Connect with us

Opinión

Los valores democráticos se fundaron en Grecia

Publicado

on

Petro devaluación - acn
Compartir
  • 2
    Shares

Los valores democráticos se fundaron en Grecia: Por Cora Páez de Topel.- Del griego Demokratia, de Demos, pueblo y Kratos, autoridad. Repasando la historia, leemos que la primera forma de gobierno data del siglo V antes de Cristo y se fundó en Grecia, principalmente en Atenas, no pudiendo establecerse poco después en Roma por causa del Imperio Romano.

En tiempos de la Edad Media, la nobleza inglesa consiguió la promulgación de la Carta Magna que contenía los principios fundamentales de la democracia. Los conceptos básicos de este sistema se consolidaron en las revoluciones inglesa en el s. XVII , norteamericana y francesa en el s. XVIII, promoviendo el liberalismo económico, la alternancia de los cargos públicos, la lucha contra las tiranías que pretenden sofocar el bienestar de los pueblos sometiéndolos al control de un partido único dirigido por líderes de voluntad autoritaria.

El político griego Pericles fue el padre de la democracia ateniense en el s. V antes de Cristo, hasta el punto que ese siglo suele denominarse “el siglo de Pericles”, siendo los griegos de esa época los que perfeccionaron la Democracia bajo la dirección de quien provenía de una familia noble. Su padre había combatido en las Guerras Médicas, derrotando a los persas en la batalla de Micala.

Pericles entró en la política ateniense en el 463 A.C. Grandes filósofos fueron sus maestros, impartiéndole una educación racionalista que él perfeccionó tras la búsqueda del ideal colectivo, el respeto de la dignidad humana y el derecho de cada uno a desarrollarse sin limitaciones, favoreciendo las aspiraciones de las mayorías, la igualdad ante la ley, la libertad y la justicia, para lo cual creó nuevas instituciones. Engrandeció a Atenas con un vasto programa de edificaciones, entre las que destaca el Partenón, que se levanta en la Acrópolis y es uno de los más hermosos monumentos de la Antigüedad, símbolo de la grandiosidad de esas construcciones, estatuas y frisos decoradas por el escultor Fidias, conservándose algunas de ellas en el Museo Británico de Londres. Para realizar esas grandes obras de arte, Pericles empleó como ayudantes a la plebe ateniense, dándoles trabajo como un medio de ganarse la vida y de aprender un oficio, para lo cual dispuso de los fondos públicos que tenía destinados para engrandecer a Atenas.

Sin pretender calificarlo de perfecto, porque todo sistema político tiene sus imperfecciones, particularmente al ser regido por ciudadanos con intereses y puntos de vista diferentes, vemos como el sistema democrático es el que mejor se adapta a la sociedad civilizada, al garantizar las libertades básicas de los individuos, entre otras de asociación, profesión, expresión, así como el reconocimiento de que toda autoridad emana del pueblo y de la libre elección para los cargos de gobierno, que a su vez podrán ser controlados por la ciudadanía, evitando de esta manera los abusos de las autoridades.

Los personajes que han protagonizado la historia de la Democracia, partiendo desde Pericles en la antigüedad griega hasta nuestros días, han orientado la senda a transitar de las futuras generaciones.

En Venezuela, tras la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en 1958, se firmó el Pacto de Punto Fijo bajo la firma de los tres partidos que dominaron la democracia durante 40 años: Acción Democrática, COPEI y Unión Republicana Democrática.

Aprendamos la lección de Pericles para retomar la senda democrática que nos conducirá a una mayor calidad de vida.

Valencia, 08 de Octubre del 2018.

No deje de leer: La vulnerabilidad de Venezuela

Comentarios de Facebook

Deportes

Turno Final

Publicado

on

Alfonso Saer
Sentidas palabras del "Narrador" don Alfonso Saer.
Compartir
  • 8
    Shares

Me tomé el atrevimiento y sin su permiso, montar este sentido escrito de don Alfonso Saer.  Periodista que conoce las entrañas de Cardenales de Lara, porque lo vio nacer y este viernes desgraciadamente ver de cerca la partida inesperada, asesina y abusiva de Luis Valbuena y José Castillo.

“El Narrador” como se le conoce al insigne periodista deportivo plasmó en este artículo el sentir de la nación deportiva, de sus aficionados larenses, de un país entero que clama a cada segundo por justicia. Su hijo, Alfonso Saer Gómez la colgó vía Twitter:

  TURNO FINAL

Luis y José, jamás voy a olvidar sus dos apariciones de cierre.

La tuya, Castillo, fue de verdad en el epílogo del juego y de la vida. Transmití tu hit en el noveno tramo, cuando sin saberlo, marcabas un adiós a la Caracas que te idolatró. Fue una candente rolata, tan parecida a tu fogoso carácter. El tercer imparable del careo, sexto en dos fechas. Un emergente entró a correr. Te sacaban del juego por estrategia. El destino — creeremos en eso? — te excluiría del mundo terrenal horas más tarde en un suburbio acosado por la delincuencia que reparte odio y destrucción en el país.

Antes, Valbuena, narré la que cerró tu vigorosa estadística en nuestro beisbol. Ocurrió en el segundo inning, como siempre peleando el turno, cuentas elevadas, selección en el plato, dedicación. Leñazo a la derecha y tu celebración habitual en la inicial. Siempre conversaba con mi hijo y le aseveraba: “Si alguien puede llevarnos al campeonato ese es Valbuena”.

Mis piernas temblaron y el pulso se aceleró al bajar del bus y ver dos peloteros de la enseña roja tendidos, inertes, en el asfalto. Ya era madrugada y casi nadie circula por esas carreteras que antes eran de Dios y ahora son pertenencia del espíritu malo. Algunos gritaban los nombres de sus compañeros fallecidos. Todos, sin excepción, sollozaban. Ese instante, Luis y José, tardará en ser erradicado de esta mente que jamás presenció tal escena de incalificable dolor, con gente tan cercana.

Circulan por la memoria de tercera edad ráfagas de bonitos recuerdos, retozos vibrantes. Mi narración del hit 1000 de quien llamaban “el hacha”, y tantos jonrones — siete este año — del zurdo que estremecía los graderíos con sus tablazos ganadores. Cuando escriba el próximo lineup haré una pausa en los turnos del medio y me provocará colocar allí sus nombres, Luis y José. Alguien ocupará esas casillas, ley de vida, pero ustedes nos harán falta, mucha falta.

El alado larense está profundamente herido, pero nunca muerto. Que este dolor severo y agudo se transforme en vigor y decisión en aras de un título que Valbuena pretendió desde la fecha inaugural, y Castillo vino a refrendar con experiencia y aplomo.

Al escribir estas líneas la congoja ahoga mis sentimientos. Imposible evitar una lágrima espesa por cada uno, Luis y José. A ti, Carlos, sobreviviente, ánimo y fuerza. Por algo te protegieron.

Hoy más que nunca quiero que desde el fondo de mi garganta resuene la estremecedora frase “Cardenales campeón”.

Alfonso Saer

ACN/MAS

No deje de leer: ¡Otra que ganó la delincuencia! No fue un accidente fue un vil asesinato

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído