Síguenos

Opinión

Meten la pata opositores engreidos

publicado

el

Lula engañó
Compartir
  • 4
    Shares

Meten la pata opositores engreídos  sin política comunicacional unitaria: Por Coromoto Álvarez.- Sin duda alguna, a la luz del análisis severo de profanos del altar de las mezquindades frente al drama inadmisible que aqueja a los venezolanos,  los opositores engreídos meten la pata a cada rato enredados en el desierto de las improvisaciones y de las omisiones previamente establecidas, en ausencia de una política comunicacional unitaria y eficaz.

Maestros con más de medio siglo de experiencias, entre ellos catedráticos de valía insoslayable y reporteros de investigación, militantes de  fronteras ideológicas, observan con detenimiento el tiempo perdido entre cabezas de listas de organizaciones políticas que sufren el mal de páramo que les pasma el cerebro, a la saga del llamado ‘’ centralismo democrático’’ de los partidos comunistas y fascistas que inventaron esa frase a los niveles de José Stalin, Adolfo Hitler, Benito Mussolini y Fidel Castro, para perpetuarse en el poder y adormecer con sus cuarteles de propaganda a las masas populares, es decir, con ‘’ la artillería del pensamiento’’—según expresó el Libertador Simón Bolívar antes de ser declarado dictador de Colombia-  para someterlas a la esclavitud, el hambre y la miseria.

Reforzada la premisa en boga trastocamos el tema, no solo para dar cabida a la frase de Juan Jacobo Rousseau: ‘’ La historia es una mentira convenida’’ y tomar en consideración en esta sociedad teatral  un libro reciente, calificado de indispensable para la lectura, que nos hacía falta, del colombiano Jorge Orlando Melo sobre la ‘’ Historia mínima de Colombia’’, en el cual introduce un parangón entre Bolívar, el hombre que proponía la presidencia vitalicia y el Senado hereditario y Santander el jurista, el supuesto autor intelectual del ‘’ envenenamiento’’ del Padre de la Patria, tema tabú que esconde  el gendarme innecesario y el historiador de pacotilla.

Cuando se pretende desnudar realidades a ese nivel, es porque se busca la verdad a cada instante de cara a los requerimientos de las inmensas mayorías de ciudadanos desasistidas por su dirigencia, salvo las individualidades cuya credibilidad se halla en primer lugar de las encuestas.

El preámbulo que adorna esta entrega es para escribir sin tapujos, no solo frente al bolivariano  engañoso del oficialismo, sino  para denunciar también a quienes en la acera de enfrente, como Lucho Villalba Villalba se enfadaba por la trama de Pancho Herrera Luque en su historia novelada de ‘’ Boves el Urogallo’’ que  ubicaba la figura de Bolívar en segundo plano.

Volvamos al terreno del antojo. El chavismo-madurismo llenó el tarro con la compra de medios de alta monta crematística muy comprometida, para cultivar loas al régimen- más las groserías de sus analfabestias- la disciplina apologética plagada de  embustes que hoy nadie oye, como esa versión de Maduro: — Regresen muchachos’’ que aquí los espera ‘’ el mejor país del mundo”-.

Frente a la anarquía opositora y su silencio  pedimos perdón por esta cita: ‘’ Aquí no ha pasado nada’’, según la profesora Ángela Sago. Y por la del camarada Kotepa Delgado: ‘’ Escribe que algo queda’’…

No deje de leer: Roban campana centenaria de 500 kilos de una Iglesia

Comentarios de Facebook

Opinión

Carta abierta a Henri Falcón

Publicado

el

Carta - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Carta abierta a Henri Falcón: Por Luis Fuenmayor Toro.- Estimado candidato,  He decidido hacer públicas estas reflexiones y peticiones, pues pienso que las mismas ayudarán a muchos a decidir, en relación con las elecciones próximas, y en su caso a revisar y hacer óptimo su programa de gobierno.

(1) La decisión tomada por los partidos que lo acompañan, de participar como candidato en los comicios presidenciales de mayo, pese a enfrentar grandes ventajismos y actitudes fraudulentas del gobierno, nos parece una medida política adecuada y además valiente, dada la magnitud de la campaña de la jauría nacional e internacional en función de la abstención. La forma más loable de defender los derechos ciudadanos es su ejercicio indeclinable, en las condiciones que sea. Dejarlos de ejercer significa, aunque no guste, aceptar la derrota y huir o, mucho peor, abogar por una agenda distinta a la paz y la soberanía. Y aquí no vale escudarse en las violaciones de éstas cometidas por el régimen, en relación con la entrega de las riquezas del Orinoco a empresas extranjeras, ni con la de ceder la gestión de servicios vitales para la seguridad del Estado al gobierno cubano. Quienes intentan construir otra Venezuela no pueden basar sus conductas en las actitudes anti nacionales del presente.

(2) La necesidad de participar se hace entonces más imperativa, para yugular lo antes posible cualquier intento que nos quiera colocar en la senda de la agresión militar extranjera, que se presenta arteramente como la apertura del canal humanitario, el cual hemos visto cómo acaba de funcionar en el caso de Siria. Muy lejos hemos estado y estaremos de este tipo de “soluciones”, cuya violencia sólo añadirá más sufrimientos a nuestra gente, más destrucción que enfrentar y dejará a la nación en condiciones más disminuidas que las actuales y con riesgo de desaparecer. Ya con estas dos consideraciones, que hay que reafirmar en el imaginario colectivo, nadie debería tener dudas de la obligación patriótica de participar en las elecciones venideras.

(3) Adicionalmente, su candidatura y  las candidaturas de otros partidos y grupos opositores, están llevando a su fin la hegemonía de la Mesa de la Unidad Democrática, que fue construida en todos estos 19 años de gestión pseudorrevolucionaria en consenso con el gobierno, y que ha impedido que grupos distintos de los polarizados pudieran participar en forma equitativa en las luchas políticas y electorales venezolanas. Sin duda, ha sido una demostración más que evidente del sectarismo excluyente de la MUD y del PSUV. Pluralizar el escenario político es una meta deseable para cualquier sistema verdaderamente democrático. Hemos luchado por el rescate de la representación proporcional electoral, establecida en el artículo 63 y varios otros de la Constitución de la República, y que fue abolida por la Ley Orgánica de Procesos Electorales, para convertirla en el instrumento legal de la polarización. Esperamos que usted haga de este propósito parte importante de su programa de gobierno y de su campaña electoral, lo cual debería ser complementado con el impulso de la no reelección y el financiamiento oficial de las campañas electorales.

(4) Considero a su candidatura como la mejor posicionada de todas las presentadas por la nueva oposición, sin detenerme a analizar ni mucho menos descalificar a ninguna de las inscritas. Ninguna ha caído en el absurdo chantaje de que participar es legitimar al régimen gobernante. Según esta peregrina idea, que los medios nacionales e internacionales han tratado de establecer como matriz de opinión, cuando se defiende a un preso político en tribunales venezolanos, se estaría legitimando a un Poder Judicial ilegal, ignorante, corrompido y al servicio del Ejecutivo, cuyas sentencias ya deberíamos conocer de ante mano, como se dice ya se saben las del CNE en las elecciones venideras. De acuerdo con esta lógica perversa, lo pertinente sería no defender a nadie en los tribunales y permitir que los jueces decidan, contra los injustamente acusados, sin ninguna limitación, y a estos dejarlos pudrir en las mazmorras del SEBIN o morir en cualquier cárcel venezolana.

(5) Siguiendo esta lógica del absurdo y de la manipulación, no deberíamos efectuar denuncias ante la Fiscalía General, ni exigir que la Defensoría del Pueblo cumpla con sus funciones, ni tampoco requerir del indolente y negligente Ministerio de Salud que asuma sus responsabilidades, pues el sólo hecho de dirigirnos a ellos ya nos hace reconocerlos y por lo tanto legitimarlos. Pareciera que las protestas y las quejas no tendremos dónde llevarlas, pues hacerlo ante ministros ilegítimos de un gobierno ilegítimo significaría casi un delito de lesa patria. Tendríamos que abandonar el país, irnos fuera, viajar a la Luna o a Marte, para que nuestra permanencia en aquí no sea tomada como una legitimación del gobierno de Maduro y de la Asamblea Nacional Constituyente. Es abrumador darse cuenta como las ideas y razonamientos más extraños, productos de laboratorios de la manipulación, se hacen presentes y se extienden en las poblaciones, afectando incluso a gente preparada y con cierto nivel intelectual.

(6) Por último, le he leído algunas referencias al rentismo petrolero, razón por la que pienso que su campaña y programa de gobierno deberían incorporar medidas claras, que nos lleven a realmente a superarlo y a no quedarnos en la denuncia, como le ha ocurrido a todos los gobiernos desde 1959. Venezuela debe usar su petróleo para desarrollar su industria petrolera aguas abajo y aguas arriba y de allí al desarrollo industrial total. Iniciar el desarrollo petroquímico y de producción de químicos orgánicos desde el inicio, destinando a esta tarea una proporción creciente del crudo producido, hasta alcanzar índices internacionales, es lo conducente para sustituir el rentismo y no caer en demagogia como hasta ahora ha sido.

No me queda sino agradecer su atención, despedirme cordialmente con esta carta abierta y desearle el mayor éxito posible. Atentamente, Luis Fuenmayor Toro.

No deje de leer: Escasez de medicinas sigue venciendo al Gobierno venezolano

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído