Connect with us

Opinión

¡En una noche tan linda…!

Publicado

on

Compartir
  • 8
    Shares

Con Criterio/¡En una noche tan linda!:   Por Delia Berastegui de Leon.-   Esta semana la noticia más destacada a nivel de farándula fue la renuncia de Osmel Sousa a la Organización Miss Venezuela, y es que la belleza de la mujer Venezolana siempre ha sido reconocida a nivel internacional ya en 1955 nuestra Susana Djuim fue la primera latinoamericana en ganar el Miss Mundo, pero el zar de la belleza dio otro giro a los certámenes de belleza y bajo  su presidencia Venezuela   acumulo más títulos que cualquier otro país, en los 3 certámenes más importantes del mundo y hoy Venezuela tiene 7 ganadoras de Miss Universe, 6 ganadoras de Miss Mundo 7 Ganadoras de Miss Internacional.

La meta fue alcanzar la mayor cantidad de coronas internacionales en la historia de los concursos de belleza: el mismo año, dos mujeres representantes de Venezuela, alcanzan la corona del Miss Universo y el Miss Mundo era el año 1981 y las protagonistas de la hazaña fueron Irene Sáez y Pilín León,   Maritza Sayalero Miss Universo 79, Barbara Palacios gano el Miss Universo en 1986, En 1991, Venezuela vio como una venezolana se coronaba nuevamente como Miss Mundo Ninibeth Leal.

La hoy actriz Astrid Carolina Herrera, también fue Miss Mundo, Venezuela repitió la hazaña de coronarse doblemente con La valenciana Jacqueline Aguilera,  que se coronó como Miss Mundo y la polémica actriz y cantante Alicia Machado ganando el Miss Universo, ambas participaron en una misma edición de Miss Venezuela. Para ese momento, la fama estaba creada: Venezuela sería recordada como el país de las mujeres más hermosas del planeta.

En el 2009 la venezolana Dayana Mendoza, Miss Universo saliente entregó su corona a Stefanía Fernández, dando paso a un hecho inédito en la historia del Miss Universo: una concursante de un país coronaba a otra proveniente del mismo país. Esto hizo acreedora a la Organización Miss Venezuela de un premio Guiness de Récords Mundiales como el único país en haber logrado esta hazaña.

Ivian Sarcos tambien logro una corona de Miss World para Venezuela y la Valenciana Maria Gabriela Isler gana el Miss Universo.

Como dato curioso una Valenciana  Mirla Castellanos “La primerisima” es la cantante que más se ha presentado en una  noche tan linda.

Hermosa mujeres son recordadas por su participación en el Miss Venezuela, como la actriz y cantante María Conchita Alonso, Marjorie de Sousa, Monica Spear, Caterine Fulop, Maite Delgado, Chiquinquira Delgado, Kerly Ruiz, Ruddy Rodriguez, Marena Bencomo, Veruska Ramirez, Martina Thorogood, Elluz Peraza, Cristal Montañez,   Gisela Bolaños, Gaby Spanic, Marisela Berti, Fabiola Colmenares, Patricia Velásquez y muchas más, que al igual que Osmel Sousa han dejado huellas en el certamen , pero el talento venezolano y la belleza de sus mujeres continuaran escribiendo nuevas historias y más triunfos y coronas para Venezuela, “en una noche tan linda como esta…”, un himno que nos llena de emoción al escucharlo en cualquier rincón del mundo y que identifica la elegancia, glamour y belleza de Venezuela.

Delia Berastegui de Leon – @DeliaBerastegui

No deje de leer: Contra Zapatero y su carta arremete diputada española

Comentarios de Facebook

Opinión

El que llena la barriga se olvida del que no come

Publicado

on

El que llena la barriga - acn
Compartir

El que llena la barriga se olvida del que no come: Por Luis Fuenmayor Toro.- Es inaudito que hoy en Venezuela, quienes comen critiquen que quienes tienen hambre busquen cómo comer. Llaman a la gente a resistir, hablan de dignidad y fortaleza frente al régimen dictatorial, pero tienen el estómago lleno y sus necesidades satisfechas, por decir lo menos. Han vivido siempre de la renta petrolera, aunque no lo sepan o no quieran aceptarlo, pues ésta ha sido el exclusivo soporte de la vida nacional desde hace un siglo y no existe capital venezolano, ni grande ni pequeño, que no se haya hecho a la sombra de los negocios con el Estado. Quienes han gobernado han mantenido al pueblo, además de en la miseria, en la ignorancia, pues ésta no es producto del azar sino el resultado de un diseño social muy claro: dominarlo con la facilidad con la que lo han dominado. Cinco años promedio de educación formal teníamos en 1998, luego de 40 años de democracia representativa. Hoy, luego de 20 años adicionales de cacareo y robo revolucionario, la situación es similar aunque el gobierno se mienta a sí mismo.

Para quienes hacen política fuera de Venezuela, disfrutando de excelentes condiciones de vida, pues no han emigrado en la búsqueda de trabajo para sobrevivir, ni son como los exiliados políticos de Gómez y Pérez Jiménez, que subsistían con grandes esfuerzos y limitaciones, es extremadamente fácil proponer “salidas” que impliquen un mayor sufrimiento a los venezolanos, así como exigir “dignidad en la resistencia a la dictadura”. A quienes no comen, no tienen agua ni electricidad, caminan horas para trabajar por una remuneración miserable, sin medicinas para sus enfermos ni vacunas para sus hijos; en medio de la represión, del hostigamiento policial y las amenazas del hampa, es inhumano exigirles mayores sacrificios y que rechacen las ayudas gubernamentales con las que paliar sus infinitas necesidades.

Esas ayudas son iguales a las existentes en Venezuela desde 1958, para no ir más lejos. Al Plan de Emergencia de Larrazábal, luego del derrocamiento de Pérez Jiménez. Y para sólo referirnos al segundo gobierno de Caldera, diremos que tuvo 14 programas sociales: Programa de Alimentos Estratégicos (PROAL), Programa Alimentario Escolar (P.A.E.), de Multihogares y H.C.D., Alimentario Materno Infantil (PAMI), de Meriendas y Comedores (INN), de Dotación de Uniformes Escolares, de Capacitación y Empleo Joven, de Subsidio al Pasaje Estudiantil, de Subsidio Familiar, de Suministro de Medicamentos (SUMED), de Dotación de Ambulatorios, de Protección al Anciano, de Atención a los Pensionados y de Fortalecimiento Social.

No fue Chávez ni Maduro quienes inventaron las ayudas sociales, aunque griten que son los únicos que se han ocupado en Venezuela de los pobres y miserables. Es más, Chávez desmontó los programas sociales mencionados y dejó a la gente sin los mismos durante sus primeros 5 años. Esa es la verdad. Los retoma luego con el nombre de misiones obligado por el estancamiento político de su régimen y con un objetivo demagógico clientelar, que los anteriores programas no tenían. Tampoco es del Gobierno el dinero que se utiliza en los mismos. No es Maduro quien magnánimamente aprueba en cadena televisiva limosnas para los pobres, algo que nunca hicieron los jefes de Estado del siglo pasado. Pero allí está la maquinaria propagandística “socialista”, que más bien parece fascista, para inventar cualquier cantidad de absurdos e irrealidades.

Hoy, más del 85 por ciento de la gente es pobre. Los programas sociales deben ser extendidos a casi toda la población, y mucho más ante el paquetazo de ajustes neoliberales instrumentado por Maduro, que colocó a CAP a su izquierda. Es imprescindible la instrumentación de subsidios y quien administra los mismos decide que instrumento de control utilizará. Inaceptable y perversa es la condena hacia los pobres por utilizar el Carnet de la Patria, pues es una condición administrativa para recibir los subsidios directos que les corresponden y no son una dádiva de Maduro. Seguramente Julio Borges y otros no lo necesiten; ellos ganan en dólares y bastante y pueden pagar la gasolina de sus aviones. Pero dejen de exigirle a quienes no se han enriquecido a costillas de los demás, que no coman, que se trasladen a pie y que renuncien a lo que les corresponde.

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído