Connect with us

Hombre & Mujer

Resuelto uno de los “7 problemas del milenio”

Publicado

on

Resuelto uno de los 7 - acn
Compartir

Un reputado matemático de 89 años asegura haber resuelto;  uno de los ‘7 problemas del milenio’. El británico Michael Francis Atiyah dio una respuesta a la hipótesis de Riemann;  un enigma matemático relacionado con la distribución de los números primos;  que ha permanecido sin respuesta casi 160 años.

Un reputado matemático de 89 años asegura haber resuelto uno de los ‘7 problemas del milenio. ‘heidelberg-laureate-forum.org

El reputado matemático británico Michael Francis Atiyah;  dio a conocer una posible respuesta a la hipótesis de Riemann;  uno de los mayores enigmas matemáticos;  que ha permanecido sin respuesta durante casi 160 años.

Atiyah, de 89 años y ya jubilado, presentó su trabajo este lunes;  durante una charla en el Congreso de Matemáticas Laureate Forum de Heidelberg (Alemania). Su presentación, de casi una hora;  fue seguida con gran entusiasmo por las redes sociales;  y despertó gran interés entre la comunidad científica.

Basándose en la obra de dos de los principales matemáticos del siglo XX;  John von Neumann y Friedrich Hirzebruch;  Atiyah propuso una contradicción lógica que implica que la hipótesis de Riemann se cumple.

Imagen ilustrativaProblemas del milenio: Un matemático ruso resuelve una de las grandes incógnitas del siglo XX

La hipótesis, formulada por el alemán Bernhard Riemann en 1859, está íntimamente relacionada con la distribución de los números primos entre los números naturales, que no obedece ninguna lógica. Sin embargo, Riemann supuso que existe una función matemática para esa consecuencia que se calcula mediante la denominada función zeta, que describe la distribución de los “ceros no triviales”. Así, todo cero no trivial de la función zeta tiene una parte real igual a ½.

Escepticismo

Atiyah es una de las figuras matemáticas más eminentes del Reino Unido, siendo acreedor de los dos premios más importantes en este campo, la medalla Fields y el premio Abel. El científico ha producido en los últimos años una serie de artículos en los que ha hecho afirmaciones notables que hasta ahora no han logrado convencer a sus colegas. Si bien su última teoría aún no ha sido sometida al riguroso proceso de revisión por pares necesario para probar su validez, la reacción inicial ha sido de escepticismo, asegura New Scientist.

Si la hipótesis es correcta, los matemáticos dispondrían de un mapa de la ubicación de todos esos números primos, un avance con repercusiones de largo alcance en distintos campos de la ciencia. La función zeta aparece constantemente en problemas prácticos relacionados, por ejemplo, con la criptografía: gran parte de la encriptación y los métodos de codificación y seguridad de Internet giran alrededor de un algoritmo basado en los números primos.

La hipótesis de Riemann está incluida en la lista de los 7 problemas del milenio. En 2000, el Instituto de Matemáticas Clay (EE.UU.) ofreció 7 millones de dólares para quienes lograran resolverlos.

ACN/RT

No deje de leer: Mas sanciones de EEUU al entorno de Nicolás Maduro

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

El pesebre y su leyenda

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

El Pesebre y su leyenda: Por Francisco Mayorga.- El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza;  en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra;  quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio;  y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho;  a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén;  y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”;  y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa;  para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas;  para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad;  y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La sorpresa de Navidad

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer:Papa Francisco a Obispos venezolanos: Gracias por resistir

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído