Connect with us

Opinión

Una visita intempestiva…

Publicado

on

No todo lo que brilla - acn
Compartir
  • 1
    Share

Una visita intempestiva…: Por María Auxiliadora Dubuc P.

“Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cascara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento” (Nelson Mandela)

Nicolás en la ONU: La verdad es que aquí en Venezuela desde luego el gobierno nos colma de noticias cada semana, una más insólita que la otra, pues en un ambiente de miseria, hambre y necesidad, aunque parezca bizarro, ya suenan las trompetas que anuncian el advenimiento de un proceso electoral municipal y se rumora de referendo constitucional, donde participaran sirios y troyanos, como ya estamos acostumbrados, todo ello de conformidad con la llamada: “teoría del espacio”, así, todos distraídos en la organización electoral, Nicolás avanza a paso de vencedores.

Esta semana más sorpresitas, porque de nuevo Nicolás Maduro sale de viaje, en uno intempestivo al imperio, rumbo a Nueva York, pisando suelo estadounidense en medio de claros riesgos y una evidente tensión, “Traigo la voz de todo mi pueblo, vengo cargado de Pasión Patria para defender la verdad”, aseguro desde su avión, así justifico su participación en la 73° Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que reúne a presidentes y dignatarios del mundo cada año.

En este foro, considerado el más importante de la política mundial, el mandatario venezolano tuvo un derecho de palabra y con él la oportunidad magnífica de fijar posición al respecto de Venezuela, dejando boquiabiertos a sus detractores regionales, quienes consistentemente han atacado su legitimidad y presionado por su aislamiento. Nicolás, descolocó su supuesta posición furtiva y evasiva frente a la comunidad internacional, de modo que las instancias, que durante meses se construyeron como organismos paralelos legítimos de los poderes venezolanos (TSJ) y que hicieron esfuerzos enormes para criminalizar al mandatario venezolano, parecieran haber quedado inutilizadas, al menos en sus objetivos más inmediatos.

Así las cosas, relatando lo sucedido, en el edificio de las Naciones Unidas (ONU) todos pendientes de la visita de Nicolás, lo esperaban ansiosamente, sobre todo y especialmente después que el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijera expresamente: “Ciertamente estaría dispuesto a reunirme con el presidente Nicolás Maduro en las Naciones Unidas. Si tuviera tiempo lo haría. Él tiene que arreglar las cosas. Tiene que actuar de forma mucho más humana. Ciertamente estaría dispuesto a ello. Siempre que pueda salvar vidas. Si es una vida, estoy dispuesto”.

Un poco para ilustrarles el desarrollo de la visita, Maduro se sentó en el puesto de Venezuela a las 5:40 pm, dos horas antes de su intervención con una comitiva de aproximadamente 17 personas. Entre las que se encontraban la primera dama, Cilia Flores, y el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez y como no había suficiente espacio para sentarse en las sillas de acompañantes que dispone una misión diplomática, ocuparon los asientos de Bután, Benín, Chipre y Cuba.

Cuando eran  las 7:40 pm,  el jefe de Estado se subió al podio, quedaba ya poca audiencia en la sala, los países del Caribe y aliados del Gobierno, como Nicaragua y Bolivia, esperaron a que el mandatario terminara su discurso para retirarse de la sala, delegaciones que dicho sea de paso aplaudieron al presidente cuando se subió al podio,  lo vitorearon cuando se refirió a la doctrina Monroe y cuando criticó los ataques de Estados Unidos, mientras que los países detractores, es decir,  Canadá, Estados Unidos, Colombia, Chile, Ecuador y Argentina escuchaban con atención al gobernante. Apenas finalizó el discurso, los países aliados al Gobierno se levantaron y salieron de la sala de golpe, por razones obvias ya que el tiempo reglamentario que recomienda las Naciones Unidas para cada intervención es de 15 minutos, sin embargo, y a pesar de eso, la alocución de Maduro se extendió por más de 45 minutos.

Intervino en primer lugar  saludando a los presentes, llenando de elogios a la Presidenta de la Asamblea por ser la primera mujer de Latinoamérica en presidir el organismo. Posteriormente  procedió a fijar su posición sobre algunos asuntos, en este orden, a lo interno del organismo pidió la actualización política de la ONU, denunciando a su vez el cierre de la asistencia financiera de Trump a la organización.

Luego, hizo un llamado a defender los procesos de liberación de los pueblos,  recordando los conflictos del mundo bipolar y de la caída de la Unión Soviética. Recordó a Pinochet y dijo que Venezuela puede construir un sistema político original.  Habló de un mundo diverso, sin una economía y pensamiento ÚNICO. Se solidarizó con el Pueblo de Palestina y pidió el fin del Bloqueo de Cuba, dijo que su gobierno respalda “el llamado de la ONU para que cese el bloqueo infame y criminal a Cuba”. Pidió la liberación de América Latina emulando las ideas y el ejemplo de Venezuela. Citó a Nelson Mandela, cuya estatua está en la ONU, comparándolo con su persona: “Se ha tratado de dibujar un Mandela ‘bobo’; un Mandela que no luchó. ¡Él es valentía para los opresores! Nosotros nos sentimos seguidores de los grandes líderes africanos”.

Maduro habló durante largo rato sobre el maltrato de Estado Unidos a Venezuela, refiriéndose a “una ofensiva” diplomática contra el país, dijo que Venezuela era un país acosado por Trump, siguiendo la Doctrina Monroe, denunció que las élites estadounidenses  tienen alrededor  de unos 200 años maltratando a Venezuela: “Ayer en este mismo lugar el presidente de EE.UU. arremetió una vez más contra el noble pueblo de Venezuela enarbolando la doctrina que hace 200 años fundó el imperio de los Estados Unidos y determinó lo que iba a constituir luego su papel intervencionista”, dijo el presidente de Venezuela. “Hace 200 años nuestra región estaba plagada de colonias e injusticias. Hace 100, luchábamos como pueblo por la libertad. Hoy es la oportunidad y el momento”, agregó el mandatario venezolano. “Hoy, nosotros podemos decir que hemos pasado 20 años de revolución. Hemos aguantado las arremetidas políticas, hemos sacado fuerza para salir victoriosos. Estados Unidos niega el derecho que nos hemos ganado de gobernar “, señaló.

Aseguró igualmente en su discurso que existe un conflicto doctrinario entre USA y Venezuela. Reclamó a Estados Unidos la prohibición a Venezuela a usar dólares, acusándolos de trancar el desarrollo económico del país. En este sentido, agregó que Venezuela sufre un cerco político, económico, diplomático y comunicacional, que intenta “construir un expediente de legitimación de la intervención de Venezuela”. Puntualizó que las razones a las que obedece este cerco contra Venezuela a su saber y entender, yacen en que “hemos levantado un proyecto de sociedad basada en la identidad y cultura propia de la región” y agregó que Venezuela posee las reservas petroleras y auríferas más grandes del mundo. Dijo que las reservas petroleras y recursos mineros de Venezuela eran codiciadas por el Imperio, señalando a las oligarquías del continente de cómplices del Imperio y denunciando a los gobiernos satélites que controla Estados Unidos, asegurando que USA quiere arrollar a Rusia, China y Venezuela.

Criticó también,  la situación de los emigrantes latinos en USA, los casos de Libia y otros países. Recordó las denuncias de conspiración permanente señalada por el New York Times. Maduro señaló que Venezuela es víctima de una agresión permanente en lo económico y diplomático. Según él, a modo de justificar una intervención militar:  “Se ha construido a nivel mediático mundial un expediente contra nuestro país para pretender o suponer una crisis humanitaria y migratoria , que utilice los conceptos de Naciones Unidas, para justificar una coalición de países, encabezada por el gobierno de Estados Unidos y sus gobiernos satélites en América Latina, que le ponga la mano a nuestro país, se ha fabricado una crisis migratoria que se cae por su propio peso que pretende desviar las verdaderas crisis migratorias que hay en el mundo”, dijo.

Denunció que Venezuela es víctima de un ataque frontal por tener un proyecto de NUEVO MODELO DE SOCIEDAD, UNICO Y PROPIO, e informó de la creación de un Estado de Bienestar Social y un nuevo Modelo Económico que no tiene precedentes.  Luego paso a recordar su elección  el pasado 20 de Mayo y  los golpes militares frustrados   Diciendo además que todo conduce a que el atentado terrorista perpetrado en su contra el 4 de agosto pasado, se presume que se financió y planificó desde EE.UU.   asegurando que los capturados (28) han confesado el papel de gente que vive en  Estados Unidos y Colombia, con apoyo de diplomáticos de Chile y México, por lo que  en ese orden pidió que se nombre un delegado especial que conduzca investigación independiente sobre ese presunto atentado, una Comisión Internacional de Investigación del Magnicidio y la intervención del FBI para investigarlo, y así dijo: “He dicho al gobierno de los Estados Unidos, que ha negado su participación en la ejecución de los atentados, qué bueno sería que el FBI se incorpore en esta investigación”.

Señaló que Venezuela se niega a rendirse a los imperios neocoloniales,  declarándose representante de Simón Bolívar, que Venezuela tiene valores de independencia y soberanía y que es un país que aprecia la cultura y sociedad estadounidense, pero no quiere a su élite gobernante.

Maduro exhortó a que se reunieran con su persona para tratar los problemas sin uso de la fuerza, que Venezuela puede resolver sus diferencias porque domina el arte del Diálogo y el Consenso: “En Venezuela creemos en el diálogo político como la formar de resolver conflictos”, dijo. Habló de que lo quieren demonizar  pero que está dispuesto a dialogar con apoyo internacional, por lo que a pesar de las inmensas diferencias, estaría dispuesto a sentarse a dialogar con Trump. En este orden solicitó una reunión inmediata para así estrechar su mano y poder resolver las diferencias existentes, asegurando: “Yo estoy dispuesto a reunirme con el presidente Trump. A pesar de todas las diferencias, el presidente de Venezuela estaría dispuesto a estrechar la mano del presidente de Estados Unidos y a dialogar sobre los asuntos de las diferencias bilaterales y de nuestra región.”

Señaló que confiaba en la humanidad y que nunca se rendirá en su causa revolucionaria: “Ratifico la voluntad de diálogo internacional y la voluntad del diálogo político nacional. Abro los brazos para todos los que nos quieren ayudar, respetando la soberanía del país”.

El asunto es que justo después de su discurso estaba convocada una rueda de prensa con medios internacionales en una de las salas de conferencias del edificio. Sin embargo, aunque la prensa esperó por más de media hora, un vocero de la ONU anunció que el Gobierno venezolano canceló la conferencia porque al Presidente le surgió un compromiso de “último minuto”.

Así culminó la cosa, posteriormente nos enteramos que aunque un poco descolocados después de la intervención de Nicolás, seis países enviaron una carta a la Corte Penal Internacional para que investigue los supuestos crímenes de lesa humanidad en Venezuela. Argentina, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Canadá firmaron la misiva en la que piden que se determine si se cometieron dichos crímenes desde el 12 de febrero de 2014 en ese orden vendrán al país a inspeccionar, si Dios y la patria así lo permiten.

Analizando el asunto a  simple vista, pareciera que la posición política de Venezuela y de la propia figura del presidente venezolano ha resultado favorecida, con esta intervención en la ONU, logrando introducir nuevos elementos en la agenda, resultando más que probable la generación de un canal de diálogo y comunicación entre Caracas y Washington.

La alocución de Maduro además  sirvió además para fijar un importante punto de honor sobre la situación-contexto de Venezuela, la cual no ha sido claramente explicada y reseñada a escala internacional, todo lo cual  evidencia que las aristas sobre el destino de Venezuela no se resolverán en territorio venezolano, ya que la inutilidad de una interlocución con factores adversarios al chavismo dentro de Venezuela también ha quedado evidenciada, por tratarse de un esquema definitivamente agotado.

La realidad es aplastante, Maduro hoy a nivel internacional adquiere un mayor perfil como referente de la política venezolana mientras que los factores antichavistas más sobresalientes se encuentran divididos en sus opiniones y fuera  del suelo venezolano y los que quedan se encuentran muy distraídos organizando procesos electorales municipales: cuidando sus espacios? No lo tengo claro! Amanecerá y veremos….

María Auxiliadora Dubuc P. – @mauxi1

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído