Connect with us

Opinión

Cosas inutiles

Publicado

on

cosas inútiles - acn
Compartir
  • 3
    Shares

Cosas inútiles: Por Josué D. Fernández A.– Desmerecen del todo las chapuceras denuncias dentro del PSUV, después de compartir irresponsabilidades por 18 años de desmadres comunistas, bajo batuta cubana,  alineación de  boinas y cachuchas de uniformados, con la sumisión indispensable de cómplices civiles.

Son habituales como ojales de solapas, cosas inútiles, se saben inservibles de antemano, y ni si quiera se perforan para calzar botón alguno; una rutina posiblemente equivalente a las muestras de culpas entre enquistados en el régimen de Venezuela, intentando separaciones sospechosas de última hora, después de compartir irresponsabilidades por dieciocho años de desmadres comunistas bajo batuta cubana,  alineación de  boinas y cachuchas de uniformados, con la sumisión indispensable de cómplices civiles. En efecto, en estos días está creciendo el muestrario de botones fuera de lugar, tan inservibles como los ojales sin abrir, en las que se anotan extrañas declaraciones de Freddy Bernal, de Francisco Arias Cárdenas, y una rara disposición solidaria en el canal propagandístico de “Telesur”, todas de reconocimiento a carencias agravadas entre la población más pobre.

 

A la fecha, ya debidamente aclarado  que no se trata de arrepentimientos y mucho menos de rectificaciones en el camino equivocado que hunde al país en precipicio de mayor profundidad a medida que pasan los meses y los años, este arrebato separatista de Freddy Bernal, según palabras posteriores, es asunto de malsanas interpretaciones.  Para los que se perdieron el siguiente capítulo del culebrón,  la bola “ha picado, pica, y se ha extendido” porque “la derecha maltrecha, la que controla los grandes medios de información, quiere ahora ponerme a mí como un desleal a la revolución, quiere ponerme ahora a mí que yo quiero saltar la talanquera, que estoy siendo disidente del presidente, Nicolás Maduro, pues aprovecho para decirles que me importa un pito los aplausos de la derecha, yo no necesito tarima ni aplausos de la derecha maltrecha, ni nacional ni internacional”.

Por sus antecedentes, resulta  bastante difícil concederle a Freddy Bernal el beneficio de una lucidez temporal, cuando dijo “Me da hasta vergüenza, hemos perdido incluso hasta la gobernabilidad. Hay que decirlo. Y somos responsables de ello. No es responsable la cuarta república, no. No es responsable Carlos Andrés Pérez, no. Somos responsables nosotros porque tenemos 19 años en revolución, y ya somos responsables de lo bueno y de lo malo en este país”. Pero, Bernal no está solo, y otras voces también formarían el coro de los pocos que  despiertan ahora de una larga embriaguez, con estrofas de Julio Escalona, David Paravisini, Earle Herrera, Jesús Farías, Elias Jaua, Rodrigo Cabezas, Maripili Hernández, Miguel Ángel Pérez Pirela, y las ya anotadas al principio. Con música a la mano, quizás Albert Hamond, y su versión de “Échame a mí la culpa” revelaría el trasfondo de los últimos acontecimientos. Escuchemos esa historia.

El reconocimiento de la culpa podría ser un buen comienzo, un simple buen comienzo para enmendar errores, cuando viene acompañado de acciones concretas para rectificaciones, y luego, a fuerza de repetidas demostraciones del cambio percibido como irreversible, permiten restaurar la credibilidad y la confianza perdidas. En textos especializados se lee que el sentimiento de culpa se definiría como una percepción de que se ha hecho, dicho, pensado o sentido algo que resulta censurable, a la luz de un determinado sistema de valores. Sin embargo, la expresión de culpa es insuficiente  si no se acompaña de hechos concretos como garantía del cumplimiento  de la promesa por delante. Al final, ese reconocimiento de culpa no sirve básicamente para nada, cuando se queda en palabras.

Los casos de reincidencias en vicios y bajas pasiones guardan lugar en las vidas de innumerables personas, las cuales se han quedado secas como “momias del Faraón”,  a la espera de la mejor parte de una declaración de culpa que sería la demostración en el tiempo de la firme decisión de no repetir errores y de repararlos para siempre. Es precisamente lo opuesto a la respuesta de Freddy Bernal, con su cuento de la momia del faraón para esa despreciable derecha que le dedicaba aplausos a su aparente furor de sinceridad. Para la vergüenza que le pueda quedar a Freddy Bernal, tal vez haya un lamento por su desconocimiento de la frase del escritor español Jacinto Benavente, cuando sentenció  que “Como en las deudas, no cabe con las culpas otra honradez que pagarlas”.

Quedaría pendiente para la semana que viene, después del Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), cuántos dirigentes oficialistas definirán su desacuerdo con el caos imperante, o aclamarán como  grandes cosas las ampliamente publicadas iniciativas fundamentales de Freddy Bernal para la cría de conejos en hogares, o los establos domésticos de cabras alpinas, o el plan “Techos Verdes” en los urbanismos de la Gran Misión Vivienda”. No obstante, el exministro chavista y exmiembrode la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Héctor Navarro, ha declarado en redes que el IV Congreso del partido de Gobierno convocado para hoy  “es una mampara, una maniobra para buscar legitimidad porque el ejercicio del poder se les está complicando. Las bases del Psuv están desencantadas y frustradas porque la convocatoria no ha sido genuina. “Las propuestas vienen elaboradas desde arriba”, dijo.

Experiencias Mayores se despide, con el saludo de fin de semana, y un agregado  de  “Culpas”,  en las voces de Luis Fonsi, y Demi Lovato, quien actualmente se repone de hospitalización inesperada por sobredosis después de un traspié en su plan de regeneración…

El artículo forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube.  – fernandez.josue@gmail.com – https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/2018/07/cosas-inutiles.html

No deje de leer: Freddy Bernal aconsejó a los venezolanos criar cabras en sus casas (video)

Comentarios de Facebook

Opinión

La tiranía está herida

Publicado

on

La tiranía está herida - acn
Compartir
  • 2
    Shares

La tiranía está herida: Por Luis Velázquez Alvaray.- Vienen rodando boca abajo. Su arrogancia perniciosa contra la población venezolana, los mantiene enceguecidos y los condena a alejarse de la realidad, que al día de hoy es un Tsunami y como el personaje de Kafka, se acerca el momento en que estarán convertidos en insectos, parduzcos, ridículamente delirantes.

Vienen rodando boca abajo. Eso los hace más peligrosos. Está demostrado que así es el fin de las tiranías. Su embriaguez de poder absoluto los hace seguir creyendo que son invencibles. Lo predijo Gandhí, terminarán cayendo. Cayendo estrepitosamente.

Así, rodando boca abajo, organizan sus últimas patrañas, cobijados por el odio y el mal. Veámos una:

Han estructurado un comando que denominan, “grupo contra el orden democrático (GCOD), cuyo jefe es un general de brigada de la guardia nacional, quien a la vez es jefe de contrainteligencia de  la tiranía, Ramón Balsa Liota. Un General cubano, jefe de la sala situacional de Miraflores, Herminio Hernández y el psiquiatra del régimen, sucesor del Doctor Chirinos, el siempre pernicioso y bandido Jorge Rodriguez, con las manos manchadas de sangre, igual que su antecesor.

Tuvo sus inicios este comando en la planificación del crimen del concejal Alban, lanzado  desde el 10 piso del edificio del Sebin.

La nueva trama comienza con el secuestro, el domingo 13 , del Presidente de la Asamblea Nacional, diputado Juan Guaidó. Esta operación fue comandada por el comisario Ildemaro José Rodriguez, con el objeto de presentar al gobierno como salvador y crítico de quienes irrespetaron la Inmunidad de Guaidó, después que ha sido práctica del régimen, tal como sucedió con el diputado Requesens, a quien se le han violentado todos sus derechos. Supuestamente, hay un grupo de agentes detenidos por este hecho, allí les han ofrecido prebendas para que no cuenten la verdad y además están incomunicados; pero ya viene la hora en que estos develaran toda la  trama  sobre el  siniestro cometido, del mismo corte a los que nos tiene acostumbrados el psiquiatra del diván rojo.

Al poco tiempo aparece en las redes, un video de fingidos miembros de las fuerzas armadas, leyendo un comunicado, donde fácilmente se notan las costuras. “Solo aceptamos ordenes de Guaidó “, dicen los falsos sediciosos. Prueba fabricada para en su momento usarla contra el propio Diputado Presidente y contra la Asamblea Nacional, acusándoles de la organización de un golpe de Estado.

Este circo bufo fue montado en Perú. En la embajada de Venezuela les entregaron los uniformes y son un grupo de policías bandidos del régimen, junto a un teniente llamado José Hidalgo, otro Carlos Guillen Mártinez y el más activo,  el teniente Rodriguez Araña, experto en preparación de falsos positivos. Agente del DGIM y que serán los testigos en la farsa que próximamente el gobierno anunciará, acusando a la oposición y particularmente a Guaidó.

De allí que “el Chaqueto” Arreaza, saliera declarando casi simultáneamente en la ONU, que ya  “tenía  pruebas de un golpe de Estado”.

La otra acción derivada de la anterior, consiste en asesinar un prominente líder del gobierno, para acusar a la oposición, siguiendo el mismo libreto del crimen al fiscal Danilo Andersón.

El camino trazado por la Asamblea, ratificado durante la semana, en multitudinarios cabildos abiertos en todas las ciudades del país,  es el correcto, y está estrictamente apegado a la Constitución Nacional. Esto desespera al tirano y le impulsa a dar palos de ciego.

Sin embargo, se debe estar prevenido, porque la pandilla inmoral se nota desesperada. Montajes de igual naturaleza organizaron Gadaffi, Ceaucescu y su Cilia, en las horas finales. También deliraban y anunciaban poderes sobrenaturales; Mussolini se creía imbatible y fue colgado cabeza abajo en Milán. Sadam Hussein murió relatando incongruencias. El tirano chavista, dice que “visitó el futuro”. Lo único que no vio en su desvarío, en su disparatada alucinación, es que le espera el inframundo y que de nada servirán los yorubas y los paleros, ni el exorcismo de los babalú. Su infierno está a la vuelta de la esquina.

No deje de leer: ¿Quien es el titere por fin, Maduro o Guaidó?

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído