Connect with us

Opinión

Origen del declive de Miguel Cabrera

Publicado

on

Miguel Cabrera - ACN
Compartir
  • 7
    Shares

Origen del declive de Miguel Cabrera: Por Humberto Acosta.- Miguel Cabrera cumplirá 35 años el próximo 18 de abril, una edad que suele encender alarmas entre quienes prestan atención a todo lo que hace o deja de hacer un pelotero del calibre del venezolano. De manera algo caprichosa, es una edad que tiende a establecer un antes y un después en la trayectoria de los jugadores de beisbol, en particular entre aquellos que como Cabrera actúan en las grandes ligas donde está el más alto nivel competitivo de este deporte en el mundo.

La temporada anterior vio cómo el primera base y bateador derecho descendía su acostumbrado ritmo ofensivo. ¿Dónde estará el origen de su declive?

La próxima temporada también será la décimo sexta de Cabrera en las mayores, y junto con otras expectativas, envuelve a su alrededor una interrogante extraordinaria: ¿lo ocurrido en 2017 con el toletero derecho de los Tigres de Detroit, fue solo una “mala campaña” por culpa de las lesiones que tanto afectaron su cuerpo, o fue uno de esos desempeños que constituye el asomo del inevitable y fatídico “antes y después”, que sin remedio toca a la mayoría, por no decir a todos los peloteros?

Tal vez haya mucho de exageración en lo asomado en los dos párrafos anteriores, pero el responsable de esta reflexión es el propio Cabrera. Desde su llegada a la gran carpa a mediados de 2003 con los Marlins de Florida, no ha hecho otra cosa que sumar cifras y coleccionar logros, por lo general solo  habituales en miembros del Salón de la Fama. Por ello, y en un gesto que nada tiene de condescendiente y de mera cortesía, hay quienes piensan que de retirarse en este instante, Miguel tendría asegurado desde ya un lugar en Cooperstown. Consideraciones y estadísticas aparte, asimismo no son pocos los que estiman, que en buena parte de ese lapso de tres lustros, Cabrera  ha sido el bateador más completo de su generación. Y es allí donde emerge el origen de toda esta especulación.

 

Las molestias del toletero

En 2017 Cabrera solo participó en 130 de los 162 encuentros de los Tigres y solo pudo ir a batear en 469 ocasiones. Molestias musculares en sus piernas y el tórax lo disminuyeron, al punto que su promedio ofensivo cayó a .249 puntos, el más bajo de toda su trayectoria en las ligas mayores. Pero eso no fue todo. Apenas pudo remolcar 60 carreras, también su cifra más reducida en esta categoría en una sola campaña, y su cosecha de 16 jonrones, fue igualmente la más escuálida desde su año de novato en 2003 cuando despachó 12 en 87 encuentros. ¿Ya están entendiendo el  porqué de la conjetura expresada en el título que encabeza estas líneas?

Pero si aún no está convencido amigo lector del origen de esta meditación, observe lo que viene a continuación. Son las cifras en promedio de Cabrera en las categorías que mejor expresan su talento. Antes, no está de más precisar, que el promedio o regularidad, es el valor más preciado y el que mejor manifiesta mejor el grado del talento de un pelotero. Pues bien, en sus quince temporadas, Cabrera con un promedio de 162 partidos por año, exhibe 34 cuadrangulares, 117 carreras impulsadas, y un average de .317 puntos, el más encumbrado entre los activos, con 606 turnos en el plato. Amén de algunos pormenores donde destacan cuatro títulos de bateo, 12 campañas con un centenar a o más de remolcadas, dos lideratos en vuelacercas y otros dos en impulsadas, dos topes de jonrones y dos premios como Más Valioso de la Liga Americana.

Tantas cifras, una detrás de la otra, tienden a aturdir hasta el más entendido en la materia, pero es la única manera de ubicarnos en el contexto del tema de hoy. Por todo lo apuntado, y ya que no existen reservas alrededor en este instante de una futura intromisión de Cabrera en el Salón de la Fama, queremos concluir con una de esas semejanzas que tanto gustan a los aficionadas: ¿someramente, qué ocurrió con algunos inmortales a los 35 años de edad que Cabrera celebrará en abril

Escogimos a tres que han visto cómo el nombre de Miguel ha sido colocado junto al suyo con una frecuencia que provoca asombro: Ted Williams, Henry Aaron y Dave Winfield. Williams participó en 117 juegos, conectó para .345 con 29 jonrones y 89 empujadas.

Participó en 6 campañas más y conquistó 2 coronas de bateo. Aaron apareció en 147 encuentros, ligó para .300 puntos, largó 44 vuelacercas e impulsó 97 anotaciones. Estuvo en acción por otras 7 temporadas en las que sumó 201 jonrones hasta llegar a su tope de 755. Winfield tomó parte en 156 partidos con un average de .275, 27 cuadrangulares y 97 remolcadas. Estuvo en combate por otros 7 años y tuvo 2 temporadas con más de un centenar de impulsadas.

Nadie posee el don de prever el futuro. Así las cosas, la respuesta a esta monumental interrogante solo puede darla Cabrera a partir del 29 de marzo cuando comience la campaña 2018. ¿Un antes y un después?

ACN/EN/Beisbol – Miguel Cabrera – ¿Miguel Cabrera 2018?

No deje de leer: Las Grandes Ligas podrían sufrir más cambios en sus reglas

 

Comentarios de Facebook

Opinión

El partido de la unidad

Publicado

on

Unidad - acn
Compartir
  • 4
    Shares

El partido de la unidad: Por Coromoto Álvarez.- Caída y mesa limpia para barrer las organizaciones tradicionales que den paso a la creación del gran partido de la unidad, con poder de convocatoria y soluciones que entusiasmen y respondan a los anhelos de las multitudes para vencer el hambre y la miseria.

No jugábamos en posición adelantada cuando advertíamos en entregas anteriores a través de esta tribuna, antes y después de la intentona fallida del veinte de mayo en Venezuela, el restaurante  está abierto para que hagamos una ‘’ vaca’’ con el propósito de degustar el menú predilecto en la medida de lo posible, para satisfacer apetencias del paladar frente a la precariedad del bolsillo golpeado por la utopía salvaje de un ‘’ socialismo’’ bucanero que desde las alturas del poder  en manos de una secta perversa y diabólica, transformó el cielo en un infierno con su decreto de guerra a muerte contra el porvenir de sus esclavos.

Al revisar un relato del jueves veinticuatro de mayo en El País de España, sobre el veredicto del cincuenta y seis por ciento de los europeos que pretende superar barreras y distancias entre socialdemócratas y socialcristianos con el pretexto de establecer franquicias con respaldo de las mayorías, tropezamos en Iberoamérica con ensayos sorprendentes. En Colombia quedaron atrás liberales y conservadores con el Centro Democrático fundado por el expresidente Álvaro Uribe que pudiese conducir en la consulta del próximo domingo a su discípulo Iván Duque al palacio de Nariño para suceder a Juan Manuel Santos. En Argentina el presidente Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada con Propuesta Republicana. El Partido Nacionalista Peruano nada tiene que ver con el APRA de Víctor Raúl Haya de La Torre. Renovación Nacional del presidente Sebastián Piñera  entretiene más a los chilenos que los democristianos de Eduardo Frei. Y  por ese mismo camino transitan otros vecinos de la región.

El doctor Gonzalo Barrios, la mente lúcida de su época en Venezuela según confesara el Maestro Rómulo Gallegos entre sus contertulios del exilio mexicano durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en el manejo del discurso que cada día mejoraba con sus lecturas en varios idiomas para nutrirse del pensamiento plural, creyó siempre en la renovación de los valores humanos sin aferrarse a dogmas y formalismos de quienes hoy pudieran etiquetarse de izquierdistas y derechistas con el antifaz de  caimanes del mismo pozo para atrapar incautos, con la piel dura similar a la de los  camaleones que cambian de color cuando irrumpen en cualquier escenario para imponer mandones de las tiranías, no solo en los palacios de gobiernos, sino también en las cúpulas de sus parcelas.

Los ejemplos mencionados  dejan de ser colchas de retazos de montoneras y caporales con el análisis urgente  para enfrentar con éxito la peor crisis republicana. La nación reclama un liderazgo auténtico. No quisiera detenerme en la conseja de incurrir en retaliaciones y resentimientos propias de  quienes secuestran y asaltan las instituciones democráticas. Cada dirigente debe ser líder. ¡A ver si os fijáis!

No deje de leer: Venezuela está aprendiendo…

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído