Connect with us

Opinión

Las lágrimas de de José Álvarez Junco por la España de Plácido Domingo

Publicado

el

Unidad - acn
Compartir

Las lágrimas de José Álvarez Junco por la España de Plácido Domingo: Por Coromoto Álvarez.- Las lágrimas que derramó José Álvarez Junco en México por la España de Plácido Domingo, aparecen envueltas con la sangre del español que cruzó el charco durante la Guerra Civil para sobrevivir en el exilio.

La visita del académico hispano en la feria del libro de Guadalajara, honró con sus escritos vicisitudes y horas fúnebres para no olvidar jamás la impronta sobre el destierro de sus paisanos que se dispersaron por toda América.

La nación azteca abrió sus puertas de par en par en la mitad del siglo XX, a una de las mejores expediciones ibéricas que huía del encuentro armado fratricida con el estandarte de una cultura que no dio cuartel a la barbarie.

Es así como el arte familiar del famoso madrileño Plácido Domingo, navegó por las rutas de Colón para alcanzar con sus cánticos la  cima y la brillantez en los escenarios de Lázaro Cárdenas y de Pancho Villa.

Nuestro comentario fugaz sobre la entrega de Álvarez Junco para abrazarse con la literatura de Carlos Fuentes, Octavio Paz y Juan Rulfo, coincide con la presencia en Venezuela del profesor Andrés Cervantes, para recoger testimonios con testigos del gran desfile de venezolanos ante los charros turbulentos, encabezados por Rómulo Gallegos , Andrés Eloy Blanco y Salvador de la Plaza, víctimas de la diáspora durante la dictadura de Juan Vicente Gómez y de Marcos Pérez Jiménez. Cervantes- nada tiene que ver con el autor de Don Quijote de La Mancha- redacta una tesis doctoral que defenderá en la Universidad de San Nicolás de Hidalgo en Morelia, capital del estado de Michoacán, sobre las penurias de nuestros compatriotas aventados en su terruño.

Las vidas paralelas de españoles y venezolanos que rompieron con las cadenas de las tiranías en la búsqueda incesante de la libertad intransferible de quienes luchaban por la civilidad, hallan hoy nuevos refugios en el recuerdo con pasajes retrospectivos, pues la historia vuelve a repetirse, tal vez al revés por cuanto en La Moncloa prevalece la alternancia de los demócratas.

Andrés Cervantes es hijo de una venezolana que contrajo nupcias durante la deportación con un paisano de Pedro Infante, Cantinflas y María Félix, amigos de los descendientes de Plácido Domingo. Esa – mera coincidencia- diría Don Mario Moreno- vale la pena destacar en períodos tenebrosos para quienes andan por el mundo en procura de nuevas oportunidades para ganarle tiempo al tiempo, con fe en el porvenir y la esperanza infinita de salir del túnel antes que se cumpla la profecía de Álvarez Junco de que España y Cataluña desaparecerían dentro de tres mil años, según sus palabras que recoge El País de Madrid.

Castilla, Andalucía, Asturias, Galicia y el archipiélago canario, hoy son rincones de la madre tierra, huerto para el cultivo de migrantes venezolanos agobiados por el hambre y la miseria, cubiertos por el manto de la generosidad y la misericordia, aun cuando el venerable académico catalán Don Pepe Álvarez Junco sostenga con lucidez y respetable criterio contestatario , en los albergues de Miguel de Unamuno y de Antonio Machado se levantaron los católicos, mas no los españoles.

Si Agustín Lara compuso una canción a Granada sin haber puesto un pie en el palacio de La Alhambra, admitimos en este espacio, lo mejor de España y Venezuela rendirán siempre tributo a ‘México lindo y querido si muero lejos de ti’. ¡A ver si os fijáis!.

No deje de leer: Filman película de Mónica Spear en Naguanagua este 1Feb

Opinión

Pedimos la restauración y re apertura de la Isabela

Publicado

el

Compartir

Por: Cora Paez de Topel

La Isabela, o Palacio de los Iturriza, como lo conocemos comúnmente,  forma parte de las Casas de la época colonial y republicana de Valencia, Monumentos Históricos y Artísticos, Museos que registran hechos significativos de la ciudad, presentados  al público para el disfrute y aprendizaje cultural de una ciudadanía ávida de experiencias enriquecedoras,  con el ánimo de incentivar el espíritu abierto a una dimensión existencial creativa de líneas, puntos, formas , colores, planos y  sonidos que captan el sentido de la vida en su expresión más pura.

En el libro de mi autoría “Relectura de Valencia”, destaco en el capítulo que versa sobre este tema la hermosa fotografía de La Isabela, para pedirle al Gobernador Rafael Lacava su pronta restauración y reapertura, acción que los valencianos hemos estado esperando desde años atrás, cuando paralizaron los trabajos de una manera inexplicable, privando a la ciudad de un tesoro abierto a la vista de todos, espacio propicio para las manifestaciones artísticas que lo caracterizaron.

Recuerdo con agrado las actividades realizadas cuando ejercí la Secretaría de Cultura en el gobierno de Henrique Fernando Salas Feo, en los años 2008 al 2011 y el amigo Pedro Douaihi Toledo fue el Director General de Patrimonio Histórico y Cultural. Cientos de personas se congregaban en el jardín y en los salones para disfrutar de los conciertos al aire libre y de las exposiciones, de las cuales conservo algunos catálogos de gran valor histórico, pictórico y religioso ilustrados con hermosas fotografías, reseñas y listas de las obras expuestas.

La Isabela fue originalmente la mansión veraniega de la familia Iturriza, en lo que se conocía como Camoruco Viejo, mandada a edificar por Don Juan Miguel de Iturriza al adquirir el terreno en 1887.  La construcción fue encomendada al agrimensor Francisco Fernandez Paz y fue bautizada con el nombre de La Isabela en homenaje a Doña Isabel Espinoza de los Monteros, esposa de Don Francisco de Iturriza.  Desde esa época la mansión fue nombrada comúnmente como Palacio de los Iturriza.  Es una arquitectura ecléctica, construida con materiales traídos de Europa.  Los ladrillos, los azulejos, los hierros y los bronces forjados en la tierra vasca.  De Italia, los mármoles de Carrera y los alabastros.  De Francia, , las lámparas y  algunas  otras piezas decorativas.  Desde la penúltima década del siglo XIX fue lugar de recepciones sociales, políticas y culturales, hasta pasar en el año 1991 a manos del gobierno de Carabobo, durante la administración del gobernador, Henrique Salas Romer, quien encargó su remodelación al anterior dueño, el restaurador Luis Castrillo.

Convertido en el Museo de la Ciudad, Quinta La Isabela, formó parte de la red de museos del estado Carabobo, bajo la Dirección General del Patrimonio Histórico y Cultural.  Aunque no es una museo en el estricto sentido de la palabra, se presentaron en su sala diversas exposiciones y actividades, en un lugar de encuentros sociales y culturales.

Una breve reseña de tres de ellas son significativas del patrimonio artístico atesorado en ese espacio en las semanas en que fueron abiertas al público:  EL DORADO, del médico nefrólogo Arnaldo Gutierrez Castillo, quien nació en Caracas en el año 1953 y se matriculó en la Universidad de Carabobo.   La muesra fue abierta al público del 4 de Febrero al 7 de Marzo del 20l0.  Según palabras del artista escritas en el catálogo¨ ” El Dorado es la eterna búsqueda de un ideal perdido..

Producto de la investigación histórica y literaria sobre los siglos XV y XVI.  Es un renacer del mito, porque precisamente excavo en el terreno del pasado hispanoamericano”.  Paisajes, personajes y el infaltable caballo llevando en sus lomos a seres enloquecidos por el mito áureo.

Otra exposición “POETICA Y COLOR”, del inolvidable Maestro Braulio Salazar, se exhibió desde el 25 de marzo al 26 de junio del 20l0.  Esta exposición, copatrocinada por la fundación BBVA Banco Provincial y por la Secretaría de Cultura de la Gobernación de Carabobo, rindió homenaje a este insigne pintor valenciano, con una muestra antológica de su obra plástica, que reúne la memoria y la vivencia del sentir de su tierra natal.

ROSTRO SAGRADO / MANOS DE ARTISTAS.  NUESTRA SEÑORA DEL SOCORRO DE VALENCIA, Hacia los 100 años de su coronación canónica. Exposición presentada del 28 de Mayo al 30 de Agosto del 2009.   Artistas, personas e instituciones colaboraron en la realización de esta exposición, facilitando las obras y objetos de sus colecciones a la Secretaría de Cultura del Gobierno de Carabobo. De igual manera, la Cofradía de la Virgen del Socorro, presidida por su presidenta Marina Giménez de Bencomo y la directiva en pleno prestaron todo su apoyo para una exposición que marcó la festividad con el fervor religioso de los devotos.

Continue Reading

Suscríbete a nuestro boletín

Convocatoria
Multimax Store

Carabobo

Facebook

Sucesos

Nasar Dagga

Lo más leído