Connect with us

Hombre & Mujer

Persona más anciana conocida de Venezuela cumplió 111 años

Publicado

el

persona más anciana de Venezuela - acn
Compartir

Desde los páramos andinos del estado Táchira se conoció que la personas más anciana conocida de Venezuela cumplió este miércoles 27 de mayo 111 años; es decir, que Juan Vicente Pérez Mora es el longevo número siete en el mundo.



De acuerdo al Grupo de Investigación en Gerontología de Los Ángeles, Gerontology Research Group (GRG) certificó que la fecha de nacimiento de este venezolano; fue un 27 de mayo de 1909, lo que siginifica que cumplió un siglo, una década y un año de vida y es el hombre más antiguo de Venezuela y el séptimo del mundo.

Además, según su historia de vida, Pérez Mora abrió por primera vez sus ojos en las montañosas tierras de El Cobre, municipio José María Vargas del estado Táchira.

La personas más anciana de Venezuela es tachirense

Con el pasar de los años, la persona más anciana conocida de Venezuela se mudó de residencia a otra de las poblaciones tachirenses; específicamente a San José de Bolívar en el municipio Francisco de Miranda.

Vale mencionar, que la última vez que un venezolano fue reconocido en el mundo por su larga vida fue hace 43 años, cuando una mujer francovenezolana, llamada María Laura du Serre-Telmon; oriunda de San Joaquín en Anaco del estado Anzoategui, llegó a los 117 años de edad y a los pocos meses falleció.

Con información: ACN/Diario La Nación/Foto: Cortesía

Lee también: Día del Optometrista en Venezuela

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Hombre & Mujer

Arturo Uslar Pietri escritor y político venezolano con un legado literario

Publicado

el

Obra de Arturo Uslar Pietri
Compartir

Arturo Uslar Pietri, escritor y político venezolano del siglo XX, alcanzó una prominencia insuperable después de Rómulo Gallegos. Su obra cumbre, “Las lanzas coloradas” (1931), presentó una contribución significativa a la arraigada tradición hispanoamericana del “realismo mágico”.

De ascendencia alemana por parte de su padre, Arturo Uslar Santamaría, y descendiente de corsos afincados en el estado Sucre por parte de su madre, Helena Pietri Paúl, Uslar Pietri provino de una familia con profundos lazos históricos y militares. Tanto su padre como su abuelo fueron generales en el ejército venezolano, con antepasados que participaron activamente en la guerra de Independencia.

Este linaje marcó su identidad y, desde joven, Uslar Pietri se dedicó a una carrera política, desempeñando diversos cargos públicos, incluyendo tres ministerios y la Secretaría de la Presidencia de la República.

La formación y influencias de Arturo Uslar Pietri

Educado en el Colegio Federal de Maracay y el Liceo San José de Los Teques, Uslar aprovechó su conexión con los círculos del poder gomecista para obtener una perspectiva privilegiada sobre la personalidad de Juan Vicente Gómez. Esta experiencia influyó en sus relatos y, especialmente, en su destacada novela “Oficio de difuntos” (1976).

En 1924, regresó a Caracas y se sumergió en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. Su incursión en la escritura comenzó cuatro años antes, cuando publicó sus primeros textos en la prensa. En la capital, se relaciona con los escritores venezolanos, Fernando Paz Castillo y Miguel Otero Silva, fundando la revista Válvula en 1928, que resonó con las vanguardias europeas.

La estancia de Uslar en París entre 1929 y 1934, como agregado civil en la legación venezolana, fue un periodo crucial. Allí, se vinculó con escritores y artistas, como Paul Valéry y André Breton, y descubrió las nuevas corrientes literarias de Asturias y Carpentier. Esta experiencia influyó en su obra y le permitió ser un precursor del “realismo mágico”. Su primera novela, “Las lanzas coloradas”, publicada en 1931, abrió la puerta a la literatura venezolana novelística reconocida mundialmente.

Entre la crítica y el reconocimiento

De vuelta en Caracas, Uslar continuó su carrera literaria y política. Su artículo “Sembrar el petróleo” (1936) se convirtió en un llamado para aprovechar de manera responsable el petróleo venezolano. Durante la IV República (1958-1998), mantuvo una postura crítica y distante hacia el poder, ejerciendo su influencia a través de sus escritos en el diario El Nacional y programas televisivos.

El exilio en Nueva York de 1945 a 1950 fue un periodo productivo para su obra literaria, destacando novelas como “El camino de El Dorado” (1947) y ensayos sobre la economía venezolana. Su actitud crítica persiste, especialmente frente al populismo, y sus opiniones eran ampliamente respetadas en Venezuela.

El reconocimiento a Uslar Pietri fue notable. Aunque no obtuvo el Premio Cervantes, fue galardonado con el prestigioso Rómulo Gallegos y el Premio Príncipe de Asturias en 1990. Su legado, tanto literario como político, ha dejado una huella imborrable en la historia venezolana.

Sigue leyendo: El poeta Tarek William Saab y su libro en un Paisaje Boreal

Continue Reading

Suscríbete a nuestro boletín

Carabobo

Sucesos

Facebook

Nasar Dagga

Lo más leído