Connect with us

Opinión

Sandy Aveledo y Luis Gallo: La elección de los alcaldes

Publicado

on

Elecciones municipales-acn
Foto referencial
Compartir
  • 3
    Shares

Para el próximo domingo 10 de diciembre está pautada la elección de 335 alcaldes de todo el país. Ese día también se elegirá a un nuevo gobernador del estado Zulia.  Se trata de un proceso electoral cuestionado por los más importantes partidos políticos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD,) que no participarán. Alegando que no están dadas las condiciones, Acción Democrática (AD,) Primero Justicia (PJ,) y Voluntad Popular (VP,) no han postulado candidatos ni apoyan, oficialmente, a ninguno de los candidatos de otros  partidos de la oposición que han decidido participar en este proceso electoral.

Según algunos analistas políticos, la ausencia de AD, PJ, VP y otros partidos de la MUD en estas elecciones se va a traducir en un aumento considerable  en la abstención. Otros estudiosos de estos procesos aseguran no obstante que la participación puede mantenerse en los niveles históricos de los comicios regionales, con lo que quedaría en entredicho el liderazgo de los jefes de los tres grandes partidos ausentes, casi todos ellos por cierto, con aspiraciones presidenciales. El 10 de diciembre no solo se elegirán alcaldes de todo el país, también se estará contribuyendo a definir, en buena medida, el panorama electoral del 2018…

ELLA DICE…

Todo está listo para que el 10 de diciembre se elijan 335 alcaldes y al gobernador del Zulia, tras la polémica de destitución de Juan Pablo Guanipa  por no prestar juramento ante la Asamblea Nacional Constituyente.

Para estas elecciones se espera una gran abstención,  por la ambigüedad de los dirigentes políticos de los grandes partidos de la oposición como Voluntad Popular,  Acción Democrática y Primero Justicia que luego de haber participado en la elección de gobernadores alegan ahora que no participarán entre otras razones por el abuso de poder con los centros migrados y la intimidación de grupos violentos a la hora de votar.

Todo parece indicar que ante la fractura de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD,) el mapa electoral de las alcaldías quedará pintado de rojo, con el gobierno de Maduro paradójicamente fortalecido pese a tener un nivel de impopularidad cercano al 80%, algo increíble sobre todo si tomamos en cuenta el agravamiento de la crisis en la prestación de los servicios públicos y la hiperinflación que ha hecho trizas el poder de compra de los venezolanos.

Ganará la abstención, lamentablemente para Venezuela que pareciera enfrentar hoy un callejón sin salida, aunque los más optimistas tengamos una suerte de fe en el diálogo y en una salida electoral para el 2018, en la que la oposición tendrá que renovarse y levantarse como el Ave Fénix, para ganarse el favor de los electores. Venezuela no se acaba. @sandyaveledo Sandyaveledo2018@gmail.com

No dejes de leer: “Sandy Aveledo y Luis Gallo Ella dice Él dice: ¡Hiperinflación!

ÉL DICE…

A mucha gente le cuesta entender que en una elección tan importante como la de más de 300 alcaldes no estén participando oficialmente Acción Democrática (AD,) Primero Justicia (PJ,) y Voluntad Popular (VP,) que vienen de participar en las elecciones de gobernadores, celebradas en las mismas condiciones en las que se celebrarán las elecciones municipales del próximo 10 de diciembre. Y la confusión aumenta porque muchos dirigentes de AD, PJ y VP están apoyando abierta o solapadamente a distintos candidatos de la oposición y en algunos casos del gobierno y enfrentando, con una virulencia digna de mejor causa, a otros candidatos, de la oposición también, cosa que permite entender porque se ha mantenido tanto tiempo en el poder uno de los peores gobiernos de la historia de Venezuela.

Y es que para muchos de estos dirigentes de la oposición, tan parecidos a tantos otros en el gobierno de Maduro, la política se ha convertido en un vulgar negocio, en una lucha despiadada por el poder y en un torneo de vanidades y odios que nada tienen que ver con los padecimientos de los ciudadanos y la crisis que vive el país.

En cuanto a Valencia, creo que la  gestión del actual alcalde tiene grandes deficiencias. Son muchas las cosas que podemos reclamarle a Miguel Cocchiola, sobre todo en lo atinente a los problemas de la vialidad, el alumbrado y la basura  pero, ante las alternativas que tenemos, creo que debemos darle otra oportunidad. En todo caso, después de estas elecciones tendremos que hacer un gran esfuerzo por recuperar a Valencia, que luego llegará el momento de pedir explicaciones a esos dirigentes de la oposición, entre ellos algunos candidatos presidenciales, que por sus ambiciones personales han apostado a todo menos al país y a nuestra ciudad. @LuisEGalloG

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

Corker y el Grupo de Bostón

Publicado

on

Colombia y Venezuela - acn
Compartir
  • 1
    Share

Corker y el Grupo de Boston: Por Leopoldo Puchi.- La iniciativa del Grupo de Boston de invitar al país al senador estadounidense Bob Corker toma particular relevancia en las circunstancias actuales en la que se han escalado las tensiones internas como consecuencia de la muerte del concejal Fernando Albán. Tal como ha sido señalado por distintos observadores de la situación venezolana, esta iniciativa  es la acción más juiciosa realizada desde hace mucho tiempo.

El Grupo de Boston ha sido durante años un punto de encuentro entre parlamentarios venezolanos de Gobierno y oposición y entre las dos naciones. Recientemente jugó un rol muy importante en la excarcelación de Joshua Holt. Le correspondió a  Pedro Díaz Blum, Rafael Lacava y Caleb Mc Carry, del GB, adelantar las diligencias y establecer los enlaces necesarios entre el presidente Nicolás Maduro y el senador Corker.

El grupo ha funcionado, con mayor o menor intensidad según las circunstancias, desde que se creó la Asamblea Nacional. Está compuesto de manera paritaria por partidarios del Gobierno y de la oposición. En 2002, en medio del torbellino generado por el golpe del 11 de abril, sesionó en Washington y en Boston. Sin embargo, no es una instancia de negociación, mediación o arbitraje, lo que corresponde a las partes y delegaciones con mandatos expresos, sino que ha utilizado siempre el mecanismo de las mesas de ideas que no implican o concluyen en convenios.

El rango de controversias existente es muy amplio. Las tensiones entre Washington y Caracas comenzaron hace mucho tiempo atrás, en un contexto distinto al de los actuales problemas de hiperinflación. Son tensiones que derivan  de la separación de Venezuela de su tradicional “zona de influencia” y obedecen a razones geopolíticas. A ello se le añade la lucha política interna por el poder, en la que el gobierno estadounidense ha tomado partido por la oposición.

Y todo este conjunto de disputas se ha complicado en la medida en que la institucionalidad se ha deteriorado, se ha recurrido  a la violencia de parte y parte, y las condiciones de vida de la población se han gravemente deteriorado por la ineficiencia de las políticas económicas del Gobierno, así como por las sanciones y sus efectos nocivos.

También hay que señalar que las posiciones de Estados Unidos no son uniformes y que hay diversidad de corrientes con puntos de vista diferentes o contradictorios en relación a Venezuela. La iniciativa de hace pocas semanas del Departamento de Estado, conducido por Mike Pompeo, de enviar una delegación oficial de alto nivel para sostener reuniones en Venezuela fue suspendida en el último momento, seguramente producto de esas contradicciones. Al mismo tiempo, otras dependencias adoptan sus propias medidas radicales, que cierran puertas para posibles entendimientos.

Es en medio de todas las complejidades señaladas que el Grupo de Boston realiza sus actividades, desde una perspectiva que conjuga diversidad de criterios, optimismo y realismo.

No deje de leer: “El miedo mantiene a Maduro en el poder” dice Julio Borges

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído