Connect with us

Opinión

Grupo Bostón

Publicado

el

Compartir

Leopoldo Puchi.-

Grupo Boston: En medio de las fuertes tensiones que caracterizan las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, pudiera verse como un sinsentido que prospere la iniciativa que se ha propuesto reemprender el Grupo Boston en 2018, dirigida a establecer puentes, generar puntos de contacto y a propiciar entendimientos entre ambos países. Pudiera pensarse incluso que se trata de un esfuerzo quijotesco, fuera de lugar.

Sin embargo, habría que recordar que el Grupo fue creado en 2002, precisamente en un momento álgido, de crudas pugnas. Aun así, fue constituido por diputados de Gobierno y de oposición, de manera paritaria, y por representantes estadounidenses, republicanos y demócratas. Por supuesto, las diferencias se han agudizado con el paso del tiempo, cada día las palabras son más agrias y lo nuevos eventos hacen más difícil que se avance.

Desde la Casa Blanca se le cuestiona al gobierno venezolano lo que consideran es una deriva autoritaria y restrictiva de la actividad democrática y se le acusa de violación de los derechos humanos y del encarcelamiento de opositores. Del mismo modo, se critican las políticas económicas de intervención y regulación estatal y las decisiones que se relacionarían con la inflación y la escasez.

Desde Miraflores se cuestiona la política de Donald Trump, considerada como errática y al margen la legislación internacional, lo que incluiría las medidas de bloqueo financiero hacia Venezuela, así como la militarización de la política exterior. Igualmente se critican las decisiones sobre impuestos que afectarían a la gente, la violación de los derechos humanos y el muro con México.

Es en este cuadro de acusaciones y reproches mutuos que el Grupo Boston se ha propuesto actuar para crear hilos de contacto que se vayan robusteciendo hasta recomponer de algún modo las relaciones. Como se sabe, tanto Venezuela como Estados Unidos tienen relaciones fluidas con países y gobiernos de variado  signo, con políticas exteriores distintas a las propias, con formas de Estado diferentes y orientaciones económicas y sociales opuestas. Claro está, ello genera a veces fricciones que en ocasiones se convierten en pugnas. De allí la importancia de procesar esas diferencias de forma inteligente para generar confianza, provocar cambios y establecer lazos de cooperación.

En el caso particular de Venezuela y Estados Unidos, la geografía y una historia común obligan a la convivencia a pesar de las diferencias. Somos países vecinos, los mares territoriales son fronterizos, pocas horas nos separan por avión, con un flujo comercial intenso, un aparato industrial entrelazado y muchos patrones culturales compartidos, con sus defectos y virtudes. Y sobre todo, nos unen los valores republicanos que nos constituyeron como naciones independientes, una historia común de emancipación marcada por los principios de libertad y soberanía nacional. Por todas estas razones, nunca puede considerarse como vano el esfuerzo que se haga por recomponer las relaciones entre los dos países.

 

Opinión

Valencia pide la reapertura de la Asociación de Escritores de Carabobo – AESCA -.

Publicado

el

Asociación de Escritores de Carabobo
Compartir

Por: Cora Paez de Topel

La construcción de la sede de la Asociación de Escritores del estado Carabobo – AESCA –  ubicada en el Parque Humboldt, cerca del Museo de la Cultura, se inició bajo la administración del ex alcalde Argenis Ecarri y se concluyó en el período de Paco Cabrera en el año 2.000.  El presidente para la fecha era el abogado e historiador Domingo Alfonso Bacalao, quien presentó una activa programación, entre ellas un homenaje a Mons. Jorge Urosa Savino y otro a Andrés Bello en el Día del Escritor, más un ciclo de conferencias sobre escritores venezolanos, talleres de escritura, de expresión corporal, de creación literaria para niños y jóvenes.

Fundada en el año 1948 por un grupo de escritores e intelectuales, sesionó inicialmente en la Casa Paez, conformada por la Junta Directiva presidida por el Primer Cronista Oficial de Valencia, Rafael Saturno Guerra, el Secretario Alfonso Marin y Roque Muñoz, Tesorero. La segunda Junta Directiva se estableció 17 años después, debido a la complicada situación política de los años transcurridos desde 1948-1958.  Connotados ciudadanos como Felipe Herrera Vial, Arturo Machado Fernández, Flor Gornés y gallegos, Torcuato Manzo Nuñez, Francisco J. Avila, Argenis Rafael Zuloaga y otros cumplieron una labor administrativa e intelectual de primer orden.

La creación de la Biblioteca “Margot Ramirez Travieso”, la creación de la Revista “CARABOBO (1982) y la Fundación del Libro Carabobeño (FUNDALICA), el establecimiento del Paseo de los Escritores en el Parque Humboldt, la creación de la Revista Socaire, que se convirtió en el órgano divulgativo de la AESCA, la Galería de los ex -presidentes y otros más son logros que el historiadorr Argenis Zuloaga, reprodujo en un catálogo, cuando le tocó asumir la presidencia en el 2004 -2007.

Un problema electoral se presentó en el año 2014, a partir de la elección de una junta directiva paralela, lo que propició la creación de una nueva Asociación de Escritores (AECA), presidida por el escritor Oswaldo Angulo, la cual se instaló en una nueva sede en San Diego. Quien esto escribe y otros escritores preocupados por tal situación, nos dirigimos al para entonces Alcalde Miguel Cocchiola, en diciembre del 2015, solicitándole la devolución de la sede original, sin obtener una respuesta satisfactoria.

Me tocó para entonces declarar la irregularidad de lo ocurrido, porque significó una confiscación por parte del municipio Valencia a una institución cultural privada de uso público, similar a lo ocurrido en el Ateneo de Valencia en el año 2007.  Había un pequeño auditorio para 50 personas con el podio, en el que tuve la oportunidad de ofrecer una charla en homenaje a la escritora Lina Gimenez, quien estuvo presente acompañada por una nutrida concurrencia.

Continuando con el despojo que hicieron en esos años de la sede de los Escritores en el Parque Humboldt, se llevaron los escritorios, los archivos, la biblioteca, las fotos de los fundadores y directivos y hasta las letras de la Asociación fueron borradas, Instalaron en ese lugar unas oficinas del Instituto Municipal del Ambiente – IMA – y posteriormente la Policía Municipal.

Dada la importancia de las letras que nutren el conocimiento, suscrito particularmente por connotados intelectuales, académicos y laureados escritores, la lectura es fundamental para entender el mundo en sus diversas manifestaciones.  La lectura digital en nuestros días es común, al igual que la impresa en papel, requiriendo para ambas disciplinas la concentración y tranquilidad en lugares seguros y silenciosos, tal como son las bibliotecas.

Observando la preocupación del Alcalde Julio Fuenmayor por defender los espacios públicos, como centros vitales para el encuentro de la ciudadanía, los miembros de AESCA le pedimos su apoyo para activar de nuevo la sede que, al lado del Museo de la Cultura, contribuiría a enfocar el mundo de las artes y las letras con una visión ampliada en un universo en continua evolución.

Continue Reading

Suscríbete a nuestro boletín

Publicidad

Carabobo

Publicidad

Sucesos

Facebook

Publicidad

Lo más leído