Connect with us

Opinión

El llamado mundo árabe

Publicado

on

árabe
Compartir
  • 6
    Shares

El llamado mundo árabe: Por Asdrubal F. Márquez C. -En mi pueblo, durante años, pensábamos que los turcos, los iraníes, los kurdos y los armenios eran árabes. Más aún, que todos los musulmanes también eran árabes.

Ahora bien, realizando un estudio detallado sobre lo que consideramos el llamado mundo árabe, podemos determinar que los países árabes son aquellos que forman el Magreb y el Cuerno de África, así como los que se encuentran en la Península Arábiga, para un total de 23 países.

Las naciones del Magreb “lugar por donde se pone el sol”, el Poniente, son seis: Mauritania, la República Árabe Saharaui Democrática, Marruecos, Túnez, Argelia y Libia. De modo que cinco están en lo que se conoce como el Cuerno de África: Egipto, Djibuti, Somalia, Sudan y Comores.

Luego en la zona del Golfo Pérsico, tenemos por un lado ocho países: Arabia Saudita, Irak, Kuwait, Bahréin, Qatar, Omán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. Y cuatro en la Zona del Sham: Siria, Jordania, Palestina y Líbano.

Algunas características de estos países son: que todos limitan con el mar o un océano. Veinte de ellos hablan o tiene la lengua árabe como la principal, siendo su cultura mayoritariamente árabe, son seguidores del islam como religión oficial. Donde los sunitas son mayoría y los musulmanes siguen la práctica del Profeta Muhammad para preservar la unidad e integridad de la comunidad. Cualquier persona que se encuentra dentro de la corriente de la tradición islámica y actos de conformidad con las prácticas aceptadas en general de la comunidad es, por tanto, un sunita. Constituyen cerca del 90% de los musulmanes. Los chiitas, la otra rama principal dentro del islamismo, claman que el sucesor de Mahoma debe ser Alí, son el 8%. Además, hay otros grupos minoritarios como: los sufí, hanifa, maliki, shafie, zaydi, nusayri, ismaili. Los países árabes se agrupan en la organización de la Liga Árabe, conformada por 22 miembros, aún no reconocen a la República Árabe Saharaui Democrática. Mientras que los países musulmanes son 57 y están agrupados en la Organización de la Conferencia Islámica, de donde se destaca que la religión islámica es la segunda más grande del mundo, después de la religión cristiana.

El libro sagrado del islam, es el Corán, el cual establece las enseñanzas del profeta Mahoma, norma la vida religiosa de los creyentes de Alá y actúa como normativa en la vida cotidiana.

Mahoma nació en la Meca, en abril del año 569 de la era cristiana. Su padre muere cuando tiene solo dos meses; siendo su niñez de admiración ya que a los tres meses se mantenía de pie, corría a los siete y a los ocho hablaba con soltura, con nueve meses mantenía una fluidez y sabiduría que asombraba a los que le escuchaban.

Siguió viviendo con su madre, hasta los seis años cuando muere ésta es llevado a su abuelo, Abd al-Muttalib, quien decide que su hijo mayor Abu Talib fuera su protector. Con esta familia crece bajo la protección de un hogar sacerdotal, en el cual se observan los ritos y ceremonias sagradas.

Muy joven, con apenas doce años, comienza a viajar a diferentes lugares con su tío, mercader y negociante, quien le va enseñando este oficio. Con una visión amplia y un conocimiento superior, aprende y desarrolla una inteligencia que sorprendía. En esos años llegó a manifestar su admiración por Siria señalando “Dios ha mantenido siempre guardianes de su palabra en Siria; son cuarenta, cuando uno muere, otro viene a ocupar su lugar; y gracias a ello es una tierra bendita” O también “Bendito el pueblo de Siria, pues los ángeles del buen Dios extienden sus alas sobre él”

Mahoma con 26 años, ya tenía una vasta experiencia y era reconocido por su integridad y laboriosidad. En esas labores entró en contacto con una viuda, Jadicha, quien le pide sus servicios y le oferta el doble de lo que ganaba para que se encargara de una caravana que estaba a punto de salir hacia Siria. Contaba Jadicha con cuarenta años de edad, había quedado impresionada con el joven Mahoma, quien tenía pocos recursos. Su admiración le lleva a proponer un matrimonio, donde hay cierta reticencia por parte de la familia de Jadicha quienes argumentan que los ricos deben buscar parejas con recursos, pero ella está convencida de que Mahoma es el elegido.

Un acontecimiento de importancia, lo que se llama la hégira, se conoce como el momento de la huida de Mahoma de la Meca a Medina. Su esposa había muerto, se encontraba solo y, entonces, emprendió la huida a Medina donde le acogieron algunos de sus discípulos.

El 24 de septiembre de 622, cuando Mahoma llegó a Medina después de despistar a los mequinenses que pretendían perseguirlo, marcó el comienzo de una nueva era, la hégira, en otras palabras, la “Emigración”. Sin embargo, la tradición fijaría el principio de la era musulmana el 16 de julio de 622, al inicio del año lunar.

Debemos destacar que Mahoma es “el último de los profetas”, el último de una larga cadena de mensajeros enviados por Dios para actualizar su mensaje, entre cuyos predecesores se contarían, Abraham, Moisés y Jesús.

Mahoma presentó una corta enfermedad y falleció en junio de 632 en la ciudad de Medina, contaba con 63 años. A la fecha de la muerte, había unificado toda la Península Arábica. Luego los sucesores de Mahoma extendieron su dominio al norte de África.

Es importante destacar que si bien es cierto los árabes tiene su lengua y su religión, sus gobiernos son muy diferentes y entre ellos existen diferentes tipos. Algunos de ellos asumieron la vía del marxismo, la cual sirvió de interpretación de la realidad y optaron por una vía revolucionaria que se potenció con el fin del colonialismo militar y el inicio de la dependencia económica y la inspiración de procesos truncados como la liberación de Palestina y otros con mayor éxito como la revolución argelina.

Otro grupo lideraron procesos nacionalistas de izquierda, como fue el caso de Egipto en los años 60’s con Jamal Abdel Nasser,quien mantenía un claro liderazgo siendo presidente de Egipto, una firme determinación de crear una gran unión entre todos los países árabes, en el contexto del panarabismo emergente. Otros casos son la Libia de Muammar Al Gaddafi, la creación de los partidos Baaz en Siria e Iraq. La resistencia que estos países opusieron a Occidente ha sido significativa en términos políticos y económicos, pero la compleja relación que han mantenido con Estados Unidos, luego que éste asumiera el rol de superpotencia, ha ido debilitando su posibilidad de ser actores no dependientes.

Luego nos encontramos con las monarquías islámicas que han aprovechado el petróleo como recurso para acumular capital y establecer sendas diferencias entre familias dueñas del petróleo y el resto de la población. Entre estos estados están: Arabia Saudita, Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos.

Finalmente, un cuarto sector que podría identificar, es aquel conformado por las monarquías árabes cuya creación está ligada precisamente a los intereses de las potencias. El caso más paradigmático es Jordania, cuyo territorio fue seccionado del Mandato Británico sobre Palestina y cuya monarquía fue creada para una familia leal a los intereses de Occidente. Respecto a la lealtad a Occidente, también podríamos incluir aquí a Marruecos que pasó recientemente a integrar la lista de países aliados, preferenciales, fuera de la OTAN, con Estados Unidos, lugar que ya tenían Bahréin, Egipto, Jordania y Kuwait.

Queremos agregar que líderes como Gamal Abdel Nasser, Yasser Arafat, George Habash, Bashar Háfez al-Ásad y muchos más han buscado integrar el mundo árabe bajo banderas de unidad, cultura, comercio, religión y otros factores. La realidad es difícil, pero ellos buscaran con amor como construir un mundo mejor y ellos saben que solo el socialismo salva a la Humanidad.

No deje de leer: Bayern sufrió en casa pero se metió en semis de Champions

Comentarios de Facebook

Opinión

CPI, colapso y geopolítica

Publicado

on

CPI, colapso y geopolìtica - acn
Compartir
  • 3
    Shares

CPI, Colapso y geopolítica: Por Leopoldo Puchi.- Venezuela atraviesa por serios problemas internos, en particular de naturaleza económica y social, que se expresan en el descenso de la producción nacional, hiperinflación y empobrecimiento de las condiciones de vida de la población. A ello se le añade una alta conflictividad política y el deterioro del marco institucional.

A esta crítica situación se le suman las tensiones de orden internacional que aparecieron en el momento en que Venezuela decidió separarse del dispositivo geopolítico del que había hecho parte. Por esta razón, ahora se encuentra en el ojo de un huracán de tensiones en el que participan gobiernos de varios países.

Algunos sectores de los centros de poder occidental consideran que pudiera aceptarse esa decisión de Venezuela o que, en todo caso, se tendrían que encontrar fórmulas de convivencia a pesar de la decisión tomada, mientras que otros factores estiman que hay que reinsertar al país en su órbita tradicional por cualquier medio. A los unos se les ha denominado “diplomáticos” y a los otros “militaristas”.

Quienes han recurrido a la Corte Penal Internacional para obtener una decisión que implique una condena hacen parte de las corrientes llamadas “militaristas”, partidarias de acciones de fuerza para alcanzar el objetivo propuesto, puesto que una sentencia condenatoria solo pudiera ejecutarse si se recurre al uso de la violencia física. Se degradaría así la CPI a un rol de validación de una intervención extranjera. En la misma línea de las corrientes “militaristas” se inscribe lo planteado por William Brownfield, quien ha sugerido la opción de precipitar al país en un colapso absoluto “aunque ello produzca un periodo de sufrimiento”.

Un efecto negativo de esta visión es que induce a la oposición a la espera de una intervención, que se considera vendría inevitablemente por el colapso o vía decisión de la CPI. Algo semejante ocurrió con el llamado a la abstención del 20 mayo, que fue inducido desde varios países de la Unión Europea y el Grupo de Lima.

Ahora bien, desde las corrientes “diplomáticas” también hay nuevas iniciativas. Llega la noticia de que el gobierno español ha decidido propiciar la búsqueda de acuerdos. Se trataría de la promoción del “diálogo político y de cómo abrir cauces de colaboración”, ha indicado Josep Borrell.

Con anterioridad se había conocido la iniciativa del Departamento de Estado de enviar una delegación de alto nivel para sostener reuniones en Venezuela, pero fueron suspendidas en el último momento por las contradicciones entre los diferentes grupos que conforman la administración estadounidense. Del mismo modo, la visita a Venezuela del senador Bob Corker puede entenderse como un esfuerzo en la misma dirección.

Aunque son diferentes entre sí, estas iniciativas responden a una visión “diplomática”. La inclinación definitiva de Donald Trump no se conoce, pero sin duda se sabrá luego de las elecciones de noviembre. Veremos si es colapso, CPI o acuerdos pacíficos.

No deje de leer: !Dantesco! A martillazos masacraron a cuatro niños en Caracas

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído