Connect with us

Opinión

Con tres ceros menos

Publicado

on

Con tres ceros menos - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Con Tres Ceros Menos: Por Alejandro Feo La Cruz.- Estamos a pocos días de la entrada en vigencia de una nueva reconversión monetaria, que elimina nuevamente tres ceros a nuestra moneda, medida que es llamada a implementarse a la carrera sin la debida planificación y sin que los sistemas financieros del país tuviesen el tiempo suficiente para hacer las adaptaciones y sin que tengamos garantías de tener el cono monetario a disposición de los consumidores oportunamente.

Debemos recordar que la anterior reconversión en el gobierno del presidente Chávez, el proceso para su implantación tuvo una duración de 8 meses y luego una transición de un año. En este caso anuncian una medida tan importante para ser implementada en escasos dos meses sin mayor explicación.

Debemos entender que la reconversión no es el problema en si misma, es solo una consecuencia más de la hiperinflación que hace que las cifras sean tan elevadas que no puedan ser manejadas por los sistemas de contabilidad, e incluso generen confusiones entre los ciudadanos comunes. Obviamente es una medida que no combate la inflación y en muchos casos por el contrario la potencia por llevar a los marcadores de precio a redondear hacia arriba los ajustes.

Se ha dicho que la reconversión puede ayudar a mitigar el problema de escasez de efectivo, cosa que tampoco es cierto. El Banco Central puede imprimir muchos billetes pero mientras persista la hiperinflación siempre serán insuficiente porque todos los días necesitas más para comprar lo mismo.

En todo caso, lanzar una reconversión sin la preparación necesaria, con el riesgo de una caída de plataforma y que pasemos algunos días sin transacciones en línea y sin contar con efectivo suficiente para mantener el país funcionando es en extremo peligroso. No podemos esperar cordura en el régimen, pero esperamos que algún milagro ocurra y se tome la decisión de suspender la aplicación de la reconversión de modo de no causar daños adicionales a los distintos sectores del país.

Alejandro Feo La Cruz, responsable de Voluntad Popular Carabobo

No deje de leer: Colombia y el “fondo de reconstrucción”

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído