Connect with us

Economía

Centro de Refinación de Paraguaná en espera de su reactivación

Publicado

el

centro de refinación de paraguaná- acn
Foto: Mircely Guanipa.
Compartir

El Centro de Refinación de Paraguaná (CRP) espera por su reactivación, pese a que el gobierno socialista; prometió su puesta en marcha este miércoles.

Es de recordar, que tras la explosión de un transformador la madrugada del sábado 6 de julio; y posterior incendio en una celda de la subestación Judibana, afectó las refinerías Cardón y Amuay en el estado Falcón.

Sin embargo, Luis Hernández, dirigente del Frente de Trabajadores Petroleros, confirmó que aún esperan por la reactivación del Centro de Refinación de Paraguaná.

Según el Ministro Quevedo

Ante esta situación, Manuel Quevedo, ministro de Petróleo; aseguró que el CRP reactivaría sus labores este miércoles; luego de percatarse que el servicio eléctrico estaba restablecido en un 80%.

En ese sentido, Quevedo afirmó en ese momento que la restauración en el complejo puede tardar entre tres y cinco días.

La recuperación de las operaciones en el CRP, es de vital importancia; debido a que la falla afectó las refinerías Cardón y Amuay en el estado Falcón; las cuales junto a Bajo Grande en el Zulia; integran el Centro de Refinación de Paraguaná.

Éste, es el segundo complejo destilador más grande del mundo; con una capacidad de 940.000 barriles diarios (b/d) de combustible.

Amuay produce 635.000 b/d y Cardón 305.000 b/d

El dirigente sindical detalló, que las operaciones de Amuay y Cardón se encuentran paralizadas; puesto que los tres turbogeneradores de la planta termoeléctrica Josefa Camejo; los cuales alimentan la planta de Amuay, “uno está fuera de servicio, opera a media y el otro por falta de repuestos”.

Así mismo, señaló que aunque la refinería de Amuay cuenta con tres plantas generadoras de electricidad;  “solo dos están operativas y a una capacidad de 25%”.

Por su parte, Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros; explicó primeramente se deben restablecer los vapores y las condiciones industriales para lograr reactivas el Centro de Refinación de Paraguaná.

En relación a la operatividad de las plantas, Hernández negó las versiones del gobierno socialista. “El gobierno ha estado difundiendo informaciones haciendo creer que la planta de Amuay; así como el resto de las refinerías en el país, están operativas. Pero la realidad es que son muy pocos los trabajadores y las actividades están a cargo de supervisores”.

Amuay con fallas desde 2012

Los accidentes, explosiones, incendios, derrames de petróleo y fugas de gases en el Centro de Refinación de Paraguaná; son constantes desde 2012.

Como es de recordar, el 25 de agosto de 2012 se suscitó el mayor incendio en la historia del sector petrolera en Venezuela; cuando una explosión paralizó la planta Amuay.

Luego, en el 2013, se presentaron dos incendios, el primero el 3 de julio y el segundo el 20 de agosto. Después, en octubre de 2014 se generó un derrame petrolero, el cual fue controlado de manera contingenciada para proteger a los habitantes y trabajadores.

Un años después, específicamente el 1° de octubre una falla eléctrica perjudicó a las plantas Amuay y Cardón; para que luego el 5 de marzo de 2016 un incendio afectara a la refinería Cardón.

Para el 31 de octubre 2017, uno de los tanques de Amuay se desbordó y causó pérdidas de 200.000 barriles. Ya para diciembre de ese mismo año, se registró otro incendio.

Aunado a todo los antes mencionado, el 22 de julio y el 11 de octubre de 2018;  notificaron de dos fugas de gas. En 2019 ocurrió un incendio en la planta de destilación número cinco de Amuay; y el último episodio, el 6 de julio del presente año.

ACN/El Universal/Foto: cortesía

No dejes de leer: En Aragua 80 bombonas de gas doméstico explotaron

Economía

Conoce el rol de la industria alimentaria en el desarrollo de un país

Publicado

el

industria alimentaria desarrollo
Compartir

La industria alimentaria tiene un rol fundamental en el desarrollo de un país, al proporcionar a la población los alimentos necesarios para nutrirse y mantener una vida saludable.

Es por ello que sus procesos de producción conllevan una gran responsabilidad: cumplir con los más altos estándares para garantizar la seguridad y calidad de los productos que ofrece al público.

En el caso de la leche, la calidad es especialmente crucial por ser un alimento básico en la dieta de niños y adultos; y su consumo regular puede tener un impacto significativo en la salud.

Los procesos de aseguramiento de calidad en la industria láctea, abarcan desde la recepción de la materia prima hasta la distribución final, incluyendo el envasado o empaquetado.

Algunos de los pasos más importantes comienzan con el análisis de la leche cruda, la cual es sometida a rigurosas pruebas para verificar su calidad microbiológica, química y física.

El rol de la industria alimentaria en el desarrollo de un país

Sobre este tema, la ingeniera en agroalimentación Consuelo Amaya, gerente de Aseguramiento de Calidad del Grupo San Simón, explica que la empresa toma muy en cuenta la población objetivo a la cual van dirigidos sus productos, principalmente los niños.

“Tenemos la importante responsabilidad de que los productos que reciben, realmente representen una fuente nutricional y que, bajo ninguna circunstancia, impliquen un potencial riesgo de enfermedades de transmisión alimentaria”.

Características sensoriales e inocuidad

Para garantizar que los productos no representen ningún riesgo para la salud, San Simón establece controles y validaciones en las diferentes etapas de sus procesos productivos, con la intención de verificar no solo que cumplan con las características sensoriales que el consumidor espera, sino también con los parámetros microbiológicos necesarios para avalar su inocuidad.

De acuerdo con la ingeniera Amaya, la calidad puede verse en dos grandes aspectos: el primero, relacionado con la percepción que el consumidor tiene del producto, asociada a variables visuales como: el empaque, el tamaño, color, textura, etc.

“Algunas de estas variables se pueden medir y comparar normativamente con la reglamentación legal venezolana, como por ejemplo los valores de humedad, grasa y nivel de acidez, entre otras”, señala la especialista.

El segundo aspecto se refiere a las características de inocuidad, las cuales se miden a través de controles microbiológicos y físico químicos.

“Con estos controles validamos que no existan microorganismos patógenos u otros que dañen al producto y, por ende, al consumidor”.

“Realizamos análisis para detección de coliformes, Salmonella, Staphylococcus. Son lineamientos generales que, nacional e internacionalmente, están definidos por el tipo de producto que fabricamos”, dice la gerente de Calidad de Grupo San Simón.

Explica que el patrón de elaboración de alimentos, independientemente del producto que San Simón fabrique, se realiza en el marco del cumplimiento de las buenas prácticas de fabricación, lo cual implica la validación de la infraestructura, las fuentes de agua potable utilizadas, la capacitación del personal, higiene, cumplimiento de requisitos para el acceso a las áreas críticas, entre otros aspectos.

 

Con información de nota de prensa

Te invitamos a leer

¡Hola mi amor! es lo nuevo de Yeison Ibarra

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Continue Reading

Suscríbete a nuestro boletín

Publicidad

Carabobo

Publicidad

Sucesos

Facebook

Publicidad

Lo más leído