Connect with us

Opinión

Lorent y el ensañamiento sitiado

Publicado

on

reconversión punitiva - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Lorent y el ensañamiento sitiado: Por José Luis Centeno S. (@jolcesal).- Con la sonrisa de Gregory Sanabria, todo malogrado, afloró la intolerancia. Con Lorent, el régimen amplificó lo inocultable, el ensañamiento contra sus adversarios, que no es justicia, ni se le parece. Es un acto de tortura mantenerlo secuestrado, una clara señal de ese ensañamiento que recae en quienes no se doblegan, cuya voluntad es inquebrantable, ¿cómo decir de Lorent Saleh lo contrario?, si sus carceleros expresan a gritos que no es suficiente el tiempo que lleva en El Helicoide ni lo fueron más de 2 años que estuvo enterrado en vida en La Tumba de Rodríguez Torres, la misma que avaló Gabriela Ramírez y refrendó Luisa Ortega Díaz.

Es algo aberrante, fuera de toda norma, que ocurre a diario con todos los presos políticos, solo que ahora lo estamos viendo en vivo y directo, extendido a los familiares, lo vemos en Yamile Saleh Rojas, la madre de Lorent, en su tía Fátima, ellas han padecido la crueldad de la prisión, como la sufren todas las madres y familiares de los presos políticos, en un choque de emociones que pareciera no tener fin, sintiendo gran angustia e incertidumbre día tras día, soportando la agonía de esperar desesperadamente la libertad de ese ser tan querido, a quien nadie le podrá devolver los años robados.

Este cuadro de extrema perversidad, adquiere connotaciones de barbarie al recordar que Lorent, detenido el 05/09/2014, hoy cuando escribo, 05/06/2018, cumple 3 años y 9 meses secuestrado, sí, ¡secuestrado!, pues no ha sido juzgado, con 49 diferimientos de audiencias, sin acusación formal, pagando una condena anticipada, circunstancias que a la luz del Artículo 1° del Código Orgánico Procesal Penal, por citar sólo una referencia legal, constituyen transgresiones flagrantes al ordenamiento jurídico nacional e internacional. Si a eso súmanos que el Ministerio Público pidió cautelar por retardo judicial indebido hace 1 año, pero además, que está muy enfermo, con diagnósticos de afecciones físicas y psicológicas por el maltrato de sus carceleros, el ensañamiento salta a la vista.

Bien lo ha dicho Enrique Aristeguieta, “Con él han sido especialmente malignos”, para mayor sarcasmo, por ser entregado por el actual Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, este joven luchador y aguerrido hoy es torturado y víctima de violaciones constantes. “Ya es hora de que se le libere e indemnice”, porque a todo daño corresponde una reparación, que incluye la determinación de responsabilidades, sobre todo penales, que tales desafueros acarrean y que por estos días se ha convertido en un propósito hemisférico que debemos fortalecer con nuestra solidaridad activa con todos los presos políticos que, como Lorent Saleh, patentizan los crímenes de lesa humanidad cometidos en Venezuela.

Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónica jolcesal@hotmail.com o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

No deje de leer: 16 de los 39 excarcelados no eran presos políticos aseguró el Foro Penal

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído