Connect with us

Sucesos

Junto al amante asesinó y descuartizó a su esposo

Publicado

on

Mujer, amante, descuartizó -acn
Compartir
  • 9
    Shares

Una mujer junto con el amante asesinó y descuartizó a su esposo. Yesimar, de 30 años de edad, decidió no calarse más el triángulo amoroso donde estaba inmersa; por lo que planificó con su amante, la muerte de su pareja legal; su esposo Juan Carlos Blanco Otaiza, de 39 años.

Como ya querían vivir el uno para el otro; los amantes decidieron ponerle punto final a la incertidumbre que estaban pasando; pero buscaron la manera menos indicada, eliminar al tercer vértice del triangulo: Juan Carlos.

Mujer, amante, descuartizó -acn

La pareja de criminales descuartizó a la víctima

Es así que, que el miércoles 16 de mayo, Yesimar Ángel Rodríguez Mercado junto a su amante, le asestaron varios golpes contundentes en la cabeza y mataron al “estorbo”. En el interior de la vivienda, lugar del crimen, el dúo criminal sin ningún asomo de piedad descuartizó a la víctima.

Ya con el cadáver vuelto trizas, los victimarios metieron los restos humanos en un bolso negro y lo arrojaron al río La Arenosa del sector El Oasis; riachuelo ubicado en el municipio Libertador. El propósito era despistar a los expertos contra homicidios.

Al momento del asesinato, Yesimar Ángel no pensó en sus pequeños hijos ni en lo bueno que su esposo fue con ella; ni mucho menos en las consecuencias que le acarrearía quitarle la vida de la manera más cruel al hombre que veló por ella y sus retoños.

La criminal ya tenía su plan preparado. El miércoles 16 acudió hasta la base del Cicpc La Florida donde denunció que su esposo estaba extraviado; que había desaparecido y no sabía nada de él.

Hubo algo en la conducta de la denunciante que no pasó desapercibida para los sabuesos  del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, que no quedaron muy convencidos con el “cuento” de la desaparición de Blanco Otaiza.

La mujer trató de engañar al Cicpc

Ya puesta la denuncia, la mujer regresó a casa pensando que todo le estaba saliendo de acuerdo a lo que planeó en complicidad con su amante. Estaban siguiendo al pie de la letra todo el libreto y no había nada que temer. Nunca imaginó que en 16 días todo se le iba a venir abajo.

Los sabuesos de la base La Florida, con ese sexto sentido que desarrollan  en el mundo de la criminalística, iniciaron las investigaciones acerca de la “desaparición” de Juan Carlos Blanco Otaiza. En cada paso de las pesquisas que daban los expertos,  intuían que la denuncia hecha por Yesimar era solo una patraña; que había algo oculto, oscuro… pero, que  ellos iban a  llegar al final de la tramoya.

Del hecho no se supo más hasta el martes 22 de mayo, cuando el comisario Jefe Luis Revilla; supervisor de Delegaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas Carabobo, informó del caso a través de su cuenta Instagram luisrevillach.

Destacó que, detectives del Eje Contra Homicidios de la base La Florida localizaron a Juan Carlos Blanco Otaiza. Estaba desmembrado dentro de un bolso negro en el río La Arenosa;  sector El Oasis, parroquia Tocuyito del municipio Libertador.

Ya ubicados los restos humanos, la comisión de la base Cicpc La Florida fue a la casa donde vivía Yesimar con su pareja y sus hijos. La presencia inesperada de la policía científica agarró desprevenida a la homicida, quien sin poder evitarlo, sintió miedo, y a la vez, un frío que le invadía toda la espina dorsal.

Con el hallazgo del cadáver desmembrado de Juan Carlos Blanco Otaiza; lo demás era trabajo de carpintería para los técnicos y expertos en criminalística.

Mediante las experticias realizadas en el interior de la vivienda, los detectives hallaron manchas hemáticas, lo más seguro, sangre humana que pertenecía a la víctima.

Junto al amante tenían todo calculado

También encontraron en el lugar un asa que le faltaba al bolso donde localizaron los restos humanos. Los funcionarios del Cicpc determinaron que debido al peso, cuando fueron a levantar el bolso, el asa se desprendió; pero como la mujer y su amante tenían todo fríamente calculado, confiados dejaron la evidencia en el lugar del crimen.

Todo se le vino abajo. A Yesimar Ángel Rodríguez Mercado no le quedó más que “cantar” cuando los detectives iniciaron el interrogatorio. Confesó que junto a su amante, planificaron y ejecutaron la muerte de su esposo. Después de asesinarlo lo despedazaron y lo lanzaron al río dentro del bolso.

Una comunidad consternada y molesta. Yesimar no era muy estimada por algunos vecinos que la  tildaron de  “arrogante”. A través de las redes sociales Instagram y  Twitter; habitantes de la comunidad sostuvieron que “ella tiene que pagar por su crueldad. No pensó en su familia. Matar a su esposo por otro hombre no tiene perdón”, postearon los usuarios de las redes sociales.

Ahora, Yesimar Ángel Rodríguez Mercado, asesina de su esposo, está en manos de la ley; mientras que su amante huye, pero el brazo de la justicia es infinito, y más temprano que tarde; será atrapado.

ACN/RBI@rubbol2006

No deje de leer: Padre aberrado violó a sus hijos de 6, 4 y 2 años y médicos lo descubrieron

 

Comentarios de Facebook

Sucesos

Kamikaze colombiano dejó 21 muertos al estallar carro bomba

Publicado

on

kamikase acn
Compartir
  • 1
    Share

Las autoridades identificaron al kamikaze colombiano que la mañana del jueves estalló el auto que conducía y mató a 21 personas.

La detonación del carro bomba en la Escuela de Policías  General Santander en Bogotá se trata de un hecho inédito en la historia de la violencia colombiana. Según las primeras investigaciones el kamikaze entró al violar los controles de seguridad.

El vehículo quedó registrado por cámaras de seguridad. Unas primeras versiones indican que se movilizaba a alta velocidad por la autopista sur. Al llegar a la Escuela pasó por encima de los conos ubicados en la portería.

Aunque los gariteros abrieron fuego al vehículo, este terminó estrellado. Después desató la tragedia. Un primer gran interrogante es si la explosión se debió al choque o que contaba con un dispositivo de activación. Esta versión se desprende de las conversaciones radiofónicas sostenidas por miembros de los organismos de seguridad.

La Policía Nacional informó en la noche de este jueves que la cifra preliminar de fallecidos asciende a 21. Otras 68 resultaron heridas. La fiscalía identificó al kamikaze como José Aldemar Rojas Rodríguez. Era amputado del brazo del derecho. Por eso lo apodaban El Mocho Kiko.

Mocho y kamikaze

Conducía una camioneta Nissan Patrol color gris modelo 1993 de placas LAF-565. El vehículo estaba cargado con 80 kilos de pentolita.

Al parecer el kamikaze colombiano de 56 años está vinculado con la guerrilla colombiana. Trabajó como explosivista para la narcoguerrilla. Se dijo que sufría de una enfermedad terminal y lo contrataron para que se inmolara en nombre de la guerrilla. El dinero del jugoso contrato se lo dejó a su familia.

El asesino a pesar de ser un viejo se sacó la licencia de conducir en febrero del pasado año. Cuatro meses después se compró la camioneta con el dinero que la guerrilla le entregó.

También te puede interesar: Carro bomba dejó nueve policías muertos en Bogotá (Video)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído