Connect with us

Opinión

Brasil-Haddad-Venezuela

Publicado

on

James Monroe - acn
Compartir
  • 1
    Share

Brasil – HADDAD – Venezuela: Por Asdrúbal Márquez.- Cuántas cosas quisiera decir hoy, brasileños/ cuántas historias, luchas, desengaños, victorias/que he llevado por años en el corazón para decirles, pensamientos y saludos… Neruda

Se acaban de efectuar las elecciones en Brasil. Muchos hemos sentido, con profundo dolor, como un abominable semianalfabeto pudo ganar en la primera vuelta. La situación fue tan tensa que hubo un momento que los números reflejaron 48%, para el tal Bolsonaro y creímos que podía superar el 50%; pero el pueblo, sabio y paciente, pudo superar los números y los resultados finales, permitieron que Fernando Haddad pasara a la segunda vuelta, el próximo 28.

Un gran número de venezolanos tenemos una ligera “película” de lo que es Brasil. Sabemos que su independencia fue el 22 de septiembre de 1822, pero que mantuvo por años la monarquía y el pueblo mostraba poco interés en que su país fuese una República.

Durante las primeras décadas del siglo XX hubo innumerables revueltas, entre la que se destaca, por su postura progresista, lo que se conoció como el movimiento del tenientismo quienes apoyaron la Alianza Liberal que pregonaba la justicia laboral, el voto secreto y el voto femenino, movimiento  que apoyó a Getulio Vargas, es por ello que varios tenientes fueron hechos interventores y muchos de ellos asumieron altos cargos y posición en el  poder.

Las  tensiones y ambiciones, en este movimiento de militares jóvenes,  llevaron a que algunos asumieran conductas contrarias contra su líder Luiz Carlos Prestes (1898-1990), quien lideró la famosa columna Prestes que recorrió por más de dos años veinticinco mil kilómetros a través de trece estados, burlando la cacería militar y los agrupamientos al servicio de los grandes hacendados; siendo por su heroísmo y sacrificio  un ejemplo para muchos luchadores políticos y para militantes de izquierda en Brasil y en América Latina, así como para poetas como Pablo Neruda, quien escribió sobre este  acontecimiento, en especial sobre Luiz Carlos Prestes.

Luiz Carlos Prestes rompe con el tenientismo para asumir las ideas comunistas. Por su prestigio y reconocimiento es conocido como el Caballero de la Esperanza, lo cual le permite llegar a sitios y lugares donde el Partido Comunista de Brasil no alcanza llegar. De ahí que la clase dominante y muchos de sus aliados en la columna Prestes, se plantean su destrucción y muerte.

Para 1930 Getulio Vargas lidera un golpe de Estado y asume el control del poder, con la complicidad del estamento militar. Como político logró cuatro veces la  Presidencia de la República de Brasil, sobre la base de falsas posturas izquierdistas y socialdemócratas. Se suicidó de un disparo al corazón, dentro de su cuarto en el Palacio de Catete, en Río de Janeiro, por entonces capital del país.

Otro hito importante fue también el gobierno de Joao Goulart, quien por su postura de avanzada tuvo que enfrentar una oposición alentada por la embajada de Estados Unidos y, al final, es derrocado por un golpe militar, en 1964, orquestado por dicha embajada y la oligarquía brasilera. Después de la dictadura militar, se origina un proceso de democratización tutelado por las fuerzas armadas, las cuales no permiten ninguna acción judicial o investigación sobre las atrocidades cometidas durante el régimen dictatorial.

Luego de varios intentos electorales, en el año 2002 se da el triunfo de Luis Inácio Lula da Silva y en el 2010  es elegida la primera mujer en Brasil, Dilma Rousseff, sometida a un impeachmente sin crimen de responsabilidad, en 2016, por diputados y senadores  nefastos,  quienes contarán con la ayuda gringa, la absurda justicia brasilera y los evangélicos; esto lleva al poder a un facineroso, a un estafador,  con decenas de juicios, quien desde que llegó al poder se arrodilla al imperio para destruir los avances sociales que se han logrado y, en especial, para destruir la unidad Latinoamericana  que se había logrado con Fidel, Lula, Chávez, Correa, Mujica, Ortega, Kirchner y la adhesión de la mayoría de países del Caribe.

Tomando en consideración esta breve información sobre el quinto país más grande del mundo, país que tiene frontera con nueve de los doce países que conforman los países de América del sur, y si incluimos la Guyana Francesa, seria con diez, implica solo, que Brasil no tiene frontera con Ecuador y Chile.

Leemos con asombro como algunos caga tintas, supuestos tipos con muchos títulos, escriben con rapidez y casi todos los días sobre todo lo que se les ocurra. Uno de estos escribidores llegó a señalar que el bolsas de Bolsonaro había ganado en Brasil, que su triunfo no se discutía y, que el gran derrotado era Maduro. Su ceguera le lleva a determinar que “mientras Maduro gobierne, la izquierda en América Latina más nunca ganará unas elecciones”.

Su tozudez, su odio y miopía le impiden ver los logros en: Bolivia, El Salvador, Nicaragua, México, Suriname, Granada, Antigua y Bermuda, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas y otros más que luchan y son solidarios con Venezuela y la integración Latinoamericana. Estos son los países que han impedido que el vulgar sátrapa de Almagro, ficha del imperio, accione contra Venezuela.

El enojo y despecho de esta clase de sujetos, unido a la derecha brasilera, sigue latente, no han podido superar que haya una segunda vuelta el 28 de octubre. Como ya sabemos las elecciones serán entre Jair Bolsonaro quien obtuvo el 46%   de las preferencias del electorado, persona conocida con más de más de 30 años de años de carrera parlamentaria, sin relevancia alguna en una propuesta de ley importante en ese parlamento. En un inicio se mostraba como simpatizante del gobierno de Alberto Fujimori en Perú y era partidario del cierre del Congreso en Brasil para hacer frente a la corrupción y a la hiperinflación en el país. Bolsonaro aboga por luchar contra la inseguridad adoptando leyes menos estrictas para el control de armas y cuenta con el respaldo de miles de evangélicos que le apoyan por su postura radical en contra del aborto. Además, ha defendido la tortura y la aplicación de la pena de muerte. Es partidario de la dictadura que imperó en Brasil durante los 60´s hasta los 80´s.

Su nivel negativo de la política es tal, que ya se le considera mucho más derechista que el gorila del norte Donald Trump. De ahí que se jacta de no leer y no tener ningún interés por estudiar o reflexionar, ya que sabe de todo, todo lo ha aprendido en la universidad de la vida. Odia la poesía y considera que se deberían quemar los libros.

Ha señalado que de llegar a la presidencia acabará con las reservas indígenas y las “quilombolas”, sitios donde se refugiaron los esclavos rebeldes y donde ahora viven sus descendientes. Asegurando que estos afrodescendientes no sirven ni para procrear.

Sus posturas machistas, racistas, homofóbicas y misóginas, lo han llevado a señalar que la congresista María do Rosario “no merece ser violada: ella es muy fea”. Así mismo, afirmó que sería “incapaz de amar a un hijo homosexual y que preferiría que un hijo semejante muriera en un accidente”. Considera que dos hombres besándose son un insulto, una desgracia para la sociedad, por ello les caería a tiros.

Estas son las posturas que lo han llevado a declarar que Maduro es un dictador, que luchará con sus aliados Piñera, Duque, Macri y en especial el temible Trump, para derrocar el régimen dictatorial que malogra a Venezuela. Cuenta en estos momentos con sectores evangélicos, que en Brasil son poderosos, pero no determinantes, con cerca del 22% de la población. Además, cuenta con venezolanos como el tal escribidor que apoya este tipo de candidatos, pernicioso y vulgar sujeto que ama la miseria humana y que asume conductas fascistas, se le menta vivas.

Se tenía previsto, contando con todos estos elementos, que el capitán Bolsonaro ganaría en la primera vuelta.  Si sumamos el gasto millonario de la campaña, la ayuda del poder judicial, electoral, y de Adelio de Oliveira, supuesto enviado de Dios quien se declara culpable de haberlo “apuñalado”, aparentemente por motivos personales, pero que le generaron su condición de mártir para el proceso electoral.

Sin embargo, los números llegaron a su tope y en estos días es evidente que con el calor del proceso y su enfrentamiento con Haddad, lo bajaran al 42%, su cifra tope y el de la derecha brasilera.

En el otro costado encontramos a Fernando Haddad, el candidato del PT, de Lula y de grandes sectores que luchan por un nuevo Brasil. Tiene bajo sus espaldas las acusaciones de corrupción e ineficaz que llevaron a derrumbar a Dilma. Importante destacar que Lula llega al poder bajo la consigna de acabar con la corrupción, muchos partidarios del PT no fueron autocríticos ante los vicios y corruptelas a lo largo del mandato de Lula y Dilma. Pero se sabe de los logros y beneficios alcanzados.

Sin embargo, recordemos, en Brasil votan 147 millones; la abstención y votos blancos y nulos llegaron casi al 30%, en la primera vuelta, esto se verá reducido y muchos de esos votos van para el sector de Haddad, además de contar ya con sectores progresistas que determinan un crecimiento que lo lleva a 48%. Falta, aún la lucha que genere Lula desde la cárcel y el trabajo de amplitud y alianzas que deben plantearse Haddad, el PT y todos los partidos progresistas.

Como se puede observar el análisis del pintoresco profesor venezolano, que lloraba por el triunfo del fascista Bolsonaro, se vino al piso. Desde ya podemos predecir el triunfo de Fernando Haddad, es un hecho y la derecha gritará fraude.

Este triunfo es necesario para fortalecer la unidad latinoamericana; es positivo para Venezuela y para Brasil, no es posible que un país con tanta diversidad, en todos los sentidos, caiga en manos de un criminal como este sujeto predicador de maldades y de idioteces. Será sin duda, una gran ayuda para el Presidente Maduro y, un golpe al gorila que nos observa desde el balcón del norte.

Las miradas de América Latina están pendientes del gran Brasil, Venezuela prestará atención a este proceso y muchos de nosotros seguiremos la lucha para que la columna de Luiz Carlos Prestes alumbre el porvenir como lo hicieron en los años 30´s.

Desde Venezuela la patria que tuvo en sus filas patrióticas desde 1818 hasta 1831 al benemérito de la Patria, el heroico y eminente José Inácio de Abreu e Lima, quien al final de sus días escribió “Serví siempre a la causa de la Libertad e independencia de América”. Para este gran luchador “el mejor gobierno no es el monárquico ni el republicano ni el autocrático ni el democrático, sino aquel que hiciera la felicidad, la grandeza, la riqueza y el bienestar del pueblo”. Por ello Abreu de Lima vincula la idea de sociedad con el socialismo.

De ahí que nos declaramos seguidor del pensamiento y acción de ese gran hombre que luchó por el gran Brasil. Venezuela y Brasil luchan unidos por el triunfo de Fernando Haddad este 28 de octubre. El fascista de Jair Bolsonaro no pasará

Asdrúbal Márquez/fernandocaro69@hotmail.com

Caracas, 16 de octubre de 2018

No deje de leer: Euskadi mide fuerzas contra la Vinotinto en Vitoria

 

Comentarios de Facebook

Opinión

Sentencia viciada e inejecutable

Publicado

on

TSJ en el exilio - acn
Compartir
  • 3
    Shares

Sentencia viciada e inejecutable: Por José Luis Centeno S.- La percepción de los venezolanos sobre el TSJ en el exilio, como “nuestra carta más confiable para rescatar la libertad”, está resultando embarazosa. Así lo sugiere un análisis preliminar de la sentencia publicada el 29/10/2018, donde se condena a Nicolás Maduro a 18 años de prisión y a su destitución del cargo.

Mi criterio, desde el punto de vista procesal y legal, es que esa sentencia además de inejecutable, de facto, está viciada de nulidad. Lo que no dudo, es que los hechos de corrupción atribuidos a Maduro son del todo ciertos, representantes de Odebrecht y obras inconclusas lo corroboran; no albergo dudas de que él, Maduro, tiene responsabilidad penal, la cual conlleva a la destitución.

En mi opinión, desde una perspectiva jurídica, el procedimiento relativo a la “Sentencia Definitiva Exp. SP-2018-001” no se hizo de acuerdo a la legalidad venezolana, por tanto, no puede surtir el efecto legal esperado; vale decir, no es posible su ejecución, justamente lo que cuestiono, por ilegal.

En este caso, a los juzgadores les correspondía apartarse del conocimiento del “Exp. SP-2018-001”, decir lo contrario, sería tan desatinado como lo último que Escarra aseguró del encausado. Veamos.

Luisa Ortega Díaz, mucho antes de huir, se declaró enemiga del enjuiciado, manifestó ser perseguida por él, a quien acusó ante el TSJ en el exilio estando inhabilitada para ello, pues no podía ejercer la acción penal contra esa persona a sabiendas de que tiene un problema con ella, que es enemigo suyo, que logró arteramente sacarla del cargo. Se tenía que inhibir.

Supongamos que el cargo que ostenta Ortega Díaz es real, puede tener razón, sin embargo no estaba calificada para acusar legalmente. ¿Por qué? Por la misma animosidad que descalifica a los Magistrados, pues ya emitieron opiniones, confesaron que el  régimen los perseguía, que Maduro es un dictador, causal de que se desprendieran del expediente. No eran los llamados a enjuiciar a Maduro.

Claramente parcializados, los Magistrados y la representación fiscal, tomaron parte en el procedimiento concerniente a la “Sentencia Definitiva Exp. SP-2018-001”. Adicionalmente, la manera como citaron al enemigo manifiesto, carece de credibilidad y validez, se supone debían agotar la vía que establece la Ley. Advierto, decir esto no significa estar defendiendo la posición de Nicolás Maduro.

Para que la sentencia tuviese validez y fuese ejecutada por los organismos internacionales y nacionales, se debió cumplir una formalidad legal que implica la existencia de Sala Plena. En “Notificación al Secretario General de la OEA”, de fecha 06/11/2018, el Magistrado Miguel Angel Martín Tortabú afirma:

“…la Sala Plena de este Alto Tribunal publicó el extenso de la sentencia del juicio criminal seguido al señor Nicolás Maduro”.

¿Cuál Sala Plena? En este caso nunca hubo Sala Plena para iniciar ese procedimiento como debe ser, lo demuestra el análisis de fondo que he venido haciendo desde el primer momento que se constituyó el TSJ en el exilio, cuando dije que todos estos procedimientos no serían más que un saludo a la bandera, huérfanos de legalidad, con los cuales ciertas personas pretenden tapar su realidad, su responsabilidad, haciendo ver al mundo que son defensores de los derechos humanos.

El problema aquí es ¿qué vamos a conseguir con esa sentencia, si ningún organismo internacional y/o nacional se involucra en su ejecución sabiendo que está viciada? El “condenado” o “destituido”, así, entre comillas, puede echar por tierra ese procedimiento, porque esa causa sería posible reponerla, dependiendo el vicio, hasta el estado de citación.

¿Quién lo enjuició? ¿Sus enemigos? Ese es un medio de defensa para reponer esa causa el día de mañana, pues se le debe dar el Derecho a la defensa al condenado, a los fines de que la sentencia surta efecto con fuerza de Ley. En un contexto de vigencia del Estado de Derecho, algo que exigimos a diario, esa sentencia se caería por su propio peso, haciendo imposible su ejecución y eso es lo que cuestiono.

Yo no entro a cuestionar, desde el punto de vista del Derecho, el que la sentencia reúna ciertos requisitos, v. gr.: las verdades sobre los hechos de corrupción, eso no está en discusión. ¿Puede tenerse igual certeza sobre el cumplimiento de todos los pasos legales para que la sentencia tuviese fuerza de Ley? No lo creo.

Mañana, cuando pretendan enjuiciar de verdad a Maduro, en el marco del Estado de Derecho, ” van a decir que esa Sentencia está anulada porque la Fiscal es enemiga de él, los Magistrados se declararon enemigos de él cuando los empezó a perseguir, dirán, hubo predisposición”.

Esto es un estudio preliminar, lo hice sin analizar de fondo esa sentencia. Analizarla, sabiendo que es inejecutable, implica hacer una revisión de puntos importantes para juristas o abogados, para no convalidar estas cosas, porque eso mañana se puede repetir y estaríamos ante el abuso de derecho, ante figuras ilegales que llenaron esa sentencia cuando a tan Alto Tribunal se le pide “res non verba”.

jolcesal@hotmail.com – @jolcesal

No deje de leer: Juicio a Maduro aprobado por TSJ-exilio evaluará AN

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído