Connect with us

Opinión

¡Educación en crisis!

Publicado

on

educación en crisis - acn
Compartir
  • 4
    Shares

¡Educación en crisis!: Por Alejandro Feo La Cruz.- Hoy cuando faltan pocos días para que culmine el año escolar 2017-2018, no se puede dar un balance positivo de la jornada escolar, por el contrario vemos con mucha preocupación como un número importante de estudiantes de primaria y secundaria desertaron. De acuerdo con las propias cifras del Ministerio de Educación, la mayoría de los alumnos estaban en centros administrados por el Estado.

Es triste ver como la crisis está sacando a niños de las aulas, no solo porque tienen que acompañar a sus padres a hacer cola para comprar comida sino porque tienen que ganar dinero para ayudar al sustento del hogar.

Durante este año el gobierno no fue capaz de garantizarles a los niños de las escuelas públicas la alimentación, siendo este uno de los factores que más ha incidido en el abandono escolar, esta crisis alimentaria que sufre el país afecta tanto a los docentes como a los alumnos.

La crisis económica que golpea severamente a todas las familias venezolanas, hace casi imposible mantener a un niño o joven dentro de las aulas. Pues adquirir los útiles escolares, uniformes y alimentarlos para que puedan rendir durante la jornada escolar, es cada vez más difícil, debido a la hiperinflación que vivimos actualmente en nuestro país. Incluso el transporte se hace cuesta arriba.

Tomado en cuenta que aun no se aplican medidas serias que detengan la inflación, se estima que para el próximo año escolar el número de pupitres vacíos crezca.

Debemos trabajar unidos para que esta situación se pueda controlar, el régimen debería tener como prioridad la educación de todos nuestros niños pero sabemos que no es así y no vemos intenciones de querer corregir, por lo como padres debemos ser solidarios con nuestros maestros y ayudarlos en lo posible a que puedan seguir cumpliendo con sus funciones. También como padres, debemos avocarnos a proteger las instituciones educativas para que puedan mantenerse operativas y que puedan seguir ejerciendo la noble labor de educar a nuestros hijos, solo así podremos garantizar un futuro promisorio y esperanzador para Venezuela.

Alejandro Feo La Cruz, responsable VP Carabobo

No deje de leer: Largas colas y pagos incompletos durante cancelación de pensiones

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído