para imponer la esclavitud Siglo XXI.

Ampliaciones de los lamentables estragos se conocieron esta semana en el  Índice Global de Esclavitud 2018, de la Walk Free Foundation de Australia, donde se define la esclavitud como una “situación de explotación a la que una persona no puede negarse debido a amenazas, violencia, coerción, abuso de poder o engaño”.

En el “Índice Global de Esclavitud 2018 se cuenta que  174.000 personas sufren esa situación en territorio venezolano con una tasa de 5,6 por cada 1.000 habitantes. Proporción similar a la de Haití, donde unas 59.000 personas serían víctimas de dicho flagelo. A las incidencias de esclavitud moderna, también se suman República Dominicana, Cuba y Honduras, a pesar de que sus números no alcanzan las cifras de Venezuela”.

Ahora habría que decirle adiós al mito de  Justo Brito y Juan Tabares, o de Florentino que no se amilanó ni con el propio diablo, aunque ellos cobrarían supuestamente vida temporal con la explosión popular o sacudón conocido con el nombre de “caracazo”, del 27 de febrero al 8 de marzo de 1989. Sin muchos respiros en las condiciones peores de la actualidad, va en son nostálgico el poema de los dos personajes de pelo en pecho, como se le escuchó al “Tricolor de Venezuela”, Víctor Morillo,  fallecido en 2016. De la increíble e inducida “flema latina”, siguen comentarios luego…

Lo cierto es que por selección natural, exterminios de clases, o disuasión a la fuerza desde distintos flancos, por cansancio o vejez, resulta evidente la aniquilación de los seres dispuestos a jugarse la vida por desaires o percibidas ofensas, en el país gobernado por Nicolás Maduro que no solo se destaca por ser la nación con la inflación más alta del mundo y los salarios más bajos de la región, sino igualmente por ser uno de los que mantiene en vigencia la esclavitud.

Parece que una emergente corriente de latinos flemáticos anti natura se habría instalado en el territorio bolivariano, donde se hace visible la tolerancia e imperturbabilidad por la falta continuada de luz, de servicios telefónicos y de conexiones a Internet por robos de cables e incapacidad para detener actos de vandalismo, y a lo que hay que añadir la proliferación de moscas y demás transmisores de enfermedades en las calles que sufren por semanas el abandono de la basura urbana sin recolección, y se agravan epidemias por falta de medicinas y alimentación deficitaria.  Los latinos flemáticos sí tendrían a su cargo a otros gobiernos de la zona, entre ellos Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Uruguay en veremos, y el añadido reciente de México, quienes prefieren lavarse las manos ante la tremenda crisis humanitaria que envuelve a Venezuela.

De década anterior a la del furor de la película Doña Barbara, en Europa se escuchaba “No hay novedad”, en España en respuesta a la señora Baronesa; y en Francia a la “Tout va trés bien Mme. la Marquise”, reproducida de seguida en versión española de la radio orquesta Topolino. Chao.

Audio completo del suplemento “Experiencias Mayores”, en la voz del autor, Josué D. Fernández –  https://youtu.be/_ioTOlf-mVw

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Lo mataron por intervenir en una pelea entre dos mujeres

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído