Connect with us

Opinión

Papel y Papelón

Publicado

on

Compartir
  • 1
    Share

Papel y Papelón: Por Josué Fernández.- Al T-mor al ridículo y al A-mor al ridículo parece que los separara una letra solamente, la T o la A, a juzgar por la rapidez con la cual vemos la degradación de un  papel o rol supuestamente decoroso de personajes públicos, y de otros no tan públicos aunque igualmente desquiciados y desquiciadas, convertidos en hazmerreír por el papelón en que se ven envueltos en una siguiente toma de cámaras, accionadas en vivo. En ligero recuento de papeles y papelones memorables, se comenzaría con la reseña de los casos pasados de moda de quienes llenaban el pecho de medallas y condecoraciones de quincallerías, en plan de poderosos. Pero las pifias remozadas estarían, por ejemplo, en el regalo de Bolivia al papa Francisco de una hoz y martillo con crucifijo cristiano, ocasionándole un rato incomodo al pontífice; un senador colombiano que reincide en bajarse los pantalones para mostrar su trasero, en ceremonia del Congreso;  o un mandamás caribeño levantando la voz con delirios de emoción ante un auditorio vacío, que prefiere abandonar la sala en vez de soltar la carcajada, o expresar lástima abiertamente.

 

Por imitación, y desvergüenza extendida debido a la ausencia de valores de recato,  la búsqueda de fama exprés, o el impulso de lucros fáciles del desprestigio propio y de otros, en esas fosas también cae la gente común, jóvenes, adultos y viejos convertidos en su propios camarógrafos con el auxilio del “selfie” en video o fotografía de cualquier dispositivo electrónico, y con acceso posterior, premeditado o forzado por terceros, a enlaces de propagación viral en redes sociales.  El exhibicionismo de miserias y frustraciones ocupa así las secciones de mayor sintonía, al conectarse a la Internet, donde se hallan dosis de variada gama de tonos para satisfacer secretos instintos de diferentes estaturas.

La puerta franca hacia el anonimato por la globalización, ha hecho desaparecer la influencia de  buenos amigos, hogares, como referencia para andar por vías de dignidad. El mundo está en plena onda retro, con la reposición casi letra a letra del clásico Cambalache, escrita en 1934 y estrenada en Argentina por Enrique Santos Discépolo, con conocidísimas versiones de consagrados internacionales como Carlos Gardel, Astor Piazzola, Libertad Lamarque, Julio Iglesias, Joan Manuel Serrat, y  otros. El resumen de la pieza es la denuncia de perversiones, malas costumbres, el peor gusto y la fealdad humana, que sigue campante hasta ahora, a pesar de intentos de cerrarles el paso, como en el del tema “La fiesta no es para feos”, interpretado a continuación por Gilberto Santa Rosa.

Nunca se esconderían por mucho tiempo los papelones que hacen quienes pretenden meterse por las ventanas a juro, en lugares donde no han sido invitados, requeridos o simplemente no son bien recibidas su persona o sus propuestas. El intento por poner orden del portero de la Fiesta no es para feos” demuestra que el afán por el ridículo puede ser persistente, y el descaro resistente a toda forma de control para preservar un sitio determinado, según reglas acordadas previamente por afinidades o intereses superiores de un grupo social.

Por fortuna, a pesar de decadencias que vienen y van, a duras penas igualmente subsisten embriones bastante crecidos ya, en tierras extranjeras más propicias, alejados del show mediático local,  y de patrocinios o mecenazgos con partidas presupuestarias de oscura procedencia, rentables a los fines propagandistas del régimen de Venezuela. El investigador Miguel Ángel Vence ocupa esta semana sitio destacado, como integrante del equipo de James Allison, coprotagonista del Nobel de Medicina 2018, al salirse de la docena de célebres vivos o muertos que siempre se repiten como referencia a ese gentilicio, en una especie de narrativa congelada por décadas.

De otro lado, con etiquetas S.XXI de auténtica trascendencia, la lista de nacidos en Venezuela dejando rastros de primera, en la indispensable tecnología de ahora se menciona a Evelyn Miralles, en la NASA, Manuel Bronstein, Carlos Domínguez, Lilian Rincón; y si de deportes se tratara habría que citar a los novatos Robert Acuña Jr., Gleyber Torres,  arrancando fuertes aplausos en el beisbol de grandes ligas. Existe la certeza que entre venezolanos aún se cuenta con abundantes voluntades para querer ser como Ariel -Ariel Severino-, a quien por su versatilidad y amistad el músico Billo Frómeta, le rindió homenaje en la pieza que va de seguida, con Oscar de León y Huáscar Barradas. Volvemos el sábado entrante, Dios mediante. Chao.

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, con temas musicales editados, más cortos, al pinchar en:

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Orgón Siglo XXI

Comentarios de Facebook

Opinión

Presos políticos y la usurpación

Publicado

on

Presos políticos -acn
Compartir
  • 1
    Share

Presos políticos y la usurpación:  Por José Luis Centeno S.-  Si alguien sabe de usurpación son los presos políticos. El fraude procesal, hurtar la presunción de inocencia, robar años y perspectivas de vida o quitar la vida misma, en suma, escamotear derechos y garantías, son vulgares modalidades de usurpación que sufren a diario los procesados o condenados por motivaciones políticas.

Con la usurpación, la tendencia es a contar los presos políticos por miles, incluidos niños y niñas, existiendo el riesgo de muertes viles entre ellos, resultado de la profundización de la persecución sistemática en Venezuela, esta vez, simplemente por ejercer el derecho legítimo de manifestar. Nunca antes habíamos llegado a estos extremos. Por tanto, es lógico preocuparse, los presos políticos no escapan al instinto homicida manifiesto impidiendo el ingreso de ayuda humanitaria.

Muchos dicen que con el cese de la usurpación, con el gobierno de transición, viene por añadidura la libertad de los presos políticos, mientras eso ocurre siguen sufriendo atropellos, y por cada día que pasa un preso político en una cárcel venezolana, va teniendo traumas físicos y psicológicos de los cuales jamás va a poder recuperarse, ni porque tenga al mejor terapeuta del mundo. Lo que sufren es terrible, especialmente los militares, de los que poco se habla porque los familiares temen graves desenlaces si lo hacen.

No sólo sufren o padecen torturas psicológicas los presos políticos, también sus familiares, calculando que cada preso político tenga un núcleo familiar mínimo de cinco personas, sin contar tíos, hermanos, primos, amigos, gente igualmente perseguida, son aproximadamente seis mil venezolanos que están siendo torturados psicológicamente a diario con la aprehensión y encarcelamiento por causas políticas.

Bajo usurpación todos los alegatos a favor de los presos políticos, víctimas de la saña revolucionaria, serán válidos en razón de un sistema penal acusatorio convertido en sistema inquisitivo, con el agravante de la corrupción, la negligencia y la metástasis de la inobservancia del Derecho acotada acertadamente por el Dr. Jesús González. Parafraseando a Enrique Aristeguieta, el régimen nunca ha tratado a los presos políticos como adversarios, “sino como enemigos despreciables”.

He podido constatar las torturas y otras calamidades que pasan nuestros presos políticos, con los usurpadores no solo se repiten, van en aumento, cada vez más perversas, satánicas, sería lo apropiado, “el nivel de inventiva de estos demonios es bárbaro… existiendo evidencias de torturas a militares, niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores… torturados como en tiempos medievales…”

De la misma forma, soy testigo de cómo los presos políticos con su fortaleza y entereza logran contrarrestar los efectos que buscan producir esas aberraciones en la sociedad venezolana. Es por todo ello que considero imprescindible incluir en la Agenda del Presidente Interino Juan Guaidó la liberación inmediata de todos los encarcelados por sus pensamientos políticos.

Estoy consciente, lo primero es salir del usurpador, a la par, impedir que siga matando o dejando morir a los presos políticos, en el contexto de un genocidio contendido poniendo el énfasis en el ingreso de la ayuda humanitaria, toda vez que la vida de cada uno de ellos y la de sus familiares es tan importante como la de quienes están en riesgo de morir por falta de alimentos o medicinas.

jolcesal@hotmail.com – @jolcesal – jocens@gmail.com -@jolcesal

No deje de leer: Tuberculosis en penal de Tocuyito lleva 10 muertos

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído