Connect with us

Internacional

Pactada reunión entre EE.UU. y Corea del Norte

Publicado

on

Pactada
Compartir
  • 3
    Shares

Pactada reunión entre EE.UU. y Corea del Norte: El presidente de los Estado Unidos, Donald Trump aceptó reunirse con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, para reunirse en persona, tal vez en una zona neutral y mencionan a China y está sería la primera vez en la historia, que los mandatarios de estos dos países se entreviste. La reunión sería en Mayo.

La noticia la dio a conocer el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur en la noche del jueves en una comparecencia en la Casa Blanca. De concretarse la reunión pactada, sería la primera vez que los mandatarios de EE.UU. y Corea del Norte se encuentren en un diálogo de paz.

Estados Unidos

El Jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eiu-yong, anunció la reunión pactada entre los dos líderes mundiales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó la invitación del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, para reunirse en persona.

La noticia la dio a conocer el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eiu-yong, en la noche de este jueves, en una comparecencia frente a la prensa en el exterior de la Casa Blanca en Washington.

De concretarse el encuentro, sería la primera vez que los mandatarios de EE.UU. y Corea del Norte se reúnen.

Chung formó parte de la delegación surcoreana que visitó Pyongyang a principios de esta semana.

Una carta para Trump

El funcionario surcoreano explicó que durante esa visita el líder de Corea del Norte le entregó una carta en la que expresa su deseo de reunirse con Trump y de dialogar sobre el programa nuclear de su país.

“Le dije al presidente Trump que en nuestra reunión, el líder norcoreano dijo que está comprometido con la desnuclearización”, indicó Chung.

“Kim prometió que Corea del Norte se abstendrá de realizar más pruebas nucleares o de misiles”, agregó el surcoreano.

Chung también aseguró que Trump recibió la misiva y aceptó la invitación de Kim Jong-un, con el que quiere reunirse en mayo.

“El presidente Trump apreció el informe y dijo que se reuniría con Kim Jong-un en mayo para lograr la desnuclearización permanente”, señaló.

El gobierno surcoreano puntualizó que está previsto que la reunión entre Kim y Trump se celebre a fines de mayo.

En cualquier caso, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sara Sanders, confirmó en un comunicado que el presidente estadounidense aceptó reunirse con su homólogo norcoreano.

“Él aceptará la invitación para encontrarse con Kim Jong-un en un lugar y fecha todavía por determinar. Esperamos la desnuclearización de Corea del Norte. Mientras tanto, todas las sanciones deben continuar”, señaló Sanders.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, celebró el cambio de postura de Corea del Norte pero hizo hincapié en la necesidad de que Trump mantenga a Pyongyang bajo la máxima presión.

Por su parte, el ministro de Defensa de Japón, Itsunori Onodera, dijo que Kim Jong-un debería comprometerse a abandonar completamente su programa nuclear para que el diálogo puede ser fructífero.

Una opinión similar fue expresada por el ex enviado especial de Estados Unidos a Corea del Norte, Christopher Hill, quien recomendó a la Casa Blanca insistir en que se produzcan en una serie de pasos hacia la desnuclearización antes de seguir adelante con la idea de una reunión presidencial.

Compromisos

Laura Bicker, corresponsal de la BBC en Seúl, señala que es importante resaltar que Corea del Norte aún no ha dicho que vaya a abandonar sus armas nucleares, sino solo que está “comprometido” a hacerlo.

Según Bicker, esta noticia es una victoria propagandística para Kim Jong-un, aunque Trump también debe estar satisfecho, ya que su agresiva política hacia Corea del Norte parece haber funcionado.

Nuestra corresponsal señala que no está claro qué está pidiendo Pyongyang a cambio de mantener conversaciones con EE.UU. y Corea del Sur.

Un año de tensiones

La noticia del posible encuentro entre los dos líderes se conoce tras un año de fuertes tensiones entre Corea del Norte y EE.UU., en el que los mandatarios de ambos países han intercambiado amenazas e insultos personales y en el que Pyongyang ha mostrado su capacidad armamentística, entre otros, con el lanzamiento de varios misiles de largo alcance.

A principios de esta semana, poco después de que Corea del Sur anunciara que su vecino del Norte estaba dispuesto a negociar su desnuclearización siempre que se garantice la estabilidad del régimen, el presidente estadounidense se atribuyó la victoria por ese cambio de postura.

“Las sanciones han sido muy, muy fuertes. Han tenido mucho impacto”, dijo Trump, quien destacó la “gran ayuda” de China para contener a su vecino y su esperanza de que Corea del Norte esté siendo sincero.

Lo cierto es que, dada la opacidad del régimen norcoreano, los expertos no coinciden en una única razón que explique la repentina disposición de Kim Jong-un a negociar.

 

Sanciones y ensayos

Uno de los factores que puede haber empujado a Pyongyang a volver al diálogo son las múltiples y duras sanciones internacionales que pesan sobre el país y que se han incrementado en los últimos meses, según algunos observadores.

“Las sanciones están ejerciendo una presión real sobre el régimen”, aseguró hace unos días en declaraciones a BBC Mundo Abraham Denmark, quien trabajó en el pasado para el Pentágono en asuntos de Asia y ahora dirige el programa asiático del Centro Wilson.

Denmark, no obstante, consideró que existe otro factor crucial: los éxitos logrados por Pyongyang en 2017.

“Corea del Norte ha conseguido un tremendo progreso en su programa nuclear y de misiles”, destacó Denmark, en referencia a las exitosas pruebas de misiles y nucleares norcoreanas el año pasado.

Su sexto ensayo nuclear, el lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales supuestamente capaces de alcanzar todo el territorio estadounidense y el desarrollo de misiles de combustible sólido son un ejemplo de ello.

Corea del Norte ha estado aislada del escenario internacional durante décadas por su historial documentado de abusos contra los derechos humanos y sus aspiraciones nucleares, en contra de las leyes internacionales.

Pero por otro lado, los avances técnicos han abierto una ventana para Pyongyang, en opinión de algunos analistas, pues permiten al régimen negociar en igualdad de condiciones, confiado en que sus armas supondrán un elemento disuasorio para Washington.

Un nuevo líder surcoreano

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, quien accedió al cargo en 2017, es otra de las figuras clave de este nuevo escenario político, según coinciden los analistas consultados por BBC Mundo.

Ya en campaña, Moon abogó por un mayor acercamiento con el Norte y, pese a algunas críticas dentro de su país, está cumpliendo lo prometido.

El deshielo entre las dos Coreas se materializó durante los Juegos Olímpicos de invierno celebrados en Corea del Sur, los llamados “Juegos de la Paz”, y esos contactos propiciaron el reciente acuerdo entre ambos países para celebrar una cumbre de líderes en marzo y la distensión con Washington.

“Ha conseguido lo que prometió, pero si ello llevará a la desnuclearización permanente, de la península, es aún un interrogante”, señaló a BBC Mundo Lisa Collins, especialista en asuntos coreanos del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés).

Collins admitió tener una visión pesimista sobre los motivos reales de Corea del Norte y no descartó que la oferta de Pyongyang sea sólo una estrategia para conseguir un “respiro económico” e incluso minar la alianza entre EE.UU. y Corea del Sur.

Un encuentro sin precedentes

Aunque durante décadas ha habido varios esfuerzos para persuadir a Corea del Norte de que renuncie a su programa nuclear, hasta ahora ningún presidente de Estados Unidos se ha reunido con su homologo norcoreano.

La última iniciativa destacada fue el Diálogo de los Seis o del Grupo de los Seis, en el que además de las dos Coreas participaron Estados Unidos, China, Japón y Rusia. Este esfuerzo fracasó en 2008 debido a la negativa de Pyongyang a permitir que inspectores internacionales verificaran que efectivamente había detenido su programa nuclear.

Luego se produjeron otros intentos de diálogo que también fracasaron, incluyendo uno en 2012 que naufragó cuando Corea del Norte hizo una prueba de un misil apenas dos semanas después de anunciar un acuerdo con Washington.

De llegar a concretarse es probable que la reunión entre Kim Jong-un se produzca en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas o, muy probablemente, en China.

Dadas las sanciones internacionales en su contra, no hay muchos lugares a los que pueda viajar el mandatario norcoreano y es poco probable que Trump esté dispuesto a ir a Pyongyang.

ACN/BBC Mundo/diarios

No deje de leer: Papa Francisco dice que los juegos olímpicos traen la paz

Comentarios de Facebook

Internacional

ONU pide investigar a Venezuela por “impunidad generalizada e inacción del Estado”

Publicado

on

ONU pide investigar - acn
Compartir
  • 5
    Shares

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pide investigación internacional sobre Venezuela;  ya que, según cifras citadas en un informe, el 87 % de la población de Venezuela;  está afectada por la pobreza, el 61,2 % se encuentra en situación de pobreza extrema;  y se ha constatado un rápido incremento de la desnutrición infantil;  dada la “impunidad generalizada” y la inacción del Estado.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein;  recomendó hoy que la Corte Penal Internacional (CPI) “se implique”;  en el caso de los graves abusos cometidos en Venezuela;  dada la “impunidad generalizada” y la inacción del Estado.

“Dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad;  de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos;  existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la Corte Penal Internacional en esta materia”;  afirmó Zeid en un comunicado.

87 % de la población de Venezuela está afectada por la pobreza

Según cifras citadas en el informe, el 87 % de la población de Venezuela está afectada por la pobreza;  el 61,2 % se encuentra en situación de pobreza extrema;  y se ha constatado un rápido incremento de la desnutrición infantil.

La Oficina de Alto Comisionado publicó hoy;  su segundo informe a distancia -las autoridades le deniegan el acceso al país- sobre la situación en Venezuela;  en el que se denuncian cientos de homicidios, presuntas ejecuciones sumarias;  uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes, torturas;  y detenciones arbitrarias a manos de las fuerzas de seguridad.

Concretamente, el informe documenta las presuntas ejecuciones sumarias;  perpetradas en el curso de operaciones de lucha contra el crimen organizado denominadas Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP);  entre 2015 y 2017, y Operaciones Humanitarias de Liberación del Pueblo a partir de 2017.

La Fiscalía General registró 505 muertes a manos de las fuerzas de seguridad durante las OLP;  que según las fuentes de la Oficina seguían el mismo patrón;  incursiones en los barrios pobres con el fin de detener a los “criminales” sin orden judicial;  y manipulación del lugar de los hechos para simular enfrentamientos y poder afirmar que las muertes fueron el resultado de intercambios de disparos.

La Fiscalía inició 373 investigaciones de agentes;  pero a día de hoy no hay información sobre ninguna de estas.

Asimismo, el informe documenta la muerte sin investigación de 43 reclusos;  en una cárcel del Amazonas.

La impunidad generalizada

El informe denuncia también la aparente “impunidad generalizada;  en beneficio de las fuerzas de seguridad presuntamente responsables de la muerte de al menos 46 personas;  durante las protestas de 2017”.

De las 54 órdenes de detención cursadas por la anterior Fiscal General;  contra agentes de las fuerzas del orden por esos hechos, solo hay conocimiento del inicio de un juicio formal.

Según las informaciones recabadas;  al menos 280 personas han sido “arbitrariamente privadas de libertad por expresar sus opiniones políticas;  por ejercer sus derechos o por ser consideradas una amenaza al Gobierno”.

Además, el informe documenta unos 90 casos de personas detenidas;  que fueron sometidas a tratos crueles, inhumanos y degradantes desde 2014;  lo que “en muchos casos puede llegar a constituir tortura”.

“El hecho de no haber responsabilizado a las fuerzas de seguridad;  por las violaciones tan graves de derechos humanos que se han perpetrado;  sugiere que el Estado de Derecho está prácticamente ausente en Venezuela”, aseguró Zeid.

“Desde hace años se vienen menoscabando las salvaguardas y los equilibrios institucionales:  así como el espacio democrático en Venezuela;  lo que deja un escaso margen para hacer rendir cuentas al Estado. La impunidad debe terminar”, agregó el responsable.

El texto también se refiere a la grave crisis alimentaria por la que atraviesa el país;  y acusa al Gobierno de Venezuela de “ignorar” su dimensión.

Según cifras citadas en el informe;  el 87 % de la población de Venezuela está afectada por la pobreza;  el 61,2 % se encuentra en situación de pobreza extrema;  y se ha constatado un rápido incremento de la desnutrición infantil.

Gráfica principal: El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein // FOTO EFE/ Martial Trezzini

ACN/EFE

No deje de leer: Saab: comisionado no está facultado para opinar sobre elecciones

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído