Connect with us

Opinión

Entre la espada y la pared

Publicado

on

Espada - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Entre la espada y la pared: Por Luis Fuenmayor Toro.- La ausencia de dólares, responsabilidad absoluta y única del Gobierno, es generada por varios factores, entre ellos: la caída estrepitosa de las ventas de petróleo, imposible de ser compensada con el oro producido en el Arco Minero; la imposibilidad de nuevos créditos una vez agotada la capacidad de pago del país, las erogaciones obligatorias de divisas para el pago de los intereses de la deuda externa y las sanciones económicas impuestas por EEUU, que le impiden realizar operaciones financieras que generen otros ingresos al país. Esta carencia de divisas, luego de un ingreso billonario de las mismas, tiene al gobierno de Nicolás Maduro contra la pared y con una muy reducida capacidad de negociación.

Actúan agravando esta situación el aislamiento internacional del país, que se ha manifestado claramente con la expulsión de Venezuela del MERCOSUR, las decisiones hostiles de la OEA, las posiciones opuestas de la comunidad de países europeos y la desaparición de una serie de organismos, en los que Chávez había colocado particular esperanza, como opciones regionales y subregionales a la OEA. El ALBA ya no existe, la CELAC ha estado ausente en todo este proceso de presiones internacionales y la UNASUR vive una crisis existencial de la que puede no salir. La mayoría de estos vínculos se soportaron en la “chequera petrolera” (compra de decisiones) y no en la formulación de un programa conjunto de desarrollo.

Pero el problema gubernamental es mucho más grave pues en su seno hay posiciones encontradas, en relación con la manera de enfrentar la crisis actual, a las que se unen las luchas internas por el liderazgo del PSUV y de la “revolución”. Los escritos de varios intelectuales considerando que ciertas conductas del gobierno son contrarrevolucionarias e identificando acciones del presidente Maduro, como similares a las tomadas por Carlos Andrés Pérez en su segundo gobierno, son una clara muestra de las contradicciones “en el seno del pueblo”. Las amenazas de sus grupos armados irregulares también nos dicen que el Presidente está impedido en tomar las acciones necesarias para enfrentar la crisis actual.

Así como en la oposición hay sectores ultrosos, que piensan que los deseos empreñan, y que sin evaluar sus fuerzas ni las del adversario hablan de la salida del gobierno, en el sector pseudo revolucionario existe también el mismo tipo de individuos, que creen que de lo que se trata es de profundizar la inexistente revolución. Es el chantaje que tiene que pagar el Gobierno por 20 años de discurso irreal, de fantasías socialistas, de odio hacia el “enemigo de clase” y toda esa suerte de sandeces en nada relacionadas con la realidad. Construir el socialismo en un país atrasado y mono productor de materia prima no es posible ni siquiera como quimera. El viraje de China con Deng Xiaoping lo demostró y lo confirmó luego la caída del socialismo real.

La situación se parece a la ocurrida en Chile con Allende, quien al no poder negociar terminó siendo víctima de la espada de sus seguidores extremistas.

@LFuenmayorToro

No deje de leer: OEA aprobó resolución para aplicar Carta Democrática a Venezuela y suspenderla

Comentarios de Facebook

Opinión

El gran fraude

Publicado

on

el gran fraude - acn
Compartir
  • 3
    Shares

El Gran Fraude: Por José Luis Centeno S.- ¡El 28!, de diciembre. ¿Día de los inocentes? Esa es la premisa de una insolente, “vernos la cara de pendejos”, para vendernos un fraude como fundamento de la recuperación del Estado de Derecho en Venezuela, siendo ella la líder, cuando avaló por más de cinco años toda la vagabundería hecha mientras ocultaba que Chávez murió ese día. Ella sabía las consecuencias y convalidó esa gran ilegalidad, ahora viene a echarles el muerto a los demás, un gran fraude en contra del pueblo venezolano, y eso hay que castigarlo. Yo, al igual que muchos, “me niego a que me metan gato por liebre”.

Lo que no entiendo es quién asesora a Luisa Ortega Díaz de Ferrer, ella cree que con cinismo va a tapar el sol con un dedo. Su razonamiento es pueril, “como estoy diciendo la verdad, me van a perdonar”. No tenemos nada que probar, al menos yo no tengo nada que probar, a confesión de parte relevo de prueba, y ella está confesando que no sólo avaló sino que está incursa en todos los delitos cometidos después de la muerte de Chávez. ¡Delitos de lesa humanidad! Si pretende que la perdonen, eso significaría que todos en el régimen seguirán cometiendo delito al saber que los van a perdonar.

Lo que yo no dudo es que Luisa Ortega está diciendo una gran verdad, que Chávez sí murió el 28 de diciembre de 2012, está reconociendo que cometió delito, está admitiendo que en su condición de Fiscal General estaba obligada a denunciar el caso, de abrirles procedimiento a todos ellos. ¿Sí o no? Ahora quiere echarle la culpa a Diosdado, y no es mi intención quitarle responsabilidad a este último, sino resaltar que actuaron en complicidad y ahora procuran salvar responsabilidades echándose la culpa unos a otros. Tapar lo obvio con una jugada, presentándose como la salvadora, eludiendo que ella es la principal responsable del fraude.

Desde ese 28, cuando convinieron que un muerto siguiera mandando en el país, la comisión de delitos ha sido recurrente, invistiendo funcionarios, contrayendo compromisos internacionales, haciendo elecciones, dictando políticas económicas, para eso inventaron la firma electrónica, ¡dialogando!, persiguiendo y encarcelando por motivos políticos.

Todos en el alto gobierno se asociaron para cometer fraude y ella avaló ese concierto que sirvió igualmente para empeorar atropellos a María Lourdes Afiuni, Leopoldo López, Kamel Salame, Lorent Saleh, Antonio Ledezma, Joshua Holt y cientos de presos políticos, víctimas de graves violaciones de derechos humanos que se cometieron cuando ella ocultó que Chávez había muerto.

Aceptar la confesión de esta señora como una reivindicación, es revalidar que impunemente se cometa delito en la administración pública, como hicieron y hacen en la Fiscalía, CNE, alto mando militar, Defensoría del Pueblo, Contraloría, en suma, en todos los poderes públicos, porque todos estuvieron en el velorio, todos sabían que protagonizaban un fraude.

Habría que admitir también, en un eventual enjuiciamiento de Maduro, que él no era Fiscal, Juez, Magistrado, Defensor del Pueblo ni Ministro, menos carcelero ni policía; que ellos, designados en sus cargos para administrar justicia siendo garantes de la Constitución y las leyes, fueron los ejecutores de los crímenes de lesa humanidad que se le atribuyen. En esas condiciones, una acusación contra él se cae en cualquier corte. ¿Sí o no?

Gracias a esa complicidad, este pueblo está pasando hambre y necesidades, al igual que los venezolanos en el exilio, en virtud de ello, exijo al TSJ en el exterior que le abra un procedimiento, tanto a ella como a todos los que eran cadena de mando. Insto al @TSJ_Legitimo a que la procese, que la enjuicie, sin cometer errores, no puede ser que ellos convaliden lo que hizo Luisa Ortega Díaz siendo emisivos ante los graves delitos en los que está incursa, infracciones que no se pueden aislar de ese gran fraude, pues ella estaba al frente del Ministerio Público.

Insisto, no necesitamos probar nada, ella está convicta y confesa. Si no lo hacen, quedaría libre de responsabilidad una cuerda de malhechores que en complicidad con ella pretenden callar la verdad y evadir la justicia.

jolcesal@hotmail.com  –  @jolcesal

No deje de leer: Vicios de la fiscal prófuga (II)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído