Connect with us

Opinión

Edgar Darío Núñez: Mi carta al Niño Jesús

Publicado

on

carta-niño-jesus-acn
Foto: Run Runes.
Compartir
  • 5
    Shares

Edgar Darío Núñez: Mi carta al Niño Jesús: En estos días de lejanía, reflexión y aprendizaje personal, he analizado con cierta objetividad la situación actual del movimiento cultural valenciano. He tenido las más interesantes conversaciones y debates con artistas y personajes del quehacer cultural de la ciudad, explorando sus sentimientos, ideas, anhelos y críticas. Mis conclusiones personales las quiero compartir con los valencianos, bajo el riesgo de ser criticado, pero considero que es un acto de honestidad propia y necesario para el estado de cosas hoy. Uno de mis grandes disgustos es el “disimulo”: nadie se atreve a decir sus opiniones libremente, ni criticar con fundamento o plantear su opinión real sobre los peliagudos momentos que vive la cultura de la ciudad; siempre nos escudamos en halagos diplomáticos y la mayoría de la crítica se hace a espaldas o en pequeños círculos elitistas, convencidos que son los dueños de la verdad.

No dejes de leer: Gobierno de Carabobo prohíbe pernoctar en supermercados

Por eso en esta triste Navidad de corazones y bolsillos rotos, quiero pedirle al Niño Dios tres cosas, que reúnen mis anhelos para la cultura valenciana:

LIBERTAD: Deseo que el movimiento cultural de valenciano (no sólo sus artistas, incluye a escritores, intelectuales, científicos, promotores, profesores universitarios, periodistas, entre tantos) pueda expresar sus ideas libremente, sin ser discriminados o excluidos por nada más que su talento. Ahora que existe un nuevo alcalde (que no conozco pero según los entendidos tiene un gabinete marcado por la juventud) le propongo seriamente que rescate presupuestariamente la gestión cultural, asignándole AL MENOS 5% (a mi me dejaron el 0,1%)  del presupuesto municipal. Junto a esto le propongo CREAR UNA DIRECCIÓN DE CULTURA, que le permita gestionar ese presupuesto con menos burocracia y más flexibilidad. Pero sobre todo NO DISCRIMINE, ni usted ni los funcionarios que nombre. Lo único que puede diferenciarnos es nuestro talento, disciplina y disposición de trabajo, no el color de la franela; no permita que los extremos regulen qué es (y qué no) cultura: la libertad no es sólo su exteriorización (conducta), es también permitir el libre pensamiento y su manifestación.

IGUALDAD: Igualmente, le pido al Niño Dios que la discriminación no sólo se elimine desde lo externo (la política) sino también desde lo interno. Uno de los grandes conflictos que encontré en la gestión cultural fue precisamente la HONDA frontera entre el norte y el sur, entre un sector excesivamente politizado y conservador, frente a un sector desasistido y disgregado. Dentro del mismo movimiento cultural valenciano hay una profunda desigualdad en trato, acceso y oportunidades. Yo intenté combatirlo, llegando incluso a enemistarme o discutir publicamente con promotores y gerentes culturales, y confieso fracasé. Lamentablemente es algo que sólo se puede resolver con planificación a largo plazo, y UN CONSENSO VALENCIANO para abrir los espacios para todos, oportunidades para todos y acceso para todos, siendo el talento el único rasero. Ni la extracción socioeconomica, el abolengo o la inclinación política puede ser el criterio para otorgar premios, condecoraciones, becas y puestos de trabajo.

SOLIDARIDAD: Por último le pido el Niño Jesús que haga nacer en el corazón del movimiento cultural y de los gestores públicos y privados de la cultura valenciana, la SOLIDARIDAD, algo que veo perderse cada día más. Puedo hacer una serie de artículos con casos de artistas e intelectuales que fueron literalmente abandonados en momentos dificiles y complicados, sin tener donde acudir por auxilio financiero e incluso psicologico. ¿Cómo es posible que un importante artista de la ciudad sufra un accidente, o caiga en una desgracia, y sólo queda como una anécdota o un cuento de salón? En este momento tengo en mi mente el caso del primer actor de la ciudad Fernando Lozada, quien sufrió una fractura de cadera en plena labor creativa como actor, director y vestuarista (el mejor de la ciudad, sin dudas) y que poquísimas personas e instituciones hayan prestado ayuda. Un hombre (y como él tantos casos) que dio su vida entera al teatro de la ciudad y que el movimiento cultural ni se haya dado por enterado, las instituciones públicas enfocadas en sus “elecciones” y sus amigos y familiares sufriendo los embates de la inflación y la falta de medicinas. No es justo que el movimiento cultural olvide a sus propios miembros, a su propia gente. Por eso Niño Jesús te pido que hagas nacer la solidaridad en nuestros corazones, para que esto no vuelva a suceder.

Yo sé querido Niño Dios que no siempre cumples todos los deseos y pedimentos, pero ojalá puedas escuchar esta solicitud y darnos un poco de optimismo y ánimo para el movimiento cultural de Valencia, para cambiar desde adentro de nuestros corazones y poder enfrentar estos terribles tiempos.

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

CPI, colapso y geopolítica

Publicado

on

CPI, colapso y geopolìtica - acn
Compartir
  • 3
    Shares

CPI, Colapso y geopolítica: Por Leopoldo Puchi.- Venezuela atraviesa por serios problemas internos, en particular de naturaleza económica y social, que se expresan en el descenso de la producción nacional, hiperinflación y empobrecimiento de las condiciones de vida de la población. A ello se le añade una alta conflictividad política y el deterioro del marco institucional.

A esta crítica situación se le suman las tensiones de orden internacional que aparecieron en el momento en que Venezuela decidió separarse del dispositivo geopolítico del que había hecho parte. Por esta razón, ahora se encuentra en el ojo de un huracán de tensiones en el que participan gobiernos de varios países.

Algunos sectores de los centros de poder occidental consideran que pudiera aceptarse esa decisión de Venezuela o que, en todo caso, se tendrían que encontrar fórmulas de convivencia a pesar de la decisión tomada, mientras que otros factores estiman que hay que reinsertar al país en su órbita tradicional por cualquier medio. A los unos se les ha denominado “diplomáticos” y a los otros “militaristas”.

Quienes han recurrido a la Corte Penal Internacional para obtener una decisión que implique una condena hacen parte de las corrientes llamadas “militaristas”, partidarias de acciones de fuerza para alcanzar el objetivo propuesto, puesto que una sentencia condenatoria solo pudiera ejecutarse si se recurre al uso de la violencia física. Se degradaría así la CPI a un rol de validación de una intervención extranjera. En la misma línea de las corrientes “militaristas” se inscribe lo planteado por William Brownfield, quien ha sugerido la opción de precipitar al país en un colapso absoluto “aunque ello produzca un periodo de sufrimiento”.

Un efecto negativo de esta visión es que induce a la oposición a la espera de una intervención, que se considera vendría inevitablemente por el colapso o vía decisión de la CPI. Algo semejante ocurrió con el llamado a la abstención del 20 mayo, que fue inducido desde varios países de la Unión Europea y el Grupo de Lima.

Ahora bien, desde las corrientes “diplomáticas” también hay nuevas iniciativas. Llega la noticia de que el gobierno español ha decidido propiciar la búsqueda de acuerdos. Se trataría de la promoción del “diálogo político y de cómo abrir cauces de colaboración”, ha indicado Josep Borrell.

Con anterioridad se había conocido la iniciativa del Departamento de Estado de enviar una delegación de alto nivel para sostener reuniones en Venezuela, pero fueron suspendidas en el último momento por las contradicciones entre los diferentes grupos que conforman la administración estadounidense. Del mismo modo, la visita a Venezuela del senador Bob Corker puede entenderse como un esfuerzo en la misma dirección.

Aunque son diferentes entre sí, estas iniciativas responden a una visión “diplomática”. La inclinación definitiva de Donald Trump no se conoce, pero sin duda se sabrá luego de las elecciones de noviembre. Veremos si es colapso, CPI o acuerdos pacíficos.

No deje de leer: !Dantesco! A martillazos masacraron a cuatro niños en Caracas

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído