Síguenos

Opinión

El llamado mundo árabe

publicado

el

árabe
Compartir
  • 6
    Shares

El llamado mundo árabe: Por Asdrubal F. Márquez C. -En mi pueblo, durante años, pensábamos que los turcos, los iraníes, los kurdos y los armenios eran árabes. Más aún, que todos los musulmanes también eran árabes.

Ahora bien, realizando un estudio detallado sobre lo que consideramos el llamado mundo árabe, podemos determinar que los países árabes son aquellos que forman el Magreb y el Cuerno de África, así como los que se encuentran en la Península Arábiga, para un total de 23 países.

Las naciones del Magreb “lugar por donde se pone el sol”, el Poniente, son seis: Mauritania, la República Árabe Saharaui Democrática, Marruecos, Túnez, Argelia y Libia. De modo que cinco están en lo que se conoce como el Cuerno de África: Egipto, Djibuti, Somalia, Sudan y Comores.

Luego en la zona del Golfo Pérsico, tenemos por un lado ocho países: Arabia Saudita, Irak, Kuwait, Bahréin, Qatar, Omán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. Y cuatro en la Zona del Sham: Siria, Jordania, Palestina y Líbano.

Algunas características de estos países son: que todos limitan con el mar o un océano. Veinte de ellos hablan o tiene la lengua árabe como la principal, siendo su cultura mayoritariamente árabe, son seguidores del islam como religión oficial. Donde los sunitas son mayoría y los musulmanes siguen la práctica del Profeta Muhammad para preservar la unidad e integridad de la comunidad. Cualquier persona que se encuentra dentro de la corriente de la tradición islámica y actos de conformidad con las prácticas aceptadas en general de la comunidad es, por tanto, un sunita. Constituyen cerca del 90% de los musulmanes. Los chiitas, la otra rama principal dentro del islamismo, claman que el sucesor de Mahoma debe ser Alí, son el 8%. Además, hay otros grupos minoritarios como: los sufí, hanifa, maliki, shafie, zaydi, nusayri, ismaili. Los países árabes se agrupan en la organización de la Liga Árabe, conformada por 22 miembros, aún no reconocen a la República Árabe Saharaui Democrática. Mientras que los países musulmanes son 57 y están agrupados en la Organización de la Conferencia Islámica, de donde se destaca que la religión islámica es la segunda más grande del mundo, después de la religión cristiana.

El libro sagrado del islam, es el Corán, el cual establece las enseñanzas del profeta Mahoma, norma la vida religiosa de los creyentes de Alá y actúa como normativa en la vida cotidiana.

Mahoma nació en la Meca, en abril del año 569 de la era cristiana. Su padre muere cuando tiene solo dos meses; siendo su niñez de admiración ya que a los tres meses se mantenía de pie, corría a los siete y a los ocho hablaba con soltura, con nueve meses mantenía una fluidez y sabiduría que asombraba a los que le escuchaban.

Siguió viviendo con su madre, hasta los seis años cuando muere ésta es llevado a su abuelo, Abd al-Muttalib, quien decide que su hijo mayor Abu Talib fuera su protector. Con esta familia crece bajo la protección de un hogar sacerdotal, en el cual se observan los ritos y ceremonias sagradas.

Muy joven, con apenas doce años, comienza a viajar a diferentes lugares con su tío, mercader y negociante, quien le va enseñando este oficio. Con una visión amplia y un conocimiento superior, aprende y desarrolla una inteligencia que sorprendía. En esos años llegó a manifestar su admiración por Siria señalando “Dios ha mantenido siempre guardianes de su palabra en Siria; son cuarenta, cuando uno muere, otro viene a ocupar su lugar; y gracias a ello es una tierra bendita” O también “Bendito el pueblo de Siria, pues los ángeles del buen Dios extienden sus alas sobre él”

Mahoma con 26 años, ya tenía una vasta experiencia y era reconocido por su integridad y laboriosidad. En esas labores entró en contacto con una viuda, Jadicha, quien le pide sus servicios y le oferta el doble de lo que ganaba para que se encargara de una caravana que estaba a punto de salir hacia Siria. Contaba Jadicha con cuarenta años de edad, había quedado impresionada con el joven Mahoma, quien tenía pocos recursos. Su admiración le lleva a proponer un matrimonio, donde hay cierta reticencia por parte de la familia de Jadicha quienes argumentan que los ricos deben buscar parejas con recursos, pero ella está convencida de que Mahoma es el elegido.

Un acontecimiento de importancia, lo que se llama la hégira, se conoce como el momento de la huida de Mahoma de la Meca a Medina. Su esposa había muerto, se encontraba solo y, entonces, emprendió la huida a Medina donde le acogieron algunos de sus discípulos.

El 24 de septiembre de 622, cuando Mahoma llegó a Medina después de despistar a los mequinenses que pretendían perseguirlo, marcó el comienzo de una nueva era, la hégira, en otras palabras, la “Emigración”. Sin embargo, la tradición fijaría el principio de la era musulmana el 16 de julio de 622, al inicio del año lunar.

Debemos destacar que Mahoma es “el último de los profetas”, el último de una larga cadena de mensajeros enviados por Dios para actualizar su mensaje, entre cuyos predecesores se contarían, Abraham, Moisés y Jesús.

Mahoma presentó una corta enfermedad y falleció en junio de 632 en la ciudad de Medina, contaba con 63 años. A la fecha de la muerte, había unificado toda la Península Arábica. Luego los sucesores de Mahoma extendieron su dominio al norte de África.

Es importante destacar que si bien es cierto los árabes tiene su lengua y su religión, sus gobiernos son muy diferentes y entre ellos existen diferentes tipos. Algunos de ellos asumieron la vía del marxismo, la cual sirvió de interpretación de la realidad y optaron por una vía revolucionaria que se potenció con el fin del colonialismo militar y el inicio de la dependencia económica y la inspiración de procesos truncados como la liberación de Palestina y otros con mayor éxito como la revolución argelina.

Otro grupo lideraron procesos nacionalistas de izquierda, como fue el caso de Egipto en los años 60’s con Jamal Abdel Nasser,quien mantenía un claro liderazgo siendo presidente de Egipto, una firme determinación de crear una gran unión entre todos los países árabes, en el contexto del panarabismo emergente. Otros casos son la Libia de Muammar Al Gaddafi, la creación de los partidos Baaz en Siria e Iraq. La resistencia que estos países opusieron a Occidente ha sido significativa en términos políticos y económicos, pero la compleja relación que han mantenido con Estados Unidos, luego que éste asumiera el rol de superpotencia, ha ido debilitando su posibilidad de ser actores no dependientes.

Luego nos encontramos con las monarquías islámicas que han aprovechado el petróleo como recurso para acumular capital y establecer sendas diferencias entre familias dueñas del petróleo y el resto de la población. Entre estos estados están: Arabia Saudita, Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos.

Finalmente, un cuarto sector que podría identificar, es aquel conformado por las monarquías árabes cuya creación está ligada precisamente a los intereses de las potencias. El caso más paradigmático es Jordania, cuyo territorio fue seccionado del Mandato Británico sobre Palestina y cuya monarquía fue creada para una familia leal a los intereses de Occidente. Respecto a la lealtad a Occidente, también podríamos incluir aquí a Marruecos que pasó recientemente a integrar la lista de países aliados, preferenciales, fuera de la OTAN, con Estados Unidos, lugar que ya tenían Bahréin, Egipto, Jordania y Kuwait.

Queremos agregar que líderes como Gamal Abdel Nasser, Yasser Arafat, George Habash, Bashar Háfez al-Ásad y muchos más han buscado integrar el mundo árabe bajo banderas de unidad, cultura, comercio, religión y otros factores. La realidad es difícil, pero ellos buscaran con amor como construir un mundo mejor y ellos saben que solo el socialismo salva a la Humanidad.

No deje de leer: Bayern sufrió en casa pero se metió en semis de Champions

Comentarios de Facebook

Opinión

Carta abierta a Henri Falcón

Publicado

el

Carta - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Carta abierta a Henri Falcón: Por Luis Fuenmayor Toro.- Estimado candidato,  He decidido hacer públicas estas reflexiones y peticiones, pues pienso que las mismas ayudarán a muchos a decidir, en relación con las elecciones próximas, y en su caso a revisar y hacer óptimo su programa de gobierno.

(1) La decisión tomada por los partidos que lo acompañan, de participar como candidato en los comicios presidenciales de mayo, pese a enfrentar grandes ventajismos y actitudes fraudulentas del gobierno, nos parece una medida política adecuada y además valiente, dada la magnitud de la campaña de la jauría nacional e internacional en función de la abstención. La forma más loable de defender los derechos ciudadanos es su ejercicio indeclinable, en las condiciones que sea. Dejarlos de ejercer significa, aunque no guste, aceptar la derrota y huir o, mucho peor, abogar por una agenda distinta a la paz y la soberanía. Y aquí no vale escudarse en las violaciones de éstas cometidas por el régimen, en relación con la entrega de las riquezas del Orinoco a empresas extranjeras, ni con la de ceder la gestión de servicios vitales para la seguridad del Estado al gobierno cubano. Quienes intentan construir otra Venezuela no pueden basar sus conductas en las actitudes anti nacionales del presente.

(2) La necesidad de participar se hace entonces más imperativa, para yugular lo antes posible cualquier intento que nos quiera colocar en la senda de la agresión militar extranjera, que se presenta arteramente como la apertura del canal humanitario, el cual hemos visto cómo acaba de funcionar en el caso de Siria. Muy lejos hemos estado y estaremos de este tipo de “soluciones”, cuya violencia sólo añadirá más sufrimientos a nuestra gente, más destrucción que enfrentar y dejará a la nación en condiciones más disminuidas que las actuales y con riesgo de desaparecer. Ya con estas dos consideraciones, que hay que reafirmar en el imaginario colectivo, nadie debería tener dudas de la obligación patriótica de participar en las elecciones venideras.

(3) Adicionalmente, su candidatura y  las candidaturas de otros partidos y grupos opositores, están llevando a su fin la hegemonía de la Mesa de la Unidad Democrática, que fue construida en todos estos 19 años de gestión pseudorrevolucionaria en consenso con el gobierno, y que ha impedido que grupos distintos de los polarizados pudieran participar en forma equitativa en las luchas políticas y electorales venezolanas. Sin duda, ha sido una demostración más que evidente del sectarismo excluyente de la MUD y del PSUV. Pluralizar el escenario político es una meta deseable para cualquier sistema verdaderamente democrático. Hemos luchado por el rescate de la representación proporcional electoral, establecida en el artículo 63 y varios otros de la Constitución de la República, y que fue abolida por la Ley Orgánica de Procesos Electorales, para convertirla en el instrumento legal de la polarización. Esperamos que usted haga de este propósito parte importante de su programa de gobierno y de su campaña electoral, lo cual debería ser complementado con el impulso de la no reelección y el financiamiento oficial de las campañas electorales.

(4) Considero a su candidatura como la mejor posicionada de todas las presentadas por la nueva oposición, sin detenerme a analizar ni mucho menos descalificar a ninguna de las inscritas. Ninguna ha caído en el absurdo chantaje de que participar es legitimar al régimen gobernante. Según esta peregrina idea, que los medios nacionales e internacionales han tratado de establecer como matriz de opinión, cuando se defiende a un preso político en tribunales venezolanos, se estaría legitimando a un Poder Judicial ilegal, ignorante, corrompido y al servicio del Ejecutivo, cuyas sentencias ya deberíamos conocer de ante mano, como se dice ya se saben las del CNE en las elecciones venideras. De acuerdo con esta lógica perversa, lo pertinente sería no defender a nadie en los tribunales y permitir que los jueces decidan, contra los injustamente acusados, sin ninguna limitación, y a estos dejarlos pudrir en las mazmorras del SEBIN o morir en cualquier cárcel venezolana.

(5) Siguiendo esta lógica del absurdo y de la manipulación, no deberíamos efectuar denuncias ante la Fiscalía General, ni exigir que la Defensoría del Pueblo cumpla con sus funciones, ni tampoco requerir del indolente y negligente Ministerio de Salud que asuma sus responsabilidades, pues el sólo hecho de dirigirnos a ellos ya nos hace reconocerlos y por lo tanto legitimarlos. Pareciera que las protestas y las quejas no tendremos dónde llevarlas, pues hacerlo ante ministros ilegítimos de un gobierno ilegítimo significaría casi un delito de lesa patria. Tendríamos que abandonar el país, irnos fuera, viajar a la Luna o a Marte, para que nuestra permanencia en aquí no sea tomada como una legitimación del gobierno de Maduro y de la Asamblea Nacional Constituyente. Es abrumador darse cuenta como las ideas y razonamientos más extraños, productos de laboratorios de la manipulación, se hacen presentes y se extienden en las poblaciones, afectando incluso a gente preparada y con cierto nivel intelectual.

(6) Por último, le he leído algunas referencias al rentismo petrolero, razón por la que pienso que su campaña y programa de gobierno deberían incorporar medidas claras, que nos lleven a realmente a superarlo y a no quedarnos en la denuncia, como le ha ocurrido a todos los gobiernos desde 1959. Venezuela debe usar su petróleo para desarrollar su industria petrolera aguas abajo y aguas arriba y de allí al desarrollo industrial total. Iniciar el desarrollo petroquímico y de producción de químicos orgánicos desde el inicio, destinando a esta tarea una proporción creciente del crudo producido, hasta alcanzar índices internacionales, es lo conducente para sustituir el rentismo y no caer en demagogia como hasta ahora ha sido.

No me queda sino agradecer su atención, despedirme cordialmente con esta carta abierta y desearle el mayor éxito posible. Atentamente, Luis Fuenmayor Toro.

No deje de leer: Escasez de medicinas sigue venciendo al Gobierno venezolano

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído