Síguenos

Opinión

Saúl Ortega: Vivir en la Tormenta

publicado

el

tormenta-acn

Saúl Ortega: Vivir en la Tormenta. Si revisamos la situación geopolítica en cada momento de crisis que ha vivido la humanidad, nos encontramos que éstas han ido a la guerra o confrontado situaciones conflictivas motivadas a los intereses de los países más fuertes o con poder militar para dominar y saquear a pueblos débiles, experimentando la lógica de países ricos y pobres. De allí, que el maestro Carlos Marx llegó a afirmar que la historia de la humanidad, es la historia de la lucha de clases, con la aparición y desarrollo del capitalismo, también nació el imperialismo a niveles que puso a la orden del día la lucha por la hegemonía, entre las potencias en pugnas.

Sin embargo, esta lucha es la razón que empujó a la humanidad, al mundo a las dos últimas guerras que recordamos; la primera y segunda guerra mundial, donde las potencias impugnan y empujan al resto de las naciones a alinearse con sus intereses económicos y políticos. Hoy en día, estos conflictos son más sofisticados al punto de que algunos analistas hablan de guerra de cuarta y quinta generación. Hoy, el centro es la mente de los pueblos, dominar con otras armas, donde entran todos elementos económicos, políticos, diplomáticos, psicológicos, mediáticos y militares.

No dejes de leer: Asesinan a Constituyente por Trujillo Tomas Lucena

No obstante, para los venezolanos el centro de la crisis que estamos padeciendo, está en que somos una pieza importante en el tablero mundial de un ajedrez, donde están en juego los intereses económicos y políticos de los amos del mundo. Nuestras riquezas estratégicas, especialmente petróleo, gas, entre otros; y una ubicación geopolítica nos ubica como parte de este conflicto de intereses, la comprensión de esta realidad nos define el costo que entraña mantener una política de independencia y soberanía de respeto a nuestra integridad territorial y el derecho a vivir en paz.

Por lo cual, esto es tan cierto que los años de cierta estabilidad que vivió el país post-petrolero, vino dado por Gobiernos subordinados a los intereses del imperialismo, como el Pacto de Punto Fijo que vivió 40 años en armonía con los intereses de las compañías petrolera, pero en abierta contradicción con los intereses de nuestro pueblo y los intereses nacionales.

En este sentido, Acción Democrática y Copei, más otros grupos minoritarios sirvieron para la dominación imperialista y de la burguesía parasitaria sobre nuestro pueblo y es ese el proyecto político de la oposición, presentándose con alguna nomenclatura o rostro candidatural.  Preséntese como se presente, incluso llama la atención el descaro de un ciudadano como la de Ricardo Haussmann, ex ministro de Carlos Andrés Pérez cuando llama abiertamente a la intervención militar en combinación con el nombre de su socio Lorenzo Mendoza; estos personajes ya le pusieron precio al país, 50 mil millones de dólares, para entregar a Venezuela a los intereses norteamericanos.

Por cierto, la llegada del embajador Todd Robinson acelera los planes de estos actores políticos que alinearan a todo el resto de la oposición en un discurso abiertamente anti-nacional y extremista. Afortunadamente, la suerte de Gobiernos aliados en la región no es la mejor en este momento, lo que le resta fuerza a la demenciada aventura militar opositora.

Por tal razón, que la batalla se traslada al campo político – electoral, y volvamos a Chávez, el ocho de diciembre de 2013. No faltaran quienes quieran aprovechar circunstancias para retrotraernos a viejas situaciones, frente a ellos unida, lucha, batalla y victoria; nuestro pueblo debe estar atento a la promoción o aparición de falsos profetas que apropiándose del legado del Comandante le hacen juego al enemigo. Unos porque los tocó la corrupción y otros por intereses particulares, juegan a destruir el proyecto revolucionario.

En tal sentido, mantener una política revolucionaria en defensa del pueblo y de los intereses del soberano impone vivir en la tormenta, en el asedio permanente, la inestabilidad y el peligro de un enemigo que nos ve como colonia. Pero podemos salir hacia adelante, si desarrollamos comprometidamente el proyecto acelerando las bases económicas, políticas y culturales para que aparezca lo que no tenemos hoy, el proyecto socialista, democrático y revolucionario.

En vista que, la esperanza liberadora, la utopía posible que libere a todo nuestro pueblo, porque la bestia del Neoliberal del mercado está desatada a lo Dólar Today, y otras trampas golpeando nuestro bolsillo y paciencia. Pero, esta es la expresión del desespero por la crisis general que exhibe el capitalismo y pone de manifiesto su incapacidad para atender los problemas de la gente.

En nuestro seno debemos derrotar el oportunismo político, la corrupción, la ineficacia y la indolencia para avanzar con nuestro Gobierno amigo, con las políticas socialistas expresadas en las misiones, con la organización del pueblo y la experiencia adquirida en estos años para derrotar la guerra económica, la usura, especulación y desesperanza, ésta busca desmoralizar a nuestro pueblo para someterlo y colonizarlo, es hora de creer en los poderes creadores del pueblo, en la conciencia y las raíces históricas que hacen del bolivarianismo el camino para Venezuela y Latinoamérica. La batalla es aquí y ahora, vamos por nuestro futuro que no será entregado, ni hipotecado. ¡Independencia y patria socialista!

Constituyente Saúl Ortega

@saulortegapsuv

Comentarios de Facebook

Opinión

Arranque de ofensiva patriotica

Publicado

el

Saúl Ortega.-   

El pasado 6 y 7 de Enero se dio exitosamente el arranque de un importante debate político para la construcción de escenarios y variables para alimentar los cinco objetivos históricos del plan de la patria, esta jornada ordenada por el líder de la Revolución el Presidente Constitucional Nicolás Maduro, esto marcó el inicio de una estrategia para ir a un proceso de acumulación de fuerzas políticas y sociales, con el objetivo de atender el próximo evento electoral previsto para este año 2018 que no es otra que las elecciones presidenciales.

Se trata del rearme político e ideológico de nuestra vanguardia, así como el inicio de la estructuración de un poderoso movimiento que asuma la bandera de la independencia y la soberanía como bandera para la lucha frente a las manifestaciones entreguistas del campo opositor, ellos constituyen una especie de quinta columna del imperialismo norteamericano y de sus intereses al igual que el de las potencias Colonialistas de Europa, por esta razón constituye un buen comienzo este debate así como la oportunidad de impregnar tipo cascada a todo el cuerpo social de la República, no vamos en esta oportunidad a una contienda electoral más, vamos a dar una pelea en el escenario que nos permite mantener la paz y derrotar los escenarios de Guerra Civil y de intervención militar extranjera, promovido por los enemigos de la patria, la reciente derrota militar de una de sus células terroristas contribuye a despejar el camino armado por los Ángeles de la Violencia, y fortalece el camino del diálogo político que de paso impone vías pacificas electorales y constitucionales; sin embargo, el escenario violento no ha sido superado del todo, la presencia en Venezuela del Embajador Todd Robinson es la pieza clave para el proceso desestabilizador que tiene como centro la guerra económica, para promover un estallido social que sería acompañado por grupos armados de Voluntad Popular y Primero Justicia,  siendo apoyados logísticamente por la oligarquía Colombiana lideralizada por esa alianza anti Venezolana de Uribe y Santos.

Esta guerra no convencional ya se expresa en el orden económico, político, diplomático, mediático, psicológico y militar, pero hay que decirlo hemos acumulado experiencia suficiente y el año 2017 permitió a nuestro pueblo acumular un gran aprendizaje con resultados sorprendentes, que se expresa en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, en el escenario que le toco ser electa, e igualmente la elección de Gobernadores y Gobernadoras y posteriormente el 10 de Diciembre, la elección de la Gobernación del Zulia y el éxito de haber conquistado más de 300 alcaldías de las 335 en disputa, dando una demostración de que nuestro pueblo si se le explica las dificultades y su naturaleza este responde motivado a su elevada conciencia y nivel político que a alcanzando en estos años de permanente enfrentamiento con sus enemigos de clase.

El desafío esta claro vamos a unas elecciones presidenciales donde no importa el rostro o nombre, el enemigo a vencer es el imperialismo norteamericano, es el capitalismo salvaje neoliberal y su sistema de precios criminales, es necesario triunfar para abrir camino a la esperanza, abrir camino al socialismo humanista, que empodere al pueblo y garantice nuestro derecho no solo al voto, sino a un buen vivir, cuando decimos un buen vivir, hablamos de un empleo estable, alimentación, salud, educación pensión, seguridad social y esto es solo posible con un gobierno amigo, con un gobierno de los trabajadores, de allí que la posibilidad de que sea electo un gobierno de los capitalistas solo nos empuja a más violencia, solo nos empuja a un mayor sufrimiento de nuestro pueblo por eso debemos defender las conquistas que hemos alcanzado en tiempos de revolución en tiempos de dificultades, y es para nosotros no solamente un aprendizaje sino un activo que exhibimos con orgullo el hecho de que nosotros hoy somos dueños de nuestro destino, de que ninguna potencia imperialista o colonialista nos dice lo que debemos hacer, de allí que frente a las dificultades una bonita oportunidad para crecernos con creatividad, con mucha hidalguía y con esa historia que cargamos sobre nuestros hombros de ser hijos de los libertadores de América, tenemos con qué, tenemos suficiente herramienta política organizativa y de recursos para ser exitosos en esta batalla que nos demanda el siglo veintiuno HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!

Constituyente Saúl Ortega  – @saulortegapsuv

No deje de leer: El asesinato de Oscar Pérez

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído