Connect with us

Opinión

Veni vidi vinci Vs. Hilary Clinton

Publicado

on

James Monroe - acn
Compartir
  • 1
    Share

Veni vidi vici vs Hilary Clinton: Por Asdrúbal  Márquez.-  Estas palabras, muy elocuentes, son atribuidas a Julio Cesar, después de la batalla de Zela, al derrotar al rey del Ponto. Cesar buscaba demostrar su supremacía, e implicaban: “Vine, vi y vencí”.

Traemos estas palabras hoy día, cuando se cumplen siete años de la masacre vil y planificada, por Estados Unidos, en compañía de sus aliados de la OTAN, contra Muamar el Gaddafi (1942-2011), (Muammar bin Mohammad bin Abdussalam bi Humayd bin Abu Manyar bin Humayd bin Nayil al Fuhsi Gaddafi).

Día cuando Hilary Clinton la mentirosa contumaz, la asesina en serie, de acuerdo a palabras de Donald Trump, la canciller de Barack Hussein Obama, el premio nobel asesino, señaló con euforia, sonriente, jocosa, satisfecha y con sadismo: “Vine, vi y él murió”.

De un breve análisis de Libia, podemos encontrar que los árabes llegan a Libia en el siglo VII; se asume la religión árabe islámica, con lengua y cultura árabe. Para el siglo XVI el imperio español y la Orden de Malta se adueñan de Trípoli y están allí hasta el inicio de la dominación otomana en 1551.

Importante tener en cuenta que el tercer presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson, se vio envuelto en lo que se conoce como la primera batalla de los gringos, un  ejército mercenario de marines y soldados, en suelos extraños. La batalla de Derna, 1801 a 1805,  contra fuerzas berberiscas en Trípoli.

La ocupación otomana perdura hasta que Italia toma el control en 1911 a 1943. En 1951 asume su independencia, bajo el reinado de Idris I, quien dura en el poder hasta 1969 cuando un golpe de Estado lo derrocó.

Destacamos que Libia era un país sumido en el atraso, en todo lo relativo a: educación, salud, vivienda, seguridad social, desigualdad de sexos. No había escuelas y los graduados universitarios eran muy pocos. La tasa de analfabetismo era muy alta, muy pocos sabían leer y escribir. Causas que llevan al  movimiento militar, liderado por  el abogado coronel Muamar el Gaddafi,  a un golpe para derrocar al Rey Idris I.

De inmediato, al asumir el control del poder, Gaddafi implementa una serie de medidas y lleva a la práctica una agenda social para avanzar en el desarrollo humano, garantizó el acceso al agua, educación gratuita y salud. Nacionalizó la industria petrolera para distribuir las ganancias producto de la venta del crudo.

La electricidad empezó a llegar de manera gratuita a la población, así como los servicios médicos y la alfabetización se incrementó considerablemente. Si un libio poseía un terreno y lo utilizaba para labores agrícolas, el Gobierno le otorgaba créditos y apoyo en maquinaria, semillas y asesoramiento del Estado. El Banco Central de Libia era una institución soberana al servicio e intereses de los ciudadanos libios por ello los préstamos de cualquier clase tenían cero por ciento de tasa de interés.

La vivienda era considerada un derecho de la humanidad, por lo que los recién casados recibían un bono equivalente a 50 mil dólares, para comprar una casa. El Gran Río Artificial también se construyó para permitir el libre acceso a agua fresca en grandes partes del país

Así mismo, es importante destacar que le dio coherencia geográfica y política a un país cuya presencia humana estaba compuesta por diversas tribus en donde imperaba la desorganización del Estado. Libia se convirtió con Gaddafi en el país africano con mayor ingreso per cápita.

Gadafi entre 1975 y 1981, escribe el Libro Verde. Allí plantea  la forma de gobierno para Libia, el Yamahiriya, una república gobernada por los comités populares, que serían la autoridad del pueblo; soluciona el problema económico: por la vía del socialismo, contando con el islam y el nacionalismo árabe. Libia no tenía Constitución pero usaba como fundamento lo que determinaba el Libro Verde, la bandera de Libia fue cambiada de color a una toda verde, aludiendo al libro verde.

Gaddafi duplicó el salario mínimo, introdujo controles de precios estatutarios e implementó reducciones de alquiler. También quería combatir las estrictas restricciones sociales impuestas a las mujeres por el régimen anterior, estableciendo la Formación de Mujeres Revolucionarias para fomentar la reforma. En 1970, se introdujo una ley que afirmaba la igualdad de sexos e insistía en la paridad salarial. En 1972, se promulgó una ley que penalizaba el matrimonio de las mujeres menores de dieciséis años y aseguraba que el consentimiento de la mujer era un requisito previo necesario para el matrimonio.

En lo internacional, impulsó la cooperación de los países de África a través de la Unión Africana fundada en mayo de 2001. Es por ello que Muammar Gaddafi tenía la iniciativa de sustituir el dólar y de establecer un estado unificado de África con una unidad monetaria común: el dinar de oro.

Ronald Reagan visualizó el poder que Gaddafi asumía día a día; su postura anticomunista, su rol como miembro del destino manifiesto, determina que debe acabar con Libia. De ahí que en 1986 ordenó el bombardeo de las dos principales ciudades libias, Trípoli y Bengasi; en estas acciones murieron varios civiles, incluyendo una hija adoptiva de Gadafi, Jana.

Estados Unidos y sus pares europeos, consideraron inaceptable el discurso pronunciado el 23 de septiembre 2009, en la 64ª Asamblea General de Naciones Unidas. Gaddafi dijo “Y en nombre de la Asamblea General que está presidida por Libia ahora, en el nombre de la Unión Africana, y en nombre de 1.000 tradicionales reinos africanos en su propio nombre, me gustaría aprovechar esta oportunidad para presentar felicitaciones a nuestro hijo, Obama, porque esta es la primera vez que asiste a la Asamblea General en esta capacidad como presidente de los Estados Unidos, y darle la bienvenida, porque es el país anfitrión de esta reunión”.

Luego dice “En el Preámbulo se afirma que todas las naciones, pequeñas o grandes, son iguales. ¿Somos iguales en lo que respecta a los puestos permanentes? No, no lo somos. ¿Tenemos nosotros el derecho de veto? ¿Somos iguales? En el Preámbulo se dice que tenemos igualdad de derechos, ya sean nuestros países grandes o pequeños.

En el Preámbulo de la Carta se afirma que no se deberá recurrir a la fuerza armada, salvo en interés común. Ese es el Preámbulo que acordamos y firmamos, y nos sumamos a las Naciones Unidas porque queríamos que la Carta reflejara eso. Se indica que solo se recurrirá a la fuerza armada en interés común de todas las naciones”.

Es claro que el gran líder, considerado un enemigo para Estados Unidos y Europa, había llegado muy lejos, de ahí que Obama declarase “Hoy autoricé a las fuerzas armadas de EE.UU. a empezar una acción militar limitada en Libia, en respaldo a un esfuerzo internacional para proteger a civiles libios”. Esta acción dura unos meses, contando con mercenarios de varios países y, generando false news para insistir que Gaddafi y su dictadura destruían al país y masacraban al pueblo.

El 20 de octubre de 2011 las fuerzas de la OTAN violando disposiciones de las Naciones Unidas arremeten contra Libia, aparece la experta en Derecho, la mentirosa universal, declarando “: “Vine, vi y él murió”. Gaddafi es cruelmente asesinado.

Como podemos observar, después de siete años, Libia es un estado fallido, con miles de personas asesinadas, cerca de un millón han huido de sus hogares, no existe control sobre la producción petrolera. La situación del país es trágica, la actual crisis migratoria es dantesca, es un crimen a la humanidad; sus cárceles son escenario de abusos y torturas a los inmigrantes. Esta fue la gran ayuda que brindó Obama y sus aliados, la llamada ayuda humanitaria se tornó en muerte y desolación. En destrucción de lo que antes fue un gran país.

En Venezuela recorremos el mismo camino; el presidente Maduro, nueve años más tarde, de la gran intervención de Gaddafi, dijo muchas verdades en la 73va Asamblea de las Naciones Unidas. Ha declarado que nos libramos del dólar, moneda sin respaldo alguno. Ante estos hechos, el imperio llama a sus aliados impúdicos para crear false news, y para que declaren que llegó la hora de invadir a Venezuela.

Al igual que ayer Trump pretende invadir a Venezuela, clama por ayuda humanitaria, para “salvar a PDVSA y a los venezolanos de la dictadura, ellos son los nuevos libertadores de Venezuela”.

Ante esta atrocidad seguiremos la lucha, construiremos las milicias del pueblo y estamos dispuestos a ser el segundo Vietnam y decididos a construir el Socialismo, para ayudar a salvar la Humanidad.

Asdrúbal Marquez  -fernandocaro69@hotmail.com

Caracas, 20 de octubre de 2018

No deje de leer: Cuarteles venezolanos estrechados por la desbandada

Comentarios de Facebook

Opinión

El Parlamento Nacional tiene la palabra

Publicado

on

El parlamento nacional - acn
Compartir
  • 1
    Share

El Parlamento Nacional tiene la palabra: Por Cora Páez de Topel.-  Veinte años de revolución socialista moldeada por el castro comunismo cubano, que el extinto presidente Hugo Chávez se propuso implantar en Venezuela desde que asumió el mando en 1999, activaron la palanca del subdesarrollo estancado en las dos primeras décadas del s.XXI, sin lograr ningún avance democrático de progreso, justicia,  paz social, elecciones libres, separación de poderes, sino que por el contrario aumentaron los índices de pobreza, inflación, desabastecimiento, cierre de empresas, éxodo de venezolanos en busca de mejor calidad de vida, deficiencia de los servicios públicos, represión e inseguridad, continuados por el sucesor Nicolás Maduro y los seguidores del oprobioso régimen desde el 2013, cuando tomó el control del poder nacional a petición del ex -presidente poco antes de fallecer.

Veinte años es tiempo suficiente para cambiar de gobierno, porque lo contrario es la consolidación del partido único y del líder mesiánico que promete pero no cumple, que regala los bienes del Estado por cuenta propia, ensayando las prácticas populistas que tanto daño le hacen al pueblo, a la vez de vaciar las arcas de la Nación  y del Banco Central, forzándolo a emitir dinero inorgánico, causa fundamental de la devaluación del bolívar, teniendo que pasar por varios procesos de reconversión monetaria para poder sustentar la deprimida economía nacional.

Tal es la situación venezolana en los primeros días del mes de Enero 2019, latente en el ánimo de quienes están conscientes de que hay que reclamar los derechos ciudadanos para no dejarnos avasallar por la tiranía que pretende seguir gobernando hasta el 2025, sin aceptar que su mandato es ilegítimo, puesto que fue convocado por la Asamblea Nacional Constituyente, igualmente ilegítima.  De manera que el despertar del 2019 reavivó las energías de los venezolanos, rememorando los sucesos del 23 de Enero 1958, cuando el ex dictador Marcos Pérez Jiménez se vio obligado a abandonar el país montado en el avión que denominaron “la vaca sagrada”,  para dejarle el campo abierto a una Junta de Gobierno transitoria y la convocatoria a nuevas elecciones, abriendo el cauce democrático que se inició con  el Pacto de Punto Fijo.

Intensa emoción ha despertado en este capítulo de nuestra historia reciente el nombre del actual presidente de la Asamblea Nacional, el jóven  guapo y con guáramo Juan Guaidó, quien asumió con valentía el control de la situación para restituir el orden legal, dándole paso a la factibilidad de un gobierno de transición presidido por él como legítimo representante del Poder Nacional, al que le será posible convocar a unas elecciones libres, previa desarticulación del fraudulento CNE presidido por la rectora Tibisay Lucena y sus cómplices.  El Parlamento Nacional declaró el 15 de Enero la usurpación del poder por parte de Nicolás Maduro.  El llamado a participar en los  “cabildos abiertos” organizados por los diputados del Parlamento Nacional y por los líderes de la oposición ha sido plenamente atendido por los ciudadanos conscientes de la necesidad de desalojar del poder al “usurpador” de Miraflores, lo cual deberá hacerse de una manera coordinada y legal.  Gesto digno de atención de parte de  Guaidó es la petición de apoyo civil y militar que hace a la fuerza pública, particularmente a las Fuerzas Armadas Nacionales para que bajen las armas en las horas más cruciales de la ruta democrática que retomaremos, con el favor de Dios, el próximo 23 de Enero, cuando los venezolanos pacíficos salgamos a las calles de Venezuela y del exterior  para pedir la restitución  del orden legal.

Valencia, 21 de Enero del 2019.

No deje de leer: Así fue como el Sebin se llevó Guaidó a punta de pistola (Video)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído