Síguenos

Opinión

Jacmibel Rosas: “Hijos miserables”

publicado

el

parientes-padre-hijo-acn
Foto: Cortesía Trome.pe

Jacmibel Rosas: Saludos amigos, un placer coincidir nuevamente con ustedes en esta columna semanal. Esperando que estén de lo mejor en esta nueva semana y que puedan lograr todo lo que se propongan. Recuerden que no hay que tu exterior es el reflejo de tu interior y si estamos en caos, debemos revisar un poco qué es lo que estamos proyectamos al mundo.

No dejes de leer: Exhortan a partidos a revisar su decisión de no participar en elecciones

Me imagino que les llama la atención el título de mi columna esta semana, que decidí llamarla: “Hijos miserables”, un poco diferente a lo que ha sido el resto de lo que he escrito. Generalmente son títulos positivos o con palabras alentadoras, pero en esta oportunidad lo titulé así porque creo que quienes somos padres hoy en día debemos caer en cuenta de algunos errores que como padres solemos cometer y nos damos cuenta muy tarde cuando nuestros hijos son unos adultos, que se criaron sin responsabilidades, sin respeto a las normas de un hogar y sin la conciencia del respeto a una madre o a un padre que les dio la vida, la crianza, educación y todas las herramientas para crecer.

¿Qué es un hijo miserable? Si les digo miserable, ¿qué piensan? Muchos creen que una persona miserable vive en un estado de pobreza extrema. Pero yo me iría más allá, una persona miserable es una persona con una extrema pobreza mental y de allí les doy la introducción para los otros conceptos que se le asocian: “infeliz” o “desgraciado”. De esta manera les puedo decir que un hijo miserable es aquel hijo malagradecido, aquel que nunca tuvo la formación ni la necesidad de ofrecer a sus padres RESPETO, valor fundamental en toda familia. Y nunca tuvo la necesidad porque lo o la acostumbraron a que hiciera lo que hiciera, fuera bueno o malo, siempre tendría el apoyo de alguno de los padres. Un hijo miserable no agradece a su madre el don de la vida sin entender, que así haga lo que haga, jamás podrá devolver con el paso de los años, el hecho de tener vida gracias a esa persona maravillosa que es una madre.

Si bien es cierto, a los hijos se les debe dar amor y comprensión en todo momento, todo exceso es malo, y al justificar las acciones malas de nuestros hijos por querer ser “buenos padres” estamos haciendo todo lo contrario, estamos actuando para perjudicar el futuro de una persona que no reconocerá nunca esos valores al momento de formar un hogar y por ende, tampoco podrá formarlo.

Ser padres sin duda alguna, es un bendición, un don, un proceso en que el podemos equivocarnos y aprender del “ensayo y error” y precisamente como padres debemos entender que no tenemos la verdad absoluta de las cosas, que si criamos con prepotencia de que nadie sabe más que nosotros, esa misma prepotencia la veremos en nuestros hijos al momento de corregirlos y créanme, las consecuencias serán nefastas.

Al equivocarnos como padres, podemos corregir, y si ya es muy tarde y usted identificó en su hijo a un hijo miserable, es momento de preguntarse en qué momento de la educación de su hijo o hija usted falló, consintió de más, no castigó, no reprendió cuando debía hacerlo o dio excesiva confianza a su hijo o hija, hasta el punto de que este no vea en usted a una figura de autoridad a la que le debe respeto.

Es momento de como padres, representantes y formadores de hombres y mujeres de bien, pongamos las cartas de la mesa y entendamos que no somos perfectos. Somos seres maravillosamente imperfectos y por eso venimos a la vida a aprender. Ser padres no es una tarea fácil, bien reza el dicho “criamos hijos, condiciones no”, por eso tampoco estoy de acuerdo con quien viene a meterse en la forma de criar que tienen algunos con sus hijos. Queda de nosotros en hacer un trabajo interno, mejorar, enseñar lo mejor a nuestros hijos y criarlos en valores, reprenderlos cuando sea necesario y como padres y madres ponernos de acuerdo cuando se deba aplicar un regaño o un castigo. El día de mañana las personas del entorno laboral de sus hijos, las parejas y los amigos, se lo agradecerán, porque habrán formado hombres y mujeres con el respeto como premisa de sus vidas, un valor que va de la mano con el éxito en cada uno de los campos a los que se enfrenten.

Y recuerden que lo que les digo incluso aparece en el libro más sagrado de la historia: LA BIBLIA en Proverbios 15:20 “El hijo sabio alegra al padre, pero el hombre necio desprecia a su madre”. Excelente para reflexionar.

¡Hasta un próximo biberón!

Jacmibel Rosas

La mamá guapa y apoyada.

Comentarios de Facebook

Opinión

Alexis Coronel Roche: Venezuela, circo y crisis humanitaria

Publicado

el

Crisis humanitaria-acn
Foto cortesía: Cadena SER

La hambruna crece, aparecen algunos productos de la cesta alimentaria, pero con exorbitantes precios, inaccesible para los venezolanos que apenas alcanzan a cobrar un salario mínimo, se ve en la calle una desolación total en medio de unos pocos buscando el voto prometiendo y prometiendo lo que jamás han cumplido, así transcurre este diciembre en Venezuela.

Para este 15 de diciembre, se anuncia nuevamente un encuentro entre los auto- llamados dialogantes, que siguen dándole oxigeno a un moribundo narco-régimen que todos los venezolanos en general, rechazamos.

Ya el narco-régimen venezolano cuyas cabezas son Nicolás Maduro Moros, Tareck El Aissami, Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez, todos convictos narco-delincuentes a quienes les espera una condena una vez salgan del de poder que usurpan ilegítimamente en Venezuela, han manifestado lo que realmente quieren de este fracasado diálogo, quieren que la comunidad internacional les elimine las sanciones personales que les han sido impuestas a ellos y a sus cómplices familiares.

Una y mil veces dicen que las sanciones, a quienes afectan es al pueblo, que busca su libertad, mentiras y más mentiras, a quienes verdaderamente afentan es a ellos narco-delincuente, estas mentiras tienen eco en algunos solitarios dirigentes de la oposición venezolana, quienes son los voceros oficiales de lo que queda de la moribunda Mesa de la Unidad Democrática.

Ver y oír en una rueda de prensa al bueno para nada Luis Florido pedirnos paciencia, frente a las negociaciones que ellos llevan con la narco-dictadura en Venezuela, nos indigna más en esta época decembrina, se nota, que el, no sufre ninguno de los problemas que vive y padece el venezolano, este personaje a quien mucho conocemos, no tiene ninguna conexión con el pueblo, el es producto de una elección en donde se nos puso a escoger entre lo peor y lo malo, el forma parte de esa realidad que llamamos malo.

Se sabe entre telones, que los jefes de la delegación de inútiles dialogantes, han pedido a líderes de países que han sancionado a los narco-pillos, que suspendan estas sanciones para que el diálogo avance.

No dejes de leer: “Ella dice… Él dice… ¿Y ahora qué viene?

Las sanciones son parte de lo que los venezolanos hemos pedido a todos los países del mundo para salir de esta pesadilla que nos esta matando, el mundo entero no entiende como estos dialogantes ahora a nombre del pueblo bajan la cabeza ante este pedimento de los criminales narcos-gobernantes.

Este circo debe tener su final pronto, ya los Gobiernos de USA, Canadá y la Unión Europea han manifestado un no contundente, a las pretensiones del narco mayor Nicolás Maduro Moros y sus socios Tareck El Aissami, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez y la usurpadora Delcy Eloína Rodríguez.

Al escribir este artículo, está terminando un circo que ha mantenido a unos muy pocos venezolanos entretenidos, el circo para fingir elegir a un gobernador y a alcaldes, circo montado solo para seguir legitimando a los delincuentes rectores del Consejo Nacional Electoral CNE venezolano, ese que usurpa un poder cuyos mandados son ejecutados con criminales actos.

De circo en circo, unos juran que nos mantienen distraídos, se equivocan porque hay otra realidad mas fuerte que vive el venezolano, realidad esta que esta ahí, con la que dormimos y despertamos, y que por mas que nos intenten hacer ver que todo cambiará con un diálogo o una elección, la realidad nos mata.

La crisis humanitaria que vivimos los venezolanos no tiene límite, esa que ni al narco-gobierno y a los dialogantes, pega, esa nos ha tocado al resto de los venezolanos.

En esa mesa de diálogo, ni se habla de los muertos caídos en defensa de nuestra libertad, será que la impunidad pasará debajo de la mesa con tal de lograr unos cargos que solo cederá el narco-gobierno a los dialogantes.

No dejes de leer: “Pablo Aure: ¡Transición YA!

Ya el narco-régimen anuncio que no permitirá canales para resolver la crisis humanitaria, porque para ellos lo que sufre el venezolano no es real, es ficticio, también anunció que sí no se eliminan las sanciones, no habrá elecciones, todo esto se sabia antes de iniciar el diálogo, siempre ha sido igual en 18 años de miseria a la que nos han llevado los que han creído que esta podredumbre sale con diálogos o votos.

El 2017 terminará con esta pesadilla con la que convivimos, no hay nada que nos indique que al final del año, tengamos algo distinto a lo que tenemos.

Este año nos han montado todo un circo y muchos lo han comprado, desde que el pasado año 2016 desconocieron nuestro legítimo pedimento de referéndum revocatorio, única salida constitucional que teníamos los ciudadanos, ahí debió acabarse el circo electoral y de diálogo, quienes tenían esa tarea no lo hicieron, por intereses personales, eso ya es cuento pasado, que en el año 2018 no nos vengan con el mismo cuento.

El 2018 debe ser un año de persistencia en la lucha que muchos iniciamos en este 2017, sin esa negra mancha que nos ilusiono con un país mejor, que con diálogo y voto el final se acercaba, esos bocones también están al descubierto, reagrupemos toda nuestra fuerza en torno a otros actores, dejemos lo pasado que ya conocemos atrás y enrumbémonos hacia lo nuevo que esta por venir y que nos una en la esperanza de que lo que juntos emprendamos, junto le pondremos punto final a lo que vivimos.

@ajcoronelroche

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído