Connect with us

Opinión

Nuestra actitud hará el cambio

Publicado

on

actitud - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Nuestra actitud hará el cambio: Por Delia Berastegui de Leon.- Si usted considera que ninguna de los aspectos que señalaré mejoraran el país, entonces usted es parte del problema y no de  la solución.

¡Píenselo! y forme parte de la solución, de los problemas que aquejan a nuestro país, la solución comienza  contigo y conmigo.

¿Te asombras con los robos de camiones de carga, a veces hasta con asesinatos de los gandoleros? Que puedes hacer tú: Exija la factura en todas tus compras.

¿Te molesta el desorden causado por los vendedores informales, bachaqueros?   No les compres nada a ellos.   No alimentes la corrupción no des dinero, para ser atendido en un ente público, por el contrario denúncialos.

¿Te parece denigrante  la cantidad de mendigos en los semáforos y/o en las calles, y/o en cada esquina? Solución: Nunca les dé NADA. Canaliza tu ayuda solidaria directamente a las instituciones reconocidas como ONG, destinadas atender esos casos.

En tu familia o en tu círculo de amistades sanciona moralmente la promiscuidad femenina y masculina que trae embarazos no deseados o enfermedades venéreas.

¿No te gusta que las lluvias inunden la ciudad?  Coloca la basura en bolsas y lugares destinados para ello.

Evita los  revendedores de entradas para espectáculos;  No les compre, aunque eso signifique perderse el evento.

¿Te estresa el tránsito en tu ciudad; Nunca cierre el paso; respeta las normas de tránsito; estaciona en los lugares habilitados para ello, practica la técnica de paso  ‘uno por uno’.

¿Te alarma el índice de criminalidad en nuestro país?  Invierte en Venezuela si eres empresario; trabaja con calidad si eres empleado, y todos paguemos los impuestos. Produzcamos con calidad y paguemos salarios con dignidad! Así podrán educarse y capacitarse la generación actual, sus hijos y evitaremos la formación de delincuentes.

Etapa de falta de moral

Estamos pasando por una etapa de falta de moral especialmente femenina y falta de decencia, así como de cultura ciudadana y de patriotismo.  Necesitamos cambiar nuestro comportamiento para que podamos vivir en un país donde expresemos con orgullo: YO  SOY VENEZOLANO. Vamos todos a vivir con ÉTICA.

ACN/ Delia Berastegui de Leon – deliaberasteguideleon@gmail.com

No deje de leer: Bajo salario obliga a maestros a retomar protestas en Carabobo

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído