Connect with us

Opinión

Dejemos claro algunas cosas puntuales

Publicado

on

Espada - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Ha habido un esfuerzo de los principales partidos integrantes de la MUD por reconstituir la opción opositora lograda en diciembre de 2015, la cual fue destruida por sus incoherencias, ambiciones, divisiones y espíritu poco democrático.

Con este propósito han conformado el Frente Amplio Venezuela Libre en el que han incorporado orgánicamente a eso que llaman la sociedad civil, integrada en este caso por la mayoría de las universidades, gremios, sindicatos, organismos empresariales, estudiantes e incluso algunas de las iglesias existentes, además de incorporar a una pequeña parte de lo que han bautizado como el chavecismo democrático.

Es claro que es un relanzamiento, luego de los fracasos que casi hacen desaparecer a la MUD. Sus objetivos son salvar la democracia, salir del gobierno de Maduro y exigir elecciones libres y justas, aunque rechazan las elecciones presidenciales convocadas para el mes de abril. Es la misma posición mantenida en Santo Domingo por los negociadores de una parte de los partidos de la Mesa.

Claro, a pesar de que se trata de un Frente Amplio, no lograron incorporar al sector encabezado por María Corina, Antonio Ledezma y Aristiguieta Gramcko, para quienes la opción electoral venezolana está clausurada y la salida del régimen tiene necesariamente que ser violenta, como ha sido expresado por María Corina Machado y por Antonio Ledezma, quienes son claros partidarios de la imposición a Venezuela de un canal humanitario.

Esta es una diferencia con el Frente Amplio, el cual más bien reivindica la salida pacífica y apela a la participación de la FANB en el proceso de transición. Sin embargo, al mantener una posición abstencionista deja libre el camino para que el presidente Maduro se reelija sin mayores dificultades, lo que conducirá a un desconocimiento internacional del mismo y a una situación de vulnerabilidad de nuestra nación, ante las apetencias territoriales y de otros órdenes de nuestros vecinos y la política intervencionista de Donald Trump.

No integra el “Frente Amplio Venezuela Libre” a la oposición que está participando en las elecciones presidenciales, como fórmula de enfrentar la hegemonía chaveca: el MAS, Avanzada Progresista y COPEI, quienes inscribieron a Henri Falcón como candidato; ni tampoco al partido “Unidad Política Popular 89” (UPP89), disidencia del chavecismo, con Reinaldo Quijada como aspirante a la Presidencia de la República, ni tampoco al grupo político del general Visconti, igualmente de origen chavecista, y que también se denomina “Frente Amplio”, pero “Nacional Bolivariano”. Es claro que la MUD remozada no está tan remozada como quisieran sus integrantes hacer ver.

Es claro además que no puede asumirse como la única oposición valedera, pues existen otras oposiciones actuando con líneas propias. No importa que consideraciones hagan sobre lo correcto o no de sus actividades; la situación es muy compleja como para que nadie se pueda sentir seguro de ser dueño de la verdad.

Por: Luis Fuenmayor Toro

No deje de leer: Grupo de Lima anunciará nuevas medidas sobre Venezuela

Comentarios de Facebook

Opinión

Desaceleración de la presión externa

Publicado

on

presión - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Desaceleración de la presión externa: Por Leopoldo Puchi.- Se puede observar una ligera distensión en lo que se refiere a la presión de factores extranjeros sobre Venezuela. Un respiro en las tensiones que, de actuarse con rapidez, puede permitir una reformulación de las políticas del Estado en dos direcciones: las líneas económicas y las de la esfera  internacional, con el fin de aliviar la carga social de la hiperinflación y reactivar la producción nacional.

La desaceleración de la presión externa es consecuencia de una serie de eventos de menor intensidad, pero que indudablemente han influido sobre la evolución de los acontecimientos. Es así como la iniciativa del Grupo Boston de promover la excarcelación de Joshua Holt y la decisión tomada por el presidente Nicolás Maduro de liberarlo han contribuido a crear este instante que puede ser utilizado para cambios y para propiciar el diálogo.

Del mismo modo, la lectura que se le ha dado a lo acontecido en la última  reunión de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, por parte de muy importantes funcionarios de Washington, apunta en la dirección de una reevaluación de los procedimientos utilizados. Igualmente, habría que anotar que el cambio de gobierno en España saca de juego una punta de lanza ultra radical e inclina la balanza europea hacia posiciones menos pugnaces, como las de Portugal y Grecia.

La existencia de esta rendija de distensión brinda la oportunidad para que en lo interno el Gobierno proceda a tomar medidas en sus políticas macroeconómicas que contribuyan a controlar la inflación y permitan la formación de los precios, lo que brindaría un mínimo de la estabilidad necesaria para el crecimiento de la producción. Entre esas decisiones estaría la modificación de la Ley de ilícitos cambiarios, para permitir al sector empresarial importar bienes terminados e insumos con sus propias divisas de forma legal y pueda asentar los costos en la contabilidad. Sería un primer escaño de una reforma económica que debe contemplar a la disminución de la emisión monetaria sin respaldo en la producción.

Al mismo tiempo, debe emprenderse una reorientación de la política exterior para contener la presión externa, que se ejerce por medio sanciones como el bloqueo financiero y que afectan la capacidad de producción nacional, en particular a la industria petrolera, lo que trae como consecuencia que disminuyen los ingresos del país y se agravan las condiciones de vida de los venezolanos.

El grado tan elevado al que han llegado las sanciones y el deterioro tan fuerte de las relaciones de Venezuela con Estados Unidos y sus países aliados no es solo consecuencia de la actitud de los círculos más belicistas de Washington, sino que también hay que tomar en cuenta que Venezuela durante mucho tiempo no ha ejercido eficazmente su diplomacia en función de neutralizar a los más radicales y ganar aliados. Un redimensionamiento de la diplomacia, en medio del respiro de la actual distensión, puede contener nuevas sanciones. Nunca está demás la corregir.

No deje de leer: Entre la espada y la pared

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído