Connect with us

Opinión

Dejemos claro algunas cosas puntuales

Publicado

on

La vulnerabilidad - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Ha habido un esfuerzo de los principales partidos integrantes de la MUD por reconstituir la opción opositora lograda en diciembre de 2015, la cual fue destruida por sus incoherencias, ambiciones, divisiones y espíritu poco democrático.

Con este propósito han conformado el Frente Amplio Venezuela Libre en el que han incorporado orgánicamente a eso que llaman la sociedad civil, integrada en este caso por la mayoría de las universidades, gremios, sindicatos, organismos empresariales, estudiantes e incluso algunas de las iglesias existentes, además de incorporar a una pequeña parte de lo que han bautizado como el chavecismo democrático.

Es claro que es un relanzamiento, luego de los fracasos que casi hacen desaparecer a la MUD. Sus objetivos son salvar la democracia, salir del gobierno de Maduro y exigir elecciones libres y justas, aunque rechazan las elecciones presidenciales convocadas para el mes de abril. Es la misma posición mantenida en Santo Domingo por los negociadores de una parte de los partidos de la Mesa.

Claro, a pesar de que se trata de un Frente Amplio, no lograron incorporar al sector encabezado por María Corina, Antonio Ledezma y Aristiguieta Gramcko, para quienes la opción electoral venezolana está clausurada y la salida del régimen tiene necesariamente que ser violenta, como ha sido expresado por María Corina Machado y por Antonio Ledezma, quienes son claros partidarios de la imposición a Venezuela de un canal humanitario.

Esta es una diferencia con el Frente Amplio, el cual más bien reivindica la salida pacífica y apela a la participación de la FANB en el proceso de transición. Sin embargo, al mantener una posición abstencionista deja libre el camino para que el presidente Maduro se reelija sin mayores dificultades, lo que conducirá a un desconocimiento internacional del mismo y a una situación de vulnerabilidad de nuestra nación, ante las apetencias territoriales y de otros órdenes de nuestros vecinos y la política intervencionista de Donald Trump.

No integra el “Frente Amplio Venezuela Libre” a la oposición que está participando en las elecciones presidenciales, como fórmula de enfrentar la hegemonía chaveca: el MAS, Avanzada Progresista y COPEI, quienes inscribieron a Henri Falcón como candidato; ni tampoco al partido “Unidad Política Popular 89” (UPP89), disidencia del chavecismo, con Reinaldo Quijada como aspirante a la Presidencia de la República, ni tampoco al grupo político del general Visconti, igualmente de origen chavecista, y que también se denomina “Frente Amplio”, pero “Nacional Bolivariano”. Es claro que la MUD remozada no está tan remozada como quisieran sus integrantes hacer ver.

Es claro además que no puede asumirse como la única oposición valedera, pues existen otras oposiciones actuando con líneas propias. No importa que consideraciones hagan sobre lo correcto o no de sus actividades; la situación es muy compleja como para que nadie se pueda sentir seguro de ser dueño de la verdad.

Por: Luis Fuenmayor Toro

No deje de leer: Grupo de Lima anunciará nuevas medidas sobre Venezuela

Comentarios de Facebook

Opinión

El camino de la relegitimación de poderes

Publicado

on

El camino de la - acn
Compartir
  • 2
    Shares

El camino de la relegitimación de poderes: Por Leopoldo Puchi.- Quienes se muestran partidarios o propician un camino de intervención militar para Venezuela hacen parte en el plano internacional de sectores muy influyentes y se encuentran ubicados en posiciones de mando en las distintas instancias de poder del denominado mundo occidental. Han tomado la decisión de estimular con mucha fuerza una accion armada en Venezuela. Por esta razón, hay motivos ciertos de inquietud, sin ser alarmistas.

Pero al mismo tiempo habría que considerar que existen factores internacionales muy significativos que se muestran partidarios de una evolución de la situación venezolana basada en los mecanismos pacíficos de la alternancia electoral. Y aunque es a los propios venezolanos y a sus distintos grupos dirigentes a quienes corresponde la tarea de construir ese camino, debe considerarse como una valiosa ayuda el soporte que puedan brindar gobiernos amigos y organizaciones especializadas para facilitar el proceso de encuentro entre las partes enfrentadas.

Ahora bien, lo que resulta incomprensible y contradictorio es que los factores internos favorables a esta opción no hayan, luego del proceso comicial de mayo, esbozado propuestas que permitan despejar con realismo esa opción de la vía electoral. Por lo general, se escuchan pronunciamientos indirectos, sin precisión o basados en interrogantes.

No hay una decisión clara sobre la incorporación a un esquema de negociaciones, que ni se rechaza ni se admite. Y, como se sabe, sin negociación no hay camino electoral. Por otra parte, tampoco hay una definición sobre cual es el sendero planteado para la participación en elecciones. Tan solo la formula de elecciones libres,  que tiene fuerza conceptual pero es vaga a la hora de dar pasos concretos.

De manera que habría que pasar de las formulaciones abstractas sobre el camino pacifico, democrático y electoral y sobre elecciones libres a diseños específicos de propuestas con posibilidades verdaderas de materializarse. Quedarse en generalidades conduce a mantener el juego trancado.

En la actualidad, el rumbo que luce con mayores probabilidades de concretarse es el de las elecciones de relegitimación que tendrían lugar luego de aprobada la reforma constitucional que esta en curso en la Asamblea Constituyente. Se elegiría el año entrante un nuevo presidente, un nuevo parlamento y los cargos regionales y municipales. La otra opción, también derivada de los cambios en la Constitución que podrían tener lugar, es la de la reducción del periodo a cuatro años con posibilidad de una sola reelección. En este caso, la próximas presidenciales serian para 2022.

Estas dos opciones son las que se presentan con viabilidad para un cambio de gobierno, distintas a un alzamiento militar o a una intervención extranjera. Si se quiere un camino electoral habría que trabajar en ellas con empeño. Establecer compromisos que las hagan viables y competitivas. Es ineludible, por lo tanto, que se realicen conversaciones y se emprendan negociaciones.

No deje de leer: Caos caraqueño tras falla en uno de los trenes del metro

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído