Connect with us

Hombre & Mujer

Arístides Bastidas cautivo al mundo salvando la pureza de su alma

Publicado

on

Bastidas
Compartir
  • 4
    Shares

Arístides Bastidas cautivo al mundo salvando la pureza de su alma: Por Coromoto Álvarez.- Con la paciencia del aprendiz que  cabalga por el desierto para cultivar en tierra fértil la semilla del conocimiento, descubrimos en Arístides Bastidas, la investidura musical de su ancestro, sin concesiones frente al tremedal del determinismo, con el acento de la poesía que nace de la locura por su entrega al periodismo científico, cautivando al mundo   con el amor que sintió y padeció con estoicismo para salvar la pureza de su alma, a seis años de lejanía en un intento por acercarnos a la primera centuria de su nacimiento.

La melodía que nuestro compañero de viaje desliza en su prosa repercutirá por siempre en los cantares del estudiante, del académico y del ranchero de alpargatas que le vio nacer del vientre de una muchacha campesina que se dilató en el parto.

Como el niño que quiere el juguete y el perro que come los huesos, aun cuando se decepcionó por el latigazo que recibió de un cura y luego de saltar de un extremo a otro para distanciarse luego del Partido Comunista, según confesó ante sus colegas de profesión, este Doctor Honoris Causa de la UCV que apenas cursó el primer año de bachillerato en el liceo Fermín Toro de Caracas, escogimos de su cosecha un libro que nos obsequió el doctor Pablo Salcedo Nadal con el título ‘’ El anhelo constante’’, en el cual plasma con la fuerza de su espíritu cada vez más robustecido por sus lecturas insaciables, la impronta de una obra apetecible con el sabor de sus enseñanzas.

En páginas de la historia de épocas distintas, Pedro Grijalva y el redactor de esta nota, pertenecientes al Círculo de Periodismo Científico que fundó Arístides Bastidas, inmersos en la sumatoria de testimonios, hoy rendimos culto a este pasajero del Vía Crucis de Jesús de Nazaret, Día del Médico, fecha que seleccionaron los profesionales de esta rama, no para exaltar al griego Arístides, de las Guerras Médicas, a quien por cierto apodaban el ‘’ Justo’’, sino para enaltecer la sabiduría y civilidad del doctor José María Vargas, con pasantía efímera por la Presidencia de la República como lo fue el corto período en Miraflores del escritor Rómulo Gallegos. El doctor Vargas, acechado por el militarismo, cuando el conspirador reaccionario de charreteras Pedro Carujo le increpó con su proclama: ´´ El mundo es de los valientes´´ aunque nadie se lo preguntaba, el doctor Vargas, con la serenidad que abrigaba en su yo interior respondió al coronel insurrecto: ´´ El mundo es del hombre justo y honrado´´, del mismo modo que Arístides Bastidas pregonaría tal frase en sus luchas y huelgas clandestinas contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez que al fin se desplomó mediante una alianza cívico-militar el 23 de enero de 1958.

Con la premura del espacio que nos atrapa, este poeta de ‘’La ‘’Ciencia Amena’’, resume su orientación filosófica en cuatro versos de Antonio Machado: — Moneda que está en la mano- quizá se deba guardar- y la monedita del alma- se pierde si no se da-.

 

Un científico autodidacta, dirigió la página de ciencia del semanario dominical del diario “El Nacional”,  (1968 -1981)dónde desde 1971 hasta su muerte escribió la columna diaria “La Ciencia Amena”.

Un fuera de serie

Arístides Bastidas (12 marzo 1924 – 23 septiembre 1992) fue un venezolano periodista, educador y científico, y  uno de los pioneros de lo que se denomina  “periodismo científico” en Venezuela.

Breve biografía de Bastidas

Arístides Bastidas nació en San Pablo, en el estado de Yaracuy, hijo de Nemesio Bastidas y Castorila Gámez. Se mudó a Caracas con su familia en 1936, instalándose en un barrio modesto en el sur de la capital. Empezó ahí pero no terminó los estudios porque la presión económica familiar lo obligó a realizar varios trabajos, hasta 1945, cuando comenzó en el periodismo impreso. Él simpatizó con la resistencia contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez (1948-1958).

Bastidas consideró la popularización de la ciencia como una herramienta para lograr la autodeterminación tecnológica y cultural de los países. Fue  cofundador de  la Asociación Iberoamericana de Periodismo Científico de Venezuela) en Venezuela en 1974.

Murió en Caracas, capital de Venezuela, el 23 de septiembre de 1992. El municipio de Arístides Bastidas, con la ciudad natal de Bastidas, San Pablo, como capital, fue creado por el gobierno venezolano, poco después de su muerte en 1993, para conmemorarlo. La Unidad Educativa Colegio Arístides Bastidas también recibió su nombre.

ACN/C.A.

No deje de leer: Robot-médico atiende pacientes en China

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

El pesebre y su leyenda

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

El Pesebre y su leyenda: Por Francisco Mayorga.- El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza;  en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra;  quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio;  y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho;  a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén;  y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”;  y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa;  para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas;  para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad;  y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La sorpresa de Navidad

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer:Papa Francisco a Obispos venezolanos: Gracias por resistir

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído