Connect with us

Opinión

Lorent y el ensañamiento sitiado

Publicado

on

Lorent - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Lorent y el ensañamiento sitiado: Por José Luis Centeno S. (@jolcesal).- Con la sonrisa de Gregory Sanabria, todo malogrado, afloró la intolerancia. Con Lorent, el régimen amplificó lo inocultable, el ensañamiento contra sus adversarios, que no es justicia, ni se le parece. Es un acto de tortura mantenerlo secuestrado, una clara señal de ese ensañamiento que recae en quienes no se doblegan, cuya voluntad es inquebrantable, ¿cómo decir de Lorent Saleh lo contrario?, si sus carceleros expresan a gritos que no es suficiente el tiempo que lleva en El Helicoide ni lo fueron más de 2 años que estuvo enterrado en vida en La Tumba de Rodríguez Torres, la misma que avaló Gabriela Ramírez y refrendó Luisa Ortega Díaz.

Es algo aberrante, fuera de toda norma, que ocurre a diario con todos los presos políticos, solo que ahora lo estamos viendo en vivo y directo, extendido a los familiares, lo vemos en Yamile Saleh Rojas, la madre de Lorent, en su tía Fátima, ellas han padecido la crueldad de la prisión, como la sufren todas las madres y familiares de los presos políticos, en un choque de emociones que pareciera no tener fin, sintiendo gran angustia e incertidumbre día tras día, soportando la agonía de esperar desesperadamente la libertad de ese ser tan querido, a quien nadie le podrá devolver los años robados.

Este cuadro de extrema perversidad, adquiere connotaciones de barbarie al recordar que Lorent, detenido el 05/09/2014, hoy cuando escribo, 05/06/2018, cumple 3 años y 9 meses secuestrado, sí, ¡secuestrado!, pues no ha sido juzgado, con 49 diferimientos de audiencias, sin acusación formal, pagando una condena anticipada, circunstancias que a la luz del Artículo 1° del Código Orgánico Procesal Penal, por citar sólo una referencia legal, constituyen transgresiones flagrantes al ordenamiento jurídico nacional e internacional. Si a eso súmanos que el Ministerio Público pidió cautelar por retardo judicial indebido hace 1 año, pero además, que está muy enfermo, con diagnósticos de afecciones físicas y psicológicas por el maltrato de sus carceleros, el ensañamiento salta a la vista.

Bien lo ha dicho Enrique Aristeguieta, “Con él han sido especialmente malignos”, para mayor sarcasmo, por ser entregado por el actual Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, este joven luchador y aguerrido hoy es torturado y víctima de violaciones constantes. “Ya es hora de que se le libere e indemnice”, porque a todo daño corresponde una reparación, que incluye la determinación de responsabilidades, sobre todo penales, que tales desafueros acarrean y que por estos días se ha convertido en un propósito hemisférico que debemos fortalecer con nuestra solidaridad activa con todos los presos políticos que, como Lorent Saleh, patentizan los crímenes de lesa humanidad cometidos en Venezuela.

Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónica jolcesal@hotmail.com o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

No deje de leer: 16 de los 39 excarcelados no eran presos políticos aseguró el Foro Penal

Comentarios de Facebook

Opinión

El que llena la barriga se olvida del que no come

Publicado

on

El que llena la barriga - acn
Compartir

El que llena la barriga se olvida del que no come: Por Luis Fuenmayor Toro.- Es inaudito que hoy en Venezuela, quienes comen critiquen que quienes tienen hambre busquen cómo comer. Llaman a la gente a resistir, hablan de dignidad y fortaleza frente al régimen dictatorial, pero tienen el estómago lleno y sus necesidades satisfechas, por decir lo menos. Han vivido siempre de la renta petrolera, aunque no lo sepan o no quieran aceptarlo, pues ésta ha sido el exclusivo soporte de la vida nacional desde hace un siglo y no existe capital venezolano, ni grande ni pequeño, que no se haya hecho a la sombra de los negocios con el Estado. Quienes han gobernado han mantenido al pueblo, además de en la miseria, en la ignorancia, pues ésta no es producto del azar sino el resultado de un diseño social muy claro: dominarlo con la facilidad con la que lo han dominado. Cinco años promedio de educación formal teníamos en 1998, luego de 40 años de democracia representativa. Hoy, luego de 20 años adicionales de cacareo y robo revolucionario, la situación es similar aunque el gobierno se mienta a sí mismo.

Para quienes hacen política fuera de Venezuela, disfrutando de excelentes condiciones de vida, pues no han emigrado en la búsqueda de trabajo para sobrevivir, ni son como los exiliados políticos de Gómez y Pérez Jiménez, que subsistían con grandes esfuerzos y limitaciones, es extremadamente fácil proponer “salidas” que impliquen un mayor sufrimiento a los venezolanos, así como exigir “dignidad en la resistencia a la dictadura”. A quienes no comen, no tienen agua ni electricidad, caminan horas para trabajar por una remuneración miserable, sin medicinas para sus enfermos ni vacunas para sus hijos; en medio de la represión, del hostigamiento policial y las amenazas del hampa, es inhumano exigirles mayores sacrificios y que rechacen las ayudas gubernamentales con las que paliar sus infinitas necesidades.

Esas ayudas son iguales a las existentes en Venezuela desde 1958, para no ir más lejos. Al Plan de Emergencia de Larrazábal, luego del derrocamiento de Pérez Jiménez. Y para sólo referirnos al segundo gobierno de Caldera, diremos que tuvo 14 programas sociales: Programa de Alimentos Estratégicos (PROAL), Programa Alimentario Escolar (P.A.E.), de Multihogares y H.C.D., Alimentario Materno Infantil (PAMI), de Meriendas y Comedores (INN), de Dotación de Uniformes Escolares, de Capacitación y Empleo Joven, de Subsidio al Pasaje Estudiantil, de Subsidio Familiar, de Suministro de Medicamentos (SUMED), de Dotación de Ambulatorios, de Protección al Anciano, de Atención a los Pensionados y de Fortalecimiento Social.

No fue Chávez ni Maduro quienes inventaron las ayudas sociales, aunque griten que son los únicos que se han ocupado en Venezuela de los pobres y miserables. Es más, Chávez desmontó los programas sociales mencionados y dejó a la gente sin los mismos durante sus primeros 5 años. Esa es la verdad. Los retoma luego con el nombre de misiones obligado por el estancamiento político de su régimen y con un objetivo demagógico clientelar, que los anteriores programas no tenían. Tampoco es del Gobierno el dinero que se utiliza en los mismos. No es Maduro quien magnánimamente aprueba en cadena televisiva limosnas para los pobres, algo que nunca hicieron los jefes de Estado del siglo pasado. Pero allí está la maquinaria propagandística “socialista”, que más bien parece fascista, para inventar cualquier cantidad de absurdos e irrealidades.

Hoy, más del 85 por ciento de la gente es pobre. Los programas sociales deben ser extendidos a casi toda la población, y mucho más ante el paquetazo de ajustes neoliberales instrumentado por Maduro, que colocó a CAP a su izquierda. Es imprescindible la instrumentación de subsidios y quien administra los mismos decide que instrumento de control utilizará. Inaceptable y perversa es la condena hacia los pobres por utilizar el Carnet de la Patria, pues es una condición administrativa para recibir los subsidios directos que les corresponden y no son una dádiva de Maduro. Seguramente Julio Borges y otros no lo necesiten; ellos ganan en dólares y bastante y pueden pagar la gasolina de sus aviones. Pero dejen de exigirle a quienes no se han enriquecido a costillas de los demás, que no coman, que se trasladen a pie y que renuncien a lo que les corresponde.

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído