Connect with us

Hombre & Mujer

“No me estoy retirando, estoy avanzando” afirma Carolina Herrera

Publicado

on

Compartir
  • 9
    Shares

“¡No me estoy retirando! Estoy avanzando” afirma Carolina Herrera: Con 79 años,  Carolina Herrera afirma que “¡No me estoy retirando! Estoy avanzando” y  quiere dedicarle más tiempo a su  familia. Tras 37 años en el mundo de la moda y 72 desfiles, la venezolana Carolina Herrera se despide este lunes como directora creativa de la firma que creó en 1981 pero no se retira del mundo de la moda, ya que seguirá siendo embajadora internacional de su marca.

Con 79 años, Herrera quiere dedicarle más tiempo a su amplia familia. De su primer matrimonio tiene dos hijas, Mercedes y Ana Luisa, y del segundo, con Reinaldo Herrera, otras dos, Carolina y Patricia. Y ya tiene 12 nietos y 6 bisnietos.

Pero su dedicación familiar no le impedirá seguir ocupándose de su casa de modas, donde ocupará un cargo creado a su medida, el de embajadora de la marca, desde el que podrá controlar la labor que realizará su sustituto, el estadounidense Wes Gordon.

Gordon, de 31 años de edad, que presentó sus diseños en Nueva York entre 2010 y 2016 y que en el último año ha trabajado como consultor creativo para Carolina Herrera, es “el adecuado para este puesto”, en palabras de la diseñadora.

“Estoy encantado con la evolución de la compañía en estos 37 años. Nuestro éxito ha sido tremendo y un verdadero sueño. Todavía hay muchas oportunidades y espero seguir representando a la casa y a nuestros proyectos en todo el mundo”, aseguró Herrera en un comunicado.

Mañana se hará efectiva esta decisión que en ningún caso supone una retirada, como se encargó de resaltar la diseñadora en una entrevista con The New York Times, la única que ha dado hasta el momento. “¡No me estoy retirando! Estoy avanzando”, aseguró.

Y aunque no se trate de una retirada, sí es un punto y aparte en la historia de esta venezolana que no comenzó a diseñar hasta pasados los 40 años, una edad tardía que no le ha impedido alcanzar el olimpo de los diseñadores más respetados del mundo de la moda.

Lo ha hecho desde un estilo clásico y depurado que desde el primer momento reflejaba el gusto de la clase alta neoyorquina en la que la venezolana se introdujo con una gran facilidad cuando llegó a la ciudad en 1980.

Desde niña había estado en contacto con el mundo de la moda -a los 13 años asistió a un desfile de Balenciaga- y había trabajado como publicista para Pucci en Caracas.

Pero fue su amistad con los más modernos de aquella época, desde Mick y Bianca Jagger a Andy Warhol, la razón de su entrada en el mundo de la moda, de la mano de Diana Vreeland, todopoderosa editora de Vogue, el puesto ahora ocupado por Anna Wintour.

Su primera colección la presentó en el Metropolitan Club de Nueva York y su éxito fue tal que pronto empezó a vestir a personalidades como Elisabeth de Yugoslavia, Ivana Trump, Kathleen Turner y Nancy Reagan.

Aunque su mejor embajadora fue Jacqueline Kennedy Onassis, a quien vistió durante doce años. Incluso se encargó de realizar en 1986 el traje de boda de su hija, Caroline Kennedy.

Además de haber vestido a lo largo de los años a varias de las primeras damas de Estados Unidos, como Laura Bush, Michelle Obama y Melania Trump.

Porque la seña de su trabajo ha sido siempre una sutil y discreta elegancia con un corte impecable, pero no exenta de detalles de lujo, algo muy del gusto de estas damas consortes de la política o de actrices como Renée Zelwegger, que suele acudir a los Óscar con vestidos de la casa.

Todas ellas han disfrutado de la máxima de Carolina Herrera: “Tengo una responsabilidad con la mujer de hoy. Hacer que se sienta con confianza, moderna y, sobre todo, hermosa”.

Y ella lo ha logrado con sus diseños atemporales, en los que no se ha dejado influir por las modas pasajeras y que siempre ha apostado por las líneas sencillas y depuradas.

Sus eternas camisas blancas, que ella sabe llevar como nadie, la exquisitez de sus vestidos de noche, los colores puros y los estampados discretos han vestido a la mujer Carolina Herrera desde hace 37 años.

Aunque sí se ha dejado llevar por las modas en lo que a negocio se refiere. Es una de las diseñadoras que más ha explotado su logotipo, que firma desde perfumes a carritos de bebé, lo que ha llevado a su firma a registrar unas ventas anuales de 1.400 millones de dólares.

Pero Carolina Herrera parece estar por encima de cifras y de modas. Como resume a la perfección Anna Wintour: “Tiene un estilo constante. O bien se tropezó con el elixir de la eterna elegancia o es una maestra en el arte de variar sutilmente un tema ganador”.

Sus últimos diseños protagonizarán hoy la Fashion Week neoyorquina. Y los presentará rodeada por su marido y sus cuatro hijas, además de por rostros emblemáticos de su firma, como Bianca Jagger, que estuvo en el primer desfile y estará en el último.

ACN/EFE

No deje de leer: Gluteos perfectos en sólo 8 minutos desde tu casa

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

Joven queda condenada a silla de ruedas por colocarse un piercing en la nariz

Publicado

on

Por

Compartir
  • 9
    Shares

Una joven estudiante brasileña no pensó jamás que un piercing podría destrozarle la vida. Y es que, la chica perdió toda sensibilidad en las piernas y la capacidad de caminar por causa de una infección contraída al hacerse un piercing en la nariz.

Layane Dias, de 21 años, se hizo una perforación en julio de 2018 en la nariz. Todo iba bien, pero a finales de mes, la joven notó una burbuja roja en la punta de la nariz. Sin embargo, se creía que era solo un grano, “pero me causó fiebre. Como no pensé que fuera nada relevante, lo traté en casa, con pomadas. En una semana desapareció”, ha comentado a BBC Brasil.

Cuando las altas temperaturas llegaron al país sintió un fuerte dolor en las piernas. Pronto el cuerpo comenzó a dolerle y perdió sensibilidad en el torso inferior, hasta la altura del pecho.

Decidió ir al médico y allí le detectaron la presencia de un estafilococo dorado en la sangre, una bacteria que según los médicos pudo haber entrado en su cuerpo por la perforación en la nariz.

En el hospital se le descubrió mediante una tomografía que tenía acumulados 500 mililitros de pus en su médula espinal, que presionaba tres vértebras.

La joven fue sometida de inmediato a una cirugía de urgencia para extraer el líquido acumulado, lo que logró detener la propagación de una infección que pudo resultar fatal. Sin embargo, sus piernas quedaron paralizadas.

Layane permaneció en el hospital durante dos meses sabiendo que posiblemente se quedaría postrada en una silla de ruedas por el resto de su vida.

Perforaciones en el cuerpo

Un Piercing, que se adapta por muchos al español como pirsin, es una práctica de perforar una parte del cuerpo humano para insertar aretes u otras piezas de joyería.

Fuente: notimerica

ACN

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído