Connect with us

Internacional

Indios Warao, los más vulnerables en el éxodo de venezolanos a Brasil

Publicado

on

Compartir
  • 10
    Shares

Una acalorada discusión se transforma rápidamente en un pequeño motín en un albergue para 811 indios en la ciudad brasileña de Boa Vista; y obliga al Ejército a intervenir para calmar los ánimos entre los Warao, tal vez los más vulnerables entre los 50 mil venezolanos refugiados en Brasil.

“Ese es nuestro pan de cada día”; admitió Vania Fátima dos Santos, coordinadora de las operaciones en Brasil de la organización Fraternidad Sin Fronteras; y que gestiona en asociación con el Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) varios de los albergues construidos en Boa Vista para los venezolanos que han huido de la grave crisis en su país.

El abrigo Pintolandia; un espacio de escasos 10 mil metros cuadrados en el que los indios; se hacinan en hamacas y tiendas de campaña; se ha convertido en uno de los más conflictivos de entre los cinco grandes centros de acogida para refugiados venezolanos en Boa Vista; la capital de Roraima, el estado brasileño en la frontera con Venezuela, según sus responsables.

Los  Warao constituyen parte importante del éxodo venezolano en Brasil; y fueron tal vez los primeros en llegar en masa a este país; por lo que cuentan con albergues exclusivos tanto en Boa Vista como en Pacaraima (450 refugiados); la pequeña ciudad brasileña en la frontera con Venezuela y único paso fronterizo entre ambos países.

Los abrigos exclusivos fueron construidos porque los  Warao; eran los que menos inconvenientes tenían para montar grandes campamentos en plazas públicas y mendigar en las calles. En ambos alojamientos mantienen varias de sus costumbres, como dormir en hamacas, cocinar en hogueras de leña, confeccionar las artesanías de las que viven y permitir que sus niños anden desnudos.

“Los indios tienen problemas con el alcohol y la marihuana; no respetan las leyes brasileñas; creen que pueden maltratar a sus mujeres e hijos y desafían la autoridad”; denunció una de las funcionarias del estado de Roraima responsable por la administración del abrigo y que dice recibir amenazas y agresiones seguidamente.

Pero para el Consejo Misionero Indigenista Brasileño (CIMI); el órgano del Episcopado brasileño para asuntos indígenas, y para la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Brasil (OAB); esos conflictos obedecen a la falta de respeto para con las tradiciones de los indios.

“En Pintolandia fueron juntados indiscriminadamente indios Warao y E’ñepa. Son personas de distintos clanes que traen históricas rivalidades de Venezuela. Además, en Brasil no se respete la autoridad de sus caciques ni se comprenden algunas de sus costumbres”; explicó Marcelo Charléo, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la OAB en Río de Janeiro y que presta asistencia a los indios.

De acuerdo con el CIMI; la situación se agravó con la decisión del gobierno brasileño de poner al ejército en el comando de las operaciones de acogida de los refugiados; ya que los indios se sienten intimidados y sometidos por la vigilancia militar.

Según el CIMI; los militares tratan de forma enérgica y desproporcionada los casos de incidentes provocados por indios que llegan embriagados al abrigo o que tienen discusiones familiares a los gritos, e imponen sus propios aidamas (caciques).

Un voluntario que coordina proyectos de capacitación; explicó que los aidamas colaboran con los administradores del abrigo y señalan a los que se portan mal; lo que ha generado un malestar. Pero los Warao estaban entre el dilema de que se expulsara a toda una familia con tres niños; o que se expulsara a un cacique.

Los Waraos no son reconocidos en Brasil

Para Charléo, el mayor problema reside en que los Warao; pese a estar separados de los otros refugiados venezolanos; no son reconocidos legalmente como indios en Brasil; lo que les daría un estatus especial y los pondría bajo protección directa del Estado.

“El Estado brasileño no los reconoce como indios debido a que no se trata de una etnia que ocupe la frontera. Ellos vivían lejos de la frontera”; explicó el oficial de Relaciones Internacionales de la Acnur en Roraima, Pablo Mattos.

Los  Warao proceden del delta del Orinoco pero abandonaron sus tierras; debido a que el desvío de los ríos los dejó sin alimentos y ahora viven de mendigar y de vender artesanías.

ACN/EFE

No dejes de leer: Telemundo: Fue suspendido presentador venezolano por burlarse del equipo coreano

Comentarios de Facebook

Internacional

Policía salvadoreño mató a su hijo de múltiples disparos

Publicado

on

Policía salvadoreño - acn
Compartir
  • 7
    Shares

Policía salvadoreño mató a su hijo de múltiples disparos. Le disparó en el rostro, la cabeza y la cadera. El homicida estaba adscrito a la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador.

Al homicida lo identificaron como Luis Alberto Sandoval Maravilla, conocido en la delegación de la localidad de La Libertad (Centro).

Lo capturaron luego de asesinar a su hijo Fernando Josué Sandoval Reyes, de 14 años. El presunto criminal estaba bajo los efectos del alcohol; señaló el subinspector de la PNC  Mario Díaz.

Díaz explicó que aproximadamente a las 11:50, hora local de El Salvador, del día sábado; el Sistema de Emergencias 911 fue alertado sobre un hombre que realizaba disparos, por lo que fueron enviados elementos policiales a verificar, explicó la fuente.

En este sentido precisó, que a los policías se les acercó una mujer, aparentemente la madre del menor asesinado. El subinspector apuntó que el cuerpo del adolescente “presentaban varias lesiones producidas por arma de fuego”.

El hecho sucedió en la urbanización Villa Mariona II, ubicada en el municipio de Cuscatancingo; localidad ubicada a unos 3 kilómetros al norte de la capital salvadoreña.

Las causas del homicidio las investigan las autoridades, sin embargo se conoció; una versión de los hechos a través de la madre del jovencito.

Había ingerido licor el policía salvadoreño

El policía salvadoreño había ingerido importante cantidad de alcohol en horas de la tarde con un grupo de amigos. De regreso a casa sus compinches se comunicaron con él por teléfono y volvió a salir.

Al llegar otra vez a su casa, sus amistades se acercaron a la vivienda para pedirle que los acompañara a seguir la fiesta. En ese momento el hijo del policía se acercó a su padre y le dijo que no saliera porque ya era muy tarde.

Seguidamente, al parecer el hombre tomó a su hijo y lo llevó al pasaje de la colina donde le propinó los disparos en el rostro, la cabeza y la cadera.

ACN/Elsalvador.com/redes

No deje de leer: Dos estudiantes muertos en ataque policial a iglesia en Nicaragua (Video)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído