Connect with us

Sucesos

La recién nacida que botaron en Naguanagua se aferra a la vida

Publicado

on

bebé acn
Compartir
  • 66
    Shares

La recién nacida a quien hallaron colgada dentro de un bolso en Naguanagua es toda una tenaz luchadora que se aferra a la vida a pesar de las fatalidades.

Este es el convencimiento de los uniformados de PoliNaguanagua que desde la noche del domingo se hicieron cargo de la niña. Consideran que su hallazgo es tal vez un milagro. El pasmoso episodio comenzó cuando un lugareño que caminaba por el sector El Retobo observó un morral tricolor que pendía sobre un  poste.

Del interior del talego, de los que repartía el Gobierno, provenía un llanto. Al inspeccionarlo se percató que se trataba de una bebé que aún conservaba el cordón umbilical. Desconcertado la llevó a su casa. Horas después los uniformados trasladaron a la niña al Hospital Universitario Dr. Ángel Larralde.

Los médicos dedicaron sus esfuerzos en estabilizarla, pero ahora el mayor desafío consiste en obtener alimentos para asistirla. El centro asistencial carece de los más elementales insumos.

Por ello los agentes policiales emprendieron una humanitaria campaña para salvar a la inocente bebé. Apelan a la caridad de los valencianos. Les entristece que los hospitales estén depauperados a niveles jamás vistos. A través de las redes sociales señalan que precisan teteros, pañales toallitas húmedas, ropa de recién nacida.

También se requieren fórmulas para recién nacidos, crema Beducen, mantas, antibiótico Amikacina.  Cualquier insumo puede ser llevado a la comandancia de PoliNaguanagua.

La bebé con coraje

Los policías lamentan que madres tengan que deshacerse de sus hijos como si se trata de un cachivache inútil. Observan que la crisis conduzca a irracionales acciones. Recordaron que hace algunos meses localizaron arrojaron en una cancha deportiva de Flor Amarilló a otro recién nacido.

Por lo pronto, la niña se encuentra en condiciones estables. Algunas madres policías valoran que se trata de una pequeña perseverante, que desafió a la muerte. cada día que pasa demuestra arrojo y coraje. Todo un modelo para los que se afligen y sucumben ante las adversidades.

Se encuentra bajo el cuidado del Consejo de Protección del Niño. No tiene nombre, pero las enfermeras la llaman Valentina, porque se trata de una niña hermosa que demostró su valentía.

También te puede interesar: ¡Insólito! Con estas patrullas los choros se dan banquete

Comentarios de Facebook

Sucesos

Raspachines: El trabajo de moda de los venezolanos en Colombia

Publicado

on

Raspachines acn
Compartir
  • 9
    Shares

La migración de desesperados venezolanos que llegan a Colombia permite a los narcotraficantes contratarlos para laborar como raspachines en los sembradíos de coca.

En los cultivos ilícitos del Catatumbo, Norte de Santander, emplean a los venezolanos. Profesores, oficinistas, amas de casa e incluso menores de edad desplazaron a los raspa coca o raspachines (recolectores de hoja de coca).

Según las autoridades colombianas documentaron que en los últimos tres años el fenómeno se incrementó. Los venezolanos se ofrecen a trabajar en lo que sea y por lo que sea. Una vez que llegan a Cúcuta se desplazan a los sembradíos situados en los municipios Tibú, Sardinata y Hacarí.

Los clásicos raspa coca colombianos muestran su rechazo, pues se sienten desplazados por los hambrientos venezolanos. Aseguran que trabajan por la mitad del salario. En los últimos días agencias internacionales de noticias entrevistaron a los migrantes que muestran sus manos llenas de ampollas.

La crisis humanitaria de Venezuela convirtió a insospechados migrantes en raspa coca.  Los entrevistados admiten que jamás se imaginaron trabajar como “raspachines” en los campos del narcotráfico. Laborar para los narcotraficantes les permite llevar el sustento a sus hogares.

Raspachines como arroz

La mayor parte del dinero que ganan lo transfieren a sus familiares que sobreviven a duras penas en Venezuela. En Tibú, el alcalde Jesús Alberto Escalante admitió que la mano de obra colombiana es desplazada por estos venezolanos. En los sembradíos de coca obtienen, techo, comida y un salario menor al que perciben los colombianos.

En la actualidad cada día llega un promedio de mil migrantes a tierras del Norte de Santander. Según la Administración para el Control de Drogas (DEA), el 92% de la cocaína incautada en Estados Unidos proviene de Colombia. A muchos venezolanos les avergüenza desempeñarse en esos campos. Por ello prefieren mantener el anonimato. Lamentan que un régimen haya destruido la economía de su país y las esperanzas de los jóvenes.

Para el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de las Naciones Unidas, en el Norte de Santander se cultivan 24.831 hectáreas de coca. Allí los venezolanos encontraron su chamba de moda.

También te puede interesar:

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído