Síguenos

Opinión

Jacmibel Rosas: Compartamos momentos de calidad

publicado

el

momentos-familia-acn
Saludos amigos, que bueno coincidir en una semana más, dando gracias a Dios por la vida y honrando el hecho de tener a nuestros padres y ser padres en estos duros momentos que atravesamos en el mundo.
Y precisamente citando tiempos duros, les hablaré hoy de la importancia de compartir momentos de calidad en familia, en una época, donde un celular ha pasado a sustituir el calor que los padres deben dar a sus hijos.
Los seres humanos en general nos hemos dejado llevar por una era tecnológica, en donde los celulares nos alejan de quienes tenemos cerca y nos acerca a quienes tenemos lejos, nos facilita la vida y el trabajo, pero muchas veces pasa a ocupar espacios en la pareja y en la relación con nuestros hijos que podría pasarnos factura más adelante.
Ante esto se hace necesario, tomar en cuenta los momentos que necesitamos compartir en calidad familiar, esos espacios en los que la tecnología, los celulares y las redes sociales no se hacen presente. Esto ha pasado a ocupar un espacio tan necesario en nuestras vidas que muchas veces no podemos estar en familia sin tomarnos una foto y subirla al Instagram o al Facebook, incluso, muchas veces dependemos de estas herramientas sociales para saber de nuestros familiares por sus fotos, pues ni una llamada hacemos porque sabemos que están bien porque “lo vimos en el Facebook”.
Eso mismo puede pasar con nuestros hijos. Pueden vivir en nuestra casa, tener a sus padres juntos a su lado y sentirnos distantes, porque nuestra mente está dispersa, está llena de preocupaciones, metida en redes sociales o alejada de lo que pudiera sentir o pensar nuestro pequeño y es allí cuando vemos las consecuencias: niños con déficit de atención, problemas de aprendizaje, trastornos alimenticios, entre otros cuadros psicológicos.
 Ante esto se hace necesario que tomemos un minuto para pensar y preguntarnos ¿que tanto compartimos con nuestros hijos? ¿cuántas horas del día dedicamos a nuestra familia? ¿cuántos almuerzos hacemos juntos? Cuando hagamos todas estas preguntas, momento en el que podemos conversar con nuestra pareja al respecto o solo hacer el ejercicio mentalmente, sabremos si verdaderamente estamos compartiendo momentos de calidad en familia, reflexionaremos, nos daremos cuenta que quizás estamos a tiempo de cambiar algunos hábitos que pueden ser desfavorables para nuestros hijos.
En un mundo globalizado donde las frases más comunes son “no tengo tiempo”, “necesito que el día tenga 48 horas”, “Estoy estresado” o el más común “la plata no me alcanza”, nos estamos desgastando, nos estamos enfermando, estamos dejando que el tiempo pase y no estamos valorando lo que realmente nos puede llenar de felicidad: la infancia de nuestros hijos, las sonrisas de nuestros nietos, esos momentos que nos pueden regalar la felicidad que toda una semana de trabajo nos pueden regalar.
Es cierto, son tiempos difíciles los que vivimos en la actualidad, por eso hago el hincapié en vivir instantes de calidad, rescatar aquellos momentos del día que te dejan sin aliento, reír hasta que te duela el estómago, hacer catarsis, tener la capacidad de burlarnos de nosotros mismos, al fin y al cabo, la vida es demasiado corta para estar con la persona equivocada, para desgastarte en rencores o estar en el trabajo que no te gusta.
Y recuerda, la vida es corta, bonita y única, vívela de manera que al partir, te lleves los mejores recuerdos de ella.
¡Hasta un próximo biberón!
Jacmibel Rosas
La Mamá Guapa y Apoyada

Comentarios de Facebook

Opinión

Parcela para sembrar Patria y no un carnet

Publicado

el

Cristian Silva.- 

Lo que necesitamos es una parcela para sembrar Patria y no un carnet.  Cuando vivía en Paria, mi casa estaba en una parcela de 2.000 metros cuadrados con abundante agua, lo cual me permitió hacer un conuco de  auyama, maíz, plátano, entre otros rubros.

Las matas de auyama como se pusieron de acuerdo para “parir” todas al mismo tiempo.  ¡Dios mío!, ¿Qué hago con tantas auyamas?  Alquilé un camión y las llevé al mercado municipal, pero estaba tan saturado que no me las compraron a ningún precio.  Entonces opté por regalarlas casa por casa.

Ese conuco fue un hobby, suministro de verduras, hortalizas; un encuentro con la naturaleza y lo atendía después de cumplir con mi trabajo.

Luego cuando me mudé a Cumaná, murió por falta de alguien  que lo cuidara, no sin antes alimentar a mucha gente.

Hoy quiero hacer otro conuco para ponerle el nombre “el conuco socialista de Cristian”.  Pero el gobernador no me facilita la compra o alquiler de alguna parcela cercana a mi Cumaná. En contraste, solo me ofrece un chimbo carnet de la patria.  ¿Cómo siembro en un pedazo de plástico?

Sucre es considerado ‘potencia’ al igual como los demás estados del país.  Debe ser potencia en ejército de gente desesperada protestando por no llegarle el pernil ni las bolsas CLAP; y llorando y sufriendo por pasar hambre junto a su familia.

Mucha gente tampoco tiene gas, agua potable, vías en buen estado, electricidad; pero si les sobra aguas cloacales nauseabundas en sus hogares y el permanente acecho de la muerte a manos de colectivos con licencia gubernamental para extorsionar, bachaquear, robar, secuestrar y matar.

Con razón el periodista Pedro García Otero afirma que “los bachaqueros son pobres explotando otros pobres; y ahora se usan los alimentos como arma política ya que si yo controlo la comida también controlo el poder”.

Por otra parte se pretende sembrar una falsa esperanza en el carnet de la patria como solucionador de todos los problemas.  “Con el carnet de la patria usted cobrará su pensión, y si no la tiene, el mismo carnet en forma mágica le entrega una; aparte de conseguirle además, casa, medicinas, juguetes (y hasta el mismo Niño Jesús); el bono navideño, comida”… ¡Es una maravilla!

¡Nunca antes la mentira, la maldad, el abuso y la burla habían tenido una dimensión tan grande!  El verdadero objetivo del carnet de la patria es un control total y absoluto de los ciudadanos censados. Es el arma más letal y mortífera de la revolución.

Pero como se agota el dinero petrolero para seguir engañando y comprando mentes bobas, es necesario buscarlo donde sea.  Ya se entregó la Amazonia y la Guayana Venezolana.  La están exterminando. Extrayéndole todo el oro y demás minerales… No importa destruir ríos, sus nacientes, la selva, los peces, el ecosistema… TODO.

Lo importante es mantener la revolución en el poder y terminar de convertir los venezolanos en cadáveres andantes sin fuerzas físicas, mentales, espirituales. Sin iniciativa. Transformarlos en sonámbulos, soñolientos, mendigos, precarios, inservibles y esclavizados. Sin capacidad crítica, domesticado solo para el servilismo; y además, con el tiempo limitado exclusivamente, para arrastrarse buscando un paquete de harina que le alivie el hambre.

Tu deber ser es rebelarte. ¿Quién da el primer paso al frente para evitar este doble crimen de genocidio y ecocidio?.

www.unidadvisionvenezuela.com.ve – vivzla@gmail.com – @visionvenezuela

No dejes de leer:  Iris Varela exige captura de exministro Rodríguez Torres

 

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído