Connect with us

Opinión

Jacmibel Rosas: Compartamos momentos de calidad

Publicado

on

momentos-familia-acn
Compartir
Saludos amigos, que bueno coincidir en una semana más, dando gracias a Dios por la vida y honrando el hecho de tener a nuestros padres y ser padres en estos duros momentos que atravesamos en el mundo.
Y precisamente citando tiempos duros, les hablaré hoy de la importancia de compartir momentos de calidad en familia, en una época, donde un celular ha pasado a sustituir el calor que los padres deben dar a sus hijos.
Los seres humanos en general nos hemos dejado llevar por una era tecnológica, en donde los celulares nos alejan de quienes tenemos cerca y nos acerca a quienes tenemos lejos, nos facilita la vida y el trabajo, pero muchas veces pasa a ocupar espacios en la pareja y en la relación con nuestros hijos que podría pasarnos factura más adelante.
Ante esto se hace necesario, tomar en cuenta los momentos que necesitamos compartir en calidad familiar, esos espacios en los que la tecnología, los celulares y las redes sociales no se hacen presente. Esto ha pasado a ocupar un espacio tan necesario en nuestras vidas que muchas veces no podemos estar en familia sin tomarnos una foto y subirla al Instagram o al Facebook, incluso, muchas veces dependemos de estas herramientas sociales para saber de nuestros familiares por sus fotos, pues ni una llamada hacemos porque sabemos que están bien porque “lo vimos en el Facebook”.
Eso mismo puede pasar con nuestros hijos. Pueden vivir en nuestra casa, tener a sus padres juntos a su lado y sentirnos distantes, porque nuestra mente está dispersa, está llena de preocupaciones, metida en redes sociales o alejada de lo que pudiera sentir o pensar nuestro pequeño y es allí cuando vemos las consecuencias: niños con déficit de atención, problemas de aprendizaje, trastornos alimenticios, entre otros cuadros psicológicos.
 Ante esto se hace necesario que tomemos un minuto para pensar y preguntarnos ¿que tanto compartimos con nuestros hijos? ¿cuántas horas del día dedicamos a nuestra familia? ¿cuántos almuerzos hacemos juntos? Cuando hagamos todas estas preguntas, momento en el que podemos conversar con nuestra pareja al respecto o solo hacer el ejercicio mentalmente, sabremos si verdaderamente estamos compartiendo momentos de calidad en familia, reflexionaremos, nos daremos cuenta que quizás estamos a tiempo de cambiar algunos hábitos que pueden ser desfavorables para nuestros hijos.
En un mundo globalizado donde las frases más comunes son “no tengo tiempo”, “necesito que el día tenga 48 horas”, “Estoy estresado” o el más común “la plata no me alcanza”, nos estamos desgastando, nos estamos enfermando, estamos dejando que el tiempo pase y no estamos valorando lo que realmente nos puede llenar de felicidad: la infancia de nuestros hijos, las sonrisas de nuestros nietos, esos momentos que nos pueden regalar la felicidad que toda una semana de trabajo nos pueden regalar.
Es cierto, son tiempos difíciles los que vivimos en la actualidad, por eso hago el hincapié en vivir instantes de calidad, rescatar aquellos momentos del día que te dejan sin aliento, reír hasta que te duela el estómago, hacer catarsis, tener la capacidad de burlarnos de nosotros mismos, al fin y al cabo, la vida es demasiado corta para estar con la persona equivocada, para desgastarte en rencores o estar en el trabajo que no te gusta.
Y recuerda, la vida es corta, bonita y única, vívela de manera que al partir, te lleves los mejores recuerdos de ella.
¡Hasta un próximo biberón!
Jacmibel Rosas
La Mamá Guapa y Apoyada

Comentarios de Facebook

Opinión

Crónica de unas elecciones amañadas

Publicado

on

Crónica - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Crónica de unas elecciones amañadas: Por Cora Páez de Topel.- Sin mayores sorpresas por parte de la abrumadora mayoría de la oposición democrática que se negó a asistir a los comicios presidenciales convocados para el 20 de Mayo, los venezolanos asumimos el evento como lo que realmente fue:  un mega fraude coordinado por el propio Nicolás Maduro a través de la trama político-jurídica que lo sostiene en Miraflores:  el PSUV, el G 2 cubano, la FANB, los recursos económicos de la Nación, la Asamblea Nacional Constituyente y  todos aquellos atados a las cuerdas del poder psuvista, llámense gobernadores, alcaldes o diputados.  Una vez cerrados los centros electorales, la Presidenta del CNE, Tibisay Lucena,  anunció la reelección de Nicolás Maduro con 5 millones 800 mil votos.

Los otros dos candidatos, Henry Falcón de Avanzada Progresista y Javier Bertucci, del Movimiento Esperanza por el Cambio, como era de esperar, llegaron de segundo y tercero, denunciando ambos el fraude electoral de los puntos rojos en las mesas de votación, así como la aplastante abstención.   Es probable que quienes creyeron en ellos estén también decepcionados con los resultados, pero resulta de mucha ingenuidad creer que hubieran podido quitarle el triunfo a quien optó por la reelección con todas las artimañas de un CNE parcializado.   Veremos a partir de ahora la posición que va a tomar el ex gobernador del estado Lara,  Henry Falcón,   por quien muchos de los que sufragaron por él lo hicieron de buena  fé,  creyendo que no había que dejarlo solo para poder asegurar la derrota de Maduro.  A esta hora, el ex candidato ya anunció que  lanzará de nuevo su candidatura para la próxima contienda electoral, sin percatarse quizás de la pérdida de credibilidad que sufrió en estos recientes comicios.

Una tensa calma mantuvo a los ciudadanos recogidos en sus casas, las ciudades y pueblos lucían desoladas y fue notoria  la poca afluencia de personas en los centros de votación.  Durante los días que duró la campaña, algo menos de un mes,  desde el 22 de Abril al 17 de Mayo, los ánimos fueron alterados sólo por las noticias de golpes, patadas y empujones  a los diputados y periodistas que se acercaron al Parlamento Nacional, o a los estudiantes y manifestantes que salieron a marchar en varios estados del país.  En el Helicoide los presos políticos reclamaron una vez más su libertad, apartándose de los perdigones lanzados por la Guardia Nacional Bolivariana, en medio de la angustia de los familiares que fueron a visitarlos.

La pregunta que nos hacemos todos los que adversamos a este régimen, el 80% de la población, es si nos será posible un cambio de gobierno para detener el derrumbe del país.  La respuesta positiva debe ser el ejemplo de lo acontecido el pasado 20 de Mayo, cuando en medio de la debilidad nacional golpeada por una crisis económica sin precedentes,  que ha causado la fuga de millones de ciudadanos, se impuso la fortaleza de quienes abanderados por los colores patrios: amarillo, azul y rojo,  en un acto crucial para nuestra Democracia, se  negaron a avalar unos comicios convocados por una Asamblea Nacional Constituyente ilegítima, a través de la cual Nicolás Maduró busca perpetuarse en el poder, sin tomar en cuenta los males que afligen a  su dolido pueblo.

Valencia, 21 de Mayo del 2018.

No deje de leer: Ministerio de Educación no debe descontar aumento a universitarios

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído