Connect with us

Opinión

Colombia y el “fondo de reconstrucción”

Publicado

on

2019: situación económica, luchas internas, - acn
Compartir
  • 6
    Shares

Colombia y el “fondo de reconstrucción”: Por Leopoldo Puchi.-  Según informan algunos medios, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, habría expresado su preocupación; durante su reciente visita a Miami porque la  Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela; estaría redactando una nueva Constitución que se haría pública después de las elecciones presidenciales del 20 de mayo. Según Santos, la nueva Constitución  adoptaría un sistema de gobierno semejante al vigente en Cuba.

Sorprende, por supuesto, que Santos se haya mostrado alarmado al dar a conocer la información;  que le suministraron “los servicios de inteligencia”; puesto que Colombia mantiene muy buenas relaciones con Cuba, precisamente el país que está estructurado bajo la forma de organización y funcionamiento del “sistema cubano”. De modo que si se tratase de una posible adopción por Venezuela de ese sistema; no se tendría que esperar que las relaciones desmejoren.

Colombia: buenas y malas relaciones

Como se sabe, las buenas o malas relaciones entre los países no dependen de los sistemas políticos. Gobiernos de monarquías dictatoriales tienen excelentes relaciones con gobiernos de sistemas parlamentarios; democracias de segundo grado con democracias de primer grado; gobiernos comunistas con democracias liberales; Estados religiosos con Estados laicos; gobiernos eficientes con gobiernos ineficientes o corruptos.

¿Por qué tal variedad de buenas relaciones entre Estados con sistemas diferentes; o entre gobiernos con mejores o peores desempeños? Porque la política exterior de los Estados se guía por intereses; y en función de ellos se hace diplomacia, se establecen tratados y alianzas; se convive pacíficamente y también se hace la guerra. De modo que habría que explorar cuál interés específico lleva a Santos a denunciar; la posible adopción por Venezuela del sistema político de la isla caribeña.

Durante décadas, Venezuela y Colombia mantuvieron buenas relaciones; a pesar del muy mal desempeño económico de los gobiernos colombianos; escaso funcionamiento democrático, corrupción, violación de los derechos humanos, narcotráfico e inmigración de millones de colombianos; que eran desplazados por causas humanitarias. ¿La razón? Tal vez, a los gobiernos venezolanos les interesaba la paz; que se combatiera la guerrilla y que se contuvieran las ambiciones fronterizas del país hermano. Por eso la ayuda y la tolerancia que siempre se le brindó.

Ahora bien, si no es el tipo de modelo político o la emigración o la ineficiencia del gobierno; una causal razonable para explicar las tensiones entre Colombia y Venezuela ¿Cuál puede ser la explicación? Seguramente pudiera estar en dos intereses de Bogotá: de un lado, el aislamiento de Venezuela; que  pudiera favorecer la expansión hacia territorios en disputa; del otro, el cumplimiento de una misión geopolítica que le permitiría manejar fondos de reconstrucción; que posteriormente pagaría Venezuela. Sobre esto, ya se adelantan conversaciones en el Fondo Monetario Internacional. El amor y el interés se fueron al campo un día…

Np deje de leer: Piden meter la lupa a funcionarios en frontera por tráfico de billetes

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

Presos políticos y la usurpación

Publicado

on

Presos políticos -acn
Compartir
  • 1
    Share

Presos políticos y la usurpación:  Por José Luis Centeno S.-  Si alguien sabe de usurpación son los presos políticos. El fraude procesal, hurtar la presunción de inocencia, robar años y perspectivas de vida o quitar la vida misma, en suma, escamotear derechos y garantías, son vulgares modalidades de usurpación que sufren a diario los procesados o condenados por motivaciones políticas.

Con la usurpación, la tendencia es a contar los presos políticos por miles, incluidos niños y niñas, existiendo el riesgo de muertes viles entre ellos, resultado de la profundización de la persecución sistemática en Venezuela, esta vez, simplemente por ejercer el derecho legítimo de manifestar. Nunca antes habíamos llegado a estos extremos. Por tanto, es lógico preocuparse, los presos políticos no escapan al instinto homicida manifiesto impidiendo el ingreso de ayuda humanitaria.

Muchos dicen que con el cese de la usurpación, con el gobierno de transición, viene por añadidura la libertad de los presos políticos, mientras eso ocurre siguen sufriendo atropellos, y por cada día que pasa un preso político en una cárcel venezolana, va teniendo traumas físicos y psicológicos de los cuales jamás va a poder recuperarse, ni porque tenga al mejor terapeuta del mundo. Lo que sufren es terrible, especialmente los militares, de los que poco se habla porque los familiares temen graves desenlaces si lo hacen.

No sólo sufren o padecen torturas psicológicas los presos políticos, también sus familiares, calculando que cada preso político tenga un núcleo familiar mínimo de cinco personas, sin contar tíos, hermanos, primos, amigos, gente igualmente perseguida, son aproximadamente seis mil venezolanos que están siendo torturados psicológicamente a diario con la aprehensión y encarcelamiento por causas políticas.

Bajo usurpación todos los alegatos a favor de los presos políticos, víctimas de la saña revolucionaria, serán válidos en razón de un sistema penal acusatorio convertido en sistema inquisitivo, con el agravante de la corrupción, la negligencia y la metástasis de la inobservancia del Derecho acotada acertadamente por el Dr. Jesús González. Parafraseando a Enrique Aristeguieta, el régimen nunca ha tratado a los presos políticos como adversarios, “sino como enemigos despreciables”.

He podido constatar las torturas y otras calamidades que pasan nuestros presos políticos, con los usurpadores no solo se repiten, van en aumento, cada vez más perversas, satánicas, sería lo apropiado, “el nivel de inventiva de estos demonios es bárbaro… existiendo evidencias de torturas a militares, niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores… torturados como en tiempos medievales…”

De la misma forma, soy testigo de cómo los presos políticos con su fortaleza y entereza logran contrarrestar los efectos que buscan producir esas aberraciones en la sociedad venezolana. Es por todo ello que considero imprescindible incluir en la Agenda del Presidente Interino Juan Guaidó la liberación inmediata de todos los encarcelados por sus pensamientos políticos.

Estoy consciente, lo primero es salir del usurpador, a la par, impedir que siga matando o dejando morir a los presos políticos, en el contexto de un genocidio contendido poniendo el énfasis en el ingreso de la ayuda humanitaria, toda vez que la vida de cada uno de ellos y la de sus familiares es tan importante como la de quienes están en riesgo de morir por falta de alimentos o medicinas.

jolcesal@hotmail.com – @jolcesal – jocens@gmail.com -@jolcesal

No deje de leer: Tuberculosis en penal de Tocuyito lleva 10 muertos

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído