Connect with us

Opinión

Reflexion sobre candidatura de Falcón

Publicado

on

La vulnerabilidad - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Reflexión sobre candidatura de Falcón: Por Luis Fuenmayor Toro.- Hemos venido trabajando, desde por lo menos 2009, en abierta confrontación con la llamada polarización electoral venezolana. La consideramos una construcción sociopolítica en parte heredada del antiguo bipartidismo adeco copeyano, asumida como propósito por el Gobierno de Chávez, interesado en dividir al país en dos bloques: quienes lo apoyaban y quienes lo adversaban. Pero esto no lo hizo solo, para ser exitoso en esta materia, que lo fue, debió contar con el consenso de los partidos políticos derrotados en 1998 y sus herederos. Sólo así se pudo establecer un control social y político de la población, que llegó a considerar como únicas a las dos fuerzas mediáticamente enfrentadas. Y digo mediáticamente, en esta reflexión, porque los medios de comunicación alentaron esta situación artificialmente construida y porque, en la práctica, la llamada polarización no evitó los acuerdos nacionales y regionales entre el gobierno y aquella oposición, ni tampoco paralizó los negocios conjuntos para apropiarse de la renta petrolera.

La polarización, a través de su instrumento: la Ley Orgánica de Procesos Electorales, sirvió ampliamente al gobierno para mantener control de los organismos legales deliberantes del poder público, con mayorías calificadas que les permitían actuar con prescindencia de quienes se les opusieran.  Y siguiendo con mi reflexión, a esa oposición le permitió mantenerse en la escena política como la alternativa al gobierno, en espera de tiempos más propicios. La ignorancia e incapacidad gubernamentales, junto con el sectarismo y la corrupción, favorecieron la llegada de otros tiempos, a pesar de los graves errores de las políticas opositoras. Y todo ello se manifestó en diciembre de 2015, donde el mismo sistema electoral de carácter mayoritario, le permite a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) obtener todas las mayorías necesarias de la Asamblea Nacional, para decidir con prescindencia de los votos de la bancada gubernamental. Y eso se logra con sólo tener una diferencia en votos del 14 por ciento sobre la votación del Partido Socialista Unido de Venezuela.

A partir de ese momento, y acelerado por el engolosinamiento político de la MUD y su decisión de utilizar esas mayorías para desplazar del poder en forma inmediata a Nicolás Maduro, el gobierno asume la decisión de no participar en procesos electorales en los cuales no tenga cierta seguridad de triunfar. Mediante la utilización del poder del Estado, el gobierno elimina la mayoría absoluta opositora de la Asamblea Nacional desincorporando a los diputados de Amazonas, se opone a las leyes aprobadas por el Poder Legislativo con decisiones aviesas e ilegales del Tribunal Supremo, que las declara inconstitucionales; interfiere y termina difiriendo la realización del referendo revocatorio presidencial, inhabilita líderes políticos a través de la Contraloría General o con decisiones judiciales malintencionadas y fija las elecciones de gobernadores y alcaldes en fechas impropias, colocando además obstáculos para la existencia y actividad normal de los partidos políticos de oposición.

El Presidente ha podido ejercer, en esta forma arbitraria el poder del Estado, porque hasta ahora ha tenido el apoyo de los cuadros militares que controlan la FANB. El desarrollo de este contexto nacional permite e impulsa la aparición de la injerencia externa en nuestros asuntos, la cual es solicitada en mayor o menor grado por la MUD y sus sectores más radicales, estos últimos hoy separados de ella. El escenario actual incluye sanciones económicas y judiciales contra el país y contra una gran cantidad de funcionarios gubernamentales, el desconocimiento del resultado de las elecciones a realizarse en mayo y la posibilidad de una intervención militar por la vía del corredor humanitario. Es en esta situación que tres partidos lanzan la candidatura de Henri Falcón, reivindicando con esa decisión algo muy importante: la MUD y su mutante actual el Frente Amplio Venezuela Libre no son la única oposición existente en Venezuela, ni tienen ningún derecho ni gestión exitosa ninguna para asumirse con tal.

Otros grupos políticos también decidieron asumir el reto y lanzar candidatos presidenciales: la Unidad Política Popular 89 con Reinaldo Quijada y el Frente Amplio Nacional Bolivariano con el general® Francisco Visconti, quienes independientemente de tener mucho menores fuerzas que la alianza de Henri Falcón son bienvenidos en su decisión. Hay por lo tanto varias oposiciones en el país y, aunque este hecho le disguste a la oposición polarizada porque interfiere con sus planes hegemónicos, ésta es una nueva realidad que deben tener en cuenta. Es una victoria contra la polarización excluyente establecida durante la mayor parte de los últimos 19 años. Y ya por eso, la candidatura de Falcón resulta atractiva a quienes queremos que la pluralidad se pueda expresar en Venezuela.

Se entiende que la candidatura de Falcón deba extender sus brazos en busca de apoyos mayores a los actualmente obtenidos. Para ello debe actuar con gran amplitud y conversar con todo el mundo. Lo ideal sería un candidato único capaz de derrotar por paliza a Nicolás Maduro. Hay que buscar apoyos dentro de los inicialmente partidarios del Frente Amplio Venezuela Libre y también dentro de las filas chavecista, disidentes o no. Se trata de lograr un consenso mayor, desde el punto de vista cualitativo, que el que en un momento llegó a tener Capriles Radonski. Y eso no se puede lograr asumiendo el programa de la MUD, en el cual habrá propuestas que son de sentido común y habrá que asumirlas plenamente, pero en el que existen muchas carencias y algunas fidelidades ajenas al interés nacional, que deben ser subsanadas en forma temprana. Volveremos sobre esta materia.

No deje de leer: José Guerra: reconversión es insuficiente sin cambios económicos

Comentarios de Facebook

Opinión

La iniciativa de Mike Pompeo a favor de un dialogo con Venezuela

Publicado

on

La iniciativa de Pompeo - acn
Compartir
  • 1
    Share

La iniciativa de Mike Pompeo a favor de un dialogo con Venezuela: Por Leopoldo Puchi.- Luego de las declaraciones del senador estadounidense Marco Rubio, en las que señala que estaría planteada una intervención en Venezuela, se ha incrementado la inquietud sobre las posibilidades de un conflicto bélico. En esa misma dirección se inscribe el reciente discurso del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, quien propone que su país realice una acción armada en el territorio venezolano.

Por otra parte, se desconoce aún cuál es la posición definitiva de Donald Trump, quien ha señalado que “ninguna opción está descartada”, pero que en días recientes dio un paso en el sentido del diálogo y las negociaciones al encomendarle a dos de sus funcionarios entrar en contacto con el presidente Nicolás Maduro y tratar una agenda de diez puntos. Esta reunión pautada para el  sábado 8 de septiembre  finalmente no se realizó porque factores internos en Washington lograron bloquearla. Se trataba de una iniciativa oficial, en la que se preveía que participarían Michael Fitzpatrick y Pete Marocco, altos funcionarios del Departamento de Estado, al frente del cual se encuentra Mike Pompeo, un hombre de confianza de Trump.

Como se sabe, la lucha entre facciones tiene convulsionado al mundo político estadounidense. No hay claridad sobre las líneas de trabajo. Hay sectores en la propia administración que se han constituido, de acuerdo al reciente artículo publicado en el New York Times, en una red clandestina, organizada en las distintas oficinas para obstruir aquellos lineamientos de Trump que consideran errados.

Y el asunto se complica cuando se trata de Venezuela, ya que existe un grupo muy activo que gira en torno a los sectores cubanoamericanos opuestos a las políticas de apertura de Barak Obama. Tiene fisonomía propia y no responde a la visión que pudiera tener el Pentágono, ni se amolda exactamente a los intereses o al ritmo  de Trump. Son muy radicales, partidarios de medidas extremas y de acciones de guerra. Tienen  mucho peso y han incrementado su influencia con la designación de Mauricio Claver-Carone en el Consejo de Seguridad Nacional. De su lado se ubican otros funcionarios, como Nikki Haley y diversos cuadros en posiciones de mando, tanto demócratas como republicanos.

En medio de estas dificultades por las que atraviesa Washington, de órdenes y contraordenes, es difícil saber a qué atenerse, de modo que una intervención no luce como algo inminente, pero sin dudas hay preparativos. Se prevén nuevas medidas de bloqueo económico que afectarían las condiciones de vida de la población y se acoplan dispositivos bélicos para potenciales actos de guerra.

Las probabilidades de un conflicto bélico dependen de quien se imponga en Washington. La iniciativa de Mike Pompeo de tomar el camino del dialogo con Venezuela no debe considerarse como descartada de forma definitiva. Se ha dado un paso atrás, pero ha habido encuentros de la cancillería con representantes del Departamento de Estado. Eso es lo razonable: explorar la vía de las negociaciones y buscar puntos de encuentro.

No deje de leer: Presidente Trump no intimida a la Unión Europea (UE)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído