Connect with us

Opinión

Maibort Petit hace uso del derecho a réplica por falsas acusaciones de articulista

Publicado

on

Compartir
Comenzamos  nuestra  carta, citando un extracto de la ley que rige la materia referente al derecho de réplica según como lo expresa el artículo 58 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: …”toda persona afectada por informaciones ‘inexactas o agraviantes’, emitidas en su perjuicio a través de cualquier medio de comunicación, tiene derecho a efectuar, por el mismo órgano de difusión, su réplica, rectificación o respuesta en las condiciones que establece la presente ley.” Usando también mi derecho a réplica en este medio y en los que escribo haciendo uso de una Jurisprudencia presentada en La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia por el Amparo presentado por el Dr. Elías Santana de Queremos Elegir, donde el Tribunal Supremo decidió según sentencia Exp. 00-2760 de fecha El 9 de octubre de 2000 “…cuando un comunicador tiene un espacio en los medios, este debe ejercer su derecho a réplica en el mismo y no en el del que lo afectó la cual lo hago en esta carta pública para los medios digitales que publicaron el artículo del ciudadano José Luis Centeno S. titulado: El sesgo ideológico criminal de @lortegadiaz
Un artículo publicado en su web contiene falsas alegaciones del señor José Luis Centeno por lo cual pido mi réplica
El señor José Luis Centeno escribió un artículo Titulado: El sesgo ideológico criminal de @lortegadiaz, acusaciones hechas de manera irresponsable y caprichosa donde pretende presentarme como un  un instrumento de una supuesta  campaña comunicacional para favorecer la imagen de quien fuera Fiscal del Régimen de Nicolás Maduro y que actualmente se encuentra el exilio, Luisa Ortega Díaz.
Centeno incluso afirma lo siguiente: “Lamento que ese censurable esfuerzo comunicacional se haya iniciado con Maibort Petit, no quiero pensar que se está presentando para lograr tan siniestro objetivo sino que fue engañada en su buena Fe”. Quiero aclarar al mundo y al señor Centeno que no me presto para ninguna campaña a favor de la imagen de Ortega Díaz ya que no la conozco y la he visto una sola vez en mi vida. Como periodista hice lo correcto, se me presentó la oportunidad de entrevistar a la ex fiscal y lo hice apagada a las normas y reglas del periodista. La suposición irresponsable de Centeno Salas y que escribe de manera manipulada con intenciones de destruir mi reputación, dejan claro su desconocimiento sobre la ética y los principios que rigen el periodismo.
Centeno Salas me acusa demás de “ser allegada al matrimonio Ferrer-Ortega” nada más falso y mentirosos. La primera y única vez que he visto a Luisa Ortega Díaz fue el Día de la entrevista que duro escasos minutos y a su esposo Germán Ferrer no le he visto nunca. La ceguera de Centeno le hace inventar relaciones que no existen y además acusarme de estar prestando mis servicios para lograr limpiar la imagen de la ex funcionaria.
Como medio que publicó el mencionado el artículo debe permitir mi derecho a réplica para  aclarar las falsas y tendenciosas acusaciones del señor Centeno que dejan claro su falta de ética y moral. Centeno no tiene Derecho a enlodar la reputación de los periodistas por un enfrentamiento personal que tenga con sus enemigos
Centeno desconoce que los periodistas éticos no inventan las entrevistas, El periodistas hace las preguntas y escribe las respuestas que da el entrevistado, sin suponer que la respuesta que da el entrevistado es lo que conviene a los objetivos de sus aliados o enemigos.
Lo expuesto en esta solicitud de derecho a réplica está basado  en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, lo cual se refleja en todo el ordenamiento  sobre Derechos Humanos y así como en el Pacto de San José donde se establece el Derecho de Rectificación o Respuesta en su artículo 14 que dice: …Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley…

Comentarios de Facebook

Opinión

Corker y el Grupo de Bostón

Publicado

on

Colombia y Venezuela - acn
Compartir
  • 1
    Share

Corker y el Grupo de Boston: Por Leopoldo Puchi.- La iniciativa del Grupo de Boston de invitar al país al senador estadounidense Bob Corker toma particular relevancia en las circunstancias actuales en la que se han escalado las tensiones internas como consecuencia de la muerte del concejal Fernando Albán. Tal como ha sido señalado por distintos observadores de la situación venezolana, esta iniciativa  es la acción más juiciosa realizada desde hace mucho tiempo.

El Grupo de Boston ha sido durante años un punto de encuentro entre parlamentarios venezolanos de Gobierno y oposición y entre las dos naciones. Recientemente jugó un rol muy importante en la excarcelación de Joshua Holt. Le correspondió a  Pedro Díaz Blum, Rafael Lacava y Caleb Mc Carry, del GB, adelantar las diligencias y establecer los enlaces necesarios entre el presidente Nicolás Maduro y el senador Corker.

El grupo ha funcionado, con mayor o menor intensidad según las circunstancias, desde que se creó la Asamblea Nacional. Está compuesto de manera paritaria por partidarios del Gobierno y de la oposición. En 2002, en medio del torbellino generado por el golpe del 11 de abril, sesionó en Washington y en Boston. Sin embargo, no es una instancia de negociación, mediación o arbitraje, lo que corresponde a las partes y delegaciones con mandatos expresos, sino que ha utilizado siempre el mecanismo de las mesas de ideas que no implican o concluyen en convenios.

El rango de controversias existente es muy amplio. Las tensiones entre Washington y Caracas comenzaron hace mucho tiempo atrás, en un contexto distinto al de los actuales problemas de hiperinflación. Son tensiones que derivan  de la separación de Venezuela de su tradicional “zona de influencia” y obedecen a razones geopolíticas. A ello se le añade la lucha política interna por el poder, en la que el gobierno estadounidense ha tomado partido por la oposición.

Y todo este conjunto de disputas se ha complicado en la medida en que la institucionalidad se ha deteriorado, se ha recurrido  a la violencia de parte y parte, y las condiciones de vida de la población se han gravemente deteriorado por la ineficiencia de las políticas económicas del Gobierno, así como por las sanciones y sus efectos nocivos.

También hay que señalar que las posiciones de Estados Unidos no son uniformes y que hay diversidad de corrientes con puntos de vista diferentes o contradictorios en relación a Venezuela. La iniciativa de hace pocas semanas del Departamento de Estado, conducido por Mike Pompeo, de enviar una delegación oficial de alto nivel para sostener reuniones en Venezuela fue suspendida en el último momento, seguramente producto de esas contradicciones. Al mismo tiempo, otras dependencias adoptan sus propias medidas radicales, que cierran puertas para posibles entendimientos.

Es en medio de todas las complejidades señaladas que el Grupo de Boston realiza sus actividades, desde una perspectiva que conjuga diversidad de criterios, optimismo y realismo.

No deje de leer: “El miedo mantiene a Maduro en el poder” dice Julio Borges

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído