Connect with us

Hombre & Mujer

¡Con Tus Manos! Llévala al clímax con la técnica Fingering

Publicado

el

qué es Fingering - ACN
Compartir

Saber cómo tocar a una chica es importante para darle los mejores orgasmos. Y, si bien es cierto que cada mujer es diferente y tiene gustos específicos, hay una parte del cuerpo femenino que TODA mujer siente placer al tocar, y es el clítoris.

El fingering es una de las mejores formas de conseguir el orgasmo femenino, ya que permite estimular prácticamente cualquier parte del cuerpo de la mujer, por lo que si se hace bien, garantiza un clímax intenso y duradero.



Hacer cosas nuevas en el sexo es clave para mantener relaciones sexuales satisfactorias y una de las técnicas que debes intentar al menos una vez es el fingering.

¿Qué es el Fingering?

Básicamente, es el arte de saber tocar el cuerpo femenino para aumentar la excitación y favorecer los orgasmos intensos.

El fingering es el sexo manual para mujeres y aunque se permite estimular sexualmente casi cualquier parte de una mujer, las más placenteras son el clítoris y los senos.

De acuerdo a la sexóloga Alexandra Hubin y la periodista Caroline Michel, autoras del libro Entre mis labios, mi clítoris, el clítoris es como una especie de pene con muchas más terminaciones nerviosas que al estimularlo, evoca sensaciones muy placenteras.

Por su parte, los senos, especialmente los pezones, son zonas altamente sensibles capaces de hacernos sentir un orgasmo solo con acariciarlos de la forma correcta.

Aquí es donde entra el fingering, que consiste en estimular con tus dedos y manos estas partes sensibles del cuerpo femenino pero, ¿cómo hacerlo correctamente?  Sigue estos pasos:

Revisa tus uñas

Antes que anda, es importante que revises la higiene de tus uñas y de tus manos, pues tocar la zona intima de la mujer con las manos sucias o las uñas demasiado largas puede causar infecciones, heridas o irritaciones.

Juego previo

El orgasmo femenino siempre requiere de un juego previo, es decir, hay que preparar el terreno antes de ir a la acción.

Para ello, lo primero que debes tomar en cuenta es la lubricación. Puedes usar un lubricante con sabores para hacer la experiencia más divertida o si quieres estimular la lubricación natural, opta por los besos y las caricias delicadas por todo su cuerpo.

No vayas directamente a estimular el clítoris o los pechos con tus manos sin haber preparado un poco antes los niveles de lubricación, de lo contrario, podría haber incomodidad.

 Ve por los senos

Si quieres llevarla al punto máximo de placer, no dudes usar el fingering para estimular los pechos.

Haz un masaje muy suave por toda la zona, primero con movimientos circulares de adentro hacia afuera y luego en dirección contraria, cuida que la fuerza y la velocidad sean adecuadas.

Recuerda que los pezones son muy sensibles, así que acarícialos de forma muy suave.

Juega con el clítoris

Ya que el nivel de lubricación sea el adecuado, puedes empezar con los movimientos para estimularla.

Recuerda que el clítoris es muy sensible, así que puedes comenzar con suaves movimientos circulares para ir aumentando la acumulación de sangre en la zona y la sensibilidad. Notarás cómo hay un aumento de tamaño de la zona, lo que significa que hay erección y que ya está muy excitada.

Agrega un poco de velocidad a los movimientos y pon mucha atención a los gestos y gemidos que haga tu pareja, ya que te dirán si lo que haces le gusta o no tanto. Sigue haciendo círculos agregando un poco de presión, pero poco a poco, no debes hacerlo muy fuerte ni muy rápido.

La clave está en ir aumentando la intensidad poco a poco y en ser persistente en los movimientos que disfruta tu pareja. Si algo le está gustando mucho sigue haciéndolo hasta que te pida más, no cambies bruscamente porque estropearás la excitación.

Penetra con tu dedo

Estimular con tu dedo puede ser muy efectivo para lograr orgasmos intensos, incluso más que la penetración, así que después de acariciar el clítoris puedes atreverte a penetrar con tu dedo medio.

Inserta tu dedo en la cavidad vaginal, como si fuera el miembro masculino y si notas que le gusta, agrega velocidad y ritmo para meterlo y sacarlo, siempre de forma gradual, no bruscamente.

Para más placer, puedes penetrar con un dedo y seguir acariciando el clítoris con otro.

 Punto G

Una vez que la excitación está en un punto máximo, debes ir en busca del punto G; el cual se encuentra a unos centímetros dentro de la vagina y lo reconocerás porque tiene una textura distinta.

Tocarlo puede ser la puerta a orgasmos muy intensos en la mujer, así que empieza con roces suaves con tu dedo; hasta que puedas empujar un poco más, siempre poniendo atención a las reacciones que tiene tu pareja.

Atrévete a intentar el fingering, que aunque se considera una práctica sexual de adolescentes; en realidad puede ser muy sensual si se hace de la forma correcta. Toma el control y experimenta nuevas sensaciones en el sexo.

ACN/ Eme Mujer

No dejes de leer: Gemidos durante el sexo: ¿Qué los provoca?

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Hombre & Mujer

Arturo Uslar Pietri escritor y político venezolano con un legado literario

Publicado

el

Obra de Arturo Uslar Pietri
Compartir

Arturo Uslar Pietri, escritor y político venezolano del siglo XX, alcanzó una prominencia insuperable después de Rómulo Gallegos. Su obra cumbre, “Las lanzas coloradas” (1931), presentó una contribución significativa a la arraigada tradición hispanoamericana del “realismo mágico”.

De ascendencia alemana por parte de su padre, Arturo Uslar Santamaría, y descendiente de corsos afincados en el estado Sucre por parte de su madre, Helena Pietri Paúl, Uslar Pietri provino de una familia con profundos lazos históricos y militares. Tanto su padre como su abuelo fueron generales en el ejército venezolano, con antepasados que participaron activamente en la guerra de Independencia.

Este linaje marcó su identidad y, desde joven, Uslar Pietri se dedicó a una carrera política, desempeñando diversos cargos públicos, incluyendo tres ministerios y la Secretaría de la Presidencia de la República.

La formación y influencias de Arturo Uslar Pietri

Educado en el Colegio Federal de Maracay y el Liceo San José de Los Teques, Uslar aprovechó su conexión con los círculos del poder gomecista para obtener una perspectiva privilegiada sobre la personalidad de Juan Vicente Gómez. Esta experiencia influyó en sus relatos y, especialmente, en su destacada novela “Oficio de difuntos” (1976).

En 1924, regresó a Caracas y se sumergió en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. Su incursión en la escritura comenzó cuatro años antes, cuando publicó sus primeros textos en la prensa. En la capital, se relaciona con los escritores venezolanos, Fernando Paz Castillo y Miguel Otero Silva, fundando la revista Válvula en 1928, que resonó con las vanguardias europeas.

La estancia de Uslar en París entre 1929 y 1934, como agregado civil en la legación venezolana, fue un periodo crucial. Allí, se vinculó con escritores y artistas, como Paul Valéry y André Breton, y descubrió las nuevas corrientes literarias de Asturias y Carpentier. Esta experiencia influyó en su obra y le permitió ser un precursor del “realismo mágico”. Su primera novela, “Las lanzas coloradas”, publicada en 1931, abrió la puerta a la literatura venezolana novelística reconocida mundialmente.

Entre la crítica y el reconocimiento

De vuelta en Caracas, Uslar continuó su carrera literaria y política. Su artículo “Sembrar el petróleo” (1936) se convirtió en un llamado para aprovechar de manera responsable el petróleo venezolano. Durante la IV República (1958-1998), mantuvo una postura crítica y distante hacia el poder, ejerciendo su influencia a través de sus escritos en el diario El Nacional y programas televisivos.

El exilio en Nueva York de 1945 a 1950 fue un periodo productivo para su obra literaria, destacando novelas como “El camino de El Dorado” (1947) y ensayos sobre la economía venezolana. Su actitud crítica persiste, especialmente frente al populismo, y sus opiniones eran ampliamente respetadas en Venezuela.

El reconocimiento a Uslar Pietri fue notable. Aunque no obtuvo el Premio Cervantes, fue galardonado con el prestigioso Rómulo Gallegos y el Premio Príncipe de Asturias en 1990. Su legado, tanto literario como político, ha dejado una huella imborrable en la historia venezolana.

Sigue leyendo: El poeta Tarek William Saab y su libro en un Paisaje Boreal

Continue Reading

Suscríbete a nuestro boletín

Carabobo

Sucesos

Facebook

Nasar Dagga

Lo más leído