Connect with us

Opinión

La Fuerza de la Inteligencia

Publicado

on

fuerza
Compartir
  • 5
    Shares

La fuerza de la inteligencia: Por Cora Páez de Topel.-  La inteligencia se define como la facultad que tiene el ser humano de entender, de comprender los problemas para tratar de buscarles una solución.  Es una fuerza intelectual  que se  desarrolla en el cerebro del hombre, superior a la fuerza bruta cuando sabe valerse de estrategias dirigidas a lograr los objetivos planteados.

En tiempos difíciles,  como los que se viven desde unos años para acá en Venezuela, es necesario poner a funcionar la inteligencia para definir la estrategia, como “el arte de coordinar la acción de las fuerzas militares, políticas, económicas y morales, implicadas en la conducción de un conflicto o en la preparación de la defensa de una nación o de una comunidad de naciones”.

(Cita del Diccionario Enciclopédico Pequeño Larousse 2000).

Inteligentes somos los venezolanos para saber lo que queremos como país, derechos consagrados en la Constitución que están siendo violados impunemente, sin que hayamos logrado sacudirnos el yugo de la opresión comunistoide, corrupta y delincuente, no por falta de combate de la sociedad civil organizada, de los empleados públicos y privados que han perdido sus puestos de trabajo por el cierre de las empresas y de los estudiantes que se han lanzado a la calle con numerosas acciones de protesta cívica, paro petrolero, manifestaciones,  diálogo, denuncia ante los organismos internacionales, periodistas y articulistas de prensa, redes sociales que transmiten las informaciones en un mundo globalizado, de tal manera que lo que está sucediendo en Venezuela lo sabe el mundo entero.

Con todo eso, la lucha debe continuar para evitar que el gobierno se perpetúe en el poder, como es su intención.

Capitalizar el descontento fortaleciendo un bloque unitario, reiniciar la  participación activa de los ciudadanos conscientes de la urgencia de cambiar el modelo sostenido con las dádivas sacadas del erario nacional que el gobierno reparte a su antojo en forma de bonos gratuitos, previa presentación del Carnet de la Patria, ficha indigna de los adeptos a la Revolución, o de quienes  se dejan seducir por el engaño sostenido para continuar recibiendo prebendas, cuya contraprestación es la sumisión al poder central.

Es hora de que los venezolanos  preocupados  por el falso montaje que han instalado en nuestro país quienes lo están saqueando de una manera descarada, repartiendo los bienes públicos en pequeñas porciones que no pasan de los 700 mil bolívares para el pueblo, como tapa de frasco del Estado delincuente, Quienes y cómo se robaron el dinero de los venezolanos, como lo relata el  libro “El Gran Saqueo”, de Carlos Tablante y Marcos Tarre,  prologado por Pompeyo Márquez (+).

Es una solución fácil pretender que las Fuerzas Armadas de Norteamérica van a solucionar el conflicto interno de Venezuela mediante una invasión, si la sociedad civil organizada, apoyada por nuestras propias Fuerzas Armadas y por los líderes políticos de los partidos de la oposición no se une para acabar con los abusos.  La inteligencia ha de servirnos para  activar las estrategias adecuadas que nos conduzcan a una salida pacífica y democrática, que nos conduzcan por  el camino del progreso, la justicia y la paz.

Valencia, 06 de Marzo de 2018.

No deje de leer: ¿Elecciones o Golpe?

Comentarios de Facebook

Opinión

Entre la espada y la pared

Publicado

on

Espada - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Entre la espada y la pared: Por Luis Fuenmayor Toro.- La ausencia de dólares, responsabilidad absoluta y única del Gobierno, es generada por varios factores, entre ellos: la caída estrepitosa de las ventas de petróleo, imposible de ser compensada con el oro producido en el Arco Minero; la imposibilidad de nuevos créditos una vez agotada la capacidad de pago del país, las erogaciones obligatorias de divisas para el pago de los intereses de la deuda externa y las sanciones económicas impuestas por EEUU, que le impiden realizar operaciones financieras que generen otros ingresos al país. Esta carencia de divisas, luego de un ingreso billonario de las mismas, tiene al gobierno de Nicolás Maduro contra la pared y con una muy reducida capacidad de negociación.

Actúan agravando esta situación el aislamiento internacional del país, que se ha manifestado claramente con la expulsión de Venezuela del MERCOSUR, las decisiones hostiles de la OEA, las posiciones opuestas de la comunidad de países europeos y la desaparición de una serie de organismos, en los que Chávez había colocado particular esperanza, como opciones regionales y subregionales a la OEA. El ALBA ya no existe, la CELAC ha estado ausente en todo este proceso de presiones internacionales y la UNASUR vive una crisis existencial de la que puede no salir. La mayoría de estos vínculos se soportaron en la “chequera petrolera” (compra de decisiones) y no en la formulación de un programa conjunto de desarrollo.

Pero el problema gubernamental es mucho más grave pues en su seno hay posiciones encontradas, en relación con la manera de enfrentar la crisis actual, a las que se unen las luchas internas por el liderazgo del PSUV y de la “revolución”. Los escritos de varios intelectuales considerando que ciertas conductas del gobierno son contrarrevolucionarias e identificando acciones del presidente Maduro, como similares a las tomadas por Carlos Andrés Pérez en su segundo gobierno, son una clara muestra de las contradicciones “en el seno del pueblo”. Las amenazas de sus grupos armados irregulares también nos dicen que el Presidente está impedido en tomar las acciones necesarias para enfrentar la crisis actual.

Así como en la oposición hay sectores ultrosos, que piensan que los deseos empreñan, y que sin evaluar sus fuerzas ni las del adversario hablan de la salida del gobierno, en el sector pseudo revolucionario existe también el mismo tipo de individuos, que creen que de lo que se trata es de profundizar la inexistente revolución. Es el chantaje que tiene que pagar el Gobierno por 20 años de discurso irreal, de fantasías socialistas, de odio hacia el “enemigo de clase” y toda esa suerte de sandeces en nada relacionadas con la realidad. Construir el socialismo en un país atrasado y mono productor de materia prima no es posible ni siquiera como quimera. El viraje de China con Deng Xiaoping lo demostró y lo confirmó luego la caída del socialismo real.

La situación se parece a la ocurrida en Chile con Allende, quien al no poder negociar terminó siendo víctima de la espada de sus seguidores extremistas.

@LFuenmayorToro

No deje de leer: OEA aprobó resolución para aplicar Carta Democrática a Venezuela y suspenderla

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído