Connect with us

Sucesos

Niño de cinco años murió al caer desde el octavo piso de un edificio

Publicado

on

Niño-acn
Compartir
  • 4
    Shares

Un niño de 5 años, falleció luego de caer desde el octavo piso de las residencias Miravila, ubicada en Terrazas del Ávila, estado Miranda. El hecho se conoció a través de un reporte que hizo a través de la redes sociales la Asociación de Vecinos de Terrazas del Ávila (Asotea).

En la información que dieron por Twitter, Asotea sostuvo que el menor fue auxiliado por los cuerpos médicos que acudieron al sitio, y posteriormente lo trasladaron hacia un centro clínico cercano.

Los médicos trataron de salvar al niño

El equipo de guardia que recibió al niño de 5 años, hizo todo lo posible para salvarle la vida, pero falleció producto del politraumatismo severos que presentó.

De acuerdo a la fuente, la Asociación de Vecinos de Terrazas del Ávila estuvo pendiente del desarrollo de este lamentable hecho, por lo que estuvo dando información en su cuenta de Twitter.

Te podría interesar: Dos delincuentes atrapados luego de atracar a los pasajeros de una buseta

En un contenido que subió a las redes, indicó: @asoteainforma Lamentamos informarle a la comunidad que hace una hora aprox. un niño de 5 años cayó desde el piso 8 de Res. Miravila, el infante fue auxiliado por los cuerpos médicos correspondientes y trasladado a un centro clínico, donde lamentablemente falleció. QEPD.

Hasta los momentos no se conoce ningún pronunciamiento o información por parte de los familiares. Se ignora la causa que motivó que el niño cayera del piso ocho de las residencias Miravila, ubicada en Terrazas del Ávila.

Por su parte, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Cientìficas, Penales y Criminalìsticas (Cicpc) inició las pesquisas para esclarecer este hecho donde el infante murió por caída de altura.

No deje de leer: Capturan dos abuelitos por estafar a 10 mil trabajadores de la educación

ACN/diarios/redes

Comentarios de Facebook

Sucesos

Raspachines: El trabajo de moda de los venezolanos en Colombia

Publicado

on

Raspachines acn
Compartir
  • 9
    Shares

La migración de desesperados venezolanos que llegan a Colombia permite a los narcotraficantes contratarlos para laborar como raspachines en los sembradíos de coca.

En los cultivos ilícitos del Catatumbo, Norte de Santander, emplean a los venezolanos. Profesores, oficinistas, amas de casa e incluso menores de edad desplazaron a los raspa coca o raspachines (recolectores de hoja de coca).

Según las autoridades colombianas documentaron que en los últimos tres años el fenómeno se incrementó. Los venezolanos se ofrecen a trabajar en lo que sea y por lo que sea. Una vez que llegan a Cúcuta se desplazan a los sembradíos situados en los municipios Tibú, Sardinata y Hacarí.

Los clásicos raspa coca colombianos muestran su rechazo, pues se sienten desplazados por los hambrientos venezolanos. Aseguran que trabajan por la mitad del salario. En los últimos días agencias internacionales de noticias entrevistaron a los migrantes que muestran sus manos llenas de ampollas.

La crisis humanitaria de Venezuela convirtió a insospechados migrantes en raspa coca.  Los entrevistados admiten que jamás se imaginaron trabajar como “raspachines” en los campos del narcotráfico. Laborar para los narcotraficantes les permite llevar el sustento a sus hogares.

Raspachines como arroz

La mayor parte del dinero que ganan lo transfieren a sus familiares que sobreviven a duras penas en Venezuela. En Tibú, el alcalde Jesús Alberto Escalante admitió que la mano de obra colombiana es desplazada por estos venezolanos. En los sembradíos de coca obtienen, techo, comida y un salario menor al que perciben los colombianos.

En la actualidad cada día llega un promedio de mil migrantes a tierras del Norte de Santander. Según la Administración para el Control de Drogas (DEA), el 92% de la cocaína incautada en Estados Unidos proviene de Colombia. A muchos venezolanos les avergüenza desempeñarse en esos campos. Por ello prefieren mantener el anonimato. Lamentan que un régimen haya destruido la economía de su país y las esperanzas de los jóvenes.

Para el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de las Naciones Unidas, en el Norte de Santander se cultivan 24.831 hectáreas de coca. Allí los venezolanos encontraron su chamba de moda.

También te puede interesar:

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído