Connect with us

Hombre & Mujer

Ultima comida a las 3 de la tarde para una salud total

Publicado

on

Comida - acn
Compartir
  • 6
    Shares

Ultima comida a las 3 de la tarde para una salud total.

La última comida del día debe ingerirse antes de las 15:00. Restringir la alimentación podría ser más saludable y si bien se trata de una investigación pequeña; los hallazgos amplían la comprensión de que el tiempo de ingesta puede ser más importante; que el número de calorías consumidas; y la reducción de los antojos nocturnos.

Restringir la alimentación podría ser más saludable

Un nuevo estudio a cargo de la Universidad de Alabama en Birmingham (EE.UU.); asegura que desayunar, almorzar y comer antes de las tres de la tarde; podría traer grandes beneficios para la salud e incluso ayudar a reducir los antojos a altas horas de la noche.

La investigación, publicada en la revista Cell Metabolism, asegura que la “alimentación temprana con restricción de tiempo” (eTRF, por sus siglas en inglés); que consiste en la reducción de la ingesta diaria a un periodo igual o inferior a diez horas, es significativamente beneficiosa. La comida se alinea con el ritmo natural de nuestro cuerpo (ritmo circadiano) y con el metabolismo.

La comprobación clínica

Para comprobar su teoría, Courtney Peterson, coautor del trabajo, y su equipo analizaron clínicamente durante cinco semanas la alimentación de ocho hombres con prediabetes, es decir, cuyos niveles de glucosa en la sangre están por encima de los valores normales, pero inferiores a los de la diabetes mellitus.

En la primera parte del experimento, los individuos tomaron su desayuno entre las 6:30 y las 8:30 de la mañana, y cenaron a más tardar a las 15:00. Luego de lo cual ayunaron el resto del día, durante un periodo cercano a las 18 horas.

En la segunda parte, los sujetos regresaron a la dieta “típica estadounidense” y comieron en un periodo de 12 horas. Todos los participantes ingirieron los mismos alimentos, con la misma cantidad de calorías, proteínas grasas y carbohidrato, y fueron monitoreados cuidadosamente.

Hallazgos contundentes

La experiencia demostró que la eTRF mejoró drásticamente la sensibilidad de los pacientes a la insulina; protegiéndolos de picos peligrosos en sus niveles de azúcar en la sangre. Asimismo, se produjo una reducción en los niveles de apetito nocturno, de la tensión arterial y del estrés oxidativo; un proceso químico en el cerebro que altera las funciones del sistema nervioso central y provoca estados de ansiedad y depresión.

“Nuestros cuerpos están optimizados para hacer ciertas cosas en ciertos momentos del día; y comer en sincronía con nuestros ritmos circadianos parece mejorar nuestra salud”, asegura Peterson.

Si bien se trata de una investigación pequeña, el experto afirma que los hallazgos amplían la comprensión de que el tiempo de ingesta puede ser más importante que el número de calorías consumidas.

No obstante, y aunque se demostró que el ayuno y la restricción mejoraron el “metabolismo”, se desconoce si sus efectos se deben a que “simplemente los sujetos comieron menos y perdieron peso”, destaca.

ACN/Reuters

No deje de leer: Que pasa en el cerebro minutos antes de morir

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

El pesebre y su leyenda

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

El Pesebre y su leyenda: Por Francisco Mayorga.- El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza;  en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra;  quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio;  y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho;  a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén;  y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”;  y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa;  para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas;  para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad;  y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La sorpresa de Navidad

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer:Papa Francisco a Obispos venezolanos: Gracias por resistir

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído