Connect with us

Opinión

Vicios de la fiscal prófuga (I)

Publicado

on

Compartir
  • 12
    Shares

Vicios de la fiscal prófuga (I): Por José Luis Centeno S.- En la persecución, política, no penal, cual cacería, montada a Luisa Ortega Díaz y Germán Ferrer, de la misma categoría de las ordenadas por ella, los pesquisas no cesan de buscar y escudriñar sus posesiones, como buscando un botín, ávidos ante la posible existencia de otras de igual o mayor suntuosidad, de las cuales, este escribidor revelará dos, “por ahora”, un apartamento y una mansión, esta última a nombre de la ex fiscal María Alejandra Pérez.

Un allanamiento a su residencia ubicada en la Alta Florida, Caracas, luego de huir a Colombia en agosto de 2017, develó riquezas inauditas; en mayo de este año, allanaron otra de sus lujosas propiedades en La Boyera, a la par de la confiscación en Guárico de una finca y una emisora de radio a nombre de Rubén Darío Ortega Suárez, proveedor estrella del Ministerio Público durante toda la gestión de su tía, a quien le resguarda una inconmensurable fortuna junto a su esposa, María Alejandra Pérez, “dedicada -en tiempos de Ortega Díaz- a la extorsión de personas culpables o inocentes inmersos en casos de muy diversas índoles”.

Este trago de su propia medicina, tiene a la corrupta justiciera y su consorte en ascuas, ante el inminente riesgo de perder otras propiedades, entre las que se cuenta un apartamento, que, a decir de sus vecinos, almacenaría tesoros, pues de ahí, sus sobrinos Rubén Darío y Ruger Jesús Ortega Ávila, ex alto funcionario del Ministerio Público, sacan objetos a hurtadillas, algo que es del dominio público. Dirección del inmueble: Planta Baja B, Edificio La Cañada, Avenida San Gabriel, Parroquia El Recreo, Alta Florida, Caracas. ¿Le suena conocido?

 Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Sebin realizan un allanamiento en el edificio La Canada residencia de la exfiscal Luisa Ortega Diaz hoy miercoles 16 de agosto de 2017 en Caracas Venezuela El Servicio de Inteligencia de Venezuela Sebin allano hoy la vivienda de la exfiscal Luisa Ortega Diaz en Caracas horas despues de que el recien designado fiscal Tarek Saab pidiera la privativa de libertad de su esposo el diputado German Ferrer a quien el chavismo acusa de liderar una red de extorsion (EFE Cristian Hernandez)

En el mismo edificio, donde actuó el Sebin en agosto de 2017, está ese apartamento, es el único con piscina, la cual se contaminó, causándole serias molestias al resto de los propietarios, la señora Esperanza, Presidenta del Condominio, estuvo a punto de hacer pública esa situación, aunque Luisa y Germán calmaron los ánimos, la dama fue clara, echará el cuento en caso de ser llamada por algún organismo. Ahí les dejo dos fotografías, expresivas del boato, una de ellas con vista al área de la piscina y en la otra se observa un monitor de computadora, no por casualidad igual al que funcionarios del Sebin incautaron en la residencia allanada ahí.

La fotografías son de antes de iniciarse la remodelación, a cargo de quien tenía el monopolio de los trabajos de infraestructura en el Ministerio Público, Ruger Jesús, con una inversión estimada en más de dos millones de dólares americanos, hecha bajo el monitoreo del arquitecto que realizó el rediseño de sus apartamentos de París y Roma. Tiene como dueño un “presta nombre”, el mismo que se lo vendió a Luisa Ortega, y tengo las pruebas de que no aguanta una averiguación medianamente seria, como tampoco a quien se lo puedan traspasar, quien ostente la titularidad será un testaferro del dúo dinámico.

El dinero usado para su adquisición provendría de cuentas bancarias de una empresa registrada en Panamá por otro sobrino de Luisa Ortega, Bernardo José Pérez Beicos, involucrado en delitos como lavado de dinero, tráfico de influencias, corrupción y asociación para delinquir. En esa corporación, como en otra que tiene en el istmo, se asoció con Nadji Valentina Millán Longart, por tanto, es dinero mal habido, producto de negociaciones con banqueros prófugos, efectuadas en casa del Mayor Antonio José Morales Rodríguez, con tarifa mínima de 4.000.000,00 USD. Nadji Valentina es hermana de Rodolfo José Millán Longart, director principal del Banco Real, propiedad de Pedro Torres Ciliberto. Aten ustedes los cabos…

Bernardo José salió a la luz pública tras la detención de Nervis Villalobos y Javier Alvarado Ochoa, con anterioridad, este último denunció a “Luisa como extorsionadora” por transacciones en las que Pérez Beicos fue el operador financiero. Coincido con Patricia Poleo, es “el sobrino de LOD que recibe y maneja todo su dinerito producto de extorsión”, “es su administrador”, su dirección fiscal: Ponce de León Blvd Miami, FL 33134; la sede de sus 4 empresas registradas en La Florida está en el 330 Nw 29 ST, Miami, Fl 33127 y con su esposa, Martha Carolina de Jesús Torres Vallenilla, “La Tita Flores”, fijó su residencia en el 92 Sw 3rd St #3806 Miami, FL 33130-3375, por el interés que han mostrado en él agencias federales se mudó a una lujosa zona de la capital mexicana.

Antes de irse definitivamente de Venezuela, Pérez Beicos, entre sus constantes entradas y salidas del país en el 2014, cambió varias veces de residencia, por amenazas de personas a las que menospreció luego de extorsionarlas, en marzo de 2014 fijó su residencia en la Calle Caicaguana, Residencias Altos de Villa Nueva, Torre 1, Urbanización Lomas de La Lagunita, El Hatillo, Caracas; en junio se mudó a la Quinta El Pinoso, Calle F, Urbanización Las Marías, El Hatillo, de ahí se fue para El Cafetal, no obstante, sigue siendo dueño de las viviendas reseñadas.

Bernardo José Pérez Beicos hace efectiva la vinculación de su tía, Luisa Ortega Díaz, con los pagos efectuados por banqueros prófugos, estafadores inmobiliarios, contratistas y altos funcionarios de la estatal petrolera, a través de empresas constituidas en Venezuela, Inglaterra, Estados Unidos y Panamá, bajo el esquema de extorsión denunciado por Diosdado Cabello y Tarek William Saab, lo evidencian las personas con quienes se asoció en esas corporaciones, además de Nadji Valentina Millán Longart, entre sus más conspicuos socios figuran José Rafael Parra Saluzzo, Andrés Delgado, Salomón Dahan y Víctor Nicola Balducci Castello, todos vinculados con empresarios incursos en delitos gozando de la buena vida en el exterior.

-jolcesal@hotmail.com  – @jolcesal – (@jolcesal)

No deje de leer: Capturan adolescente que hurtó material de la UC

Comentarios de Facebook

Opinión

La extraña república de Subuso

Publicado

on

La extraña república - acn
Compartir
  • 1
    Share

La extraña república de Subuso: Por Luis Fuenmayor Toro.- Alguien me decía que como le gustaría que Venezuela volviera a ser normal, mientras yo pensaba para mis adentros que, desde que tengo conciencia, nunca nuestro país ha sido completamente normal, lo que no significa que hoy, con el gobierno de Maduro, los límites del surrealismo, el absurdo, las contradicciones, la confusión, la manipulación, el engaño, hayan sido totalmente rebasados y por mucha distancia. Hoy el surrealismo es la norma y la normalidad es la excepción. Y esta máxima se aplica en primer lugar a la política, pero puede extenderse a todo lo demás.

Una píldora nada más de lo que digo, es la decisión del Gobierno de retirarle la inmunidad parlamentaria al diputado Requesens, lo cual hará a través de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Requesens es diputado de la inhabilitada por el Gobierno Asamblea Nacional (AN), razón por la cual su diputación está igualmente inhabilitada. Pero sus inhabilitadores han decidido despojarlo de una inmunidad, que no debería tener al estar inhabilitado. ¡Vaya coherencia! La AN, por su parte, exige la renuncia del Presidente a quien destituyó en una ocasión y acusó de abandono del cargo en otra, por lo que no existe como Primer Mandatario, pero hay que asegurarse pidiéndole que renuncie porque “de que vuelan, vuelan”.

Lo que vivimos actualmente en relación con el famoso atentado magnicida es para coger palco, pero sin saber si estamos en una comedia o una tragedia, aunque posiblemente estemos en el género mixto de tragicomedia, en la que el público asistente, los venezolanos de a pie, es quien paga los platos rotos. Y lo hace en una magnitud sin precedentes en las últimas seis décadas. Casi antes de producirse, ya el propio Maduro, al mejor estilo de Chávez, sabía quiénes eran los responsables: Juan Manuel Santos y Julio Borges, pues Requesens aparece después y no sabemos sus futuros acompañantes en esta lista gubernamental de sorpresas.

Los venezolanos, a fuerza de lecturas de Wikipedia y de consultas con amigos expertos en explosivos, muchos de ellos militares, los cuales no tenía idea de que fueran tan numerosos, han completado su técnico superior en la materia. Hoy sabemos más del C-4 que Padrino López, lo cual ya es decir mucho, pues el súper general, solamente con un vistazo que le dio a uno de los videos que por allí circula, supo inmediatamente que cada dron cargaba un kilo del explosivo. Ahora entiendo por qué no ha ocurrido la invasión gringa: deben estar muy temerosos ante las habilidades visuales de Padrino López para calcular cantidades, lo que nos da una ventaja estratégica gigantesca.

¡Imagínense! Padrino con unos binóculos sabrá cuántos aviones, cuántos misiles, cuántos paracaidistas caerán de los cielos; así como cuántos tanques y soldados penetrarán nuestras fronteras, las armas y municiones que traerán, los buques de guerra que amenazarán nuestras costas y puertos, de manera de tener listos a los valientes colectivos revolucionarios (pares venezolanos de los paramilitares colombianos), que destrozarán al enemigo en una guerra de X generación. Imagino a Valentín Santana exigiendo a sus muchachos que dejen, por ahora, de desvalijar al Instituto de Medicina Tropical de la UCV, actividad liberadora y justiciera en la que han puesto gran empeño, para enfrentar la invasión imperial. Pobre de nosotros y de país…

Un cierto número de los diputados de la AN, por su parte, y de los líderes de Primero Justicia, Vente Venezuela y Voluntad Popular, también saben, antes de realizar ninguna investigación, que el atentado es un “pote de humo” para distraer a la gente de la hiperinflación, las mega devaluaciones, la escasez hasta de efectivo, la ausencia de los servicios esenciales, la insalubridad, la miseria y la desesperanza. Al igual que Maduro poseen poderes ultra sensoriales: no hubo drones, fueron avioncitos de papel, la explosión fue de un tumbarrancho, Cilia se estaba riendo mientras cubrían a Maduro porque sabía que nada era cierto, aunque, digo yo, quizás fue porque las cubiertas le quedaban cortas y le dejaban los lados y la espalda descubierta; hasta se fijaron en el “paraguas blindado” que utilizaba para sí uno de los escoltas, más preocupado de él que del Presidente. ¡Todo un espectáculo!

Subuso, mientras tanto, a pesar de su optimismo y de ver siempre rosada la realidad, debió seguir pendiente de la pensión insuficiente, la medicina del hijo con fiebre, la diálisis del abuelo, el cáncer de mamá, el homicidio del tío que deja cinco huérfanos pequeños, la larga fila para comprar pan, la escasez de leche, la ausencia de busetas, el repuesto de la moto, el agua que tiene semanas que no llega, el apagón que le dañó la nevera, la basura que no recogen y nos tiene llenos de moscas, ratas y otros bichos. Pendiente de su triste vida, de su lamentable realidad, de lo increíble que parece que hayamos llegado a esto. ¿Y ésta es la mayor suma de felicidad posible que nos ofreció el comandante? Piensa con tristeza, pero no necesariamente con resignación.

No deje de leer: Hallan sin vida a médico y contadora público en una vivienda

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído